Home | Blogs | Foros | Registrate | Consultas | Viernes 24 de noviembre de 2017
Usuario   Clave     Olvidé mi clave
     
Ir a la página de inicioIr a los Blogs
Mi Perfil
TINUS
Florentino Diez
Ingeniero White - REPUBLICA ARGENTINA
Soy eminentemente tanguero.
Jubilado Bancario
Nací el 16 de octubre de 1935
MI ESPOSA: Ángela Ventura
MIS HIJOS: Claudio Aníbal y Andrea Claudia
MIS NIETOS: Leandro Matías, Hernán Maximiliano, Braian Gabriel y Agustín Emiliano.


Archivo de entradas | Mostrar datosDesplegar
Ocultar datos Diciembre 2012
Amor, paz y trabajo
Mostrar datos Agosto 2012
Mostrar datos Noviembre 2011
Mostrar datos Septiembre 2011
Mostrar datos Agosto 2011
Mostrar datos Febrero 2011
Mostrar datos Octubre 2010
Mostrar datos Julio 2010
Mostrar datos Mayo 2010
Mostrar datos Marzo 2010
Mostrar datos Febrero 2010
Mostrar datos Enero 2010
Mostrar datos Diciembre 2009
Mostrar datos Noviembre 2009
Mostrar datos Octubre 2009
Mostrar datos Septiembre 2009
Mostrar datos Agosto 2009
Mostrar datos Julio 2009
Mostrar datos Mayo 2009
Mostrar datos Abril 2009
Mostrar datos Marzo 2009
Mostrar datos Febrero 2009
Mostrar datos Enero 2009
Mostrar datos Diciembre 2008
Mostrar datos Noviembre 2008
Mostrar datos Octubre 2008
Mostrar datos Septiembre 2008
Mostrar datos Agosto 2008
Mostrar datos Julio 2008
Mostrar datos Junio 2008
Mostrar datos Mayo 2008
Mostrar datos Abril 2008
Mostrar datos Marzo 2008
Mostrar datos Febrero 2008
Mostrar datos Enero 2008
Mostrar datos Diciembre 2007
Mostrar datos Noviembre 2007
Diseño web

Últimos comentarios de este Blog

14/04/15 | 23:06: Chalo Tascheret dice:
tengo 78 años y muchos ha que no tenia todo el texto de este magnifico poema , sabia parte de el , pero tratare de memorizarlo todo y guardarlo en mis muchos lindos recuerdo que guardare en mis memorias ,,,,,, gracias
17/11/14 | 02:01: luis oscar dou dice:
tengo 83 años y, aunque se de que trata el poema, hay una parte de la letra que recuerdo y no la encuentro en esta versión que dice: no silbes Lisandro, no ves que tus silbos parecen aullidos de perros. Recuerdos vagos de mi adolescencia.
23/09/14 | 19:40: Gladys B. Alarcon dice:
Linda poesia. Supe de ella por un grupo de amigas argentinas con quienes compartimos el gusto por los libros, la poesia, la pintura, en fin ARTE. La pagina: La Magia de la Lectura en Facebook. Lo invitamos. Tanguera de escuchar tangos desde que estaba pequenia. Me encanta la musica y lo invito a la pagina Musica de ayer de hoy y de siempre. Ecuatoriana viviendo en USA hace poco. Tambien jubilada, con 2 hijos y 1 hija, 3 nietas, 1 nieto y 2 bisnietas. Saludos.
Vínculos
Aventuras de un porteño Aventuras de un porteño
en tiempos de la colonia

"En Aventuras de un Porteño en tiempos de la colonia, Jorge Colombo nos permite hacer algo... Ampliar

Comprar$ 25.00

TINUS


Este espacio estará dedicado a notas de cultura general, pero con inclinación a la música nacional, entendiendo como tal el tango y el folklore


Escribí un comentarioEscribí tu comentario Enviá este artículoEnvialo a un amigo Votá este artículoVotá este texto CompartirCompartir Texto al 100% Aumentar texto

