Home | Blogs | Foros | Registrate | Consultas | Martes 21 de noviembre de 2017
Usuario   Clave     Olvidé mi clave
     
Ir a la página de inicioIr a los Blogs
Mi Perfil
TINUS
Florentino Diez
Ingeniero White - REPUBLICA ARGENTINA
Soy eminentemente tanguero.
Jubilado Bancario
Nací el 16 de octubre de 1935
MI ESPOSA: Ángela Ventura
MIS HIJOS: Claudio Aníbal y Andrea Claudia
MIS NIETOS: Leandro Matías, Hernán Maximiliano, Braian Gabriel y Agustín Emiliano.


Archivo de entradas | Mostrar datosDesplegar
Ocultar datos Diciembre 2012
Amor, paz y trabajo
Mostrar datos Agosto 2012
Mostrar datos Noviembre 2011
Mostrar datos Septiembre 2011
Mostrar datos Agosto 2011
Mostrar datos Febrero 2011
Mostrar datos Octubre 2010
Mostrar datos Julio 2010
Mostrar datos Mayo 2010
Mostrar datos Marzo 2010
Mostrar datos Febrero 2010
Mostrar datos Enero 2010
Mostrar datos Diciembre 2009
Mostrar datos Noviembre 2009
Mostrar datos Octubre 2009
Mostrar datos Septiembre 2009
Mostrar datos Agosto 2009
Mostrar datos Julio 2009
Mostrar datos Mayo 2009
Mostrar datos Abril 2009
Mostrar datos Marzo 2009
Mostrar datos Febrero 2009
Mostrar datos Enero 2009
Mostrar datos Diciembre 2008
Mostrar datos Noviembre 2008
Mostrar datos Octubre 2008
Mostrar datos Septiembre 2008
Mostrar datos Agosto 2008
Mostrar datos Julio 2008
Mostrar datos Junio 2008
Mostrar datos Mayo 2008
Mostrar datos Abril 2008
Mostrar datos Marzo 2008
Mostrar datos Febrero 2008
Mostrar datos Enero 2008
Mostrar datos Diciembre 2007
Mostrar datos Noviembre 2007
Publique su taller

Últimos comentarios de este Blog

14/04/15 | 23:06: Chalo Tascheret dice:
tengo 78 años y muchos ha que no tenia todo el texto de este magnifico poema , sabia parte de el , pero tratare de memorizarlo todo y guardarlo en mis muchos lindos recuerdo que guardare en mis memorias ,,,,,, gracias
17/11/14 | 02:01: luis oscar dou dice:
tengo 83 años y, aunque se de que trata el poema, hay una parte de la letra que recuerdo y no la encuentro en esta versión que dice: no silbes Lisandro, no ves que tus silbos parecen aullidos de perros. Recuerdos vagos de mi adolescencia.
23/09/14 | 19:40: Gladys B. Alarcon dice:
Linda poesia. Supe de ella por un grupo de amigas argentinas con quienes compartimos el gusto por los libros, la poesia, la pintura, en fin ARTE. La pagina: La Magia de la Lectura en Facebook. Lo invitamos. Tanguera de escuchar tangos desde que estaba pequenia. Me encanta la musica y lo invito a la pagina Musica de ayer de hoy y de siempre. Ecuatoriana viviendo en USA hace poco. Tambien jubilada, con 2 hijos y 1 hija, 3 nietas, 1 nieto y 2 bisnietas. Saludos.
Vínculos
Miradas escritas al acrílico Miradas escritas al acrílico


Suele confundirse profundo con complicado cuando en realidad es exactamente lo contrario lo simpl... Ampliar

Comprar$ 30.00

Escuchá Radio De Tango

TINUS


Este espacio estará dedicado a notas de cultura general, pero con inclinación a la música nacional, entendiendo como tal el tango y el folklore


Escribí un comentarioEscribí tu comentario Enviá este artículoEnvialo a un amigo Votá este artículoVotá este texto CompartirCompartir Texto al 100% Aumentar texto

