Home | Blogs | Foros | Registrate | Consultas | Martes 26 de septiembre de 2017
Usuario   Clave     Olvidé mi clave
     
Ir a la página de inicioIr a los Blogs
Mi Perfil
El Hombre
Jorge Durán
Mar del Plata - Argentina
El Hombre
Archivo de entradas | Mostrar datosDesplegar
Ocultar datos Diciembre 2010
EL ALAMBRISTA - CUENTO FANTÁSTICO -
Mostrar datos Junio 2010
Mostrar datos Diciembre 2009
Mostrar datos Octubre 2009
Mostrar datos Agosto 2009
Mostrar datos Mayo 2008
Mostrar datos Abril 2008
Mostrar datos Noviembre 2007
Mostrar datos Octubre 2007
Mostrar datos Julio 2007
Diseño web

Últimos comentarios de este Blog

29/08/09 | 23:51: MarilenZweifel dice:
Jorge:qué buen relato,me mantuvo en vilo hasta el desenlace...bueno y qué final aún sigo pensando varias posibilidades sobre este profesor...MUY BUENO!! Marilen-sahumerio de vainilla-
12/08/08 | 06:21: dierckx marcelo dice:
estimado jorge ,tu talento y capacidad son los puntales para seguier con el exito.te felicito ,no por considerarme un amigo,sino por la alta calidad que percibo en tus cuentos!!!!!!!!!!!
26/04/08 | 15:59: Daniel Fernandez dice:
Micro cuento? muy bueno. Me engancho de vez en cuando con relatos, voy más con la poesía. Lo felicito. Daniel Fernandez.
Vínculos
Manual de Psicología Junguiana Manual de Psicología Junguiana


Este libro – el primer manual de la temática editado en la Argentina – es una ... Ampliar

Comprar$ 49.00

Escuchá Radio De Tango

El Hombre





Escribí un comentarioEscribí tu comentario Enviá este artículoEnvialo a un amigo Votá este artículoVotá este texto CompartirCompartir Texto al 100% Aumentar texto

La Fidela -Cuento breve-



LA FIDELA
CUENTO BREVE
En el día internacional de la mujer dedico este cuento
a todas las mujeres que viven en el monte Santiagueño
(Argentina). A mi comadre Fidela y a sus hijas.
8 de Marzo de 2007




En la boca del monte vive la Fidela.
En lo que llaman casa, ahí vive. Un rancho de barro, paja y ramas.
Hace ocho meses que no llueve…
No hay hombre en el rancho. El “Lacho”, el día que sintió no poder llegar al corazón de la hachada, se levantó oscuro, se vistió, colgó el hacha en el horcón y se sentó a morir bajo el chañar.
Había contado una vez en el delirio de la fiebre que vio la muerte venir, dijo como era, pero esta no llegó. Se quedó a lo lejos mirando.
Demasiadas espinas, demasiadas vinchucas. Aquella araña… ¡Y también la yarará!…
Entonces la Fidela secó con la mano la lágrima de la mejilla y lloró para adentro.

Pero ese día el hombre si vio venir la muerte derechito hacia El. Montaba en caballo blanco que no asentaba las patas en el suelo, la melena larga al viento y los ojos saltones. Rayó el caballo frente a el y lo señaló con un dedo muy largo.
Fue cuando gritó: ¡Fidela!.. Y se inclinó a un costado.
Fue hace tiempo…
Desde entonces Ella llora siempre para adentro.
Ahora, por el cañadón seco camina la Fidela…
¡Y el vuelo sostenido de los buitres!
. Cuna hace de sus brazos para llevar su niñita al dispensario.
En el rancho quedaron tres más: Nazaria, Esperanza y María.
¡Parte la tierra el calor!..
Hace ya varios meses que los pájaros abandonaron el lugar.
Las pocas aves de corral fueron muriendo una tras otras. La cabra, el burro.
Ahora, cerquita de la Fidela los reptiles se detienen, quedan estáticos y luego levantan la cabeza.
Por el cañadón seco camina la Fidela…
¡Y el vuelo sostenido de los buitres!
Desde arriba del cañadón la gritan…
-¡Fidela, Fidela!
A contra luz la ve. Una mancha negra agitando los brazos.
Cuando se juntan vienen los reproches:- ¡Pero comadre, como sale con este día! ¿Y el burro?..
-Nada quedó comadre, ni burro siquiera.
-¿Y Las niñitas?
- En “la casa”…
-Pero Fidela, que imprudencia. –Déjeme ver la ahijadita.
Calló la mujer… -Ni aliento tiene –Pensó para sí.
Tomó la niñita en sus brazos y comenzaron a correr…
Aún faltaba mucho para llegar al pueblito.
Cuando comprendieron todo comenzaron a gritar. Gritaban y corrían. Corrían y gritaban… Nadie salió a ver entonces. ¡Como si nada!
¡Un pueblo fantasma, una sequía inusual!
Llegaron así a la puerta del dispensario, un letrero decía: “Cerrado por falta de médico”.
El corazón golpea la garganta y busca salirse por la boca.
Un universo de recuerdos sobrevienen a la Fidela en un segundo: El Lacho delirando. Los animales muertos. Las niñitas solas. Los pájaros huyendo.
La Fidela musita: - ¡Ni siquiera está “acristianada”!
Nuevamente comenzaron a gritar…Lloran y gritan. Gritan y lloran…
En el cielo, muy alto, sin que se escuche el ruido, un avión dejaba su estela blanca

Por: Jorge Duran


































Calificación:  Malo Regular Bueno Muy bueno Excelente Excelente - 3 votos  - Ingresá tu voto

Comentarios de nuestros lectores - Escribí tu comentario
26/03/08 | 16:47: Zarina dice:
Te felicito por tu profunda mirada sobre la mujer. Sólo un hombre de pura sensibilidad puede captar como lo hace Usted las fibras femeninas. Lo invito a visitarme en mi blog. Zarina
mamiamalia1@yahoo.com.ar
 
02/01/08 | 08:26: Jorgelina dice:
Querido Jorge...no sabes la grandisima alegria que me da....reencontrarte en una pag de internet...GRANDE!!! VAMOS POR MAS Y MAS Y MUCHO MAS!!! CON TODO MI CARIÑO Y ADMIRACION...
jorgelina.morazzo@gmail.com
 
Últimas entradas del mes


Radio La Quebrada Radio de Tango Indexarte Escribirte OccidentesEscuchanos
Noticias | Efemérides | Novedades | Ventas | Biografias | Textos | Audio | Recomendados | Entrevistas | Informes | Agenda | Concursos | Editoriales | Lugares | Actividades | Blogs | Foros | TiendaFundación | Letras de Tango I | Letras de Tango II | Contacto | Boletín
© 2006-2017- www.escribirte.com | Todos los derechos reservados   | Diseño Web | Canales RSSRSS