Home | Blogs | Foros | Registrate | Consultas | Martes 25 de julio de 2017
Ir a la página de inicioIr a los Foros
Todos los foros   Cine   Cuentos   Educación   Escritores   Literatura   Música   Poesía   Tango
Foro de Cuentos En este foro podrás subir cuentos y narraciones en general.
Menú principal
Foros
Nueva Entrada
Escuchá Radio De Tango
Entradas
HIMNO AL SOL DE AKHENATÓN
LUCHA Y VENCERÁS
LOS CUBOS DE TIAWANACU - por José Alvarez López
FÍSICA Y CREACIONISMO - por José Alvarez López
TOPONIMIAS DE CÓRDOBA- por Orencio Julio Correas
EL ATOLÓN DE ATLÁNTIDA- por José Alvarez López
AKHENATÓN Y SU CIUDAD INDUSTRIAL
EL ACUERDO
DECIRES
DECIRES
DECIRES
ATLÁNTIDA - por José Alvarez López
El bosque de las crisálidas
EL TESORO DE TUTANKHAMON
Monerías
EL SISTEMA SOLAR por José Alvarez López
EL CERO Y LA CONSTANTE DE ESTRUCTURA FINA por J. Alvarez López
CIENCIA CALDEA por José Alvarez López
APOCALIPSIS (Estilo y Poemática) por José Alvarez López
EL HOMBRE-DIOS - por José Alvarez López
JOSÉ ALVAREZ LÓPEZ por Guillermo Borioli
Cuando el Pájaro Dejo de Cantar
Una moneda en el riel…
EL NÚMERO 137 - por José Alvarez López
EL CASO DEL METRO - por José Alvarez López
AKHENATÓN Y EL ATONISMO - por José Alvarez López
VALIENTE MUJER
MORIR DE AMOR
VELOCIDAD DE LA LUZ EN LA GRAN PIRÁMIDE-por Jose Alvarez López
PIRÁMIDES DE ASIA por José Alvarez López
LA RULETA DE LA VIDA
EL PAPA Y EL SHA (by Portecat)
LA MUERTE RITUAL - por José Alvarez López
LA PIRÁMIDE DE PALENKE por José Alvarez López
EL LEGADO ETRUSCO por José Alvarez López
DEUS LUDENS por José Alvarez López
LA ESTANCIA DE JESÚS MARÍA
´LOS PATRIARCAS BÍBLICOS por José Alvarez López
EL GORRION Y LA LECHUZA
LA BIBLIA CUÁNTICA por José Alvarez López
P A U L E T
BIOGRAFÍA DE JOSÉ ALVAREZ LÓPEZ
LAS RUTAS DE LA CÁBALA -- por José Alvarez López
Nueva Iniciativa para Escribir Cuentos y Libros!!!
publicaciones de cuentros
Segunda oportunidad
E-LIBRO DESCRIBE CÓMO es escribir con EL CEREBRO hackeado
Romance de la niña y el duende
Tácito amor en los ciclos de la vida"
CARBONCILLO
ATAQUE FINAL
La novela Fantástica
SIESTA EN EL MONTE
"Furiosa"
¿Que necesita...?
Una Broma
Mi tierra, mi cielo...
Justo
La Directora
NIÑO DIOS
NADIE
ENCICLOPEDIA DE LA DIALÉCTICA SEXUAL
HORAS FINALES
MAUPERTIUS
MAUPERTIUS
UN POCO DE METAFÍSICA
EL NUEVO REY
LA BUENA NUEVA
COHETERÍA ESPACIAL
EN ALGUN LUGAR DEL AYER - Carlos Contesti
El fantasma
LA CRECIENTE
NOSTALGIA
