Home | Blogs | Foros | Registrate | Consultas | Martes 21 de noviembre de 2017
Usuario   Clave     Olvidé mi clave
     
Ir a la página de inicioIr a los Blogs
Mi Perfil
TINUS
Florentino Diez
Ingeniero White - REPUBLICA ARGENTINA
Soy eminentemente tanguero.
Jubilado Bancario
Nací el 16 de octubre de 1935
MI ESPOSA: Ángela Ventura
MIS HIJOS: Claudio Aníbal y Andrea Claudia
MIS NIETOS: Leandro Matías, Hernán Maximiliano, Braian Gabriel y Agustín Emiliano.


Archivo de entradas | Mostrar datosDesplegar
Ocultar datos Diciembre 2012
Amor, paz y trabajo
Mostrar datos Agosto 2012
Mostrar datos Noviembre 2011
Mostrar datos Septiembre 2011
Mostrar datos Agosto 2011
Mostrar datos Febrero 2011
Mostrar datos Octubre 2010
Mostrar datos Julio 2010
Mostrar datos Mayo 2010
Mostrar datos Marzo 2010
Mostrar datos Febrero 2010
Mostrar datos Enero 2010
Mostrar datos Diciembre 2009
Mostrar datos Noviembre 2009
Mostrar datos Octubre 2009
Mostrar datos Septiembre 2009
Mostrar datos Agosto 2009
Mostrar datos Julio 2009
Mostrar datos Mayo 2009
Mostrar datos Abril 2009
Mostrar datos Marzo 2009
Mostrar datos Febrero 2009
Mostrar datos Enero 2009
Mostrar datos Diciembre 2008
Mostrar datos Noviembre 2008
Mostrar datos Octubre 2008
Mostrar datos Septiembre 2008
Mostrar datos Agosto 2008
Mostrar datos Julio 2008
Mostrar datos Junio 2008
Mostrar datos Mayo 2008
Mostrar datos Abril 2008
Mostrar datos Marzo 2008
Mostrar datos Febrero 2008
Mostrar datos Enero 2008
Mostrar datos Diciembre 2007
Mostrar datos Noviembre 2007
Publique su taller

Últimos comentarios de este Blog

14/04/15 | 23:06: Chalo Tascheret dice:
tengo 78 años y muchos ha que no tenia todo el texto de este magnifico poema , sabia parte de el , pero tratare de memorizarlo todo y guardarlo en mis muchos lindos recuerdo que guardare en mis memorias ,,,,,, gracias
17/11/14 | 02:01: luis oscar dou dice:
tengo 83 años y, aunque se de que trata el poema, hay una parte de la letra que recuerdo y no la encuentro en esta versión que dice: no silbes Lisandro, no ves que tus silbos parecen aullidos de perros. Recuerdos vagos de mi adolescencia.
23/09/14 | 19:40: Gladys B. Alarcon dice:
Linda poesia. Supe de ella por un grupo de amigas argentinas con quienes compartimos el gusto por los libros, la poesia, la pintura, en fin ARTE. La pagina: La Magia de la Lectura en Facebook. Lo invitamos. Tanguera de escuchar tangos desde que estaba pequenia. Me encanta la musica y lo invito a la pagina Musica de ayer de hoy y de siempre. Ecuatoriana viviendo en USA hace poco. Tambien jubilada, con 2 hijos y 1 hija, 3 nietas, 1 nieto y 2 bisnietas. Saludos.
Vínculos
Siplacé Siplacé


La tensión entre la pertenencia y el desarraigo; paisajes donde la acción se concen... Ampliar

Comprar$ 34.00

TINUS


Este espacio estará dedicado a notas de cultura general, pero con inclinación a la música nacional, entendiendo como tal el tango y el folklore


Escribí un comentarioEscribí tu comentario Enviá este artículoEnvialo a un amigo Votá este artículoVotá este texto CompartirCompartir Texto al 100% Aumentar texto

VIII - ARGENTINA - VESTIMENTAS Y ELEMEN- TOS DE TRABAJO



El Poncho
Prenda del hombre del interior del país, especialmente de las regiones serranas y páramos andinos, consistente en una manta cuadrada de la lana (de oveja, alpaca o vicuña) o algodón, con una abertura en el centro por donde se pasa la cabeza.
En Paraguay el material más frecuente es el hilo.
Se fabrican en rústicos telares y los más lujosos son los de vicuña. El peso aproximado de un poncho de dos metros de lado, es de cuatrocientos gramos.
Cuando el paño es grueso, de color azul con forro de bayera, cuello y pequeña abertura con abotonadura en el pecho, se denomina “poncho patria o patrio”.
El poncho vasto de lana, utilizado en todo el país, se llama “poncho puyo”.
El que usaban los indios pampas y araucanos de color negro o azul, tal vez con una cruz en los motivos principales, confeccionado con lana de oveja o de guanaco, se llama “poncho pampa”.
Tejido con las mismas lanas que el anterior, pero con frecuencia de color rojo, se denomina “poncho calamaco”.
Y por último, el “poncho de cuero”, que no se usa más, pero que tuvo su momento de auge, que se confeccionaba empleando un cuero de potro sobado.

