Home | Blogs | Foros | Registrate | Consultas | Miércoles 22 de noviembre de 2017
Usuario   Clave     Olvidé mi clave
     
Ir a la página de inicioIr a los Blogs
Mi Perfil
El Hombre
Jorge Durán
Mar del Plata - Argentina
El Hombre
Archivo de entradas | Mostrar datosDesplegar
Ocultar datos Diciembre 2010
EL ALAMBRISTA - CUENTO FANTÁSTICO -
Mostrar datos Junio 2010
Mostrar datos Diciembre 2009
Mostrar datos Octubre 2009
Mostrar datos Agosto 2009
Mostrar datos Mayo 2008
Mostrar datos Abril 2008
Mostrar datos Noviembre 2007
Mostrar datos Octubre 2007
Mostrar datos Julio 2007
Diseño web

Últimos comentarios de este Blog

29/08/09 | 23:51: MarilenZweifel dice:
Jorge:qué buen relato,me mantuvo en vilo hasta el desenlace...bueno y qué final aún sigo pensando varias posibilidades sobre este profesor...MUY BUENO!! Marilen-sahumerio de vainilla-
12/08/08 | 06:21: dierckx marcelo dice:
estimado jorge ,tu talento y capacidad son los puntales para seguier con el exito.te felicito ,no por considerarme un amigo,sino por la alta calidad que percibo en tus cuentos!!!!!!!!!!!
26/04/08 | 15:59: Daniel Fernandez dice:
Micro cuento? muy bueno. Me engancho de vez en cuando con relatos, voy más con la poesía. Lo felicito. Daniel Fernandez.
Vínculos
La indulgencia del talismán La indulgencia del talismán


Una vorágine de amores prohibidos y apariciones inquietantes. Personajes que engaña... Ampliar

Comprar$ 50.00

El Hombre





Escribí un comentarioEscribí tu comentario Enviá este artículoEnvialo a un amigo Votá este artículoVotá este texto CompartirCompartir Texto al 100% Aumentar texto

Al otro lado de la vía -Cuento- Narrativa- Foto cine



Al OTRO LADO DE LA VIA
Cuento Foto Cine

En todo pueblo, grande o pequeño, el pobrerío vive al otro lado de la vía. Ahí, donde el humo de la basura que se quema no alcanza nunca una altura digna.
Humo perpetuo.
También humo frío de la helada.
Humo caliente también.
El humo que se mezcla…
Y la escarcha…
La condición desgraciada del amanecer en ese ámbito.
El hombre: Su figura sube la loma de la vía, a su espalda el pueblo.
Una comba gris lo ilumina
Una contrahaz dolorosa lo delata.
Enjuto el hombre, traje viejo, desgastado, saco corto, melena larga, sombrero pequeño, una manta arrollada en el cuello. El tranco largo, decidido.
El hombre aprieta bajo el brazo izquierdo la guitarra, envuelta en una funda de paño.
Canta un gallo.
Llora un niño.
Un caballo relincha.
Un cochero ha dejado a un grupo de mujeres de la noche.
Ríen…
La mujer del hombre: Mujer delgada, cabello negro enredado. Una lana hirsuta sobre los hombros. Sopla ramitas secas y carbón para encender el fuego. Prepara el mate…
El camastro: Unos niños, todos juntos.
Un sueño inocente.
¡La tos!..
El hombre ha llegado a lo que llaman casa.
Aparta la puerta de bolsas.
Mira de soslayo a los niños.
Cuelga la guitarra.
Ensaya un Hola a la mujer.
De sus bolsillos saca monedas y pesitos de uno arrugados.
El tarrito suena.
El tarrito dice todo.
¡Todo!…
-¡Noche mala! –musita.
-El chiquito tosió mucho. Recién se duerme –agrega la mujer.
¡Grita el silencio!
Otra vez la mujer: Las piernas muy delgadas.
El pecho aplastado.
¡La madrugada!...
¡El olor del hombre!..
Las monedas…
Los pesos arrugados.
Los perros que ladran.
¡La tos!
El fueguito de ramas.
El agua que hierve.
El rosario colgado de un clavo
San Roque con el niño.
Estampitas grasientas.
La guitarra colgada.
Una lágrima en la mejilla.
La mano que la seca.
El hombre en el camastro:
Vestido, boca abajo.
El sollozo contenido.
Un silencio eterno…
¡La mañana!
La luz se cuela por las hendijas. El aire, el frío, la helada…
La mañana. La mañana…
Los días iguales…
¡El medio día!
Huesitos con carne.
Verduritas marchitas.
Fideos sueltos.
La mesa renga.
La sopa con ruido.
El pan duro.
¡Que pase el día!
El pensamiento de la mujer: “Que no venga la noche”.
El pensamiento del hombre: Mañana…Mañana… Mañana. Tal vez mañana…
La mujer clama en silencio.
La puerta de bolsas.
Encima de todo en invierno la oscuridad comienza más temprano.
El hombre deja la casa. A su espalda el rancherío.
La guitarra bajo el brazo…
El primer boliche. La niebla lo tapa.
Ha bajado la loma de la vía. Hay caballos atados. Autos viejos. Un tractor destartalado.
-Tome algo Don… Y la primer ginebra…
Desenfunda la guitarra.
Hay mucha gente. Talvez, talvez…
Cuelga el sombrero. La manta.
El tarrito.
La tos.
La mujer en la casa.
Los niños.
La puerta de bolsas.
El tango necesario.
¡Que pase la noche!
¡El día!.. Que venga el día.
El humo.
La tos.
Las estampitas grasientas.
Las espigas sucias.
San Roque impasible.
¿Y la esperanza?..

Estalla entonces el grito del cantor:

“Si se calla el cantor… calla la vida”… (Horacio Guarani).




FIN

Dedico esta narrativa al “Chiñe”, guitarrero de la noche y a su familia, de quienes no recuerdo sus rostros pero si sus figuras.

POR: Jorge duran










Calificación:  Malo Regular Bueno Muy bueno Excelente Excelente - 8 votos  - Ingresá tu voto

Comentarios de nuestros lectores - Escribí tu comentario
24/08/07 | 19:33: liz dice:
¡Qué conocido este paisaje-desfile de personajes-situación de miseria y falta de esperanza de la pobre gente de tantos "al otro lado de la vida"! maravillosa la sensibilidad del autor para describirla
lizvertte07@hotmail.com
 
Últimas entradas del mes
26/11 | 10:07 La Fidela -Cuento breve-


Radio La Quebrada Radio de Tango Indexarte Escribirte OccidentesEscuchanos
Noticias | Efemérides | Novedades | Ventas | Biografias | Textos | Audio | Recomendados | Entrevistas | Informes | Agenda | Concursos | Editoriales | Lugares | Actividades | Blogs | Foros | TiendaFundación | Letras de Tango I | Letras de Tango II | Contacto | Boletín
© 2006-2017- www.escribirte.com | Todos los derechos reservados   | Diseño Web | Canales RSSRSS