DESPUÉS DEL GRANIZO
sombras nada más
EL TATITA JOSÉ
interno 47
LA VÍSPERA
LA NUEVA AURORA
UNICA SALIDA
PALABRAS DE UN CONDENADO A MUERTE
EL TREN DE LAS CUATRO
AMOR TRAS EL CRISTAL - Carlos Contesti
AMOR TRAS EL CRISTAL - Carlos Contesti
AL ATARDECER, LA CASA
PIQUETERA
"El Fantasma"
"A los ojos de él"
Fue
"El Sueño"
AHORA EXISTO PARA TI - Carlos Contesti
"Otra Oportunidad"
"Cuando la Muerte se enamora"
Madre Natura Enojada.
LA MAESTRA RURAL
Esto es un asalto
UN FANTASMA EN LA MAQUINA - Carlos Contesti
JAQUE MATE
los mirones
Pequeña tierra viva
La maquina del azar
Dos Misterios reales
TEMERDUVIA
Epitafios
¿ POR QUE ?
El Cambio
EL TREN
LA IDEA
NEGRO SIDERAL
UNA NOCHE DE VERANO Y MAR
Arbol amigo
AQUELARRE
Con el Corazón Vacío
Con el Corazón Vacío
Encuentro
sexo frustrado
TIPOLOGÍA DE UN GÉNERO HÍBRIDO CON CONTORNOS DIFUSOS
Tragedia corta
Fotorelato Yo estoy aqui
Experiencia compartida
Misa de cuerpo Presente
Esos eran machos
Una pequeña duda.
Atrapando peces con las manos.
Domingos tristes como tetas caidas
PARANOIA II
PARANOIA I
A TODOS LOS ESCRITORES QUE PUBLICAN EN ESTA PÁGINA
PARIAS
Otro día en el prado.-
Fragmentos II
DRACULA ANONIMO
CIRCULO PERFECTO
LA CHICA DEL CORAN
LIBERACIÓN FINAL
El sonido del desastre
Los del otro lado.
FRAGMENTOS
El Gigantosaurio
EL Camino
Creencia
Sin nombre
Sueño
Navidad en Iraq
El libro
El Crucificado
DOMINGO
Los Ancianos
Sobre Camaleones en la Guerra
Vacio
CONTRAINDICACION: SUEÑO.
Un Abrupto Despertar
El Musical Derrumbe de las Máscaras
EL FRANCOTIRADOR
:.:..:... Yo Soy Dios ...:..:.:
Breve relato sobre una aventura en parque Chas
..:.:.El Arlequín.:.:..
¿Y si las Sombras Pensaran?
la muela
UNA VEZ MAS
HISTORIA COTIDIANA
PAPA NOEL EXISTE
MABEL URQUIJO
A LA LUZ DEL AYER
VIAJE AL CIELO
CADA NOCHE UN MUNDO DISTINTO
Justo...
Lo peor...
A destiempo...
MALDITO HEROE....
Historias imaginarias:
sueño?
25 de Mayo de 2008
EL VIAJE FINAL
PAJAROS EN LA CABEZA
EL FABRICANTE DE ALAS
SOMOS DIFERENTES
Hasta luego... capitán (A Aberto Olmedo)
Cuentos para el alma:
EL FRANCOTIRADOR
TODO POR LOS SUEÑOS...
EL SOL
LA CASA GUARDADA
Escribir
"TIEMPO"
El Hombre que sabía
Tarzàn no murío, esta vivo en el subte linea"D"
Cumpleaños no deseados: JA.JA.JA…
Trampa íntima
Devenir
El Cóndor por Angeles Rosique
Los colores rebeldes
ENSAYO SOBRE TALLERES LITERARIOS EN ARGENTINA
Detención de tiempo
El ritual de las máscaras
La rueda en espiral
Felices los niños Felices los niños


