Home | Blogs | Foros | Registrate | Consultas | Viernes 20 de julio de 2018
Usuario   Clave     Olvidé mi clave
     
Ir a la página de inicioIr a los Blogs
Mi Perfil
EDITORIAL HYLAS LOPEZ EUGENIO JOSE
CAPITAL FEDERAL - ARGENTINA
Editorial Hylas

De Eugenio J. López

Experiencia y compromiso en Ediciones de Autor
Tiradas a partir de 200 ejemplares
Encuadernación binder o cosidos con hilo
Asesoramiento, corrección de textos, presentación de la obra


Celular: 153006-9371
editorialhylas@yahoo.com.ar
www.tomasyminu.lectivo.com.ar
www.escribirte.com.ar/blogs/editorialhylas



Archivo de entradas | Mostrar datosDesplegar
Ocultar datos Agosto 2012
PRESENTACION LIBRO: ¿ALGUIEN SE PARECE A MI?, DE ORIANA LOPEZ SALINAS -
Mostrar datos Julio 2012
Mostrar datos Septiembre 2011
Mostrar datos Julio 2011
Mostrar datos Junio 2011
Mostrar datos Mayo 2011
Mostrar datos Septiembre 2010
Mostrar datos Julio 2010
Mostrar datos Mayo 2010
Mostrar datos Abril 2010
Mostrar datos Marzo 2010
Mostrar datos Febrero 2010
Mostrar datos Diciembre 2009
Mostrar datos Septiembre 2009
Mostrar datos Agosto 2009
Mostrar datos Junio 2009
Mostrar datos Mayo 2009
Mostrar datos Abril 2009
Mostrar datos Marzo 2009
Mostrar datos Febrero 2009
Mostrar datos Enero 2009
Mostrar datos Diciembre 2008
Mostrar datos Noviembre 2008
Mostrar datos Octubre 2008
Mostrar datos Septiembre 2008
Mostrar datos Agosto 2008
Mostrar datos Julio 2008
Mostrar datos Junio 2008
Mostrar datos Mayo 2008
Mostrar datos Abril 2008
Mostrar datos Marzo 2008
Mostrar datos Febrero 2008
Mostrar datos Enero 2008
Mostrar datos Diciembre 2007
Mostrar datos Noviembre 2007
Mostrar datos Octubre 2007
Mostrar datos Septiembre 2007
Mostrar datos Agosto 2007
Publique su taller

Últimos comentarios de este Blog

05/06/15 | 10:51: Flor dice:
Hola! necesito citar esta ponencia de Cortázar para un trabajo, sabés si se publicó en algún lado? Gracias! Saludos, Flor
01/06/15 | 23:02: Alejandra dice:
Mi consulta es saber si es posible que la escritora Laura Devetach pueda estar presente en nuestra Feria del libro. La invitación es para conocerla aún más y poder mostrarle y contarle todas las actividades en torno a la lectura que realizamos y sobretodo disfrutar de su presencia, tan valiosa para nosotros. Somos de un pequeño pueblo de la pcia. de Córdoba y contar con alguien tan especial y conocida por los alumnos es muy importante, ya que no es frecuente que nos sucedan estas cosas. Muchas gracias por leer esto y desde ya esperamos una bella respuesta. Saludos.
14/04/15 | 05:01: Lololo dice:
Mierda tu
Vínculos
www.lectivo.com.ar
www.escribirte.com.ar/blogs/editorialhylas
www.dunken.com.ar
www.campusdigital.com
http://www.redescritoresespa.com
EDITORIAL HYLAS
Entre Babylon y Zion Entre Babylon y Zion
Reflexiones rasta

Andrés Javier Rolando presenta una visión diferente: "Entre Babylon y Zion", las primeras reflexi... Ampliar

Comprar$ 25.00

Entrá a Radio La Quebrada

EDITORIAL HYLAS



Editorial

Hylas

De Eugenio J. López

Experiencia y compromiso en Ediciones de Autor
Tiradas a partir de 200 ejemplares
Encuadernación binder o cosidos con hilo
Asesoramiento, corrección de textos, presentación de la obra

Teléfono: 20568277
Celular: 153 006 – 9371
editorialhylas@yahoo.com.ar
www.editorialhylas.com.ar
www.escribirte.com.ar/blogs/editorialhylas




Escribí un comentarioEscribí tu comentario Enviá este artículoEnvialo a un amigo Votá este artículoVotá este texto CompartirCompartir Texto al 100% Aumentar texto

BEATRIZ GUIDO



BEATRIZ GUIDO
El ángel caído
a veinte años de la muerte de Beatriz Guido, su obra y su figura permanecen, como la de sus colegas, sospechosamente borradas de todo linaje literario.
Junto a Silvina Bullrich y Martha Lynch, Beatriz Guido conformó una trinidad dentro de la literatura argentina que no sólo le dio su época de oro al best-seller nacional, sino que se animó sin remilgos a fijar posiciones, indagar escenarios y tocar los grandes temas como el dinero, el poder y las clases sociales. Sin embargo, a veinte años de la muerte de Guido, su obra y su figura permanecen, como la de sus colegas, sospechosamente borradas de todo linaje literario.

