Home | Blogs | Foros | Registrate | Consultas | Viernes 22 de septiembre de 2017
Usuario   Clave     Olvidé mi clave
     
Ir a la página de inicioIr a los Blogs
Mi Perfil
JAQUE MATE EN LA COMARCA
Graciela Errecart
Buenos Aires - Argentina
Escribo desde siempre, en español y en francés. ´
Cuentos relatos poemas. Algunos premios me halagaron, publiqué, también fui invitada a hacerlo; traductora, alguna vez actriz, hacedora de pequeñas esculturas, defensora acérrima de la palabra.

Soy rojo y negro, a veces blanco.
Archivo de entradas | Mostrar datosDesplegar
Ocultar datos Junio 2011
Confesión al cuerpo
HOLA A TODOS. MIS SERVICIOS DE FRANCÉS.
Sin nombre
Mostrar datos Marzo 2010
Mostrar datos Febrero 2010
Mostrar datos Diciembre 2009
Mostrar datos Noviembre 2009
Mostrar datos Junio 2009
Mostrar datos Marzo 2009
Mostrar datos Febrero 2009
Mostrar datos Enero 2009
Mostrar datos Diciembre 2008
Mostrar datos Noviembre 2008
Mostrar datos Octubre 2008
Mostrar datos Agosto 2008
Mostrar datos Julio 2008
Mostrar datos Junio 2008
Mostrar datos Mayo 2008
Mostrar datos Abril 2008
Publique su taller

Últimos comentarios de este Blog

03/08/11 | 22:49: laura e dice:
Hola Graciela, gracias por pasar por mi blog, trato de subir fragmentos que realmente me gustan. Aca tambien entre tus palabras escucho esa musicalidad. abrazo laura.
18/11/10 | 21:43: GRaciela dice:
GRacias Corcho por tu agradable comentario. No sé cuál es tu blog. ´ Hasta pronto, Graciela (jaque mate en la comarca)
18/11/10 | 01:46: corcho dice:
Muy linda tu narrativa, muy linda.
Vínculos
gitanosenlaalmohada
cruzagramas
Asimismo, todo aquello Asimismo, todo aquello


Como todo aquello


Entre un montón de papeles hay una hoja olvidada. Est&aacu... Ampliar

Comprar$ 25.00

Entrá a Radio La Quebrada

JAQUE MATE EN LA COMARCA


Los textos publicados en este blog están protegidos por el Régimen de la Ley 11723, bajo un Nºde registro a mi nombre, en la Dirección Nacional del Derecho del Autor.
"Transforma tu cuerpo en visión: hazte mirada",(Jelaluddin Rumi,1207/1273)


Escribí un comentarioEscribí tu comentario Enviá este artículoEnvialo a un amigo Votá este artículoVotá este texto CompartirCompartir Texto al 100% Aumentar texto

DOS VIDAS



DOS VIDAS
Dos Vidas

Marcial caminaba con pasos largos y nerviosos. Ya eran las diez de la noche y nada. Ni siquiera una moneda para ir a algún lugar, aunque no supiese cuál.
Había cruzado varias avenidas; transitado calles cortas, calles largas, oscuras y frías. ¿Cuántos timbres había tocado? Perdió la cuenta.
Pero no podía quedarse con eso, no encontraba otra solución. Tendria que volver a hacerlo.

La calibre 22 que llevaba en la parte posterior del cinto le daba seguridad y al mismo tiempo, lo ponía tenso; y eso que aquella noche nada de droga, ni un céntimo para comprarla.

En verdad, él era casi novato en esto de salir al mundo para ver cómo comer, ir a cazar lo que se pudiese y hasta matar o morir, llegado el caso.

El arma, comprada hacía un mes al tío de Ramón. La tuvo por fin en sus manos, una madrugada sucia y desvencijada en la plaza de la Catarbia, cerca del barrio 14, donde vivía Tenaza Boccanegra, el jefe de los novatos. Marcial quería abrirse, por eso lo del arma por su cuenta. Ya no más trabajos a lo grande, -como los llamaba Boccanegra-planes inalcanzables para él.

Casa por casa, solo, sabía que eso le iba bien. Eso sí, si había que tomar medidas duras, y eso lo tenía muy claro, lo haría sin dudar.
Aquella noche ya no quería jugar más a las timbreadas. Desde las seis de la tarde y ni una bien. No pudo acceder a nada ni a nadie. Cambio de voces, de excusas, falsos deliverys, pariente lejano con historia recién hilvanada que llega con un : Toco el 3o. C y enseguida: ¿A qué no te imaginás quién te habla? ¡vamos, adiviná! acabo de llegar de viaje ¡dale, abrí, me muero de ganas de verte! Y decenas de frases distintas esperando alguien que dijese:

-¡No lo puedo creer, subí! Después, qué importaba el después. Lo que fuese. Lo que hubiera que hacer.


En el 5o. piso B de la avenida Olimpo, Zumara estaba comiendo con desgano una sopa de cabellos de ángel, casi fría. No tenía hambre, ni sueño, ni frío, ni calor; sólo lo de siempre. Esa soledad que la estaba deshaciendo por fuera y por dentro. Esa impotencia, esa furia contenida que le hacía golpear con frecuencia más de una pared sin motivo aparente.
Muchos años llevaba ya en aquél monoambiente lúgubre, con su oscuro mundo a cuestas. Trabajo, más trabajo, más trabajo.
Cuentas a pagar, demasiado silencio. Ya ni el televisor ni la radio. Sólo la bronca, el desprecio desenfrenado que le apretaba la garganta desde que la última de sus parejas la había dejado. Y para colmo, además de haberle robado la alegría, se llevó también lo poco que Zumara tenía en el banco; el resto de dos aguinaldos para un viaje soñado juntos, algunos euros conseguidos luego de la venta de algunas alhajas de la familia que aún conservaba.
En fin,"chauchas", se decía con frecuencia. Sobrevivía al menos, pero nada la arrancaba de esa sombría sensación de final; una suerte de presagio que la acercaba seductoramente hacia un camino sin salida.

