Home | Blogs | Foros | Registrate | Consultas | Sábado 17 de noviembre de 2018
Usuario   Clave     Olvidé mi clave
     
Ir a la página de inicioIr a los Blogs
Mi Perfil
iván Quiroga
Lanús - Argentina
por la violencia de los pájaros pido/
ninguna muerte por cansancio u omisión de vivir
Archivo de entradas | Mostrar datosDesplegar
Ocultar datos Enero 2012
Sincronismo
Mostrar datos Septiembre 2011
Mostrar datos Febrero 2009
Mostrar datos Enero 2009
Mostrar datos Julio 2008
Mostrar datos Junio 2008
Mostrar datos Abril 2008
Mostrar datos Diciembre 2007
Mostrar datos Noviembre 2007
Entrá a Radio La Quebrada

Últimos comentarios de este Blog

12/09/11 | 14:52: graciela dice:
Iván, primera vez que leo algo tuyo. Veo que estuviste ausente un par de años, algo parecido me anduvo pasando. Un placer enorme seguir el ritmo de tus palabras, bellas imágenes, hondo el sentimiento. Sigo visitándote. Graciela, de Jaque Mate en la Comarca.
13/06/09 | 03:48: me conoces dice:
buenas noches...
18/01/09 | 16:46: Mónica dice:
Singular creatividad con imágenes que se ajustan a las situaciones que los epígrafes definen. Pluralidad de los sentidos,de la vastedad y el lenguaje del Cosmos. Poesía al fin... Saludos.
Vínculos
otro yo
OHviolet
bestiariopoéticoGLOBOSROJOS
El sobreviviente El sobreviviente


Una obra de teatro y sus espectadores se entremezclan en el fluir de estas páginas, borran... Ampliar

Comprar$ 20.00

la violencia de los pajaros


POEMARIO / MENJUNJE / EXISTENCIAL


Escribí un comentarioEscribí tu comentario Enviá este artículoEnvialo a un amigo Votá este artículoVotá este texto CompartirCompartir Texto al 100% Aumentar texto

