Home | Blogs | Foros | Registrate | Consultas | Lunes 25 de septiembre de 2017
Usuario   Clave     Olvidé mi clave
     
Ir a la página de inicioIr a los Blogs
Mi Perfil
TINUS
Florentino Diez
Ingeniero White - REPUBLICA ARGENTINA
Soy eminentemente tanguero.
Jubilado Bancario
Nací el 16 de octubre de 1935
MI ESPOSA: Ángela Ventura
MIS HIJOS: Claudio Aníbal y Andrea Claudia
MIS NIETOS: Leandro Matías, Hernán Maximiliano, Braian Gabriel y Agustín Emiliano.


Archivo de entradas | Mostrar datosDesplegar
Ocultar datos Diciembre 2012
Amor, paz y trabajo
Mostrar datos Agosto 2012
Mostrar datos Noviembre 2011
Mostrar datos Septiembre 2011
Mostrar datos Agosto 2011
Mostrar datos Febrero 2011
Mostrar datos Octubre 2010
Mostrar datos Julio 2010
Mostrar datos Mayo 2010
Mostrar datos Marzo 2010
Mostrar datos Febrero 2010
Mostrar datos Enero 2010
Mostrar datos Diciembre 2009
Mostrar datos Noviembre 2009
Mostrar datos Octubre 2009
Mostrar datos Septiembre 2009
Mostrar datos Agosto 2009
Mostrar datos Julio 2009
Mostrar datos Mayo 2009
Mostrar datos Abril 2009
Mostrar datos Marzo 2009
Mostrar datos Febrero 2009
Mostrar datos Enero 2009
Mostrar datos Diciembre 2008
Mostrar datos Noviembre 2008
Mostrar datos Octubre 2008
Mostrar datos Septiembre 2008
Mostrar datos Agosto 2008
Mostrar datos Julio 2008
Mostrar datos Junio 2008
Mostrar datos Mayo 2008
Mostrar datos Abril 2008
Mostrar datos Marzo 2008
Mostrar datos Febrero 2008
Mostrar datos Enero 2008
Mostrar datos Diciembre 2007
Mostrar datos Noviembre 2007
Publique su taller

Últimos comentarios de este Blog

14/04/15 | 23:06: Chalo Tascheret dice:
tengo 78 años y muchos ha que no tenia todo el texto de este magnifico poema , sabia parte de el , pero tratare de memorizarlo todo y guardarlo en mis muchos lindos recuerdo que guardare en mis memorias ,,,,,, gracias
17/11/14 | 02:01: luis oscar dou dice:
tengo 83 años y, aunque se de que trata el poema, hay una parte de la letra que recuerdo y no la encuentro en esta versión que dice: no silbes Lisandro, no ves que tus silbos parecen aullidos de perros. Recuerdos vagos de mi adolescencia.
23/09/14 | 19:40: Gladys B. Alarcon dice:
Linda poesia. Supe de ella por un grupo de amigas argentinas con quienes compartimos el gusto por los libros, la poesia, la pintura, en fin ARTE. La pagina: La Magia de la Lectura en Facebook. Lo invitamos. Tanguera de escuchar tangos desde que estaba pequenia. Me encanta la musica y lo invito a la pagina Musica de ayer de hoy y de siempre. Ecuatoriana viviendo en USA hace poco. Tambien jubilada, con 2 hijos y 1 hija, 3 nietas, 1 nieto y 2 bisnietas. Saludos.
Vínculos
El arte de la literatura El arte de la literatura


*Las narradoras *Letristas de tango *Pintura y Literatura en el ''Cuento Mágico'' *Abordaj... Ampliar

Comprar$ 30.00

Entrá a Radio La Quebrada

TINUS


Este espacio estará dedicado a notas de cultura general, pero con inclinación a la música nacional, entendiendo como tal el tango y el folklore


