Home | Blogs | Foros | Registrate | Consultas | Martes 19 de septiembre de 2017
Usuario   Clave     Olvidé mi clave
     
Ir a la página de inicioIr a los Blogs
Mi Perfil
TINUS
Florentino Diez
Ingeniero White - REPUBLICA ARGENTINA
Soy eminentemente tanguero.
Jubilado Bancario
Nací el 16 de octubre de 1935
MI ESPOSA: Ángela Ventura
MIS HIJOS: Claudio Aníbal y Andrea Claudia
MIS NIETOS: Leandro Matías, Hernán Maximiliano, Braian Gabriel y Agustín Emiliano.


Archivo de entradas | Mostrar datosDesplegar
Ocultar datos Diciembre 2012
Amor, paz y trabajo
Mostrar datos Agosto 2012
Mostrar datos Noviembre 2011
Mostrar datos Septiembre 2011
Mostrar datos Agosto 2011
Mostrar datos Febrero 2011
Mostrar datos Octubre 2010
Mostrar datos Julio 2010
Mostrar datos Mayo 2010
Mostrar datos Marzo 2010
Mostrar datos Febrero 2010
Mostrar datos Enero 2010
Mostrar datos Diciembre 2009
Mostrar datos Noviembre 2009
Mostrar datos Octubre 2009
Mostrar datos Septiembre 2009
Mostrar datos Agosto 2009
Mostrar datos Julio 2009
Mostrar datos Mayo 2009
Mostrar datos Abril 2009
Mostrar datos Marzo 2009
Mostrar datos Febrero 2009
Mostrar datos Enero 2009
Mostrar datos Diciembre 2008
Mostrar datos Noviembre 2008
Mostrar datos Octubre 2008
Mostrar datos Septiembre 2008
Mostrar datos Agosto 2008
Mostrar datos Julio 2008
Mostrar datos Junio 2008
Mostrar datos Mayo 2008
Mostrar datos Abril 2008
Mostrar datos Marzo 2008
Mostrar datos Febrero 2008
Mostrar datos Enero 2008
Mostrar datos Diciembre 2007
Mostrar datos Noviembre 2007
Publique su taller

Últimos comentarios de este Blog

14/04/15 | 23:06: Chalo Tascheret dice:
tengo 78 años y muchos ha que no tenia todo el texto de este magnifico poema , sabia parte de el , pero tratare de memorizarlo todo y guardarlo en mis muchos lindos recuerdo que guardare en mis memorias ,,,,,, gracias
17/11/14 | 02:01: luis oscar dou dice:
tengo 83 años y, aunque se de que trata el poema, hay una parte de la letra que recuerdo y no la encuentro en esta versión que dice: no silbes Lisandro, no ves que tus silbos parecen aullidos de perros. Recuerdos vagos de mi adolescencia.
23/09/14 | 19:40: Gladys B. Alarcon dice:
Linda poesia. Supe de ella por un grupo de amigas argentinas con quienes compartimos el gusto por los libros, la poesia, la pintura, en fin ARTE. La pagina: La Magia de la Lectura en Facebook. Lo invitamos. Tanguera de escuchar tangos desde que estaba pequenia. Me encanta la musica y lo invito a la pagina Musica de ayer de hoy y de siempre. Ecuatoriana viviendo en USA hace poco. Tambien jubilada, con 2 hijos y 1 hija, 3 nietas, 1 nieto y 2 bisnietas. Saludos.
Vínculos
Aventuras de un porteño Aventuras de un porteño
en tiempos de la colonia

"En Aventuras de un Porteño en tiempos de la colonia, Jorge Colombo nos permite hacer algo... Ampliar

Comprar$ 25.00

TINUS


Este espacio estará dedicado a notas de cultura general, pero con inclinación a la música nacional, entendiendo como tal el tango y el folklore


Escribí un comentarioEscribí tu comentario Enviá este artículoEnvialo a un amigo Votá este artículoVotá este texto CompartirCompartir Texto al 100% Aumentar texto