VII - ARGENTINA - EL HOMBRE



El gaucho
La palabra gaucho se usó en la regiones del Río de la Plata y en le Brasil para designar al hombre que montados en sus cabalgaduras, recorrían las llanuras de la pampa, dedicados a la ganadería. No es claro el origen de esa palabra.
Las etimologías que se alambican parecen inexactas. Pareciera ser que la voz “gauderio” podría estar relacionada
La palabra se aplicó al elemento criollo o mestizo, en el sentido étnico no racial, ya que también fueron gauchos los hijos de inmigrantes europeos, los negros y los mulatos dedicados a los menesteres rurales.
Primero fue endilgado al hombre del campo, al margen de la sociedad, para más tarde, con el auge de la literatura popular, se lo fue extendiendo al representante genuino de este país
Su ámbito fue llanura que se extiende desde la Patagonia argentina hasta el estado brasileño de Río Grande Del Sur. Hábil jinete y criador de ganado, sobresalió por su destreza física, su altivez y su carácter reservado y melancólico. Casi todas las faenas eran realizadas de a caballo, su mejor compañero y prácticamente toda su riqueza.
El lanzamiento del lazo, la doma, el rodeo de hacienda y las travesías, era llevado a cabo por jinetes que hacían del caballo su mejor instrumento de trabajo.
Nuestro campo fue el principal escenario d su vida: en las llanuras pampeanas gallardo jinete a caballo o participando en las heroicas luchas por la independencia.
Leopoldo Lugones, José Hernández, dejaron en su obra retratos incontrastables del gaucho su figura, su vida, su dichas y desdichas y gringos como Hudson y Cunninghan Graham., desde si óptica externa se ocuparon de contar la vida de nuestro gaucho.
Este último, menciona: “Eran por lo general altos, cenceños y nervudos, con no pequeña dosis de sangre india en sus enjutos y musculosos cuerpos. Si las barbas eran ralas, en desquite el cabello, luciente y negro como ala de cuervo, les caía sobre los hombros lacio y abundantes. Tenían la mirada penetrante (…) parcos al hablar, capaces de pasar todo el día a caballo, uno al lado del otro en la llanura, sin cruzar palabra, excepto alguna interjección como “jue pucha” si el caballo tropezaba o se espantaba., porque una perdiz saltaba a sus pies. Se enfurecían fácilmente (…) y un instante después tornaban a ser los mismos graves centauros de antes. Vestían poncho y chiripá, calzaban botas de potro, hechos de talones del corvejón, dejando salir los dedos para agarrar el estribo, formando un nudo de cuero. Su estado de gracia espiritual interna era una mezcla extraña de cristianismo, contenido en su desarrollo, matizado con supersticiones indias; su temple de ánimo era melancólico”,
Olvidando lo que la patria le debe a su valor y sacrificio, fue olvidado y hasta menospreciado. Por fin en 1921, la Junta de Numismática Americana, atenuó esa deuda para con el gaucho, al rendir homenaje a Juan Martín de Güemes, en el centenario de su nacimiento, esculpió en una medalla, esta hermosa inscripción:
“A los heroicos gauchos. La Patria los llamó a defender sus fronteras del Norte!”.

El Payador
La denominación deriva del quichua “paella”, que significa campesino. Es el coplero y cantor popular y errante, no solo de nuestro país, sino también de toda América del Sur.
Dice Sarmiento: “Entre las canciones que llegaron por el Río de la Plata, algunas levemente acriolladas, otras modificadas hasta parecer nuevas, aparece el “payador”, lo más artístico, de la tradición cantada. El “gaucho cantor” es el mismo bardo, el vate, el trovador de la Edad Media, que se mueve en la misma escena, entre las luchas de las ciudades y el feudalismo de los campos. Entre la vida que se va y la vida que se acerca. El cantor no tiene residencia fija. Su morada está donde la noche lo sorprenda. Su fortuna, en sus versos y en su voz Dondequiera que un cielito enreda a parejas, donde quiera que se apura una copa de vino, el cantor tiene un lugar preferente, su parte escogida en el festín. El gaucho argentino no bebe si la música no lo excita y cada pulpería tiene la guitarra para ponerla en manos del cantor”.
Santos Vega cantado por Hilario Ascasubi y Rafael Obligado es el payador de más vuelo que haya producido nuestra pampa. La existencia, en principio como imaginaria, tuvo confirmación en una tumba hallada en Tuyú.
Las noticias que se tienen indican que desde 1778, los payadores recorrían de un extremo al otro, el Virreinato. Bajo el alero de un rancho, debajo de un ombú o en las pulperías, algunos alcanzaron una fama sorprendente, tanto que abandonaron sus tareas rurales para dedicarse enteramente a su arte.
Aparecieron “improvisadores” para versificar espontáneamente. Si bien tenían una imaginación abundante e inspiración propia para salir airosos en cualquier situación imprevista, lo común era que usaran de una curiosa fraseología adquirida de ex profeso, una infinidad de versos memorizados, como encabezamiento los vertían aplicándolos en el momento oportuno con el envite o la solicitud que se les presentaba.
Exaltaban a figuras políticas, saludos de cumpleaños, casamientos, etc. y otros temas que les proponían.
Surge entonces el “compositor” de poesías, encargado de componer los poemas solicitados por los improvisadores o de su propia inspiración, que incluían en las presentaciones públicas.