La llamada edad dorada de la inocencia es, sino siempre, muy a menudo, una falacia, de allí... Ampliar

Comprar$ 20.00

Entrá a Radio La Quebrada
Escribí un comentario Escribí tu comentario Enviá este artículo Envialo a un amigo Votá este artículo Votá este texto CompartirCompartir Texto al 100%Aumentar texto
EL TATITA JOSÉ | Votar

EL TATITA  JOSÉ

…………………….

1 —— EL  PERSONAJE

 

——“ El Tatita José era negro, pero tenía los ojos azules ”–

 

Solía decirnos Mamagrande, nuestra abuela, cuando entre nietas y nietos llenábamos de batuque y disputas infantiles el patio solariego de su casa, volteando algunas macetas con sus plantas preferidas a las cuales ella cuidaba con primor. Éramos una bandada de gurises jugando alrededor de ella, dentro de un conjunto orgánico de nietos bulliciosos en plena etapa de la niñez. Y el Tatita José estaba allí siempre presente, a nuestro parecer, acompañándonos, pues ella lo evocaba.

 

——“Ustedes necesitan una mano fuerte que los eduque con rigor. Necesitan al propio Tatita José aquí en persona... pues a él ningún niño le desobedecía.”

–——“¿Era muy malo?”-——preguntábamos con algo de temor

–——“No. Era muy cariñoso con todos los niños, pero también exigente... y sabía educarlos.”

 

El Tatita José era un personaje destacado en nuestra memoria familiar y su recuerdo perduró más de un siglo. Ninguno ya lo había visto en persona, pero su recuerdo señero subsistía. Hacia el ocaso de sus días, al final del siglo XIX, aún manteníase elegante y altivo, anciano y protector. De palabra solemne, como un viejo patriarca ... ¡y con sus bellos ojos azules!

 

                        Pero ...¿Quién era él?... ¿Por qué siempre se lo mencionaba como garante de la paz domiciliaria? Su ternura y su solvencia personal para dirimir pleitos infantiles y educar a niños de una sociedad tradicional, con firmes conceptos de vida y conducta, fueron notorios. Permaneció en el recuerdo y se fortaleció con los años, mientras más distante su figura íbase alejando en el pasado. Como la de alguien a quien se desea preservar, evitando su pérdida, y es necesario conservar en la memoria. El Tatita José se nos figuraba en imagen, como ese ancestro venerable al cual nos remitimos con orgullo, pues es el representante de todas las pautas y realidades de una familia, fueran éstas felices o dolorosas. El encargado de mantener el orden y la autoridad —ya sea severa o dulce— pero siempre compleja.

 

Pero el Tatita José tan amado, tan evocado, tan valorado, tan escuchado y obedecido ... ¡¡¡ Era un Esclavo !!!

…………………………………………….

 

         Era él, en realidad, el único esclavo legal nacido antes de la “libertad de vientre” (decretada en 1813) que aún quedaba dentro la familia del gobernador Don Francisco Ortiz de Ocampo, aquél patricio que dijera :

 

——¡La patria recién nace y ya está de luto!

 

….luego del fusilamiento en pleno del gobierno cordobés y su intelectualidad universitaria (el Rector inclusive) en Cabeza de Tigre, acusados de “bonapartismo” y contrarios a Fernando VII, dejando de ese modo “acéfala”  a su dirigencia.  A partir de allí comenzó la gran guerra civil de Argentina que lleva el nombre de Anarquía, la cual iba a durar en su baño de sangre 40 años.

 

 

            Y se apersonó de inmediato en Córdoba, para hacerse cargo de una ciudadanía que había quedado de pronto huérfana, por un acto político sucedido en tierras muy distantes, en otro continente, originado en la invasión napoleónica a España. A la cual los porteños rechazaban jurando lealtad al príncipe Fernando VII (Revolución 25 de Mayo) pero a quien los cordobeses no tenían ninguna simpatía. Lo aborrecieron siempre. Eran antiborbónicos, como es sabido, añoraban a sus maestros Jesuitas encarcelados por Carlos III de Borbón.

