Home | Blogs | Foros | Registrate | Consultas | Martes 19 de septiembre de 2017
Usuario   Clave     Olvidé mi clave
     
Ir a la página de inicioIr a los Blogs
Mi Perfil
Mónica Maud
Mónica Maud
Santiago del Estero - Argentina
Soy docente, enseño Crítica Literaria y dicto talleres de escritura a Jóvenes.
También soy responsable de un Suplemento semanal de Literatura en mi provincia y estoy a cargo de una revista dirigida a los docentes.
He colaborado con numerosas revistas digitales, si quieres conocerme puedes ingresar mi nombre en un buscador y allí estaré.
Pero, lo que mejor hago - dicen - es escribir cuentos. He editado sólo un libro "Yo, sacrílega" con 30 cuentos que tratan los pecados desde el sueño, el delirio y la pesadilla.
Tengo 45 años y declaro que dos son mis placeres: leer y conversar con gente que se pueda alejar de los instintos que los subordinan. Escribir, en cambio, es el sentido de mi vida.

















Archivo de entradas | Mostrar datosDesplegar
Ocultar datos Marzo 2010
Relaciones peligrosas (Cuentecillo)
Mostrar datos Agosto 2009
Mostrar datos Abril 2009
Mostrar datos Febrero 2009
Mostrar datos Septiembre 2008
Mostrar datos Febrero 2008
Mostrar datos Enero 2008
Mostrar datos Octubre 2007
Mostrar datos Agosto 2007
Mostrar datos Julio 2007
Publique su taller

Últimos comentarios de este Blog

16/09/13 | 17:34: karen dice:
por dios hermosisimo libro,no puedo creer lo atrapante de la historia,te atrapa realmente..amo leer y sin dudas ame este libro,trasmite todo,increible..
04/05/13 | 15:51: Laura dice:
hola gente! como estan? yo con un dilema,. recien termino de leer malasangre y me quedo una duda existencial, me parece que no lo entendi bien.. no se de que murio Mercedita , la tia de Pilar.. :/ no entendi muy bien esa parte creo.. de desifra en la hora del lobo? quien sepa por favor responda por qe me quedo un sinsabor tremendo! jaja saludos
04/07/10 | 21:20: Rodolfo dice:
No pude encontrar \"suplecultura@nuevodiario..\",pero encontré tu dirección \"monicamaud@..\" Me gustó mucho una poesía de Mario Benedetti \"Quien sabe\", y en la misma página del diario, del Domingo 2 de Mayo 2010, un texto de Eduardo Galeano \"Los nadies\", muy bueno. Comparto tus placeres de leer y conversar, percibo que nos animan las mismas inquietudes espirituales.Soy médico, tengo 62 años, y hay cosas que veo, leo o escucho, y que me tocan el alma. Me has inquietado con tu perfil, e intuyo que encontraré cosas lindas en tus cuentos cuando los lea. Yo también me cosidero bastante \"sacrílego\", y estoy harto de la mediocridad en que vivimos sumergidos. He vivido 35 años en Córdoba,nutriéndome de su cultura y sus cosas, recién en el 2004 me radiqué nuevamente en Santiago del Estero. Te brindo éstos datos para que entiendas que no me anima la intención de una conquista por Internet, no se trata de un \"lance\" (estoy muy viejo para ello), sino que percibo que puedo encontrar regocijo en tu trabajo, en tus obras, en tus sugerencias, y vos también podrás nutrirte con las cosas que leí y aprendí en mis largos años.Espero no haberte agobiado, espero que me respondas, me darás una gran alegría, e intuyo que vos, al igual que yo,sos amiga de regalar cosas del alma, de lo contrario no te animaría el afán por las letras y las cosas que animan el espíritu. ¿Te cansé un poco?, cuánto lo lamento, no fue mi intención. Cariños, y hasta que te decidas a contestarme.
Vínculos
La técnica y el hombre actual La técnica y el hombre actual


Es cierto que algunos valores clásicos han cambiado, siendo lógico que esto sucediese ante tantas va... Ampliar

Comprar$ 25.00
Escuchá Radio De Tango

Mónica Maud





Escribí un comentarioEscribí tu comentario Enviá este artículoEnvialo a un amigo Votá este artículoVotá este texto CompartirCompartir Texto al 100% Aumentar texto

La languidez de Alfonsina



Su obra se distingue por el tono apasionado con que canta al amor y descubre el mundo de la mujer, que fue el centro temático de toda su obra.