El Tropero
Es, en nuestro país el conductor de ganado, especialmente vacuno. Tal oficio lo obliga a ambular frecuentemente por las pampas y por los valles.
Arrean manadas de un establecimiento a otro o a los corrales, abastos o saladeros. Cuando deben atravesar zonas arbóreas como montes o bosques, juntan a los animales de a dos para poder atravesar el espacio verde, sin extravíos.
Cuando vadean un río, acercan los bueyes al margen y luego de atar sus astas se lanzan con ellos al agua. Los demás imitan la acción. En ocasiones algunos remisos deben ser juntados en pequeños grupos y hacerlos entrar al río, en al dirección que van los primeros.
En la cordillera las dificultades se multiplican; se les colocan herraduras de cuero, es decir envolturas amarradas al chipa con un tiento a las pezuñas del animal, para evitar que se despeen, es decir que se lastimen las patas al transitar por la montaña.
Dice Ricardo Hogg, que “resero” se lo llamaba al matarife y a aquellos que comprar reses y ahora han pasado a denominarse a los peones que se ocupan del arreo de ganado. En Mendoza le llamaban “arriero” a los que viajaban con mulas cargueras y además llevaban viajeros.
También les decían “troperos” a los conductores de carretas y carros, como también a los que llevaban tropas de ganado.
“Boyero” se llamaba al que traía las vacas para el tambo o los bueyes para las carretas.
“Resero” se usa más en la provincia de Buenos Aires, que en otras latitudes.

El Baqueano o Baquiano
En nuestro país y varios de América, el baqueano es la persona que conoce los atajos, todas las sendas, los vados de los ríos y las picadas. Prestó importantes servicios en la luchas por la independencia e intestinas.
Según Sarmiento, generalmente era un gaucho grave y reservado que conocía palmo a palmo veinte mi leguas cuadradas de llanuras, montañas y bosques.
Modesto y reservado como una tapia, está en todos los secretos de la campaña, la suerte del ejército, el éxito de una batalla, la conquista de una provincia, todo depende de él.
Conocen y reconocen, aguadas ocultas, el atajo escondido, el vado apropiado de un curso de agua, el sendero seguro ante ciénagas extensas.
En la noche se orienta, se desmonta, examina matorrales y árboles y determina el lugar a seguir, o las distancia que falta recorrer para llegar al punto fijado.
Sabe otear y percibir una señal de peligro, sea un animal salvaje o en la huída de la fauna lugareña, por que dirección se acerca el enemigo.
Su nombre deriva de baquía, que en una traducción primaria es el conocimiento práctico de los accidentes del camino.

El rastreador
Es el gaucho capaz de seguir una rastrillada de personas, animales o cosas o descubrir indicaciones útiles relativas al caso.
Rastrillada, es la huela continuada y profunda de hombre o bestia en el campo
Serio, circunspecto, sus aseveraciones dan fe en los tribunales inferiores. Analiza las huellas, y sin inmutarse sigue su rastro hasta dar con la persona buscada.
En el caso de animales, puede llegar a determinar, por las huellas dejadas, si es macho o hembra; si es tuerto o no; si está agusanado; si huye solo.
Autores que han recogido el informe de un rastreador lo recuerdan así:
“Han pasado por aquí seis caballos montados, quince sueltos, y una yegua madrina con un potrillo de seis u ocho meses”, o
“allí va la mula del cura”, decía uno, “pasó hace una hora”, agregaba el otros;
y así sucesivamente “El receptor de rentas ha ido a pasear a caballo”, “Y el almacenero de la esquina, a pie”, “con botas”, “Che, vete pronto a tu casa, tu mamá acaba de volver”, “Calzaba alpargatas”.

El Pulpero
Fue importante para la vida del gaucho, el tropero y otros tantos. Vivía y moría en el islote de la pulpero detrás de esas rejas de hierro y más de una ves era testigo involuntario de las tragedias producto de una partida de taba, de una cuadrera o del alcohol.
José A. Wilde en su libro “Buenos Aires 70 años después” habla de las pulperías y cuenta que l a mayoría eran personas sin demasiada preparación cultural, más allá de lo relativo a su negocio.
Las primeras pulperías eran de propiedad de españoles. De a poco los hijos del país fueron copando esa tarea, y más tarde desplazados por inmigrantes italianos.
El pulpero vendía vino, comestibles y toda clase de bebida blanca, despachaba café.
Vestían en mangas de camisa, sin chaleco, con calzoncillos anchos y con flecos, sin pantalón, con chiripá de sábana y un pañuelo grande de seda o algodón como delantal, media y chancletas.
A la pulpería solo concurrían los sirvientes en busca de lo necesario para la casa, como yerba, azúcar, etc. y las gentes de baja esfera a comprar bebida que tomaban allí mismo