           

2 --- EL  TESTIGO

 

En todas estas idas y venidas, habíalo acompañado su joven esclavo José. El mismo que con los años se transformaría en tutor de sus numerosos descendientes. Testigo oculto de una época donde los hombres volcaron pasiones, desencuentros, éxitos y humillaciones. Compañero de episodios olvidados e inolvidables... Presente en diálogos y sucesos, testigo ocular de toda una época, asistiendo al nacimiento de una nación que también era la suya, y en medio de una familia que terminó por ser la suya en los hechos vivos.

 

            Poca gente contemporánea a él, conoció y presenció tan de cerca tantos sucesos  históricos. Con una memoria detallista, hizo de cronista de aquellos hechos y también preservó la memoria familiar. Criaba y educaba a los niños de esa familia en cuya Estancia ubicada en la localidad de “La Esquina” formaban una especie de comunidad infantil. El esclavo José los tenía a su cargo y guarda, en calidad casi de “tutoría” (en los hechos lo era) dentro de una familia donde luego de tres décadas de guerra civil, ya no quedaban hombres maduros... vivos.

 

Pues “¡ todos habían muerto en las guerras ¡” según la frase repetida.

 

3 ---— LUCHAS  FRATICIDAS

 

            Estamos hablando de las guerras interiores y exteriores (dentro de Argentina y de Argentina con Brasil) pero todas en suma, fraticidas. Pues dividieron y bañaron en sangre al que antaño fuera el Imperio de Ultramar “donde no se ponía el Sol”... con su anexo brasilero junto a quien formamos alguna vez… una sola, grande y muy extensa nación colonial.

 

Pues todos aquellos connacionales que se asesinaban entre sí con actos desmedidos, entre horrendas sangrías sin piedad alguna, en ese lacerante siglo XIX, tenían genes fraternos. Se devastaban, herían, masacraban y perseguían sin tregua y con saña cruel, pero tenían en común sangre íberocolonial o indoibérica. Fusionaron tres reinos o tres culturas que al encontrarse eran diferenciadas, y al concluir el período colonial, habíanse entrelazado en sus proyectos de devenir y en sus programas históricos de progreso : Hispanos ...Lusitanos... Indoamericanos. Pero estaban en esa instancia convertidas en fuerzas aniquilantes que desangrábanse las unas a las otras, en una guerra fraticida, la cual pareciera en aquellos tiempos no tener fin. Sin embargo, habían coexistido antes por centenios.

 

            El Cono Sur sudamericano no era en ese momento tal como había sido en siglos anteriores, una tierra dedicada al progreso. Sino un mundo en decadencia que se destruía a sí mismo y que arrasaba a las propias familias que lo constituían. Llevar en esos días un apellido que fuera destacado en la función societaria, era casi un estigma, un peligro de vida. O una condena en el mejor de los casos al exilio. Y todo ello sucedía con explicaciones diversas, con justificaciones arbitrarias que parecieran inapelables : Como siempre hacen los violentos.

 

Y esta dirigencia que se empeñaba en autodestruirse con crímenes abusivos, y complicando para ello al pueblo nativo gaucho o mestizo, (con conceptos ajenos a su idiosincrasia y a los cuales nunca comprendería) había dado la espalda a sus ancestros. Aquéllos solitarios pioneros que siglos atrás se embarcaran en la aventura del Océano y las Indias, navegando en barcos semejantes a cáscaras de nuez... para construir. Edificando ciudades. Plantando vides. Criando ganado. Sembrando trigo. Levantando Universidades. ¡Y sobreponiéndose al continuo hostigamiento de los Malones!

           

            Fueron guerras desgarradoras las del luctuoso siglo XIX, y lacerantes en demasía, para la población civil. Aunque se hable del brillo de los “Caudillos” cuyos ejércitos ya fueran federales o unitarios, saqueaban por igual a estancias, chacras, quintas, o lo que estuviera a mano. Empobrecieron y enlutaron a la nación Argentina recién nacida, no solamente con la sangría, sino y más notorio que nada, con el saqueo brutal que sometieron a la población civil y productora, llevándose cosechas, animales, vituallas, mantas, ropas, calzado, vinos, agua, sin importarles en absoluto por la suerte de los habitantes tal como el “Saco de Roma” tan mentado.

