Home | Blogs | Foros | Registrate | Consultas | Martes 19 de septiembre de 2017
Usuario   Clave     Olvidé mi clave
     
Ir a la página de inicioIr a los Blogs
Mi Perfil
Graciela Bandi
Ciudad Autónoma de Buenos Aires - Argentina
Soy docente, me gusta leer y escribir aunque no tengo el tiempo necesario ya que trabajo durante muchas horas por día. De todas formas, cuando puedo hacer un alto, escribo. Todos los años realizo proyectos de escritura con mis alumnos de primaria, en el 2004 fueron leyendas, en el 2005 cuentos de terror, en el 2006 cuentos de duendes, hadas, brujas... y este año,2007, está dedicado a la poesía.
Archivo de entradas | Mostrar datosDesplegar
Ocultar datos Enero 2009
Cuadros
Mostrar datos Mayo 2008
Mostrar datos Abril 2008
Mostrar datos Diciembre 2007
Mostrar datos Noviembre 2007
Mostrar datos Octubre 2007
Mostrar datos Septiembre 2007
Mostrar datos Agosto 2007
Diseño web

Últimos comentarios de este Blog

01/12/11 | 16:20: Alejandro Juárez silva dice:
Me gusta muchisimo su texto, la saludo desde méxico. Doy clases de teatro, espero no le moleste utilzar su texto en una obra teatral. La felicito y gracias de antemano, espero podamos ser amigos y compartir escritos, que me facinan. Buen día.
23/06/11 | 18:02: lucas dice:
me gusta esto esta muy bueno
01/08/08 | 11:43: Paul W. Richard dice:
ME ENCANTO ESTE TEXTO BREVE TAN LLENO DE RECUERDOS QUE ANIDAN EN TU MENTE Y SE DESPIERTAN CON ESE SUAVE AROMA. PABLO
Vínculos
Bandoneón Bandoneón


 


El autor logra describir la idionsincracia de los habitantes de una naci&oac... Ampliar

Comprar$ 55.00

palabras





Escribí un comentarioEscribí tu comentario Enviá este artículoEnvialo a un amigo Votá este artículoVotá este texto CompartirCompartir Texto al 100% Aumentar texto

UNA MAÑANA DE TERROR




¡Qué Humedad! Fueron las primeras palabras que papá dijo al entrar a mi cuarto esa mañana de septiembre mientras me llamaba para ir a la escuela. No me podía levantar, estaba cansado, me había quedado la noche anterior viendo televisión hasta tarde, así que ahora me costaba despegarme de la almohada. Con disgusto fui al baño, luego me vestí, desayunamos juntos y a las apuradas. En la tele decían que hacía 12° de temperatura y 98% de humedad, con probabilidad de lloviznas por la mañana. Mamá me despidió con un beso.
Papá ya estaba con el auto en marcha, muy molesto por la humedad, se quejaba que el pavimento parecía enjabonado.
-¡Siempre tarde! Ahora tendré que ir más rápido y es muy peligroso.- me dijo.
Durante el viaje, traté de no hablar para no molestarlo, estaba muy atento al tránsito. ¡Por suerte, llegamos bien a la escuela! Tenía ya bastante con la evaluación que nos tomaría la maestra de Matemática, por la mañana, mejor dicho apenas entrábamos, sin anestesia, como acostumbraba decirnos ella.
...y ahí estábamos todos, sentados de a uno, separados, para no copiarnos. Vicky, que le tocaba ser la secretaria, estaba preparando las tizas. Gonzalo protestando, con su vocecita aguda, porque no quería sentarse en ese lugar. Melina cantando su canción preferida, como si no hubiese prueba y yo, transpirando de los nervios, ¡esta vez me tenía que ir bien! sino...me esperaba una semana sin cyber.
La seño repartió las fotocopias, nos pidió que leyéramos bien las consignas y que no hablásemos durante la prueba. Y ahí nomás, nos pusimos a trabajar. ¿A trabajar? ¡Qué bah! ¡A temblar! ¡Fracciones, las odio! En eso, María Luisa, que así se llamaba mi maestra, se paró, caminó hasta el armario para buscar algo, cuando vi, que las fracciones de mi hoja se movían, se mezclaban, parecían bichitos robotizados. Me asusté, pensé que estaba enfermo. En eso, levanté la vista y observé como María Luisa era tragada por el armario, que ya no tenía las puertas de siempre sino que era una gran cara con enormes cejas, ojos desorbitados, larga nariz, boca grande con labios carnosos y se reía mientras mi maestra gritaba aterrada: - Socorro, me traga, sálvenme, en el mismo momento en que desaparecían sus pies dejando caer uno de sus zapatos. Dije -¡Qué suerte! Nos salvamos de la prueba.
De repente, todo el salón comenzó a sacudirse, los próceres desde sus cuadros se reían a carcajadas, mis compañeros comenzaron a enloquecer. Diego corría por el salón porque lo perseguía Mariano con la escuadra grande. Ángeles ató a Facundo a su asiento y corría a su alrededor como los indios. De las láminas pegadas, en las paredes, salían los animales convertidos en fieras, y las chicas, pálidas del susto, se abrazaban y gritaban en el centro del aula.
Las mesas comenzaron a caminar y las sillas las seguían, se encendían y se apagaban las luces, los ventiladores giraban y echaban chispas cual fuegos artificiales. Se había puesto oscuro como la noche y soplaba un viento huracanado que abría y cerraba las ventanas casi arrancándolas. Algunos chicos se refugiaron debajo del escritorio de la seño. Por las paredes, comenzó a chorrear un líquido espeso, rojo y brillante. ¡Era terrible! Nuestros dientes chocaban unos contra otros ¡Estaba aterrado! tratando de articular mi boca para gritar desesperado, cuando... ¡justo en ese instante!, mi papá entró a mi cuarto diciendo ¡Qué humedad! Levantate rápido Agustín. No te olvides que tenés prueba de fracciones...
Graciela Susana Bandi



Calificación:  Malo Regular Bueno Muy bueno Muy bueno - 3 votos  - Ingresá tu voto

Comentarios de nuestros lectores - Escribí tu comentario
20/08/07 | 09:29: alicia dice:
"Si la escuela fuera un club" ¿conocés el artículo de G. Montes? Seguramente sí "El corazón de Celeste". Me encantan lo/as maestra/os que piensan y sienten como los chicos. Son poquitiiitosss.
asusango@hotmail.com
 
Últimas entradas del mes
23/09 | 23:07 Una planta de experimentos
17/09 | 23:32 De mis alumnos al mundo
09/09 | 12:14 A MIS ALUMNOS
09/09 | 12:10 A MIS ALUMNOS


Radio La Quebrada Radio de Tango Indexarte Escribirte OccidentesEscuchanos
Noticias | Efemérides | Novedades | Ventas | Biografias | Textos | Audio | Recomendados | Entrevistas | Informes | Agenda | Concursos | Editoriales | Lugares | Actividades | Blogs | Foros | TiendaFundación | Letras de Tango I | Letras de Tango II | Contacto | Boletín
© 2006-2017- www.escribirte.com | Todos los derechos reservados   | Diseño Web | Canales RSSRSS