III - ARGENTINA - LAS VIVIENDAS



El Hijar o Toldo
Una de las primeras y típicas viviendas “portátiles” de la pampa. La construían los hombres dedicados a las faenas del campo, especialmente boleadores de avestruces, ya que para obtener una buena posición de plumas, debían alejarse tierra adentro y por varios días. Constituye una modesta y segura carpa, desarmable, en pocos instantes, ideal para ubicar en el lugar donde los sorprendía la noche o donde existiera un grupo de ñandúes y era fabricada con un cuero de potro desgarrado.
Para protegerse de temporales llevan entre las caronas el cuero de potro desgarrado. El hijar. Cuando llueve, si se hallan entre pajas altas, atan a las sumidades de las que están paralelas, ya una con las otras, y ya con las plumas largas alares del ñandú. Estirando después el hijar sobre la frágil bóveda con el pelo para arriba, a fin de que no se recale, lo aseguran del mejor modo. También se utilizan duraznillo, rama negra u otros arbustos flexibles, y sobre la bóveda que forman se coloca el hijar, quedando semejante al toldo de una carreta.
El Toldo Patagón
Los patagones fueron, en su totalidad, errantes por lo que el tipo de vivienda debía ser fácilmente armable y rápidamente desarmable, según las necesidades. En principio emplearon mamparas hechas con cueros de potros, sostenidos por dos gruesos palos, que protegía del viento, pero no de otro tipo de fenómenos como las tormentas y las lluvias.
Según una descripción clavaban diez y ocho palos de distinta medida y orientación, sobre los que colocaban el cuero de potro con el pelo hacia arriba asegurándolo a cada cabeza de los palos, dejando caer hasta el suelo el cuero en su contorno, menos el enfocado hacia el este que oficiaba de puerta. También sobre esa abertura colocaban puertas de cuero.
El Rancho
Era, y lo sigue siendo en menor medida en la actualidad, la morada de nuestra campaña y su nombre es similar en casi toda la geografía de otras partes de América.
Las paredes se levantan con adobes de barro mezclados con paja, de césped o terrón (terrenos de césped y tierra superpuestos), con chorizos hechos de paja brava o paja colorada y barro y su techo de rama o de paja (junco, totora, espadaña, etc.) sobresale formando aleros, que además de dar sombra, protegen las paredes de los agentes climáticas, en especial de la erosión producida por las lluvias. El piso es de tierra, barro y paja apisonados que le dan consistencia y facilitan su limpieza.
Se trata de orientarlos, evitando las embestidas de los vientos.
Con el techo a dos aguas es característico de la pampa húmeda y la Mesopotamia, debido a las continuas lluvias.
Para proporcionarle frescura y sombra, siempre tiene cerca la sombra de un árbol, preferentemente un ombú, que proporciona alivio en verano a sus habitantes y animales domésticos.
Tenía dormitorio o dormitorios, llamados piezas o cuartos, en ambientes de dos y medios metros a tres metros de ancho por tres a cuatro metros de largo, con unos pocos muebles rústicos, la cuja, un canasto, una cama, generalmente con sus cuatro patas clavadas en la tierra apisonada con largueros que atados mantenían tenso un cuero que oficiaba de jergón. Las cunas de los niños se colgaban quedando al alcance de la mano maternal.
La cocina, de dimensiones similares tenia una cocina y el fogón, alrededor del que se reúnen los ocupantes, peones, etc. Poseen un horno de barro que en ocasiones puede ser de ladrillo, donde se cuece el pan y la galleta. También un aljibe, donde almacenar agua de lluvia, se construye principalmente de mampostería. También existen otros métodos constructivos, que limitan la mampostería a las coronas superiores solamente.
Los tipos de ranchos están determinados por los materiales que lo integran en su construcción:
los que se levantan con tepes; los de paredes con palo a pique, considerados más sólidos; los que emplean en las paredes el césped o terrón, en especial gramilla, dado que la misma no sólo sobrevive, sino que continúa creciendo y d esta manera une más fuertemente los terrones.
El abandono del rancho por sus moradores, la acción del viento y de las lluvias y también de los animales, transforman al rancho en una tapera, con terrible aspecto de desolación y ruina, en las que la imaginería de los paisanos pueblas de imágenes extrañas e imposibles, de luces malas y escenarios de los más macabros sucedidos.
Corrales y Cercados
Las viviendas de las sierras tenían como complemento los corrales y cercados que evidenciaban el modo de vida de sus ocupantes. Se construían, de acuerdo a las posibilidades del propietario y los de piedra – pirca – y se llegaban a obtener de grandes dimensiones, siendo cuadrados o circulares. Son destinados a la hacienda vacuna, caballar o caprino. Sin embargo los cercados de pirca son absolutamente insuficientes en el caso de las cabras, por lo que hay que complementarlos con otros elementos de cierre total.