 

Una Argentina en llamas y empobrecida mostraba sólo la miseria, donde la guerra civil o Anarquía del siglo XIX había dejado a los trabajadores y a los productores de la tierra, en un páramo agobiante. Quedaba sólo como corolario luego de esa lucha descabellada, una Pachamama lacerada e improductiva. Guerra civil de 40 años que produjo pobreza y además numerosas víctimas políticas e históricas, deudos dolorosos, no sólo de la familia Ortiz de Ocampo, sino  también de sus enemigos, vecinos, allegados o conocidos. O desconocidos. Y que especialmente, dejaron como saldo : ¡Muchos Niños Huérfanos!

 

4—— N I Ñ O S

 

 

            Niños …Sí, niños… Niños como todo niño al fin de cuentas, los cuales —en este caso–– eran depositados en esa aislada estancia de La Esquina, como protección a eventuales venganzas políticas y “razzias” punitivas, o de carácter ideológico y exterminio, en manos del Tatita José.  Un esclavo.

 

            Mayoral de una Estancia rica y dolorida. Una propiedad de hacendados pudientes y perseguidos. Diezmados. Muchos niños... Muchísimos niños pasaron por la mano educadora del esclavo José, nacido en la Rioja, propiedad él de la familia Ortiz de Ocampo, y protector él, de su descendencia. De sus principios. Sus recuerdos. Sus valores. Nadie quedaba vivo en aquella familia, en esa casa solariega de la Estancia de La Esquina, como varón adulto (tanto como de otras familias de adictos o vinculados a ella) ...¡Nadie!... Salvo él : el Tatita José y su treintena de niños. ¡ Así son las guerras !

 

            Eran niños. Pero hijos en conjunto de esa estirpe con gestas heroicas, con figuras históricas y célebres que hoy día se admiran, quienes han dado su nombre a las calles y sitios nacionales, con plazas y estatuas. Pero no era por ello menos cierto el infortunio de estas criaturas. Su dolor, su soledad. Hijos de su tiempo. Hijos de las guerras. Hijos de su época. Hijos de la historia.

 

            Huerfanitos. Defendidos de este modo, mediante aquel anonimato, de las increíbles venganzas políticas que se abaten siempre y en todos los casos, sobre la descendencia indefensa. Refugiados allá en esa estancia solitaria junto al Tatita José : Severo,  adusto,  exigente, tierno. La forma en que él educaba, enseñaba y reprendía a esa bandada de niños perseguidos por la historia, por el cruel desencuentro entre los hombres de una misma nación y de un mismo origen, quedó fijado entre ellos, con ese agradecimiento que supera al tiempo.

           

            Y estos huérfanos de guerra, niños solos, niños olvidados, niños ricos y pudientes, pero escondidos con peligro de sus vidas, de alcurnia social, pero muy solos en definitiva … no olvidarían  nunca al Tatita José que los condujo de la mano con presencia paternal, hasta que se repartieron por el mundo en busca de sus propios destinos.        

 

5 ——TATA

 

            “Tata” significa Abuelo y Anciano en lengua quichua. También en México encontramos la denominación de Tata, como jefe de una comunidad nativa. En Perú es Tayta. TATA es una voz precolombina adoptada por la vieja sociedad colonial y transferida a la sociedad argentina, muy especialmente entre ambientes ganaderos y patriarcales donde la influencia y la solemnidad de un “Tata” podía extenderse más allá del parentesco de sangre. Usado en las familias estancieras como Tata (abuelo) o Tati (padre). Asimismo empleado por el gauchaje donde encontramos también a Tata Dios. El Creador.