LOS ABUELOS - LA SOMBRA DE UNA SOMBRA



Las crónicas diarias de los medios no ponen frente a una cruda realidad. Tal vez por estar cerca de ella, sensibilice mi percepción. O acaso siempre se mantuvo latente en mí, ese sentimiento indefinible que me produce el tratamiento de nuestros viejos.
Lo cierto es que cotidianamente, se muestran lugares infames para su alojamiento, hacinamiento, tratamientos inhumanos, presiones y amenazas y hasta despojo de bienes inmuebles, mediante engañifas pergeñadas desde estudios de profesionales, médicos y de derechos, inescrupulosos.
Muchas veces la fachada de un edificio, la recepción impecable y su equipamiento tecnológico, esconden tras una puerta la más cruel de las realidades.
Ancianos que son dopados para que no molesten, comida escasa e inconveniente, falta de atención médica y hasta el castigo corporal, escondido por los viejitos por las amenazas de represalias.
Existen establecimientos adecuados y bien atendidos. Hay que privilegiar la mejor atención, para después determinar cual es el que podemos elegir.
No hace mucho tiempo todo pasaba en casa. Bajo el techo familiar, se nacía. En la propia casa se envejecía y de la misma casa se emprendía el viaje sin retorno. La familia era testigo de nuestro primer llanto y del último aliento.
Tal vez todo era más fácil. El jefe del hogar se encargaba de sostenerlo dignamente con su trabajo. Siempre había trabajo. La dueña de la casa criaba a los hijos y atendía a alguno de los abuelos cada día.
Los roles estaban definidos, El padre trabajaba, la madre se dedicaba a sus hijos y a la casa. Los horarios de comida juntaban, sin excusas, a todo el grupo familiar.
El tiempo comenzó a cambiar las cosas de lugar. El consumismo, como una zanahoria inalcanzable, fue la meta. El responsable de la casa comenzó a duplicar sus horarios de trabajo, con uno o dos empleos más para mejorar el bienestar hogareño. Fue dejando de lado su función de padre y esposo, para proveer mayores ingresos.
Primero fue dejar de lado los excusados o letrinas e instalar los baños con inodoros, lavabos y lluvias y dotarlos de agua caliente. Olvidarse de refrigerar a hielo y procurar heladeras más modernas, con sistema eléctrico. Reemplazar las vetustas radios capilla por otras más actuales y versátiles y los tocadiscos Winco por combinados más complejos…
Cada vez la fruta herbácea, parecía estar más lejana
Después el lavarropas, alguna procesadora de helados y de comestibles y las nuevas radios a transistores. Más tarde el televisor y el secarropa.
De a poco la economía familiar tambaleaba y entonces comenzó a trabajar la mujer.
Siempre había una abuela que se encargada de los hijos y ayudaba en la casa.
Los horarios y los códigos familiares se fueron desvirtuando hasta desaparecer en este crecimiento inusitado de la sociedad.
Fue el precio para pagar el confort. Nadie sería capaz de renunciar a un estándar de vida superior. Los nacimientos se trasladaron a las clínicas, donde se mejoró ostensiblemente la atención de la mamá y el recién nacido, sobre todo los partos eran dificultosos y requerían una prestación quirúrgica de urgencia.
Tímidamente primero, luego en tropel y vertiginosamente se desmembró la familia, para instalarse en la meseta alcanzada
Y aquellos viejos que supieron darlo todo por sus hijos, se constituyeron en un problema insoluble. Se dice que dos padres pueden criar diez hijos y un hijo no puede atender a un solo padre.
El tema de la carga familiar que constituyen los viejos, fue incluido en estudios, libros, obras de teatro y filmes. Pero se tuvo en cuenta el punto de vista de los hijos hacia los padres, mientras éstos comían trogloditamente, no querían higienizarse, olían mal. Hijos que estaban dispuestos a colaborar el pago de su atención y no en atenderlos bajo su mismo techo.
Que edificado su propio imperio doméstico, ante propios y extraños, temían que la irrupción del anciano, pusiera al descubierto situaciones no queridas
Porque todos somos capaces de hacernos eco de los errores ajenos. Juzgarlos, ventilarlos impúdicamente y hasta encontrarles soluciones a problemas de otros.
Tal vez ninguno de nosotros, cuando hacemos confidencias de nuestras cosas, somos capaces de confesar nuestras miserias e idealizamos ante otros la rectitud de nuestros hechos. Y con un viejo en casa no hay garantías de guardar esos secretos que fuimos eludiendo al edificar nuestro pasar por esta vida.
Un anciano como un niño, generalmente no sabe mentir.
Tal vez lo que más recordemos son las películas y obras de teatro, de “La Nona” un magistral José Soriano y “Esperando la carroza” un excepcional Antonio Gasalla que plantean las presiones de los hijos a esos padres que tanto quieren… que vivan en casa de sus hermanos…
Son pocas las obras, que se meten dentro del pensamiento de los pobres viejos, de su decepcionado presente, añorando el pasado y con un oscuro horizonte, como meta…
Ese horizonte al que se llega, cuando un llamado telefónico, nos participa de la mala nueva…
Traté de imaginar esos pensamientos:

ENTRE LAS SOMBRAS
Ya nadie su nombre, nombra
y sumergido en su ausencia
nadie nota su presencia
es la sombra de su sombra…

El olvido no lo asombra
lo hiere la indiferencia,
en su senil existencia,
es la sombra de su sombra

Como se sabe una carga
abandonado a su suerte,
la desolación lo embarga,

dolor que en ansias convierte;
y entre las sombras aguarda
el instante de su muerte.
Tino Diez

Dice María Adela Mondelli: “Decidir la internación de nuestros mayores, no es una tarea fácil. La posibilidad de analizar y evaluar todas las alternativas posibles, ha de estar siempre presente. A veces con los costos que nos implica una internación, cubrimos los costos de dos o más personas ayudándonos... A veces aún pudiendo asumir el costo de personal de asistencia, no contamos con los recursos necesarios para la estimulación o el acompañamiento del anciano. A veces estamos frente a cuadros médicos o psiquiátricos que no podemos afrontar en casa.

