Home | Blogs | Foros | Registrate | Consultas | Jueves 23 de noviembre de 2017
Usuario   Clave     Olvidé mi clave
     
Ir a la página de inicioIr a los Blogs
Mi Perfil
Patricia Beatriz Tarallo
Ciudad de Buenos Aires - República Argentina
Difícil resulta escribir sobre uno mismo, sin deslizarse un poco hacia la modestia, o la soberbia. Va a ser mucho mejor que mis escritos "hablen" por mí, si es que lo ameritan.
Archivo de entradas | Mostrar datosDesplegar
Ocultar datos Febrero 2008
UMBRIO POR LA PENA
Mostrar datos Enero 2008
Diseño web

Últimos comentarios de este Blog

09/02/11 | 03:11: MONINA dice:
Hola, te felicito por todo lo que expusiste, todo me gustó mucho, me encantaría contar con vos en mi grupo de amigos, es por eso que te invito, puedes promocionarte exponiendo tus poesías o escritos o tus sentimientos o tus sueños, te elegí además porque sos de Argentina, me encanta valorar a los poetas argentinos, además me gustó mucho tu referencia! Yo no escribo pero me gusta leer poesías, reflexiones, frases, cuentos, relatos, textos breves, de todo un poco, por eso si querés formar parte de mi grupo de amigos: “PUNTO DE ENCUENTRO AMIGOS DE BS.AS”, si gustás conocernos, también podés decirle a alguien de tus conocidos o amigos, si quieren ser nuestros amigos y al igual que a vos si quieren mandarnos algo sobre:"El Verano", "Las vacaciones", "La playa", "El mar", "La Amistad", "Los Amigos", "El amor", "Estar enamorada" o que tengan que ver con estos temas y quieran además tener nuevos amigos, tener una linda amistad duradera, fiel e incondicional, si apostás a la Amistad y aceptás comprometerte con ella, te invito a que transites nuestro camino de la Amistad con nosotros a cambio te ofrecemos toda nuestra amistad, estar en las buenas como en las malas, ser una buena compañía a través de mensajes, Chat o en encuentros de grupo en salidas varias, nuestro lema es: “Unirnos por la Amistad” Creemos que es un pequeño y humilde aporte para “La Paz en el Mundo”, dale aceptás? Te estaremos esperando con toda la buena onda y amistad por siempre y yo con los brazos abiertos virtualmente y quizás algún día en persona para darte la bienvenida! Soy de Temperley, Buenos Aires, psicopedagoga Coord.Gral.: MONINA Para Suscribirse: puntodeencuentroamigosdebsas-subscribe@gruposyahoo.com.ar
13/03/09 | 09:54: Alejandro dice:
Umbrío por la pena, casi bruno, porque la pena tizna cuando estalla donde yo no me hallo, no se halla hombre más apenado que ninguno. Existen los diferentes - se regordea...
12/05/08 | 11:15: Juan dice:
No entiendo este sitio
Vínculos
Trilogía Trilogía


Novela psicológica que muestra con dureza la violencia familiar.
Traza con impecable ... Ampliar

Comprar$ 42.00

Escuchá Radio De Tango

axiales


Contiene frases de otros que atesoré, para salvarme o condenarme. Muchas otras escritas por mí, cuyo fin es traer a mi mente el primario impulso de recuperar el sentido con el que fueron transcriptas. Algunos relatos en forma de carta; otros, un monólogo interior; los más, frutos de "disparadores" que encuentro en mi camino.
Todos, absolutamente todos: catarsis que expresan mi necesidad de comunicarme con el "otro".


Escribí un comentarioEscribí tu comentario Enviá este artículoEnvialo a un amigo Votá este artículoVotá este texto CompartirCompartir Texto al 100% Aumentar texto

El sueño de Eurípides



“Sabemos lo suficiente para construir mentiras convincentes,
pero también tenemos la habilidad, cuando lo deseamos, de decir la verdad”. Hesíodo, Teogonía 25.

