Home | Blogs | Foros | Registrate | Consultas | Lunes 20 de noviembre de 2017
Usuario   Clave     Olvidé mi clave
     
Ir a la página de inicioIr a los Blogs
Mi Perfil
Cazadora de instantes
Silvia Braun
Santa Fe - República Argentina
Escribo y pinto la vida. No la concibo sin libros, sin baile, sin música ...sin arte.
Circulo en sentido inverso a las agujas del reloj, me abrazo a un árbol, me bebo toda la cerveza del mundo amarrada a las plumas de un pájaro.
Dos más dos me da 90.
¿No es maravilloso?

silviabraun@gigared.com
Archivo de entradas | Mostrar datosDesplegar
Ocultar datos Febrero 2008
El muro
Carmen
Paula Ferraris
Paula Ferraris
Mostrar datos Diciembre 2007
Mostrar datos Noviembre 2007
Mostrar datos Octubre 2007
Publique su taller

Últimos comentarios de este Blog

06/04/11 | 21:26: lidya maganani dice:
SILVIA ME PARECIO ESTUPENDO LEI EL MURO , DE TU MENTE BRILLANTE PUEDE SALIR , MAGNIFICOS ESCRITOS . ESPERO QUE TENGAS TODA LA FELICIDAD DEL MUNDO, GRACIAS POR SER MI AMIGA Y A PESAR DEL TIEMPO PASADO NO ME OLVIDASTE UN BESO LILYJ
17/03/09 | 10:27: Alejandro dice:
Existen los diferentes - Dudo que piedra quitar primero; el muro de la distancia està allì, de un lado la hermosa figura, del otro la belleza de las inteligentes letras. Como voragin de viento, tal susurro de tormenta, ensombrecida de noches, tras el muro, alma despierta. te vote como corresponde: exelente.
24/02/09 | 01:09: El Poeta dice:
Slvia: Lo sentí muy cerca de mi, por intuición simplemente. A i tambien 2 x2 me da diecisiete y medio. No puedo remediarlo... Soy tambien de Santa Fe, Rosario, y yo tambien a veces me busco y no me encuentro a mí mismo. Solo me falta el muro, al que tampoco encuentro!
Vínculos
Palabras Escritas. Vol.6 Palabras Escritas. Vol.6
Revista de Integración Cultural

"Palabras Escritas" que fuera un sueño de don Augusto Roa Bastos continúa caminando... Ampliar

Comprar$ 25.00

Entrá a Radio La Quebrada

Cazadora de instantes


Prosas imperdibles.
Poemas imperdibles
Comentarios.
Mis cuentos
Fragmentos de mis novelas
Mis pinturas
Fotos
Libros
Películas
y otros


Escribí un comentarioEscribí tu comentario Enviá este artículoEnvialo a un amigo Votá este artículoVotá este texto CompartirCompartir Texto al 100% Aumentar texto

La Palabra



LA PALABRA


Cuando le quedaron sólo los gestos, se tiñó el pelo de verde.
Un día amaneció sin manos. En su lugar dos enormes muñones enrojecidos señalaban las cosas.
Ella pensó que había llegado la hora del silencio definitivo.
Y lloró.
Fue hasta el espejo que siempre le revelaba la historia, pero estaba empañado pese al aire fresco que entraba por las ventanas cerradas.
Las abrió y el aire se fue en forma de paloma.
Le alcanzó a ver el color: era verde. Verde como su pelo, como los ojos, como la piel. Se había teñido desde hacía mucho tiempo, en una laboriosa y lentísima tarea para evitar la penosa impresión de no ser vista.
Soy como soy, había dicho y nadie la había escuchado. Por eso y por el color del pelo, se pensó que estaba loca.
Nadie salió en su defensa.
Salvo ella misma.
Esgrimió la palabra como única salvación posible, eligió el diálogo y no el monólogo, pero las palabras caían, se estrellaban, descendían por el laberinto de la incomprensión convertidas en minúsculas partículas de choque, se quebraban y se mojaban con su llanto.
Nunca se supo muy bien por cuanto tiempo esgrimió la palabra.
Se cree que fue en la época de la cosecha porque el pelo, antes de que se lo pintara de verde, se había llenado de hebras blancas, la piel se le había arrugado pero no tanto por el paso del tiempo como por haber permanecido bajo el agua. Destino de pez o de sirena, la verdad, nadie lo supo.
Así anduvo, mitad hembra, mitad escama. Creaba, imaginaba palabras, las pintó, las esculpió y las escribió, las habló, las contó y el milagro de ser entendida nunca llegó.
Muerta de pena las tiró al mar y vio como el agua las llevaba, y entonces emitió por única vez un alarido desgarrador.
Quiso recuperarlas para volverlas a esgrimir, pero el mar en su destino de agua se las había llevado para siempre.
Fue entonces cuando pensó en los gestos. Podían muy bien llenar el vacío de las palabras.
Si antes, no habían podido escucharla, ahora ni siquiera la miraban.
Quiso arrancarse los ojos para no ver lo que le pasaba. Fue cuando se tiñó de verde. Seguro, ahora sí la mirarían, sería por el color pero tal vez pudieran ver sus ademanes de mujer nacida para la ternura.
Caminó descalza, envuelta en su túnica blanca, los pies se le hicieron dos enormes grietas de cansancio, los ojos eran dos súplicas sin retorno.
Fue en un amanecer.
Con un pájaro muerto en la boca para ahogar lo único que le quedaba que era el grito, tomó una rama y se cortó las manos. Con las plumas cerró las heridas y así anduvo con sus muñones hasta que un día volvió al mar para reclamarle las palabras, quería que se las devolviera ahora que se había quedado sin gestos.
La vieron pasar hacia la playa lejana.
Dejaba su rastro de escamas, su perfume de heliotropos.
A medida que se alejaba, la túnica se hacía más y más transparente hasta que al final la vieron desnuda, con el pelo verde hasta la cintura.
Nadie dijo nada.
Al día siguiente la encontraron boca abajo.
En la arena húmeda por el rocío de la noche, los muñones habían escrito la palabra.
S.B Santa fe, cierto día ....





Calificación:  Malo Regular Bueno Muy bueno Excelente Excelente - 1 voto  - Ingresá tu voto

Comentarios de nuestros lectores - Escribí tu comentario
Últimas entradas del mes
15/11 | 13:38 Paula 1
12/11 | 19:48 Paula
12/11 | 11:59 La Palabra
12/11 | 08:33 Paula Ferraris


Radio La Quebrada Radio de Tango Indexarte Escribirte OccidentesEscuchanos
Noticias | Efemérides | Novedades | Ventas | Biografias | Textos | Audio | Recomendados | Entrevistas | Informes | Agenda | Concursos | Editoriales | Lugares | Actividades | Blogs | Foros | TiendaFundación | Letras de Tango I | Letras de Tango II | Contacto | Boletín
© 2006-2017- www.escribirte.com | Todos los derechos reservados   | Diseño Web | Canales RSSRSS