Home | Blogs | Foros | Registrate | Consultas | Martes 21 de noviembre de 2017
Usuario   Clave     Olvidé mi clave
     
Ir a la página de inicioIr a los Blogs
Mi Perfil
Cintia Lepere
Capital Federal - Argentina
Hace tiempo me dedico a escribir textos breves, un género de la narrativa que los que saben llaman "prosa poética". Pero la inspiración, la imaginación y la palabra fluye sin respetar géneros ni formatos, sin conservar parámetros.
Producto de la imaginación de quien las escribe y presas de las palabras, las historias toman caminos pocos predecibles cuando son escritas.
"Imagen, distorsión, reflejo y realidad" es un cuento. Mi primer cuento. He decidido publicarlo de a poco, tal como lo fui escribiendo. Espero, lo disfruten...

www.cintia-enprimerapersona.blogspot.com

Archivo de entradas | Mostrar datosDesplegar
Ocultar datos Febrero 2008
Inadvertido II
Inadvertido III
Inadvertido
Mostrar datos Enero 2008
Mostrar datos Noviembre 2007
Mostrar datos Octubre 2007
Mostrar datos Septiembre 2007
Mostrar datos Agosto 2007
Publique su taller

Últimos comentarios de este Blog

14/01/10 | 02:38: maria del carmen croceri dice:
cintia cuanto talento ,cuanta fuerza interior,me sorprende tu literatura tan audaz,porsupuesto has crecido mucho desde aquel primer cuento que fue premiado en lollla secundaria. hoy sos una mujer
14/06/08 | 11:05: La Condesa dice:
Te invitamos a ver las últimas 2 funciones de La Condesa sangrienta de Alejandra Pizarnik en el Espacio Teatral del borde, chile 630 domingo 21hs, podes hacer tu reserva al 4300-6201.Apurate el libro está por cerrar sus páginas
16/09/07 | 19:56: LILIA dice:
bien por los opuesto.
Vínculos
En primera persona
Descubrimientos Descubrimientos


La vida es un descubrimiento de los verdaderos sentidos del amor, la muerte, la amistad y, por su... Ampliar

Comprar$ 25.00

Escuchá Radio De Tango

En primera persona


Lo que siento tiene una fuerza arrolladora que tiende a querer escapar de mí y hacerme explotar en mil pedazos. Como si los sentimientos, fueran un volcán en estado de latencia pero en constante alerta. Sin embargo, las palabras se convirtieron en un canal alternativo, una salida lateral ...




Escribí un comentarioEscribí tu comentario Enviá este artículoEnvialo a un amigo Votá este artículoVotá este texto CompartirCompartir Texto al 100% Aumentar texto

Culpa y cargo



El polvo cubría cada uno de los muebles del comedor, un polvo espeso, gris... Un polvo que se esparcía y quedaba flotando en el ambiente bastante más tiempo del que la propia salud podía tolerar. El olor era nauseabundo... fétido... desagradable...
Tapaba su nariz, agitaba incesantemente sus manos de un lado a otro como si así pudiera disiparlo. Así de fácil, agitando sus manos...
(¡qué omnipotencia!)
El aire, era pesado, irrespirable, denso... La atmósfera estaba viciada... Era como si ejerciera una fuerte presión sobre su cabeza hasta obligarlo a arrodillarse, lacerando sus rodillas (¿Cómo un rezo, cómo una súplica?) hasta obligarlo a caer. Fue un instante de alineación. Pudo verse, arrastrándose en el suelo, tratando de evadir tan desconsolado entorno.
Revolcándose sobre la montaña de basura que había logrado arrastrar hasta el rincón, justo en el punto donde se abría el vértice entre aquellas dos macizas paredes, pero jamás había llegado a juntar.
Entonces rodó sobre sí mismo y de cara al techo vislumbró una salida, que no estaba literalmente arriba. Era un arriba más mitológico ... realismo mágico ... cultura popular, dominación y clases estamentadas.
Las tablas cayeron, quiso atajarlas pero estaba demasiado exhausto y aquejadumbrado. Entonces cayeron a su lado y se quebraron. Escombros ... mil pedazos ... las mil y una caras de la verdad.
Ahora que la verdad era un rompecabezas podía acomodarse, rearmarse e interpretarse.
Aún continúaba tirado en el piso, al caer las tablas volteó el rostro y las vio quebrarse...
Ahora llora por la verdad que lo haría libre. Esa verdad que por estrepitosa dejó caer. Momento místico, cumbre, único, irrecuperable.
Trató de incorporarse y caminando en cuatro patas (aunque aún sangraban sus rodillas laceradas que no cicatrizaban) llegó hasta la pared del frente en donde se erigía la ventana. Estiró su brazo izquierdo (con el derecho costaría menos, sería menos lastimoso, provocaría ira en lugar de compasión) y logró afirmarse sosteniéndose del marco de la ventana.
Se puso de pie, olvidándose de las rodillas que hasta hace poco le temblaban y asumiendo que alguna razón por inexplicable que fuera existía se asomó a la ventana y elevó la vista al cielo, a un cielo más profundo y lejano que el que vemos.
Frunció el ceño y acompañando de bruscos ademánes preguntó a su dios - ¿Por qué?
Libre de culpa y cargo se dejó caer.

Calificación:  Malo Regular Bueno Muy bueno Excelente Excelente - 2 votos  - Ingresá tu voto

Comentarios de nuestros lectores - Escribí tu comentario
14/01/10 | 02:38: maria del carmen croceri dice:
cintia cuanto talento ,cuanta fuerza interior,me sorprende tu literatura tan audaz,porsupuesto has crecido mucho desde aquel primer cuento que fue premiado en lollla secundaria. hoy sos una mujer
maritadcc@hotmail.com
 
10/09/07 | 16:59: alicia dice:
Cintia: Visité tu blog y, realmente me encanta tu literatura de compromiso (intensos, los llamás).Voy por otro.
asusango@hotmail.com
 
Últimas entradas del mes
19/11 | 01:39 Imagen, distorsión, reflejo y realidad (Quinta parte)
12/11 | 21:50 Imagen, distorsión, reflejo y realidad (Cuarta Parte)
05/11 | 01:19 Imagen, distorsión, reflejo y realidad (Tercera parte)


Radio La Quebrada Radio de Tango Indexarte Escribirte OccidentesEscuchanos
Noticias | Efemérides | Novedades | Ventas | Biografias | Textos | Audio | Recomendados | Entrevistas | Informes | Agenda | Concursos | Editoriales | Lugares | Actividades | Blogs | Foros | TiendaFundación | Letras de Tango I | Letras de Tango II | Contacto | Boletín
© 2006-2017- www.escribirte.com | Todos los derechos reservados   | Diseño Web | Canales RSSRSS