Home | Blogs | Foros | Registrate | Consultas | Martes 21 de noviembre de 2017
Usuario   Clave     Olvidé mi clave
     
Ir a la página de inicioIr a los Blogs
Mi Perfil
Sergio Mendoza Menoza
Guadalajara - Mexico
Soy un escritor de 20 años de edad, actualmente estudio Medios Audiovisuales en el centro de Artes Audiovisuales. Trabajé durante 3 Años como colaborador del Periódico El Occidental en Guadalajara y he publicado ensayos Literarios en distintas revistas culturales.

Hace no más de tres meses publique mi primer novela “Crónica del Tiempo y el Amor” Cuya primicia defiende que el amor y el tiempo son dos fuerzas que gobiernan el mundo y lo llevan todo a la decadencia.

En el año 2001 participe en una convocatoria de cuento a nivel secundaria con “Un relámpago en la oscuridad” obteniendo el primer lugar. Unos años después realice mi primera novela no publicada “La Torre” que finalmente se volvió el boceto de lo que hoy es Crónica del tiempo y el amor. A ella le siguió “Sugestión” que con un poco de más dedicación y confianza terminaría volviéndose “El Malestar”: una novela de tres partes que mezcla la narrativa de primera persona con la estructura de narrativa televisiva.

A la fecha he publicado alrededor de 7 Ensayos y he conseguido iniciar con el trámite de publicación de El Malestar.

Mis proyectos para el futuro son las dos secuelas de “El Malestar”, colocar algunos argumentos para televisión y seguir contando historias. Me eduque con Gabriel García Márquez y Carlos Fuentes en la librería, por lo tanto herede o comparto la gran y bendita adicción de siempre contar una historia.

Archivo de entradas | Mostrar datosDesplegar
Ocultar datos Marzo 2008
Conoce la luz a la sombra
Diseño web

Últimos comentarios de este Blog

12/11/09 | 21:35: rolando dice:
Hola Sergio: muy estimulante lo tuyo. Estamos en dos puntos bastante alejados en la línea de la vida, pero desde hace un tiempo me siento muy cercano a tu país porque mis dos hijos viven ahí, en el DF. Un afectusoso saludo y mi invitación a conocer mi blog "lapacienteimpaciente" y si quieres, hacerme llegar tu mensaje. R.M
Vínculos
trece breves historias de Clemencia Claustro
Sergio Mendoza BLOG FAN
Cronicas de Sergio Mendoza
Blog oficial Sergio Mendoza
Aquí están, estos son, los Muchachos de Perón Aquí están, estos son, los Muchachos de Perón
El peronismo y su memoria

Argentina tiene un hito fundamental en su historia política: el 17 de octubre de 1945. A p... Ampliar

Comprar$ 30.00

Entrá a Radio La Quebrada

sergiomendoza


Espacio del joven escritor mexicano, donde dará a conocer su obra: ensayos literarios, relatos cortos y avances de sus futuras publicaciones.


Escribí un comentarioEscribí tu comentario Enviá este artículoEnvialo a un amigo Votá este artículoVotá este texto CompartirCompartir Texto al 100% Aumentar texto

Conoce la luz a la sombra



“el uno vive del otro,
como el negro vive en el blanco”