Oh, hombres atenienses, mirad!. Merecía por mi valentía ser el velamen de Argo o su mascarón de proa.
Desde hace mucho tiempo, doy por cierto que no se puede violentar la naturaleza de las cosas. Menos aún, los designios de los dioses. A puertas cerradas fue tramado mi destino: Creonte y Jasón decidieron que lo que estaba escrito, mejor, torcerlo. Los secretos más oscuros yacen en poder de los hombres y los dioses, ellos guardan con celo las llaves. Las mujeres somos encadenadas a sus ambiciones y a sus arbitrios. Clitemestra e Ifigenia comprenderán mis dichos.
“Bárbara” fui juzgada para justificar sus planes: Medea no era nombre para una heroína de la Hélade. Y la invención del filicidio fue la falacia perfecta para destruir la Verdad. Traicionaron el mytos para esconder su hybris. Hechizera, filicida, fraticida, parricida, maga, asesina, extranjera… fueron los apelativos más atroces con que me nombraron, de esa manera, peor se vería mi condición e imagen.
No estuvieron solos para la trama: en el Olimpo, Hera y Atenea –protectoras de Jasón- convencieron a Afrodita para que su errático hijo despertara en mí la repentina pasión hacia su protegido.
No necesité de Eros para enamorarme de Jasón: majestuoso, valiente y heroico; esas fueron las tres naves que encallaron en mi corazón. Funesta la pasión del corazón que no hace más que enceguecernos ante el engaño!. No pude ver lo oscuro en las mentes de todos ellos.
Su ambición, no su boca y su espíritu, fue la que juró hacerme su esposa al regreso de la Cólquide con el vellocino de oro. Mi amor fue un ciego niño que no entrevió desamor y traición en sus acciones. Su razón se había perdido en funestos planes de poder… y fui un escollo hacia la cima.
Ingrato hombre, mi Jasón!. Cuando cruzaba las Simplégadas, mientras lágrimas de sangre derramé, nunca me dedicó pensamientos tiernos. Noches enteras oré y sollocé a los dioses para que aquellos peñascos que se abrían y cerraban no aplastaran la majestuosa Argo. Calmé ingeniosamente con ensalmos al custodiante dragón para que mi amado descolgase el vellocino de aquél árbol. Luego de tal favor, curé las heridas de cada uno de sus compañeros sabiendo que el dolido corazón de Jasón se tranquilizaría. Obnubilada, creí en la justa causa de Jasón y sus argonautas.
La directriz de sus actos no yacía en lo heroico de tales empresas. Su desmedida ambición era la guía de sus acciones. Muy tarde lo comprendí: cuando los que amaba y yo misma fuimos un obstáculo en su destino.
El ardid de engañar a mi hermanastro Apsirto, fingiendo que yo había sido raptada, lo arrastró a ser muerto por la espada. Jasón cortó sus extremidades y las arrojó como migajas. Mis vendados ojos, otra vez, me privaron comprender que la sangre derramada no sería un freno para él. Ni el sufrimiento de mi padre Eetes, recogiendo cada pedazo de su hijo, uno a uno, lo detuvieron a meditar sobre la hybris en sus actos.
Supe tiempo después que al llegar a Corcira, él y su tripulación, festejaron el feliz resultado de la expedición.
Jamás conté en ese entonces con la protección de los dioses ni de los hombres. Para todos ellos era una extranjera del reino del Ponto; ellos, valientes atenienses, que juzgaban que todo lo que habitaba fuera de sus tierras o sus ambiciones no merecía la mesura de sus actos.
Reconozco que fui una hija errante, pero mi Patria era Jasón y nuestros hijos. No hay mujer que pueda abstenerse de seguir a su hombre!.
Durante diez largos años, Jasón y yo fuimos amados por los corintios que nos entregaron nuestro legítimo trono. Créanme que tampoco sospeché que mi esposo había envenenado a mi padre para usurpar su trono.
Siete hijos y siete mujeres tuvimos. Sus deseos de extender su poder y dominio a través de nuestros hijos –príncipes reales- deberían haber calmado su codicioso corazón. Nada más errado. En su horizonte de ambiciones estaba Creonte, rey de Corinto, y su hija Glauce. Jasón me repudió por ella. Imploré su regreso a la cordura y al lecho. El silencio fue toda su respuesta.
Una de mis nodrizas, aquella funesta tarde, me susurró que Creonte y mi esposo habían acordado una atroz mentira que yo, Medea: “había matado a sus hijos en venganza por ser repudiada”.
Reconozco que no la escuché: hubiera podido medir las consecuencias de tal mentira. Infeliz de mí!. Ya había derramado sangre de mi sangre cuando asesinó a mi padre y mi hermanastro con el único deseo de obtener más poder. Por qué no vi entonces que para considerarse un legítimo rey no podía aceptar a nuestros hijos, paridos por una extranjera, como sus herederos?. Debían ser asesinados para no entorpecer su avidez.
Repudiada y confinada a un extremo del palacio, sollocé por mí. Mientras Glauce y Jasón celebraban su boda, Creonte, con el consentimiento de mi esposo, ordenó a sus soldados clavar las lanzas en los inocentes cuerpos. Mi dama de honor, que había escapado de la masacre, me ayudó a huir de aquella ruin escena mientras me arrastraba sobre el charco de mis lágrimas maternales.
Tiempo después, con el alma quebrada, fui amada por el rey Egeo. Encontré protección y cobijo en Atenas. No se me culpe de desagradecimiento, atenienses: ya soy una anciana que en mis ojos están secas las lágrimas de sangre por mis amados hijos. Su asesinato me ha convertido en una inválida: han amputado mis brazos pues no tienen razón de ser si no pueden abrazar sus cuerpos; han cercenado mis piernas pues no tienen continente de arribo; han callado las cuerdas de mi voz pues no puedo nombrarlos…
Maldigo a los dioses, maldigo a los hombres…!!!!....Y maldeciré más aún a los dramaturgos que no se atrevan a contar mi sufrimiento y la Verdad: esclavos de tejer palabras con arte, sé que adjudicarán la hybris en la persona errada. El predicamento de Creonte y Jasón con sus heroicos triunfos les servirá más ajustadamente para el goce de su público.

Eurípides se sintió confuso esa mañana. Dudó si aquél relato que en apariencia le susurró la voz de Medea lo había soñado o imaginado. “En cualquier circunstancia, ya es tarde, en tres días presentaré mi tragedia “Medea” ante el público de Atenas”, se consoló.
Pensó unos instantes, se juzgó traidor de la Verdad y cómplice de Creonte y Jasón. Por un momento vaciló e intentó rescribirla. Desechó la idea y se dijo: “los poetas estamos autorizados a corromper la verdad y, si así no fuera, no podríamos subyugar al público que alimenta nuestra vanidad y nos perpetúa en el tiempo”.

Calificación:  Votar Aún no han votado este texto  - Ingresá tu voto

Comentarios de nuestros lectores - Escribí tu comentario
Últimas entradas del mes


Radio La Quebrada Radio de Tango Indexarte Escribirte OccidentesEscuchanos
Noticias | Efemérides | Novedades | Ventas | Biografias | Textos | Audio | Recomendados | Entrevistas | Informes | Agenda | Concursos | Editoriales | Lugares | Actividades | Blogs | Foros | TiendaFundación | Letras de Tango I | Letras de Tango II | Contacto | Boletín
© 2006-2017- www.escribirte.com | Todos los derechos reservados   | Diseño Web | Canales RSSRSS