Home | Blogs | Foros | Registrate | Consultas | Lunes 25 de septiembre de 2017
Usuario   Clave     Olvidé mi clave
     
Ir a la página de inicioIr a los Blogs
Mi Perfil
Mónica Maud
Mónica Maud
Santiago del Estero - Argentina
Soy docente, enseño Crítica Literaria y dicto talleres de escritura a Jóvenes.
También soy responsable de un Suplemento semanal de Literatura en mi provincia y estoy a cargo de una revista dirigida a los docentes.
He colaborado con numerosas revistas digitales, si quieres conocerme puedes ingresar mi nombre en un buscador y allí estaré.
Pero, lo que mejor hago - dicen - es escribir cuentos. He editado sólo un libro "Yo, sacrílega" con 30 cuentos que tratan los pecados desde el sueño, el delirio y la pesadilla.
Tengo 45 años y declaro que dos son mis placeres: leer y conversar con gente que se pueda alejar de los instintos que los subordinan. Escribir, en cambio, es el sentido de mi vida.

















Archivo de entradas | Mostrar datosDesplegar
Ocultar datos Marzo 2010
Relaciones peligrosas (Cuentecillo)
Mostrar datos Agosto 2009
Mostrar datos Abril 2009
Mostrar datos Febrero 2009
Mostrar datos Septiembre 2008
Mostrar datos Febrero 2008
Mostrar datos Enero 2008
Mostrar datos Octubre 2007
Mostrar datos Agosto 2007
Mostrar datos Julio 2007
Entrá a Radio La Quebrada

Últimos comentarios de este Blog

16/09/13 | 17:34: karen dice:
por dios hermosisimo libro,no puedo creer lo atrapante de la historia,te atrapa realmente..amo leer y sin dudas ame este libro,trasmite todo,increible..
04/05/13 | 15:51: Laura dice:
hola gente! como estan? yo con un dilema,. recien termino de leer malasangre y me quedo una duda existencial, me parece que no lo entendi bien.. no se de que murio Mercedita , la tia de Pilar.. :/ no entendi muy bien esa parte creo.. de desifra en la hora del lobo? quien sepa por favor responda por qe me quedo un sinsabor tremendo! jaja saludos
04/07/10 | 21:20: Rodolfo dice:
No pude encontrar \"suplecultura@nuevodiario..\",pero encontré tu dirección \"monicamaud@..\" Me gustó mucho una poesía de Mario Benedetti \"Quien sabe\", y en la misma página del diario, del Domingo 2 de Mayo 2010, un texto de Eduardo Galeano \"Los nadies\", muy bueno. Comparto tus placeres de leer y conversar, percibo que nos animan las mismas inquietudes espirituales.Soy médico, tengo 62 años, y hay cosas que veo, leo o escucho, y que me tocan el alma. Me has inquietado con tu perfil, e intuyo que encontraré cosas lindas en tus cuentos cuando los lea. Yo también me cosidero bastante \"sacrílego\", y estoy harto de la mediocridad en que vivimos sumergidos. He vivido 35 años en Córdoba,nutriéndome de su cultura y sus cosas, recién en el 2004 me radiqué nuevamente en Santiago del Estero. Te brindo éstos datos para que entiendas que no me anima la intención de una conquista por Internet, no se trata de un \"lance\" (estoy muy viejo para ello), sino que percibo que puedo encontrar regocijo en tu trabajo, en tus obras, en tus sugerencias, y vos también podrás nutrirte con las cosas que leí y aprendí en mis largos años.Espero no haberte agobiado, espero que me respondas, me darás una gran alegría, e intuyo que vos, al igual que yo,sos amiga de regalar cosas del alma, de lo contrario no te animaría el afán por las letras y las cosas que animan el espíritu. ¿Te cansé un poco?, cuánto lo lamento, no fue mi intención. Cariños, y hasta que te decidas a contestarme.
Vínculos
Los mil días del adelantado Los mil días del adelantado
Historias fantásticas de la vieja Buenos Ayres

Un libro que ha sido armado con la sabiduría y la habilidad de un narrador que sabe c&oacu... Ampliar

Comprar$ 20.00

Mónica Maud





Escribí un comentarioEscribí tu comentario Enviá este artículoEnvialo a un amigo Votá este artículoVotá este texto CompartirCompartir Texto al 100% Aumentar texto

Cuento: ATRAPADO




Autor: Mónica Maud
Perteneciente a “Yo, sacrílega”