El Melero
Encargado de recoger la miel en la selva, conocedor como nadie de las abejas y de todas las mieles existentes en la región.
Es sabido que la miel es uno de los alimentos más nutritivos ya agradables, de ahí que siempre haya sido buscada con el propósito de satisfacer no un gusto, sino una necesidad.
La “cosecha” de miel se denomina “meliada”.
El mielero viste gruesas ropas, de cueros vacunos y un sombrero, también de cuero, semejante a un casco.
Su caballo igualmente se equipaba con botas y pechera de cuero. Se cubría casi integrante al animal para evitar las picaduras.
Llegados al lugar de las colmenas, seguramente utilizaban sistemas de ahumado para ahuyentar a las abejas y se llena recipientes de cuero con la miel de las colmenas.
Llegados al lugar de partida, se destinaba una cantidad de miel para depositarla en recipientes cosidos cuidadosamente, por todos lados, donde conservaban la miel durante varios meses

(Condensado del libro “Folklore y Nativismo” de F. Coluccio y G. Schiaffino. “S.A. Editorial Bell”)


Calificación:  Votar Aún no han votado este texto  - Ingresá tu voto

Comentarios de nuestros lectores - Escribí tu comentario
26/07/11 | 22:26: valee dice:
muchas gracias creoo q es el unico lugar en el q hay info sobre el melero =)
poqueta03@hotmail.com
 
Últimas entradas del mes
14/11 | 12:46 Payaso, al fin...
01/11 | 18:19 Estructura y funcionamiento ante posibles desastres
19/11 | 14:55 El mrcado libre saquea sin saciarse
15/11 | 11:16 Muere lentamente, de Pablo Neruda
09/11 | 15:05 A F J P - CON RAZON PROTESTAN
02/11 | 21:15 "¡Deme un níquel, por favor..!"
30/11 | 12:41 ENTREVISTA A MARCOLA, JEFE DEL P.C.C
21/11 | 21:54 EFEMÉRIDES CULTURALES ARGENTINAS - ENERO
21/11 | 21:44 EFEMÉRIDES CULTURALES ARGENTINAS - FEBRERO
21/11 | 21:19 EFEMÉRIDES CULTURALES ARGENTINAS - MARZO
21/11 | 21:09 EFEMÉRIDES CULTURALES ARGENTINAS - ABRIL
21/11 | 21:02 EFEMÉRIDES CULTURALES ARGENTINAS - MAYO
21/11 | 20:52 EFEMÉRIDES CULTURALES ARGENTINAS - JUNIO
21/11 | 20:40 EFEMÉRIDES CULTURALES ARGENTINAS - JULIO
21/11 | 20:30 EFEMÉRIDES CULTURALES ARGENTINAS - AGOSTO
21/11 | 20:21 EFEMÉRIDES CULTURALES ARGENTINAS - SEPTIEMBRE
21/11 | 17:52 EFEMÉRIDES CULTURALES ARGENTINAS - OCTUBRE
21/11 | 17:38 EFEMÉRIDES CULTURALES ARGENTINAS - NOVIEMBRE
21/11 | 17:36 EFEMÉRIDES CULTURALES ARGENTINAS -DICIEMBRE
19/11 | 22:49 ORIGEN DE LA PALABRA "FOLKLORE"
15/11 | 10:09 LA ÚLTIMA DEFENSA DE LO NUESTRO
14/11 | 21:54 ROBERTO ACHÁVAL
14/11 | 21:45 EL VINO
14/11 | 19:59 NORA ROCA
14/11 | 19:16 El padre de EL PRINCIPITO
14/11 | 18:26 LAS PASTERAS - Versión uruguaya
14/11 | 17:25 PUERTO WHITE - CRÓNICA DE UNA MASACRE OBRERA
14/11 | 11:00 EL FÁRMACO QUE CURA DEL TODO, NO ES RENTABLE
13/11 | 13:59 TULIO


Radio La Quebrada Radio de Tango Indexarte Escribirte OccidentesEscuchanos
Noticias | Efemérides | Novedades | Ventas | Biografias | Textos | Audio | Recomendados | Entrevistas | Informes | Agenda | Concursos | Editoriales | Lugares | Actividades | Blogs | Foros | TiendaFundación | Letras de Tango I | Letras de Tango II | Contacto | Boletín
© 2006-2017- www.escribirte.com | Todos los derechos reservados   | Diseño Web | Canales RSSRSS