Escribí un comentarioEscribí tu comentario Enviá este artículoEnvialo a un amigo Votá este artículoVotá este texto CompartirCompartir Texto al 100% Aumentar texto

Almuerzo tanguero



Almuerzo tanguero
Inusualmente la casa estaba vacía. Con silencio tangible, no habitual. Ángela, mi señora había salido y mis nietos, almorzaron en su casa y prolongaron la tarde, con el nuevo chiche, la reciente instalación de Internet.La computadora era solo mía. Podía emplear “mi tiempo”, para mejorar algunos aspectos de mi blog, como revisar las modificaciones en cursiva que había realizado el domingo, ajustar el detalle de alguna foto ilustrativa de las notas cargadas, por ejemplo esa poesía sobre Discépolo que resultaba duplicada, por estar también en uno de los artículos anteriores.
En consonancia con la disponibilidad de tiempo, la conexión de Internet, esta operando con un extrema morosidad, lo que me “permitía”, entre ventana y ventana, poner el agua a calentar, ensillar el mate debidamente, picotear alguna de las masitas, remanentes del desayuno y hasta llegarme hasta el baño para pasar el hilo dental en los intersticios dentales eliminado resabios del almuerzo.
Eliminé la foto de Discepolín, y comencé a buscar en Google, su reemplazo. Cuando localicé un retrato que me conformó, lo bajé a la carpeta-archivo y comencé su edición para adecuarla a la poesía.
Acá tengo que hacer una salvedad. Hasta hace poco tiempo, la tarea de editar, retocar, adecuar de tamaño o de color, era, para, una tarea sencilla. Ante el ataque informático de virus, hubo que hacer un resguardo del contenido de los archivos y cargar uno a uno los programas con los que trabajaba. Como no pude encontrar el disco del programa Window XP que tenía la máquina, mi amigo Eduardo, colocó, una versión que difiere algo con la anterior y en consecuencia, todo el proceso desde el encendido hasta la apertura y ejecución es distinto, con el agravante que las “ayudas” están redactadas en inglés, lo que me obliga a trasladar párrafos enteros al traductor, para que en una versión cuasi “tarzanesca”, entienda o no – la mayor parte de las veces es no – que debo hacer.
Estaba trabajando con la foto de Discépolo, cuando suena el teléfono.
Cuando levanto el tubo una voz femenina, desconocida, se presenta:
-Señor Diez, le hablo de la Sociedad Helénica y por indicación de Conrado De Lucía. Me dijo que Ud puede saber si la señora de Boccanera, el cantor, es de familia griega.
-En este momento no lo recuerdo – fue mi respuesta – pero si Ud. se molestara en volverme a llamar un poco más tarde, seguramente podré consultar en mis archivos, si tengo ese dato.
-¡Cómo no! – contestó la dama desde el teléfono - Si le parece bien en una hora… A las… cinco lo vuelvo a llamar… y muchas gracias!
Comencé a buscar en las carpetas de la computadora, pero no pude encontrar el dato que me pedían. Busqué en la agenda el número de Beto Boccanera, en Bánfield y marqué los números indicados. Resultó infructuoso, nadie contestó a mi llamado.
Me acordé de Luis Carbonara. Lo llamé y, al atender, como siguiendo una conversación anterior, me dijo:
-Sí, viste, empató – entonces reparó que era yo quien lo llamaba y como disculpándose me aclaró – Pensé que eras Nazca, con el que hablamos recién: Estaba mirando, como yo, el partido. ¿Cómo te va, Tino?
- Bien, Luis, y vos como andás, ¿ya llamaste al plomero? - fue mi respuesta.
El día anterior, lo había encontrado, cuando iba a cobrar al banco y me había contado que tenía un problema de inestabilidad, que se advertía al verlo caminar, por un problema de irrigación sanguínea. Bromeé con el diciéndole que si no le “subía agua al tanque”, llamará a un plomero
-Ando muchísimo mejor. ¿Qué precisabas? – le expliqué el pedido de la Sociedad Helénica y me confirmó afirmativamente, agregando que el apellido era Hisijos.
Lo anoté en un papel que puse bajo el teléfono y cuando iba a agradecerle el dato a Luis, me detuvo con una pregunta:
-¿Qué tenés que hacer mañana al mediodía?
-Mirá, mañana al mediodía, estoy solo, Mi señora se va a natación y mis nietos no están. ¿Qué pasa mañana…?
-Le dije a Nazca, a Morán, Aníbal que vengan a comer. No somos muchos seis o siete, porque para más es mucho trabajo y recién estoy saliendo. ¿Venís?
-Si, no tengo problemas así que… - comencé a contestarle y me interrumpió para indicarme:
-Traete lo que prefieras tomar, Vino, gasesosa, cerveza, kerosén…
Retomé la tarea de edición y encuadre de la foto de Discépolo y cuando estaba para adecuarla al tamaño requerido por la poesía, volvió a sonar el teléfono:
-Señor Diez, hace un rato hablé con usted desde la Sociedad Helénica, sobre la señora de Boccanera…
-Afortunadamente pude averiguarle que el apellido de la señora de Beto Boccanera es Hisijos… - comencé a explicarle
-Claro, si es pariente del marido de Vilma – recordó mi interlocutora, agregando que se comunicaría con Vilma Campagnani, pero cambiando de tema, me pregunta si tengo información sobre Juan Carlos Cobos.
-No tengo muchos datos a mano, pero recuerdo – le contesté - que nació en Punta Alta, cuando todavía no era Puerto Rosales y pertenecía al partido de Bahía Blanca.
- ¿Sabe cómo se llamaba realmente? – fue la próxima pregunta.
- No, pero si me da unos instantes, tal vez pueda conseguir ese dato. Por favor espéreme unos minutos – fue mi respuesta mientras consultaba en la página de Todo Tango, la nota que había cargado recientemente sobre Cobos y que tenía bien presente, ya que en primera instancia, el artículo no informaba del reciente fallecimiento de este excelente cantor. Fue un habitué a la Mesa del Tango, quien advirtió la omisión y otro cofrade a continuación informó la fecha, citando la fuente, que no era otra que el sitio de Conrado De Lucia, “www.terapiatanguera.com.ar”
-Hola, señora? Encontré el dato, Juan Carlos Cobos es el seudónimo de Lorenzo Joaquín Pires – le informé sonriendo interiormente. Me sentía muy bien pudiendo responder a necesidades de entidades como la Sociedad Helénica que tanto trabaja por su colectividad y por nuestro pueblo.
Recibí el agradecimiento de la señora y todavía con un regusto agradable, me quedé donde la sonriente foto de Cobos, parecía sumarse y decirme: ¡Gracias, viejo!

