Home | Blogs | Foros | Registrate | Consultas | Martes 21 de noviembre de 2017
Usuario   Clave     Olvidé mi clave
     
Ir a la página de inicioIr a los Blogs
Mi Perfil
Abrapalabra Taller Literario
Lanús - Argentina
Taller de escritura, lectura y análisis crítico y
degustativo de las palabras y las metáforas.

Integrantes: Betty Capella, Roberto Cerello, Fabián Di Lernia, Alejandra Fariña, Silvia Fornaro, Miguel Fraguela, María Centurión y Julián Pagano.

Coordinadora: Andrea Testa


Encuentros: Sábados de 17:30 a 19:30 Hs

Archivo de entradas | Mostrar datosDesplegar
Ocultar datos Septiembre 2012
CASTIGO
Mostrar datos Marzo 2012
Mostrar datos Diciembre 2011
Mostrar datos Noviembre 2011
Mostrar datos Septiembre 2011
Mostrar datos Julio 2011
Mostrar datos Junio 2011
Mostrar datos Mayo 2011
Mostrar datos Abril 2011
Mostrar datos Marzo 2011
Mostrar datos Febrero 2011
Mostrar datos Enero 2011
Mostrar datos Diciembre 2010
Mostrar datos Noviembre 2010
Mostrar datos Septiembre 2010
Mostrar datos Julio 2010
Mostrar datos Junio 2010
Mostrar datos Mayo 2010
Mostrar datos Marzo 2010
Mostrar datos Febrero 2010
Mostrar datos Enero 2010
Mostrar datos Diciembre 2009
Mostrar datos Noviembre 2009
Mostrar datos Octubre 2009
Mostrar datos Septiembre 2009
Mostrar datos Agosto 2009
Mostrar datos Julio 2009
Mostrar datos Junio 2009
Mostrar datos Mayo 2009
Mostrar datos Abril 2009
Mostrar datos Marzo 2009
Mostrar datos Febrero 2009
Mostrar datos Diciembre 2008
Mostrar datos Noviembre 2008
Mostrar datos Octubre 2008
Mostrar datos Septiembre 2008
Mostrar datos Agosto 2008
Mostrar datos Julio 2008
Mostrar datos Junio 2008
Mostrar datos Mayo 2008
Mostrar datos Abril 2008
Mostrar datos Marzo 2008
Mostrar datos Febrero 2008
Mostrar datos Enero 2008
Mostrar datos Diciembre 2007
Mostrar datos Noviembre 2007
Mostrar datos Octubre 2007
Mostrar datos Septiembre 2007
Publique su taller

Últimos comentarios de este Blog

29/01/13 | 21:13: daniel coletta dice:
muy muy bueno y además, conmovedor. Yo desee lo mismo cuando tenía 7
06/01/12 | 23:44: Miguel Fraguela dice:
¡Excelente Fabián! Gran poder de sintesis para describir la distancia entre la esperanza y lo que no se puede alcanzar. Este cuento es una pintura. También a mí me conmovió.
17/12/11 | 09:00: Elena A.Navarro(Falta tiempo para tanto decir) dice:
Muy bueno el relato con un final extraordinario, conmovedor
Vínculos
Palabras Escritas Vol.1 Palabras Escritas Vol.1
Revista de Integración Cultural

Número dedicado a Augusto Roa Bastos cumpliendo su sueño.


Ampliar

Comprar$ 25.00
Escuchá Radio De Tango

ABRAPALABRA


En este blog encontrarás los textos producidos por los
integrantes del taller, ya sean con consignas previamente
dadas o textos libres.
Creemos y sostenemos el "trabajo de escritura" y "el
aprendizaje en grupo".
Escucha y debate son nuestras herramientas para darle
alas a las palabras; para que poesías, cuentos, ensayos,
sean, además de un hecho estético, un acto de comunicación.


Escribí un comentarioEscribí tu comentario Enviá este artículoEnvialo a un amigo Votá este artículoVotá este texto CompartirCompartir Texto al 100% Aumentar texto