El Hombre Llamado Dios






El lugar es aterrador, me dijo, es como una enorme bolsa de plástico. A él lo encontrás en el centro, encadenado sobre un pilar, el fuego frío que entra por un buraco lo ilumina. No es un dios convencional, me dijo, bueno, en realidad es un dios convencional viviendo la vida que le toca y no la que le imaginan.
A mí me sonó a excusa. Tener a un tipo en esa carpa de nylon negra, rodeado de abismo y atado a lo único que lo sostiene, no me parece muy divino y hasta puede que me dé miedo.
Su mierda se pierde en el vacío, me dijo, es como cagar sobre las cosas sin sentir culpa, me dijo. Así cualquiera es valiente, cualquiera caga en el vacío, pensé, si tenés razón, me dijo, cualquiera caga en el vacío, pero imaginate que nada es fácil desde ese pilar en el medio del infinito. Pedí un vaso de agua y me asomé a la ventana, a esa ventana redondita y llena de otro aire. La noche era un cogote interminable con miedo por todos lados.
Se está yendo para atrás, me dijo, qué, que se está yendo para atrás, que está volviendo al origen, me dijo, ahora debe andar por los doce años, hace unos días nomás se le hundieron en la cara los últimos, o los primeros, pelos de su barba. Y cuando vuelva al principio de sus días qué, no sé, me dijo, él es dios, que se fije, a mí, en realidad, lo que me preocupa, me dijo, es que se vaya a caer del atril, cuando vuelva a ser un bebé, quiero decir, me dijo. También me quedé preocupado, el dolor de los bebés es como el dolor de la humanidad, creo yo, un bebé que llora es todos los hombres que lloran. Cada vez que un hombre se muerde los labios y traga saliva un bebé llora, o algo así.
Muchacho, seguime, me dijo, por acá, agarrá esa lámpara. El pasillito era normal hasta la mitad más o menos, después empezaba a angostarse, tanto que el último trecho lo hicimos a gatas. Ves, pibe, me dijo, yo ya no estoy para ésto.
El final del pasillo es el buraco del que te hablé. Por este agujero entra el fuego frío, una vez cada tanto entra. Por acá también cae el agua que bebe el dios, este es el desagüe de la casa, o sea que sólo toma agua cuando llueve, que es lo mismo que decir que toma agua cuando quiere, cuando tiene sed. No, comer no come, nunca tuvo hambre. No, visitas no recibe, quién va a venir sú mamá, no vés que es dios, me dijo.
No quise mirar, temí que sea cierto, temí que alguien atado al fondo de la más puta penumbra estuviera decidiendo mis cosas. Me reí cuando salimos del pasillo. Qué te pasa, me dijo. Por qué, se me escapó, porque sí, es dios, es el hombre llamado dios, está en el fondo de todo y es dios, está achicándose, está pudriéndose de pureza y es dios, él no necesita respuestas, no necesita nada más que sus cadenas y su carpa de nylon negra, necesita estar solo, me oís, me dijo. Parece que afuera helaba, los vidrios de las ventanas estaban como pintados de bruma. Yo escribí un nombre que no era el mío en esa humedad y me puse a mirar la calle a través de una letra v. Lloré y no sabía por qué carajo.
Él ordenó sus bártulos en silencio, bueno, me voy yendo, me dijo, váyase yendo, nomás, pensé y de un manotón borré el nombre en el vidrio.
Al ratito prendí la estufa y me puse a leer en un sillón. El recuerdo de haber tenido el recuerdo algo impreciso de un sueño que se parecía demasiado a ese instante me mareó. Creí escuchar un sollozo muy lejos, no era un sollozo definido, era un ruido como de tragarse los mocos, con aspiraciones cortitas, un sollozo de capricho era, eso mismo.
De a poco las aspiraciones cortitas, los mocos líquidos, empezaron a ganar todos los rincones. Con sincronismo maquinal, el sollocito me crujía en la columna. Me sacudí mil veces y una vez, antes de pararme. Harto y decidido encaré el pasillo. Sin luz encaré el pasillo. Casi sonámbulo contra sus paredes tuve que golpearme la cabeza para saber que debía agacharme, me fui dejando en las paredes, me fui arrancando contra las paredes, hasta que llegué al buraco.
Qué querés, grité, dejá de llorar.
Mi ma má, dón de está, dijo la vocecita entrecortada. Tendría unos cuatro o cinco años.
Vos sos dios, grité, no tenés mamá. Para qué. Pobre criatura, casi se descosió con una lágrima repentina. Esperá, ya bajo, grité.
Tuve que asomarme al buraco y desprenderme hasta quedar colgado de las manos, suavecito me dejé caer los diez metros que me separarían del pilar, tal vez hayan sido menos, ahora que lo pienso, o más, por qué no.
El lugar era aterrador, era como una enorme bolsa de plástico, una carpa de circo abandonada en la última soledad, era como estar metido abajo de la pollera de la muerte.
Él nene, creí, estaba envuelto en una sábana blanca, con las ataduras tiradas a su alrededor y un rincón del pilar cagado. Qué hiciste, le dije. No me aguanté, me dijo. Sólo tenés que poner el culo afuera del pilarcito, le dije, qué tanto tenés que aguantar, no seas mentiroso y limpiá eso. No. Cómo que no, le grité, yo no vine acá a limpiar tu mierda. Yo hago lo que quiero, me dijo. Y levantó la cabeza con la boca abierta para tomar el agua que caía por el buraco. No vas a limpiar eso, entonces, le dije. Go hago lo gue guiego, me dijo, sin dejar de tomar agua. Muy bien, dije como diciendo al aire, vamos a ver quién te viene a ver en tu próximo berrinche. Quiero estar solo, me dijo, lavándose la cabeza con la garúa. Desagradecido, le escupí, tu mamita no va a venir. Ya sé, me dijo, yo soy dios, no tengo mamá y hago lo que quiero, me dijo. Y sacó su manito de la exagerada manga del camisón blanco que tenía puesto. Me quedé un rato mirando su mano, juro que lo vi hundirse en sus trapos, lo vi pudrirse de pureza.
Antes de irme, levanté las cadenas y lo envolví con fuerza, con mucha fuerza, hasta que los dos sangramos, lo envolví con fuerza para que las ataduras lo atrapen para siempre.




iván...

Calificación:  Votar Aún no han votado este texto  - Ingresá tu voto

Comentarios de nuestros lectores - Escribí tu comentario
10/12/07 | 07:49: iván... dice:
temer a dios parece un precepto muy capitalista, ceder a cualquier intento de resistencia por mantener el orden divino... convendría reinventar a dios, creer en él, creándolo ser ateo es crear un dios al que no le moleste que hablen de él contradecirlo/reinventarlo/matarlo es una poética forma de hacerlo más fuerte gracias por tu comentario, la verdad es diálogo, a no olvidar iván...
convalescenciaenlanus@hotmail.com
 
09/12/07 | 12:22: nico dice:
no le tienes miedo no? no deberias usar su nombre asi nomas . no se , de veras eres muy valiente .
francast_404@hotmail.com
 
Últimas entradas del mes
30/11 | 14:16 JUAN GELMAN - PREMIO CERVANTES 2007
29/11 | 13:47 El Hombre Llamado Dios
29/11 | 13:38 del amor/ en los tiempos/ del cólera


Radio La Quebrada Radio de Tango Indexarte Escribirte OccidentesEscuchanos
Noticias | Efemérides | Novedades | Ventas | Biografias | Textos | Audio | Recomendados | Entrevistas | Informes | Agenda | Concursos | Editoriales | Lugares | Actividades | Blogs | Foros | TiendaFundación | Letras de Tango I | Letras de Tango II | Contacto | Boletín
© 2006-2018- www.escribirte.com | Todos los derechos reservados   | Diseño Web | Canales RSSRSS