Día cero, Dios no pudo imaginar el mundo que iba a crear; escucha las olas futuras rompiendo contra las nacientes rocas, algún amorfo césped brotando de la tierra fértil, frutos pecaminosos colgando de crecientes árboles e incluso puede pensar un ser menor a Él. Un momento antes tendría que parar Dios y dejar de echar volar su imaginación esta alucinación de un mundo, es plana y sin matiz. Vio entonces Dios sus ojos reflejados en el universo y en ellos encontró un brillo sobre una superficie oscura, fue aquella su mayor revelación e idea de lo que quería construir, conoció Dios a la luz y a la sombra en sus propios ojos y pensó curioso que todo aquello que Él crearía sería un reflejo de sí mismo, pues la tierra del hombre y el hombre mismo solo serían una extensión de su persona. Que maravilla aquél brillo que ilumina la oscuridad de sus ojos, aquél blanco con el negro que refleja su misma esencia sería la ley de toda existencia.
Fue Dios mismo quien puso su mano sobre la materia y en un vaivén de emoción vertió la luz de sus ojos sobre la oscuridad del mundo y vio sus dos más grandes compañeros reflejados en el espacio. La luz creció, se moldeó a sí misma y la sombra repelente en una esquina se forjó resentida, unidas por los bordes no podían huir una de la otra, por más que pataleaban y gritaban Dios simplemente fascinado les miraba. Eran como dos mellizos tratando de separar sus cuerpos, se golpeaban una a la otra pero a cada golpe la oponente. Cada cosa que la luz tocaba, la sombra deseaba y poseía, cada ser afín a la claridad representaba a otro que en la oscuridad su refugio encontraría, interminables guerras entre ellas se desataron en la tierra, pobres ilusas que no reconocían su origen y su naturaleza, pequeñas e ilógicas no concebían que una vive de la otra y la otra vive en la una, que nacieron juntas como un mismo ser y que su destino en la tierra era el mismo, coexistir como una misma fuerza.
Conocieron la luz y la sombra, al hombre al cabo de siete días de guerra, la manzana de la discordia entre ellas, pues tanto deseaba la luz engalanar al hombre con esplendor y brillo, como la sombra deseaba protegerle y cobijarle del mundo. Su más ponderosa batalla se desató en la mente de aquél primitivo ser, tanto deseaba el ser humano a la luz y su claridad como a la sombra y la serenidad que su resguardo le traía. Corrió el hombre por el mundo, perseguido por ambas, cruzó montes, praderas, cavernas y lagos, en ninguno encontraba la respuesta a su difícil cuestión ¿Por qué debía elegir pertenecer a una? Siguió pues en su escape, mientras la sombra y la luz todo lo cubrían en su búsqueda.
Llegó entonces al fin del mundo, donde la tierra termina, el viento da vuelta y el océano gobierna. El hombre se detuvo exhausto y sin lugar más a donde escapar, sólo podía ver la inmensidad del mar. La sombra se acercó a paso veloz, la luz viajó tan rápida como sus garras se lo permitían, ambas vieron al hombre sin escape y se abalanzaron sobre él, no había a donde más huir. Entonces el primitivo conoció la conciencia y tomó su propia elección, con manzana en mano se lanzó en el abismo y dejó su cuerpo caer sobre el mar, conoció el dolor y el frío, mientras la sombra no pudo frenar y la luz se impactó contra ella. En aquél lugar ambas se conocieron por primera vez, se vieron las caras y unieron sus cuerpos. Vio entonces la luz a la sombra y se vio así misma, encontraron su afinidad y su objetivo celestial, se percataron de aquél fino bordado que por las orillas las unía y vieron desde aquél remoto lugar todo el mundo que habían creado sin cesar. Debajo de cada árbol bañado por la luz yacía una fuerte sombra que a la tierra abrigaba, junto a cada sombra una tierna luz le coqueteaba.
Recordó la sombra haber conocido a la luz en los ojos de su creador, en una lejana existencia pasada. Recordó la pasión que las unía y entendió su camino y el de su fiel compañera. Crearon la luz y la sombra al día y a la noche para que la tierra no olvidara su existencia y eterna promesa de convivencia.

Calificación:  Malo Regular Bueno Muy bueno Muy bueno - 1 voto  - Ingresá tu voto

Comentarios de nuestros lectores - Escribí tu comentario
12/11/09 | 21:35: rolando dice:
Hola Sergio: muy estimulante lo tuyo. Estamos en dos puntos bastante alejados en la línea de la vida, pero desde hace un tiempo me siento muy cercano a tu país porque mis dos hijos viven ahí, en el DF. Un afectusoso saludo y mi invitación a conocer mi blog "lapacienteimpaciente" y si quieres, hacerme llegar tu mensaje. R.M
rmartina@fibertel.com.ar
 
Últimas entradas del mes


Radio La Quebrada Radio de Tango Indexarte Escribirte OccidentesEscuchanos
Noticias | Efemérides | Novedades | Ventas | Biografias | Textos | Audio | Recomendados | Entrevistas | Informes | Agenda | Concursos | Editoriales | Lugares | Actividades | Blogs | Foros | TiendaFundación | Letras de Tango I | Letras de Tango II | Contacto | Boletín
© 2006-2017- www.escribirte.com | Todos los derechos reservados   | Diseño Web | Canales RSSRSS