Existen el Museo Colonial Histórico de Luján, treinta y un ponchos en exhibición, siendo los más interesantes, varios de vicuña,
uno de los cuales con franja argentina de Tucumán, perteneció a Pedro J. Vela en 1820;
otro de lana, hechos por los indios de Catriel, en 1870, de Azul;
otro, bordado en seda, de Catamarca, que fue de los generales L. Mansilla (1837) y Navarro;
otro perteneció a Facundo Quiroga,
otro de color marrón listado, con flecos, que perteneció al doctor Vicente Fidel López, y
por último, el poncho que perteneció al virrey La Serna y posteriormente al general San Martín, bordado de lana y alpaca. Este poncho fue regalado al Libertador por La Serna, después de la entrevista que ambos celebraron en Punchauca, cerca de Lima, el 2 de junio de 1821.

El chiripá
Deriva del quichua “chir” (frío), y “dac” (para), o sea para el frío. Es una prenda en desuso, pero que constituía parte e la indumentaria del gaucho. Su forma es cuadrilonga y para vestirla se pasa entre las piernas, sujetándose a la cintura por medio de una faja.
Hace las veces de pantalón, ha sido completamente abandonado, juntamente con otros atavíos y reemplazado por las bombachas.
Los chiripáes eran de fabricación escocesa
El uso del chiripá, le permitía por su holgura, al gaucho, libertad de movimientos a caballo, y en los duelos a cuchillos.

Las Chalinas
Las tejedoras norteñas, además de ponchos y colchas, tejían hermosas chalinas, con preferencia de vicuña, que son las más apreciadas. También era usada la seda del bicho canasto que ataca al algarrobo, resultando una obra de verdadero primor.

Botas de potros
En un pasado remoto se hacían con las patas del potro, de ahí su nombre. El cuero era sobado para tornarlo flexible y apto para su uso.

La ojota o Uxuta o Ushuta
Calzado a manera de sandalia, hecho de cuero o filamento vegetal, usados por los indios de Perú y Chile, y que actualmente usan los del noroeste argentino. También se confeccionaba con lana de vicuña bordada con hilos de oro.

El Recado
Es el conjunto de piezas que integran la montura. Un buen recado constituye el orgullo del jinete, sin contar su utilidad extraordinaria, no solo para montar bien, sino para pasar cómodo la noche cuando las sombras lo sorprenden lejos de su rancho.
Bien se dice que es montura y es cama. Sus elementos son:
una o varias mantas;
un gran cuero colocado encima,
la carona, que es la pieza de resistencia;
los bastos, desde donde cuelgan los estribos;
una cincha;
dos o más pellones o chabrás, siendo el superior felpudo y formado de un vellón de carnero, de aguará o de un paño de hilos largos a estilo de cuero de cabra, en fin un cuero delgado, el sobrepuesto, sujetado por un correón.
Todas esas piezas son independientes entre sí y se colocan sucesivamente.
Para hacer la cama, los pastos y las mantas son el colchón. El cuero grande que los cubre protege de la humedad del suelo. El sobrepuesto y los pellones a manera de cobijas, lo preservan en caso de lluvias y si el gaucho se cuida de abrigarse la cabeza con el poncho, para evitar el rocío, dormirá a cuerpo de rey.
Su recado es su casa.

El Lazo
Es una trenza formada por tientos de cuero vacuno u otro animal (asno, caballo, etc.), hecha a tres ramales, que remata en una argolla generalmente de hierro. Es unos de los elementos de trabajo más importantes del hombre de campo que atiende animales, ya que les permite enlazar, arrastrar, etc. Su largo es de 15 a 20 metros.
Fue un arma fundamental para los gauchos de Güemes, en la defensa del noroeste territorial, de la Argentina.
Eran frecuentes las emboscadas que los gauchos tendían a los soldados realistas, cayendo sobre ellos de improviso, enlazándolos y arrastrándolos al galope de sus incansables caballos

Las boleadoras
Se usa para aprehender animales en el campo. Consiste en dos o tres bolas de piedra u otra materia pesada, revestida en cuero o no, sujetas a otros tantos ramales de guascas torcidas o bien trenzadas formadas por tientos (tiritas de cuero)o tendones de avestruz.
Como material de lujo para las boleadores se empelaba marfil.
Hay juegos de tres bolas, las Tres Marías, cubiertas con cuero (*) y unidas con sogas gruesas para bolear yegüerizos y aún vacunos. El (*) retobo se emplea para no dañar y no quebrar las patas de los animales, que es donde se les arroja.
Las dos bolas, sin retobo y con cintura, son las que utilizan para bolear avestruces, arrojándoselas al cuello y venados tirándoselos a la patas.