Terminó de lavar los dos o tres objetos usados para su mínima cena y fue al baño a sacarse el poco maquillaje que aún le quedaba; sobre todo en la boca, ridículamente roja, que le ensuciaba los dientes haciéndola ver realmente desagradable.

-Me olvido de mirarme - les decía por lo general a sus compañeras de trabajo cuando se lo mencionaban.
-Asi ningún hombre va a fijarse en tu sonrisa, Zumara. Cuidate un poco más. Arreglate el pelo - le aconsejaban dos o tres mujeres tan o más insignificantes que ella.

Mientras el algodón arrastraba el resto de polvo grueso y pálído que cubría su cara regordeta e inexpresiva, sintió que algo debia hacer. No sabía qué. Pero...¡así, así!, -repetía en voz alta- así no voy a seguir. Estaba tan furiosa que se volvió a pintar los labios con ese color "red night" de una marca americana; se miró y de inmediato, casi con desesperación, comenzó a refregarlo frenéticamente por toda su cara hasta ser tan sólo una mancha grasosa y roja.

Se hallaba absorta en esto cuando sonó el timbre del portero eléctrico.
Se sobresaltó; nadie la visitaba y menos a esa hora. Seguro que alguna cartonera le iba a preguntar : Doña ¿tiene alguna caja más para bajar?
No iba a atender pero, ¿por qué no? - pensó. Quién sabe, a lo mejor, algún vecino que se olvidó la llave.
Se lavó la cara con la rapidez de una maratonista y corrió agitada hacia el portero eléctrico.

-Hola, y del otro lado, el Hola de una voz masculina algo grave y desconocida.
-Hola - repite y espera. Hola, ¿Cecilia? - pregunta el hombre desde la planta baja.

Ella duda por un momento y al tiempo que siente odio y hartazgo, un torbelllino vehemente e imparable maneja sus pensamientos sin darle opciones.

-¿Qué dice? ¡no lo escucho bien! - contesta mientras piensa a toda velocidad.
- Cecilia, Cecilia dije, ¿ cómo estás? ¿ Es el 5º B, no?
-Sí - respondió la mujer.
-Soy yo... -aventuró Marcial tratando de que su voz sonara amistosa y simpática, a punto de no saber ya qué inventar.
-¡Ah sí! ...¿cómo te va? - dijo Zumara con voz jovial y amable. Subí -agregó con rapidez como para no arrepentirse.

Apretó el timbre para darle vía libre al desconocido.

Mientras escuchaba subir lentamente el ascensor, comenzó a apagar las luces del departamento.
Entreabrió la puerta y se dirigió a la cocina para buscar el cuchillo más grande y afilado, que guardaba en el cajón derecho de su pequeño placard blanco.


Graciela

Calificación:  Malo Regular Bueno Muy bueno Excelente Excelente - 3 votos  - Ingresá tu voto

Comentarios de nuestros lectores - Escribí tu comentario
18/11/10 | 01:46: corcho dice:
Muy linda tu narrativa, muy linda.
inicial_regalos@yahoo.com.ar
 
20/04/08 | 12:57: Martín dice:
Guauauuuuuuuuu EXCELENTE TODO LO QU LEI! TODO SIN EXCEPCION mi querida Grace. Poema, cuento, todo te va bien.Descriptivos,hondos, plenos de imágenes, la palabra precisa, el cuerpo y el alma en cada línea. Estás vos ahí con toda tu artillería literaria. Te FELICITO! Sigo visitándote. Llamáme. ¿Cuándo editás?????? BEsos y besos Martín
mapalacios@gmail.com
 
20/04/08 | 01:00: Miguel dice:
sin aliento! Así me dejaste.Sin más palabras sólo decirte: Excelente todo tu trabajo. TE sigo visitando. Mike
miguelaramburu@hotmail.com
 
19/04/08 | 06:31: Viviana Sanchez (Blog Abanico de luces/Foro Poesía) dice:
Cómo está todo en tu Comarca? Parece que bastante bien! Muy buenos tus relatos, éste bien urbano y ágil. También opino que sería un buen guión, como Marcelo. Gracias por tus notitas en mi puerta, yo también soy detallista y cada tanto se me escapa la liebre... já! Un beso.
enfermeria@amplast.com.ar
 
18/04/08 | 14:33: Macelo dice:
Me queda corto el excelente. Un principio que crece poco a poco, una tensión que acompaña, un final preciso y muy visual. Qué tal armar un guión con esto? ÉSte también lo tenés registrado me imagino,no? sino, hacelo ya. Abrazo muy grande Marcelo (desde la Patagonia amiga!!)
marceloelizalde@fibertel.com.ar
 
Últimas entradas del mes


Radio La Quebrada Radio de Tango Indexarte Escribirte OccidentesEscuchanos
Noticias | Efemérides | Novedades | Ventas | Biografias | Textos | Audio | Recomendados | Entrevistas | Informes | Agenda | Concursos | Editoriales | Lugares | Actividades | Blogs | Foros | TiendaFundación | Letras de Tango I | Letras de Tango II | Contacto | Boletín
© 2006-2017- www.escribirte.com | Todos los derechos reservados   | Diseño Web | Canales RSSRSS