Cuando decidí regresar, ella ya había desaparecido de mi vista. En su lugar, una imagen despavorida me contemplaba; fatigada. Inflamados los párpados; rojos. Retrocedí, con asombro.
- ¿Acaso no me reconoces? – escuché una voz, queda.
¡Esa voz!; me volví para mirarla. Tan afectada en mis médulas no podía emerger de aquella figura desquiciada, maloliente. No obstante:
- ¿No ves, querido, ya mis atributos? – Insistió; la insolente.
Volví a retroceder... hasta tropezar con indefinida frialdad. A mis espaldas. Ella siguió mis pasos, uno a uno. Restregué mis ojos, para alejarla. Con desesperación. La figura me emboscó.
Sin respiro, sin tiempo, sin espacio rodé por la negrura de sus ojos. Enfrente de mi faz. No hubo más remedio que descubrirlos, sin parpadear, en la sequedad. Temblé; el derredor bamboleó bajo mis pies. Esas pupilas, hondas, encrespadas, transformadas: una agonía ausente despertaba.
Era ella, lo advertí, sin evocarla. Era ella, hacia quien habría de retornar. Tras la locura. Me rebelé, entonces. ¡Esa deformidad de zarpas grises, de semblante surcado, de sangrante torso no podía ser mi amada!
- ¿Te asustas? – Exclamó furibunda ante mi intento de despertar - ¡Sólo sabes escapar! ¿Y esta noche... te asustas?- E imponiendo rencor en su expresión -¡Las maravillas humanas revuelven las aguas fétidas de la infinitud! Cada cual, querido, responderá en este piélago de obscenidades, incluso vos, también, yo – Remarcó con cierta ronquera lastimosa - ¿Vos... asustado? – Rió. Forzada.
- ¿Quién sos? – Me exalté - ¿Sos quien persigue mis vigilias? ¿Sos quien pellizca mis manos en medio de las noches? – Dije casi silabeando mis palabras.- Déjame, quiero despertar, ¿no me oyes?, ¡voy a despertar!.
Ella rió. A carcajadas. Sonoramente.
- Soy, mi querido, tu obra de arte, la que pincelaste con día a día, trazo a trazo. Yo soy vos. ¿Te sorprendes?. Yo soy vos; tu más perfecta prolongación, tu continuidad, y también, tu pasado, tu memoria, tu destino.- Calló repentinamente. Inhaló de la espesura negra del incienso nocturno. Me ordenó - ¡Da la vuelta!.
Como niño, le obedecí. El espejo se alzaba implacable. Me distraje en el escrutinio de mis mejillas, pálidas; de mis ojos. Nada hallé en ellos. Sentí alivio, confieso.
- Me veo tal cual – Le dije a la que esperaba, desenmascarándola, a través del reflejo del cristal – No hay nada en mí – Resolví.
- Así es, querido, nada hay... ninguna otra visión más que un yo, que desde el cercano amanecer, ya no lograrás atrapar – Hizo una pausa, gacha la cabeza – Ponte de lado y repite la mirada – Exhortó fijándome los ojos, desafiante – Y te verás. Desnudo, por última vez.
Un atisbo de curiosidad todavía quedaba en mí. Así lo hice, livianamente. Era un juego, una distracción. Convencido de que al final, vencedor, no vería más que un ojo, media nariz y un pómulo saliente.
- ¿¡Qué es esto que se desprende de mis espaldas!? – Grité espantado - ¡Quítate! ¡Quítate de encima de mí! Te advertí que me dejaras –Sacudiéndome con torpeza, alcé el tono de voz.
Ella volvió a reír. Lejana.
- No estoy sobre de tu cuerpo, querido.
La vislumbré en penumbras, a metros de distancia.
- No te he rozado con mi piel, ni me apoyo ya en tus hombros. Helados.- Irguiéndose hasta levitar – Ése sos vos, parte del monstruo que escondes por las mañanas; yo soy sólo una parte de él. Inexorablemente. – Y sonriendo diabólicamente – Si te pulverizaras ahora mismo. Tus carnes y las mías, manchadas; yo seguiría tu sendero. El fango sepultado...
Ya no escuchaba. Me revolví. Debía despertar.
- ¿Qué dices? – Retomé el aliento - ¡Mujer presa del demonio! – Con arrogancia.
- Has vivido entre humanos, y apenas un humano sos.- Su ironía me enfurecía - Te has arrogado la perfección y has olvidado el fuego sagrado. En la ambición terrenal, te has perdido. Las tinieblas del olvido has conquistado. Deja ya de soñar, no despertarás – Concluyente, con gozo – Te has condenado. Nadie lo ha hecho en tu lugar.
Corrí. Corrí alocadamente. Por callejas sin salidas, en círculo, a oscuras, al tanteo. Maldije el haber regresado, maldije mi manía de regresar. Corrí y cada tanto, la túnica infernal me dibujaba, a ciegas.
Ella ascendió; jadeante mi pecho; y me atrapó. Extrajo del combo de mis ojos, los tejidos tan besados. Los masticó. Con lentitud, saboreándolos, mientras explicaba:
- Ya no lo habrás de necesitar. Ya has visto lo que debías.
No volví a ver, obviamente... las montañas, las laderas, las gigantescas olas del mar. Los soles no se distinguieron nunca más de las noches, las páginas de mis libros se igualaron. Sobreviví quinientos solitarios años esclavo de la visión. Solo, vacío de mí.
De vez en cuando, despierto y ella, despiadadamente real me sirve el desayuno.




Calificación:  Malo Regular Bueno Muy bueno Excelente Excelente - 1 voto  - Ingresá tu voto

Comentarios de nuestros lectores - Escribí tu comentario
21/05/08 | 06:32: gustavo wehrly dice:
Mónica, como decirte que me gusto, pero tuve que esforzarme mucho por seguirte, un poco tus palabras, y un poco el formato del cuento me complicaron para seguir el hilo, es atrapante pero, para mi gusto muy metafórico, tómalo como una opinión de un novato, que apenas intenta escribir unas palabritas, mi blog es (amor y olvido.....)gracias y disculpa si dije algo que te molestó. Gustavo.
gustavowehrly@hotmail.com
 
Últimas entradas del mes
17/09 | 11:34 El cielito ¿una voz histórica?
17/09 | 11:27 "Es preferible morir de pie que vivir de rodillas"


Radio La Quebrada Radio de Tango Indexarte Escribirte OccidentesEscuchanos
Noticias | Efemérides | Novedades | Ventas | Biografias | Textos | Audio | Recomendados | Entrevistas | Informes | Agenda | Concursos | Editoriales | Lugares | Actividades | Blogs | Foros | TiendaFundación | Letras de Tango I | Letras de Tango II | Contacto | Boletín
© 2006-2017- www.escribirte.com | Todos los derechos reservados   | Diseño Web | Canales RSSRSS