Hace veinte años, en marzo de 1988, moría Beatriz Guido. Fueron esos –entre 1984 y 1988– unos pocos años que al tiempo que trajeron la democracia se llevaron buena parte de la literatura argentina que brillara entre los ’50 y los ’60 y un poco más.

Borges, Cortázar, Mujica Lainez, Marta Lynch y Beatriz Guido murieron en esos años. Y si bien la muerte coronó la obra de varios de estos escritores, no sucedería lo mismo ni con Lynch ni con Guido, ni con Silvina Bullrich, quien viviría unos años más sólo para volver más estrepitoso aún el tobogán de su descenso. Sobre estas tres otrora grandes damas de las letras argentinas (buenas escritoras y también altamente representativas de un extinguido "best seller nacional", sólo rescatadas en las biografías que Cristina Mucci le dedicó al "trío más mentado": La señora Lynch, Divina Beatrice y La gran burguesa) cayó un espeso manto de ausencia. Ni olvido absoluto ni perdón de sus pecados antidemocráticos. No hubo una rotunda expulsión del Cielo ni un envío furibundo al Infierno.

Hubo como un deshacerse en las nieblas del tiempo por venir, un envío a un limbo del canon: esperen ahí afuera, al costado. Ahora vivimos unos tiempos académicos decontracté: no estamos obligados a enseñar a los escritores que por alguna razón (literaria o sociológica o política) hayan sido importantes. Ellas vendieron muchos libros: ergo, son sospechosas de haber sido malas escritoras. Pero el mercado curiosamente también se desentendió de ellas. El muy ingrato no suele tener un nicho que reconozcan a quienes le dieron su edad de oro.

Digamos que se trata de escritoras a quienes la apertura democrática no les cayó precisamente como anillo al dedo. En el caso de Beatriz Guido esto se relativizaría bastante, pero ni Lynch ni Bullrich tuvieron una buena década del ’80. El caso de Lynch, deplorable, incluyó devaneos político-amorosos alrededor de la figura del almirante Massera, que para algunos finalmente la empujaron al suicidio. Eso no se puede asegurar, pero sí que estaba muy cerca del olvido cívico después de haber sido una figura con cierto éxito mediático. Lo que no quita, parece estúpido decirlo, como si de una excusa se tratara, que La señora Ordóñez es una novela que, además de exitosa, se planteó narrar la ambiciosa saga del ascenso social en la Argentina.

Porque estas mujeres eran escritoras ambiciosas. No se conformaban así nomás. Miren si no a la Bullrich. Olfato para los escenarios del dinero y el poder, ansias de ser Simone de Beauvoir; narradora de garra, discutidora. En los últimos años, y sin haberse acostado con ningún militar prominente, asumió al cuete la causa de la dictadura y llegó a las declaraciones más patéticas respecto de las Madres y los desaparecidos ("Debemos enterarnos de que las Madres de Plaza de Mayo renuevan su recorrido descontentas con las sentencias recaídas sobre los culpables de la desaparición de personas, algunas de las cuales van apareciendo en el terremoto de México, en un accidente de aviación o en una reunión de intelectuales en Barcelona", escribió. "Insaciables señoras de pañuelos blancos que deberían ser más bien rojos", calificó). Desde preclaros medios de la derecha peleó a capa y espada contra la política cultural de Alfonsín. Criticaba que se hablara de una "cultura democrática" y deploraba la "patota cultural". En el fondo, estaba tremendamente despechada.

Beatriz Guido formó parte de esa patota cultural denunciada por Bullrich, ostentando un cargo de cierto rango (aunque también decorativo) en el gobierno de Alfonsín: agregada cultural de la embajada Argentina en España. No sería entonces por esta suerte de crepúsculo inevitable que les sobrevino a las otras escritoras con el advenimiento de la democracia, que se apagaría su estrella literaria. En parte estaba apagada porque no por nada la dictadura destruyó la industria editorial, de la que Beatriz Guido había sido una de las grandes animadoras.