Al día siguiente, cuando volvía de acompañar a mi nieto a la escuela, pasé por el mercadito de la esquina, y junto con los bizcochos para el desayuno, me traje un botella de tino “Santa Ana”, que puse hasta la hora del mediodía en la vieja heladera que está en el garaje que a pesar de su vetustez y su apariencia descartable es la única que enfría como debe.
Cerca de las doce y media, recuperé la botella y la colocándola en una bolsa plástica, me dirigí a la casa de Luis. La puerta del patio estaba entreabierta y ya habían llegado Juan Capellaci, Harold Nazca y el flaco Cassataro de Bella Vista,
Dejé el vino sobre la mesa y comencé a escuchar los rezongos de Luis, medio en broma y medio en serio. Ya había decrecido el nivel de una de las botellas bien cerca de su base, cuando me senté en el banco que estaba sobre la ventana a pleno sol. Corrimos hacia un cono de sombra la mesa y comenzamos como el que no quiere la cosa, las primeras empanadas que estaban bárbaras. Se redoblaron las botellas de tinto, que parecían desfondadas, porque prontamente quedaron vacías. La asaderas habían quedado con un par de empanadas; Luis comenzaba a preparar los tallarines para los cinco, que estábamos sentados a la mesa, cuando, luego de un timbrazo frustrado, (era el pescador que le traía su mercadería al dueño de casa) cayeron el Flaco Omar Morán y el maestro de bandoneón, Aníbal Vitali. Las disculpas por la tardanza, problemas con el auto, no superados todavía, en ese momento y como dice Gagliardi en una de sus poesías: campana de largada…
Pasaron las empanadas, los fideos y el vino, pareció dejar un homenaje para la Difunta Correa al día siguiente en el cordón de la vereda.
Predominaron los temas del tango y anécdotas ferroviarias, entre los cuentos de Casstaro, subrayadas por las carcajadas de todos.
Se planeó la celebración de los ochenta años de nuestro amigo Juan, sin lugar determinado aun. Podrá ser ahí en lo de Luis o en la casa de Nazca o “donde sea
Y mientras Nazca le pedía al flaco “contate el de la vieja”, mientras se rearmaba para seguir, me correspondió el momento de aportar algún comentario, sobre el tema de conversación y también recordé algunos de mis cuentos preferidos.
Mientras Morán al mejor estilo al “Preso” escrachaba foto desde todos los ángulos, Vitali tomó su fueye y arrancó con “Quejas de bandoneón”, con la maestría yan reconocida en él.
Y fue desgranando tangos y valses, para mechar Czardas y Zorba el Griego, cerrando gloriosamente con otros tangos.
Era media tarde cuando el sol de otoño, era lo más parecido a una caricia primaveral que acompañaba el retorno hacia casa. O sería el vino…