La Bola Perdida
Es una boleadora de una sola bola, sin recubrimiento o retobo, que en número de cinco o seis y a veces hasta diez llevaban los indios, colgando de sus cinturas durante las incursiones a los poblados, en malones, que arrojaban a sus víctimas, generalmente “huincas” o cristianos, desde una distancia aproximada de diez metros. Casi siempre golpeaban en sus cabezas, produciendo la muerte instantánea.
También la usaban para arrojar paja encendida sobre los techos de los ranchos provocando con ello un seguro incendio.

El caballo
El caballo constituye aun, para el hombre de nuestro campo, el elemento indispensable para poder realizar todas sus tareas: trabajar, trasladarse de un lugar a otro de la estancia, ir al pueblo, etc, aunque se han agregado tractores, automotores y hasta livianas avionetas.
Un buen caballo y una buena tropilla, en lo posible del mismo pelo, era la mayor riqueza a que podía aspirar un paisano. En el caballo confiaba la vida cuando los indios lo perseguían o la justicia andaba tras de sus pasos.
Cuenta Sarmiento que un paisano, cercado por soldados con la tercerola preparada, no dudó en ponerle un poncho sobre los ojos al caballo y apretando las espuelas lo hizo saltar de decenas de metros al río Paraná. Poco después el flete nadaba y el paisano se tomaba de su cola hacia la libertad.

La Guasca
Es la lonja de cuero “crudo”, es decir sin curtir ni sobar. Constituye como la materia prima con la que han de manufacturarse infinidad de útiles de trabajo, de la guasca saldrá el lazo, el arreador, el rebenque, etc.
Una “guasca” o “tiento” es la prenda más milagrosa de las “calchas” de un gaucho u hombre de campo cualquiera.

El Arreador
Azote semejante al rebenque, pero de mango y lonja mucho más largos, utilizado para azuzar animales arreados, de ahí su nombre, aunque en determinadas ocasiones se emplee como defensa personal, como arma contundente.

El Rebenque
Látigo de cuero con que los jinetes excitan a sus cabalgaduras. Posee cabo de material (madera, metal, asta de vacunos. etc.). Se usa también como elemento contundente, a falta de otro tipo de arma defensiva.
Cuando se halla cubierto en su cabo con una lámina metálica (plata o plata y oro) se llama “enterizo”.
Sus variedades son el rebenque de argolla, el talero y la guaca.

El Facón
Daga o cuchillo grande que usa el hombre de campo, tanto para sus tareas relacionadas con la cría de animales, como para defensa y ataque en las peleas.
Se llama “facón caronero” al que por ser muy grande se lleva debajo de las caronas del recado y no en el cinto.

La Daga
Arma semejante al puñal, y de mayor tamaño que el facón, que nuestros paisanos construían con restos de viejas bayonetas o espadas.
El Estoque
Arma blanca más bien larga sin filo, y con una punta aguda, que fue utilizada, especialmente, por los hombres de nuestra campaña, hace ya más de cien años.

El Mangorero
Cuchillo de constitución un tanto burda y tosca, elaborado por lo común con resto de otro en desuso.

La Chuza o El Chuzo
Palo armado con un pincho de hierro que sirve tanto para atacar como para defenderse. Los indios lo utilizaron primero para cazar; y luego, lo mismo que el gaucho, como arma de valor en los combates.

La Galera
Vehículo de cuatro ruedas que, arrastrado por caballos cambiables en cada posta, hacía el servicio de pasajeros y correspondencia en todo el territorio de la Patria. El ferrocarril la fue desplazando rápidamente y hoy sólo se la ve como testigo de un pasado glorioso, en los museos históricos.

La Carreta
Vehículo de gran tamaño, tirado por bueyes, utilizado en la campaña para llevar productos de una región a otra, así como el traslado de pasajeros durante mucho tiempo, ya que era el único medio de transporte disponible en la dilatada pampa.
Cuando era extremadamente grande recibía el nombre de “castillo”.
Las “haipas” son carretas construidas íntegramente con maderas. En Itaty, Corrientes todavía pueden verse algunas.
Eran frecuentemente asaltadas por los indios. Entonces los hombres colocaban las carretas en círculo preparándose para la defensa que muchas veces contuvieron el embate de los indios.