Quizás haya otras razones para explicar su ausencia, razones más sutiles o más complejas que la relación automática entre la literatura y la esfera pública. De hecho, es posible que en definitiva la cuestión de género pese mucho en todo esto, en parte porque marcar filiaciones y herencias con escritoras mujeres es muy infrecuente. ¿Qué escritor varón citaría a una mujer como su gran marca, su influencia? En las listas de autores pesados de la literatura argentina, salvo Silvina Ocampo ¿cuántas son citadas? Y si algo faltaba, la literatura femenina de marca académica que empezaba a abrirse paso en los ’80 iba en dirección muy contraria a lo que dejaba traslucir Beatriz Guido en relación con la cuestión femenina.

En parte ella había adoptado la treta de las otras: masculinizarse. Pero en su caso, la decisión tuvo más fuertes consecuencias literarias. Mientras Bullrich publicaba un título como La mujer postergada y Lynch nominaba La señora Ordóñez, Beatriz Guido afirmaba rotundamente no hacer literatura femenina. "Las mujeres me leen con curiosidad porque yo les aporto el mundo de los hombres". Quiso terciar en el universo narrativo de la política argentina, de los grandes ciclos históricos, pero poco se la tomó en cuenta a la hora de los balances del capítulo "literatura y política" (Viñas la llegó a incluir en la saga de "amos y criados" de Literatura y realidad política).

En fin. Hipótesis y conjeturas, eso son. En este y otros aniversarios de Beatriz Guido se la suele recordar entre imaginarios canapés y anécdotas propias de una mujer excéntrica, de encendida imaginación. Beatriz, la mentirosa impenitente, la dandy, la niña precoz, la esposa del simbiótico matrimonio con Babsy, la "medio pelo" que quería que Jauretche siguiera hablando de ella para vender más libros...

Sin negar todas sus facetas encantadoras como personaje público, quizá sea el momento, aprovechando la cifra redonda y la persistencia de ciertas ausencias, de empezar a pensarla también como una autora.

Por Claudio Zeiger


31-03-2008
Fuente: Página 12

Calificación:  Malo Regular Bueno Muy bueno Excelente Excelente - 1 voto  - Ingresá tu voto

Comentarios de nuestros lectores - Escribí tu comentario
18/07/08 | 11:36: Agustina dice:
Si creo que es importante reivindicar a Beatriz Guido, con todas sus virtudes, logros y contradicciones tambien. Pero ante todo, una mujer de hechos y de impronta femenina En mi opinon en esta cultura machista argentina que aun padecemos, la presencia de grandes mujeres es fundamental.
aguscapri@gmail.com
 
Últimas entradas del mes
27/07 | 13:27 MI MANO DERECHA, de Jorge Ramón
31/07 | 08:32 TALLER ANNA QUERO NAVARRO Y EUGENIO J. LOPEZ
10/07 | 10:41 K 24 EN RADIO AM 690 - PROGRAMA: PRETEXTOS...
27/07 | 00:49 Nueva Inscripción a los Talleres 2° Cuatrimestre 2010
01/07 | 09:14 CONCURSO DE POESIA CENTRO CULTURAL COLEGIALES
30/07 | 12:23 CONCURSO LITERARIO - EDITORIAL HYLAS -
30/07 | 12:19 Lejana, de Graciela Errecart
29/07 | 18:21 Verte hoy, de Roberto Weigel
28/07 | 16:39 CUENTOS CON PANZA 2008
28/07 | 16:36 ANTOLOGIA - EN VOZ BAJA -
28/07 | 15:39 ANTOLOGIA - PALABRAS SIN TIEMPO -
18/07 | 11:31 JULIO CHAVEZ
18/07 | 11:15 TEATRO ORFEO - PRESENTA -
17/07 | 10:49 CALCOMANIA, de Roberto Jorge Santoro
16/07 | 12:04 PRESENTACION ANTOLOGIA - PALABRAS SIN TIEMPO -
16/07 | 12:02 CONCURSO EDITORIAL HYLAS
16/07 | 11:59 JUANA DE IBARBOUROU
11/07 | 11:54 ALICIA SUSANA GOMEZ
08/07 | 14:56 PALABRAS PARA LA ANTOLOGIA - PALABRAS SIN TIEMPO -
08/07 | 12:09 PRESENTACION ANTOLOGIA - PALABRAS SIN TIEMPO -
04/07 | 13:17 CONCURSO EDITORIAL HYLAS


Radio La Quebrada Radio de Tango Indexarte Escribirte OccidentesEscuchanos
Noticias | Efemérides | Novedades | Ventas | Biografias | Textos | Audio | Recomendados | Entrevistas | Informes | Agenda | Concursos | Editoriales | Lugares | Actividades | Blogs | Foros | TiendaFundación | Letras de Tango I | Letras de Tango II | Contacto | Boletín
© 2006-2018- www.escribirte.com | Todos los derechos reservados   | Diseño Web | Canales RSSRSS