Cuando nos enfrentamos a la poesía de Alfonsina Storni, dejamos ennoblecerse el espejo de nuestros ojos. No interesa si hombre o mujer, sus lectores no han podido sustraerse al dulce y, trágico, a la vez, encanto de sus palabras.
La dulzura deviene de un espíritu ardido en grandes pasiones, las que en su época no les eran permitidas a las mujeres, consideradas por ello, libertinas. Tal condición conduce a la poeta a la más absoluta soledad, pese que conociendo el amor, el hijo de sus entrañas fue el poseedor de sus devociones mundanas. El y la soledad, él y la naturaleza que vivía profundamente en su alma. La dulzura de sus versos, no igualados, reside justamente en la enorme fortaleza que debió poseer para vivir, sin desearlo. Por eso, cuando supo de su mortal enfermedad, no dudo y, quien sabe si lamentó la huida entre las aguas turbulentas.
Sin embargo, Alfonsina no mostró en su vida cotidiana, una actitud pesimista: enseñaba a sus alumnos con algarabía y disfrutaba de la juventud de éstos. Durante los atardeceres, se la veía caminar, lento, acompasado, siempre con un libro en sus brazos; quizás muchos, en ese entonces, se preguntaron ¿qué hacía una niña tan solitaria por las calles de Buenos Aires? Sólo ella hubiera sido capaz de responder; lo demás sería pura especulación.
La faceta trágica de los poemas de Alfonsina se plasma en la infinita tristeza que acogía su corazón; tanta, debió ser tanta, que se convirtió en tragedia. Pero, no en el sentido del término como lo usamos hoy, sino en el sentido profundamente literario, es decir, el abordaje de hechos y situaciones o de sentimientos desde un punto de vista trascendental. En tales condiciones, Alfonsina muestra cómo ella misma, como protagonista de casi todas sus poesías es arrastrada irremediablemente hacia la fatalidad, lo cual terminó erigiéndose en un hecho.
Alfonsina, ostentaba sus propias creencias, es verdad, y si no, cómo explicaríamos que consideraba que “el suicidio era una elección concedida por el libre albedrío”: en un poema dedicado a Quiroga expresa su admiración por la valiente decisión del escritor. En octubre de 1938, se marcha a Mar del Plata, diciendo que “a descansar”. Pero, una noche, después de unas horas de intenso dolor, ya se encontraba enferma, llama a la asistenta de la pensión donde se hospedaba y le dicta una carta para su hijo. En la madrugada del 25 de octubre, Alfonsina, de cuarenta y seis años, bajo una lluvia torrencial, se arroja al mar desde un espigón dejando como testamento un poema, “Voy a dormir”, y una carta de despedida a su hijo Alejandro.
Alfonsina practicó la palabra, a la vez que la vida… y la muerte.
Mónica Maud

Calificación:  Malo Regular Bueno Muy bueno Excelente Excelente - 4 votos  - Ingresá tu voto

Comentarios de nuestros lectores - Escribí tu comentario
06/09/07 | 14:21: alicia dice:
Transcribo, Mónica, las palabras de una escritora amiga y, santiagueña como vos, quien conoció a Alfonsina: "Yo, "Solté el canario de mi llanto"/y esa noche me alegró que ella fuera fea/sin pensar,como ahora/que era hermosa por dentro,/que tenía la raíz de mil distancias/y no había distancias en su tiempo".SÁLVAME ALFONSINA. BLANCA IRURZUN.
asusanafo@yahoo.com.ar
 
Últimas entradas del mes
17/09 | 11:34 El cielito ¿una voz histórica?
17/09 | 11:27 "Es preferible morir de pie que vivir de rodillas"


Radio La Quebrada Radio de Tango Indexarte Escribirte OccidentesEscuchanos
Noticias | Efemérides | Novedades | Ventas | Biografias | Textos | Audio | Recomendados | Entrevistas | Informes | Agenda | Concursos | Editoriales | Lugares | Actividades | Blogs | Foros | TiendaFundación | Letras de Tango I | Letras de Tango II | Contacto | Boletín
© 2006-2017- www.escribirte.com | Todos los derechos reservados   | Diseño Web | Canales RSSRSS