Existen corrales o cercados realizados por los diaguitas, que admirablemente construidos por estos aborígenes, han podido resistir en pie cuatro, ocho y más siglos, hasta nuestros días. Existen aun en ándenes, desfiladeros y descensos, un número infinito de pircas, airosos, incólumes.
Ranchos en La Puna
Debido a la escasez de lluvias, pero a los vientos impenitentes que soplan en la Puna, ya los humahuacas construían sus viviendas con lajas, cantos rodados y pircas de piedras, colocados unos sobre otros, sin cemento. Solo los techos han sucumbido a la erosión de los agentes naturales.
En la actualidad se construyen con adobes sobre cimientos de piedra y sus dimensiones son de aproximadamente de 6 por 3 metros, con techos a dos aguas y vigas de cardón, con ligaduras de cuero.
En las paredes, se colocan varios nichos, la principal con la imagen de un santo y las demás para contener los objetos preciados de la casa. En un rincón el depósito de las provisiones, bancos de barros, de maderas, adosados a la pared, sobre los que se dispone cueros de llamas y ovejas; una mesita baja y un asiento de madera de cardón
La cocina es pequeña, con el hogar en el centro, en los rincones se deposita el combustible y los utensilios para guardar o preparar la comida.
Tiene como complemento una construcción llamada “potu” que se levantaron paredes y techos de piedras lajas y barro, con una altura no mayor a dos metros, se destina a la cocina, pero en las frías noches puneñas, al abrigo de un buen fuego sirve de dormitorio.
También puede tener la ramada o cubierta sin techo, adyacente a alguna habitación principal como la cocina y el horno.
El Rancho Riojano
Es también la vivienda típica, pero con el techo horizontal y amplio, construido de barro y paja para protección de los ardientes rayos solares, debido a la escasez de lluvias en esa zona. Los otros materiales que se usan son la quincha, la piedra, la tapia y el adobe.
La quincha es utilizada por los más humildes, la piedra de mayor costo y poco eficaz solo se usa excepcionalmente, la tapia es un material en desuso y solo se ven sus ruinas en ranchos reducidos a taperas y se limita para corrales y cercos y por fin el adobe el material de lujo de la vivienda campera y es el más eficaz. En los llanos prima la vivienda de “palo a pique”, construida con enorme derroche de material.
El rancho se considera vivienda diurna, ya que sus moradores prefieren dormir al aire libre, especialmente desde la primavera al otoño.
Se construyen mirando al sur, para evitar las embestidas del zonda
La Vivienda en el Delta
Son tres los tipos de vivienda usados, siendo uno derivación del otro, la choza o ranchada, con techo a dos aguas, de paja quinchada, sin paredes apoyada directamente sobre el suelo, con una abertura única entre las dos aguas del techos; el rancho, choza con paredes de barro, chorizo o paja quinchada, con puertas, ventanas y tronera para dar salida al humo. Las dos se asentaban sobre terraplenes o albardones. Y por último la casilla, rancho edificado sobre pilotes o estacas a una altura considerable y con escalera de acceso directo o a la galería.
Las dimensiones varían según las necesidades de la familia. Las chozas son relativamente pequeñas y sin divisiones interiores en tanto es común encontrar ranchos y casillas de varias habitaciones separadas por tabiques de barro que llegan a la altura de las soleras.
Los techos se hacen de mazos simples o dobles, de espadaña o paja colorada, cortos o largos, quinchados a las empleas de adentro, y de afuera, las que se hacen de caña y sobresalen más o menos diez centímetros de las tijeras.
Las paredes son de paja quinchada, como los techos sobre empleas de caña o de chorizo o barro sostenido con armazones horizontales externos o internos.
Las aberturas se cierran con cueros crudos atados a tientos, o si no, con tablas de ceibo con goznes y cerrojos de palitos de amarillo.
Los fogones son de tierra greda o arcilla, en chozas y ranchos cuyo piso es de tierra. El fuego arde directamente sobre él.
La Pulpería
La pulpería auténtica ya no existe, tampoco la reja de hierro que separaba al pulpero de sus parroquianos. Era el típico y modesto almacén de campaña que concentraba gran parte de la vida de la pampa. Subsiste aun el genuino almacén de campaña, en el que es posible encontrar variadísima cantidad de artículos, desde la diminuta caja de fósforos, motor de molino y repuestos, trajes domingueros y perfumes embriagadores.
El escritor uruguayo David Granada como “casa o rancho donde se vende por menor vino, aceite, grasa, yerba, azúcar, velos de cebo, caña, cigarros ordinarios y otras mercaderías. El almacén de comestibles y bebidas o simplemente almacén, es ya un negocio de mayor jerarquía, debiendo señalarse que si su instalación, está fuera de las poblaciones o medio del campo, aun hoy se le sigue llamando pulpería”