Calificación:  Malo Regular Bueno Muy bueno Excelente Excelente - 1 voto  - Ingresá tu voto

Comentarios de nuestros lectores - Escribí tu comentario
06/06/09 | 19:56: Jimena dice:
Querido Florentino: he llegado aquí por mera casualidad y no dejo de maravillarme con tus relatos... Tienes esa pasión contagiosa por el tango, que despierta en tus lectores (por lo menos a mí)la necesidad de indagación para poder comprenderte...Emanas a través de tus palabras, ese curioso airecito que huele a tango, a caminito, a cigarro... Un abrazo!!
jime-27884@hotmail.com
 
05/09/08 | 19:36: Carlos Hisijos dice:
Entré x casualidad, al buscar la palabra "Hisijos" muy entretenido relato, voy a seguirlo...
hisijos_carlos@hotmail.com
 
Últimas entradas del mes
03/09 | 19:02 Cueldad, soberbia, emgaño y amor
24/09 | 14:23 LEY DE MEDIOS SIN LIBERTAD O LIBERADORA...
24/09 | 13:57 CON LA IMAGEN, LA PLUMA Y LA PALABRA
15/09 | 15:54 LA ARGENTINA INSOLENTE
10/09 | 17:49 TIERRA ARADA
10/09 | 14:48 LEY DE MEDIOS - I
10/09 | 14:46 LEY DE MEDIOS
09/09 | 11:15 "PRONÓSTICOS"
06/09 | 17:12 PROYECTO DE LEY DE SERVICIOS DE COMUNICACIÓN AUDIOVISUAL
18/09 | 19:22 MARIO BENEDETTI
10/09 | 16:55 MISTERIO...
01/09 | 22:04 EL ADIÓS


Radio La Quebrada Radio de Tango Indexarte Escribirte OccidentesEscuchanos
Noticias | Efemérides | Novedades | Ventas | Biografias | Textos | Audio | Recomendados | Entrevistas | Informes | Agenda | Concursos | Editoriales | Lugares | Actividades | Blogs | Foros | TiendaFundación | Letras de Tango I | Letras de Tango II | Contacto | Boletín
© 2006-2017- www.escribirte.com | Todos los derechos reservados   | Diseño Web | Canales RSSRSS