Home | Blogs | Foros | Registrate | Consultas | Martes 26 de septiembre de 2017
Usuario   Clave     Olvidé mi clave
     
Ir a la página de inicioIr a los Blogs
Mi Perfil
pablospinella
Pablo Spinella
Buenos Aires - Argentina
Nací en la ciudad de Avellaneda, el 16 de Septiembre de 1972.
Enfermo ya de tantas discusiones con mi perfil tan alejado de cualquier molde esteriotipado, siempre me muestro dispuesto a negárselo a los demás los días en que mi mundo se rebela.
De animo cambiante pero siempre dispuesto a ayudar al otro, con un altruismo latente y una sonrisa comprensiva, latinoamericano de sangre, argentino de nacimiento.
No soy escritor, no soy poeta, ni obrero, ni aristócrata, tampoco revolucionario. O tal vez un poco de todo.Porque escribo poesías, cuentos, pinto y acompaño en cada una de las marchas del 24 de marzo. Tambien planté un Jacarandá en memoria de los desaparecidos.
Andariego y sin rumbo definido, mis brazos tienen prohibido caerse y mi pecho negado al abatimiento, suele suceder en mi interior una lucha constante de saberme quien soy, entre una decente elegancia reflejada en mi mente y una indecencia absoluta en mi apariencia externa, capaces de desconcertar a cualquier novato explorador de almas.
De naturaleza melancólica, esquivo de los afectos, aunque necesitado, afloro a la superficie con esa actitud inmutable que despliego frente al temor, valerosa cobardía de quedarme de pie ante el escalofriante devenir de la realidad.
Mi vida está reflejada en mis manos, en mi mirada simple, celeste como el cielo. Si, celeste, porque para mi lo blanco del ojo, es celeste.
Archivo de entradas | Mostrar datosDesplegar
Ocultar datos Agosto 2009
La imposibilidad del olvido
Mostrar datos Diciembre 2008
Mostrar datos Agosto 2008
Mostrar datos Noviembre 2007
Mostrar datos Octubre 2007
Diseño web

Últimos comentarios de este Blog

18/09/12 | 03:51: María dice:
magovoni@gmail.com buscame por mail en facebook
18/01/12 | 23:35: Laura dice:
Hola Pablo! Soy Laura. Tengo 19 años y acabo de terminar de leer tu libro, que acertadamente me prestó un amigo. No sé si decir que me siento identificada con vos o con Lucas. Por mi edad podés saber que no vivía en tiempos de dictadura y ningún familiar mio desapareció, aunque sí se vivió la época con mucha violencia ya que tanto mi madre como mi tía, militaban. Por aquellas cosas de la vida estuve obsesionada con el tema desde que tenía 8 años( ya de chiquita mi mamá me compró un libro llamado " La dictadura contada para niños") y por esas cosas de la vida estudié en el secundario María Claudia Falcone. Siento esa culpa, esa necesidad inexplicable de haber estado ahi. Esas ganas de poder haber ayudado, aún sabiendo que faltaban casi 20 años para que naciera. Creo que lo que siente Lucas no puede describir mejor lo que siento yo. Gracias por eso! Y por mantener fresca la memoria de los que lucharon para cambiar la realidad. Yo creo que lo lograron, al menos un poquito :)
25/10/11 | 21:21: Antipablo dice:
Pablo Spinella, estafador de la calaña de Pablo Shocklender, enfermo, sorete, ojala salga todo a la luz y la izquierda se limpie de soretes infiltrados como vos...
Vínculos
Los símbolos ocultos en el misterio de Hamlet Los símbolos ocultos en el misterio de Hamlet


Un nuevo libro del profesor doctor Vicente Rubino filósofo, médico psiquiatra, psic... Ampliar

Comprar$ 49.00

Escuchá Radio De Tango

pablospinella


Este pretende ser un espacio para compartir lectura, poesía, cuentos, todo aquello que uno quiera expresar a través de las letras.


Escribí un comentarioEscribí tu comentario Enviá este artículoEnvialo a un amigo Votá este artículoVotá este texto CompartirCompartir Texto al 100% Aumentar texto

La noche de los árboles



La noche de los árboles
Por segunda vez salió al escenario a recibir los aplausos de la sala repleta, emocionada, de pié es su totalidad.
Con la mano apoyada en el corazón a manera de agradecimiento a “su” público, hizo una reverencia inclinando su cuerpo hacia delante, incorporándose luego con la mirada al cielo, quedándose con los ojos cerrados, sintiendo el placer del éxito, la superación fatal del artista.
Fue la última función de la temporada de invierno en la avenida Corrientes, en un selecto teatro, para los más cultos de clase media-alta de la moderna Buenos Aires.
En la calle la gente caminaba hacia los bares y restoranes tradicionales, o hacía la cola para la función de trasnoche en el cine.
El, sentado en su camarín, frente al espejo, ya cambiado para irse, parecía despedirse de ese rostro, del personaje.
Algo le molestaba desde que había comenzado ese viernes. Tal vez se había trasladado a su cuerpo la angustia de dejar el escenario en una especie de hormigueo, llegando a temblar sin control, justo en su mano derecha, a quien le hablaba el pintor que concluía la obra maestra en el final de la última escena. “Gracias Dios, por el don que le has dado a este instrumento para hacer semejante obra maestra, por haber dibujado el rostro de la muerte”. Y una lágrima de vanidosa emoción caía por su rostro.

Calificación:  Malo Regular Bueno Muy bueno Excelente Excelente - 3 votos  - Ingresá tu voto

Comentarios de nuestros lectores - Escribí tu comentario
Últimas entradas del mes


Radio La Quebrada Radio de Tango Indexarte Escribirte OccidentesEscuchanos
Noticias | Efemérides | Novedades | Ventas | Biografias | Textos | Audio | Recomendados | Entrevistas | Informes | Agenda | Concursos | Editoriales | Lugares | Actividades | Blogs | Foros | TiendaFundación | Letras de Tango I | Letras de Tango II | Contacto | Boletín
© 2006-2017- www.escribirte.com | Todos los derechos reservados   | Diseño Web | Canales RSSRSS