El Telar
Es una de las máquinas de trabajo más antiguas de nuestro país. Aun existen en nuestra campaña, en las regiones serranas del norte y noroeste, rústicos telares en que se tejen las más primorosas telas de algodón y de lana de oveja, de vicuña, llama o alpaca
De esos antiguos telares de La Rioja o Catamarca, salen los solicitados ponchos, las policromas colchas, los delicados cubrecamas, etc.
Industria auténtica, más de una vez estimulada oficialmente, resulta encantador verla desarrollarse en su propio ambiente.
Los productos se exhiben y se venden en las fiestas religiosas de San Nicolás, en La Rioja; la de la Virgen del Valle, en Catamarca o en las llamadas “exposiciones regionales”, aprovechando el turismo que esos hechos promueven.

El Mortero
El mortero es usado aún en gran parte del interior del país y muy especialmente en el noroeste. Es imprescindible para pisar trigo, maíz, etc.
Están hecho de madera de quebracho o de algarrobo, que garantiza una larga duración, heredándose a veces de generación en generación.
Las creencia del paisano expresa que cuando aparecen orzuelos, se deberá dar un golpe con la mano del mortero en el interior de éste, diciendo: “Buen día, señor mortero/ aquí le traigo este orzuelo/ para su consuelo”.
Dicho esto da media vuelta y se aleja sin mirarlo, como lo que, si más, el orzuelo se irá.

(Condensado del libro “Folklore y Nativismo” de F. Coluccio y G. Schiaffino. “S.A. Editorial Bell”)





Calificación:  Malo Regular Bueno Muy bueno Excelente Excelente - 4 votos  - Ingresá tu voto

Comentarios de nuestros lectores - Escribí tu comentario
Últimas entradas del mes
14/11 | 12:46 Payaso, al fin...
01/11 | 18:19 Estructura y funcionamiento ante posibles desastres
19/11 | 14:55 El mrcado libre saquea sin saciarse
15/11 | 11:16 Muere lentamente, de Pablo Neruda
09/11 | 15:05 A F J P - CON RAZON PROTESTAN
02/11 | 21:15 "¡Deme un níquel, por favor..!"
30/11 | 12:41 ENTREVISTA A MARCOLA, JEFE DEL P.C.C
21/11 | 21:54 EFEMÉRIDES CULTURALES ARGENTINAS - ENERO
21/11 | 21:44 EFEMÉRIDES CULTURALES ARGENTINAS - FEBRERO
21/11 | 21:19 EFEMÉRIDES CULTURALES ARGENTINAS - MARZO
21/11 | 21:09 EFEMÉRIDES CULTURALES ARGENTINAS - ABRIL
21/11 | 21:02 EFEMÉRIDES CULTURALES ARGENTINAS - MAYO
21/11 | 20:52 EFEMÉRIDES CULTURALES ARGENTINAS - JUNIO
21/11 | 20:40 EFEMÉRIDES CULTURALES ARGENTINAS - JULIO
21/11 | 20:30 EFEMÉRIDES CULTURALES ARGENTINAS - AGOSTO
21/11 | 20:21 EFEMÉRIDES CULTURALES ARGENTINAS - SEPTIEMBRE
21/11 | 17:52 EFEMÉRIDES CULTURALES ARGENTINAS - OCTUBRE
21/11 | 17:38 EFEMÉRIDES CULTURALES ARGENTINAS - NOVIEMBRE
21/11 | 17:36 EFEMÉRIDES CULTURALES ARGENTINAS -DICIEMBRE
19/11 | 22:49 ORIGEN DE LA PALABRA "FOLKLORE"
15/11 | 10:09 LA ÚLTIMA DEFENSA DE LO NUESTRO
14/11 | 21:54 ROBERTO ACHÁVAL
14/11 | 21:45 EL VINO
14/11 | 19:59 NORA ROCA
14/11 | 19:16 El padre de EL PRINCIPITO
14/11 | 18:26 LAS PASTERAS - Versión uruguaya
14/11 | 17:25 PUERTO WHITE - CRÓNICA DE UNA MASACRE OBRERA
14/11 | 11:00 EL FÁRMACO QUE CURA DEL TODO, NO ES RENTABLE
13/11 | 13:59 TULIO


Radio La Quebrada Radio de Tango Indexarte Escribirte OccidentesEscuchanos
Noticias | Efemérides | Novedades | Ventas | Biografias | Textos | Audio | Recomendados | Entrevistas | Informes | Agenda | Concursos | Editoriales | Lugares | Actividades | Blogs | Foros | TiendaFundación | Letras de Tango I | Letras de Tango II | Contacto | Boletín
© 2006-2017- www.escribirte.com | Todos los derechos reservados   | Diseño Web | Canales RSSRSS