Por su parte Tito Saubidet, dice: “despacho de comestibles y bebidas en la campaña, más importante que el boliche. La pulpería es almacén, tienda, taberna, y casa de juego. Sitio de cita de paisanaje. En ellos se juega a los naipes, a las bochas, a la taba, en los días de fiesta, se corre la sortija, etc.”
Es interesante destacar que la voz pulpería deriva según S. Lafone Quevedo de la mejicana “pulque”.
El boliche llamado o confundido por algunos como pulpería es también un despacho de bebidas y comestibles de menor importancia. En las ciudades y centros poblados, se sigue llamando boliche a un pequeño almacén.
Las Postas
Eran casas, ranchos o pulperías donde había un conjunto de caballos listos para reemplazar a los que llegaban fatigados tirando las galeras.
Es el punto más importante que ese medio de transporte recorre.
Ha habido postas históricas, entre otras, la de Cruz Alta, entre Santa Fe y Córdoba, en la que el caudillo Bustos acampó, antes de su lucha con Ramírez. En postas pasaron sus últimas horas los primeros contrarrevolucionarios dirigidos por Liniers; la de Caroya, en Córdoba, de la que partió Paz para ayudar al ejército del norte; la de Demochados, al sur de Santa Fe, en la que se encontró sitiada Remedios Escalada de San Martín y de la que salió protegida por los dragones de Paz y la de Yatasto, en Salta, en la que el 28 de enero de 1814 celebraron importante entrevista San Martín y Belgrano.
La estancia
Son los más firmes puntales de nuestra economía. Se extienden por todo el territorio del país, en la explotación de distintos tipos de ganado, y tratando de superar no solo la producción, sino la calidad de los animales, por lo que es frecuente la importación de vacunos, ovinos, equinos, etc. con ese fin.
Pero frente a los establecimientos modernos, donde además del confort similar al de las lujosas casas de las ciudades, donde llegan poderosos camiones, para el transporte de la hacienda, dotadas de pistas de aterrizaje y pequeños aviones para el trabajo y para la fumigación y vigilancia de las extendidas hectáreas, cuando no, tipo jet, para el transporte de sus propietarios. Como hito inicial de ese progreso actual se yerguen las viejas estancias criollas, que fuera síntesis de nuestra vida política y de nuestra historia y que parece haber desaparecido de la geografía rural.
Juan Pichón Riviére ha dicho al respecto: “La estancia criolla, aquél establecimiento rudimentario, el primer núcleo rural estable, verdaderamente criollo, desaparecido hoy, era un núcleo típico del Río de la Plata con sus características inconfundibles. Es una agrupación social rudimentaria, pero completa; todos los elementos esenciales de la vida humana se encuentran en ella: la organización familiar, la división del trabajo, la necesidad de la defensa, la autoridad de un jefe.
Es un pequeño mundo donde el gobierno, la educación, el trabajo, el arte, la religión, todos los grandes menesteres humanos se realizan bajo el signo de la libertad y de la fuerza.(...) Hombres de las más opuestas tendencias políticas, como Rosas y Mitre, sacaron de este núcleo rural esa experiencia de la vida y esa fuerza física y moral, que solo se adquieren en la lucha con los elementos; además de una visión amplia y precisa de la realidad, un afecto sincero hacia el pueblo.
Algunas características del hombre de la estancia, como su universalidad, su culto por los vínculos personales, su amor por la libertad, su serenidad, su frugalidad, su señorío, perduran aun en la personalidad de muchos argentinos (…)
Es resero, domador, veterinario, baquiano, rastreador, talabartero que fabrica bozales, riendas, cinchones, encimeras, lazos, boleadoras, tiradores, es payador, bailarín, hombre de mundo, deportista eximio, cazador, guerrero, en una palabra todo lo que puede ser el hombre que no ha sido reducido, menguado, amputado por la ciudad y la especialización exagerada.
El estanciero tenía que sostener su prestigio, con su hombría y debía ser, además, el más apto entre sus peones”.
La chacra
La chacra es un tipo de explotación de una extensión media de 150 hectáreas y que solo se dedica a la cría de algunos vacunos, cerdos y aves, para abastecer el consumo familiar, y al cultivo de oleaginosos y cereales.
La principal característica es que todos los cultivos son de tipo extensivo. Generalmente el trabajo se distribuye en el grupo familiar y en épocas de cosechas se contrata personal adicional temporal, cuyo contratista aporta la maquinaria correspondiente.
Las especies más cultivas son, trigo, maíz, lino, girasol, avena, cebada, centeno, viñedos, plantíos, sembrados y sembradíos, animales para el servicio, aves de corral, etc. La tierra es por, por lo común, arrendada.
En el norte y el noroeste la finca es la casa de campo, generalmente en las sierras, utilizada para el cultivo de viñas y frutales en general, y en menor escala para las sementeras. Los cultivos son intensivos. Aquí la tierra es propiedad y no arrendada.
Se va a las fincas en los veranos o a pasar breves temporadas dado que sus dueños tienen otras ocupaciones en la ciudad.