El agotamiento del cuidador de un anciano con problemas mentales, es un factor que debemos también considerar.
De cualquier modo que sea, el geriátrico ha pasado a ser un signo de estos tiempos”.
Y proliferaron los asilos, las casas de ancianos y los geriátricos, que debieran estar al servicio de las necesidades de nuestros viejos y por imperio de la falta de solidaridad se transforman en depósitos de muertos vivos.
Concluye Mondelli:“Tal vez tengan atención, higiene, limpieza, comida y compañía de sus pares, puede que sean tratados con el mayor de los cuidados. Pero les faltara el amor de su familia
Tal como si dejas un niño pequeño en una guardería, si dejas a una persona mayor en un geriátrico debes acceder a ese lugar en diferentes momentos, por diferentes razones, para poder testear por ti mismo el trato hacia esa persona, la comida, el lugar donde duerme, la limpieza, etc.

Reiteramos: la institucionalización nunca es una buena alternativa... pero a veces es la mejor posible. En ese contexto es que debemos ser muy conciente de a quienes confiamos la vida de nuestros mayores.

He escuchado a personas que -en formaciones reactivas a sentimiento de culpa negados respecto de la internación de su madre o su padre en un geriátrico- concluye no viendo evidencias de maltrato. Mantenerse atento y actuar inmediatamente llevándonos a nuestro familiar cuando detectamos maltrato físico o psicológico a los mayores, es muy importante. Ellos -junto a los niños- son presas fáciles para la violencia.”


Fuente: mondelli@vivirmejoronline.com.ar

Calificación:  Votar Aún no han votado este texto  - Ingresá tu voto

Comentarios de nuestros lectores - Escribí tu comentario
28/12/07 | 16:11: Catalina Bas dice:
Señor Florentino Diez:Estoy de acuerdo con muchos de sus conceptos, pero no siempre los abuelos que deben terminar sus días en un geriátrico, es por *abandono*. Yo Yuve que internar a mi madre, pues su enfermedad no le permitía ser asistida en su casa, no obstante no dejé de visitarla un sólo día, controlando, vigilando. Su Alzheimer la llenó de brumas, pero jamás olvidó mi nombre. Es cierto que a su alrededor vi a personas en total abandono, no por profesionales, si por familiares, pero no podemos generalizar. Inculquemos a nuestros hijos y nietos el amor a los mayores con el ejemplo, y aceptemos el cambio de vida al que nos lleva irremediablemente el tiempo. Lo invito a leer en mi blog (otoño)* Carta para mamá*, y si gusta en foros de poesías mi tema *Abuelo*. Perdón por el comentario, le deseo MUCHAS FELICIDADES PARA EL AÑO NUEVO, y seguiré leyendo con agrado sus trabajos. Catalina (otoño)
catalinagut@yahoo.com.ar
 
Últimas entradas del mes
03/09 | 19:02 Cueldad, soberbia, emgaño y amor
24/09 | 14:23 LEY DE MEDIOS SIN LIBERTAD O LIBERADORA...
24/09 | 13:57 CON LA IMAGEN, LA PLUMA Y LA PALABRA
15/09 | 15:54 LA ARGENTINA INSOLENTE
10/09 | 17:49 TIERRA ARADA
10/09 | 14:48 LEY DE MEDIOS - I
10/09 | 14:46 LEY DE MEDIOS
09/09 | 11:15 "PRONÓSTICOS"
06/09 | 17:12 PROYECTO DE LEY DE SERVICIOS DE COMUNICACIÓN AUDIOVISUAL
18/09 | 19:22 MARIO BENEDETTI
10/09 | 16:55 MISTERIO...
01/09 | 22:04 EL ADIÓS


Radio La Quebrada Radio de Tango Indexarte Escribirte OccidentesEscuchanos
Noticias | Efemérides | Novedades | Ventas | Biografias | Textos | Audio | Recomendados | Entrevistas | Informes | Agenda | Concursos | Editoriales | Lugares | Actividades | Blogs | Foros | TiendaFundación | Letras de Tango I | Letras de Tango II | Contacto | Boletín
© 2006-2017- www.escribirte.com | Todos los derechos reservados   | Diseño Web | Canales RSSRSS