CAPERUCITA ROJA




Caperucita era una niña que vivía en un monte lejano del cono sur. A menudo, visitaba a su abuelita que vivía más allá del riachuelo.
Particularmente, una tarde, su madre le dijo:
- Caperucita tu abuela está enferma. ¿Podrías llevarle una canastita con provisiones?. Por favor, andá por el camino más corto, pues hay toda clases de peligros en la ruta y no quiero que nada te perturbe.
Caperucita había recorrido ese camino infinidad de veces y no tenía miedo, desánimo o desconfianza. Creía en los hombres y la justicia.
Ni bien hubo recorrido algunos kilómetros, se cruzó con un espécimen raro, aún no identificado en la escala zoológica: bípedo, de estatura media, pelo negro ensortijado, grandes ojos marrones y unas protuberantes patillas que le ocupaban la mitad del rostro.
- Buenos días, preciosa señorita. ¿Adónde dirige sus gráciles pasos?.
- Voy a la casa de mi abu, está enferma y necesita ayuda.
- ¿Está lejos esa morada?.
- A diez minutos, cruzando el puente.
El espécimen en cuestión intentó persuadirla. Quería acompañarla. Llevarla hasta la anciana que esperaba por ella.
- Sígame, bella niña, no la voy a defraudar.
- Gracias. Voy sola. Las órdenes de mi madre no se discuten.
Fue así cómo cada uno siguió su rumbo.
El espécimen, avezado en trampas, mentiras y disfraces, sobrellevó los obstáculos del camino y llegó a la casa de la abuelita. De un golpe certero, la desmayó, escondiéndola en el sótano. Se dirigió al galpón del fondo y comenzó a saquear los frascos de mermelada y productos artesanales, elaborados con frutos cultivados de la huerta familiar. Los amontonaba en cajas de cartón, que luego pasaría a buscar “el Mingo”, para llevar a la frontera.
Mientras tanto, Caperucita estuvo detenida unas horas en el puente, ya que varios hombres lo habían cortado, impidiendo el paso a persona, animal o cosa que se dispusiera a atravesar aquel paraje. La joven no se inquietó, pues tenía el hábito de la lectura y aprovechó para memorizar el “Romancero Gitano” de García Lorca.
Por fin , al atardecer, Caperucita, se hallaba golpeando en el lugar indicado.
El espécimen, que ya había visto todos los programas de chimentos de la tarde, se había quedado dormido y sobresaltóse por el golpeteo.
- Entra, querida niña.
Caperucita, palmada por el tiempo de espera y el olor del riachuelo, tardó en advertir los cambios de su abuela.
- Abuelita ¡Qué piernas tan grandes tienes!
- Es por la artrosis; pero me estoy haciendo un tratamiento local y personalizado.
- Abuelita ¡Qué manos tan grandes me muestras!
- Son las uñas esculpidas.
- Abuelita ¡Qué sonrojado tienes el rostro!
- Me ha picado una avispa, querida y apetecible niña.
- Abuelita, ¡Qué lentes tan raros usas!
- Son Ray Ban, espejados. Para mirarte mejor y que no notes mi mirada de lascivia, querida nieta.
Caperucita notó algo raro. Ésa de gestos torpes y parcos no era su abuela.
Por un momento, pensó en llamar a la policía; pero, su instinto de conservación se lo impidió.
Salió corriendo aturdida. Subió al ferrocarril Roca y al llegar a su hogar, escribió en el diario íntimo una frase que nunca más pudo olvidar: “El hombre es el lobo del hombre”.

Andrea Testa

Calificación:  Malo Regular Bueno Muy bueno Excelente Excelente - 2 votos  - Ingresá tu voto

Comentarios de nuestros lectores - Escribí tu comentario
08/01/08 | 17:31: paula dice:
Juaaaaaa BUENISIMO jjajajajajaaaa el 'mingo'... Besoooo
titi_carp@hotmail.com
 
Últimas entradas del mes
25/11 | 11:34 Enfoque
25/11 | 11:34 Enfoque
25/11 | 11:33 Enfoque
25/11 | 11:33 Enfoque
25/11 | 11:33 Enfoque
21/11 | 21:07 LA BUSQUEDA
18/11 | 20:45 Espectros de la bruma
13/11 | 12:46 LOS TRAIDORES
26/11 | 14:04 BANDERAS
22/11 | 21:22 Repercusiones del encuentro del 15-11-09
16/11 | 12:05 EL ASESINO DE LA MANO IZQUIERDA
14/11 | 13:08 Invitamos a todas y a todos
11/11 | 16:06 INVITACIÓN
26/11 | 17:58 MAXI
16/11 | 08:59 EL MUÑECO SAGRADO
13/11 | 13:42 Hijo de hombre
09/11 | 01:01 HOY
03/11 | 16:54 FANTASMAS DE MI VIDA
02/11 | 09:52 zapatillas de cristal
13/11 | 09:43 el oso
13/11 | 09:41 EL NIDO DE LA PATA
09/11 | 10:14 amor supremo/natural


Radio La Quebrada Radio de Tango Indexarte Escribirte OccidentesEscuchanos
Noticias | Efemérides | Novedades | Ventas | Biografias | Textos | Audio | Recomendados | Entrevistas | Informes | Agenda | Concursos | Editoriales | Lugares | Actividades | Blogs | Foros | TiendaFundación | Letras de Tango I | Letras de Tango II | Contacto | Boletín
© 2006-2017- www.escribirte.com | Todos los derechos reservados   | Diseño Web | Canales RSSRSS