(Condensado del libro “Folklore y Nativismo” de F. Coluccio y G. Schiaffino. “S.A. Editorial Bell”)


Calificación:  Votar Aún no han votado este texto  - Ingresá tu voto

Comentarios de nuestros lectores - Escribí tu comentario
Últimas entradas del mes
14/11 | 12:46 Payaso, al fin...
01/11 | 18:19 Estructura y funcionamiento ante posibles desastres
19/11 | 14:55 El mrcado libre saquea sin saciarse
15/11 | 11:16 Muere lentamente, de Pablo Neruda
09/11 | 15:05 A F J P - CON RAZON PROTESTAN
02/11 | 21:15 "¡Deme un níquel, por favor..!"
30/11 | 12:41 ENTREVISTA A MARCOLA, JEFE DEL P.C.C
21/11 | 21:54 EFEMÉRIDES CULTURALES ARGENTINAS - ENERO
21/11 | 21:44 EFEMÉRIDES CULTURALES ARGENTINAS - FEBRERO
21/11 | 21:19 EFEMÉRIDES CULTURALES ARGENTINAS - MARZO
21/11 | 21:09 EFEMÉRIDES CULTURALES ARGENTINAS - ABRIL
21/11 | 21:02 EFEMÉRIDES CULTURALES ARGENTINAS - MAYO
21/11 | 20:52 EFEMÉRIDES CULTURALES ARGENTINAS - JUNIO
21/11 | 20:40 EFEMÉRIDES CULTURALES ARGENTINAS - JULIO
21/11 | 20:30 EFEMÉRIDES CULTURALES ARGENTINAS - AGOSTO
21/11 | 20:21 EFEMÉRIDES CULTURALES ARGENTINAS - SEPTIEMBRE
21/11 | 17:52 EFEMÉRIDES CULTURALES ARGENTINAS - OCTUBRE
21/11 | 17:38 EFEMÉRIDES CULTURALES ARGENTINAS - NOVIEMBRE
21/11 | 17:36 EFEMÉRIDES CULTURALES ARGENTINAS -DICIEMBRE
19/11 | 22:49 ORIGEN DE LA PALABRA "FOLKLORE"
15/11 | 10:09 LA ÚLTIMA DEFENSA DE LO NUESTRO
14/11 | 21:54 ROBERTO ACHÁVAL
14/11 | 21:45 EL VINO
14/11 | 19:59 NORA ROCA
14/11 | 19:16 El padre de EL PRINCIPITO
14/11 | 18:26 LAS PASTERAS - Versión uruguaya
14/11 | 17:25 PUERTO WHITE - CRÓNICA DE UNA MASACRE OBRERA
14/11 | 11:00 EL FÁRMACO QUE CURA DEL TODO, NO ES RENTABLE
13/11 | 13:59 TULIO


Radio La Quebrada Radio de Tango Indexarte Escribirte OccidentesEscuchanos
Noticias | Efemérides | Novedades | Ventas | Biografias | Textos | Audio | Recomendados | Entrevistas | Informes | Agenda | Concursos | Editoriales | Lugares | Actividades | Blogs | Foros | TiendaFundación | Letras de Tango I | Letras de Tango II | Contacto | Boletín
© 2006-2017- www.escribirte.com | Todos los derechos reservados   | Diseño Web | Canales RSSRSS