 

            El Tata Viejo es el bisabuelo. Incluye dicho término un sentimiento de respetabilidad, conlleva un título reverencial válido, y al que sin duda alude su uso transmitido de un idioma a otro. Por ello mismo asombra que un esclavo fuese :

 

“ El  Tatita  José ”

 

Profesionales, políticos, diplomáticos, diputados, sacerdotes, estancieros, militares, damas de sociedad, embajadores y profesores universitarios de antaño, me fueron señalados a mí como los niños que criara y educara,  el  Tatita  José. 

 

 

6—— EL  REFUGIO

 

           No estaba totalmente solo en aquella cruzada preservadora de vidas humanas, que iban a destacarse socialmente en el futuro, cuando las guerras civiles concluyeran. Otra figura muy fuerte e imponente, lo acompañaba : La viuda de Ortiz de Ocampo.

 

La dueña en verdad de aquella estancia situada allá en La Esquina. La dama aristócrata austera y sobria, en cuyo entorno transcurrió ese pedazo dramático de la historia nacional. Viuda del hijo del gobernador, quien vivió una circunstancia límite no elegida por ella y tampoco deseada. Quien formó parte de la misma y nunca participó en ella.

 

            Si este esclavo negro de ojos azules, cuya belleza aún asombraba en su ancianidad, tenía cautivada en tiempos de su plenitud viril a esta dama vestida de negro, que llevaba muchos lutos yuxtapuestos (con esos hombres de su familia “que morían todos en las guerras”) … ya hoy no podemos saberlo. Sólo agregar fantasías.

 

            Viuda. Adulta. Adusta. En una casa con muchos niños. Con hijos y nietos. Con sobrinos y sobrinos nietos. Con nietos de amigos. Con nietos políticos o de personas entrañables. Huérfanos todos. O con padres que aún se hallaban en el fragor de las batallas. Hijos de las guerras numerosas y contradictorias del siglo XIX. Hijos de esas familias cercenadas, los cuales en muchos casos eran, los últimos representantes vivos de las mismas.

 

            No mantenía diálogo alguno con aquella bandada de niños sin padres, alojados en su casa y perseguidos por el infortunio. Víctimas del belicismo desencadenado, presuntamente ideológico, sin piedad y sin amor real al terruño. Con padres siempre ausentes o muertos en las refriegas. Padres a los que muchas veces, ella no conocía ni llegaría a conocer. Como tampoco quizás, nunca los conocerían esos niños allí alojados y alejados de las batallas.

 

            El entorno social de esa familia en tiempos de paz y progreso, había sido muy amplio y allí en su casa ella ocultaba, una buena parte de su descendencia. Protegiéndolos y separándolos del peligro, caso común en muchas guerras intestinas y fraticidas. Administradora de bienes propios, ella poseía un temple excepcional para enfrentar los avatares trágicos que envolvieron su vida y de los cuales, saldría airosa. Pero no hay duda, conformaron su estilo, su carácter duro. Tal como se la recordaba. Una dama rigurosa víctima también, de aquel bélico clima, que enfrentó sin temor ni debilidad. Con valor. Con firmeza. Con temple.

 

            Compasiva en el fondo y despótica en la forma. Sin una lágrima, sin una queja, sin una ternura. Protocolar al máximo en sus modales, en medio de su aislamiento estanciero. No había un lamento en sus palabras ni derramaba mimos. Defendía casi ácidamente (oponiéndose a cualquier intento de que le arrebatasen aquellos niños) a los cuales no besaba y por quienes sacaba la cara. Fuese quién fuese el intruso (o pariente) que intentase reclamar por ellos, en los momentos peores de las guerras.  Se jugaba por ellos y no les daba una caricia. Alma vigorosa colocada en una situación límite. Mujer valiente erguida en su arrogancia, enfrentada a un mundo convulsionado. Dirigía ella personalmente gauchos, chinitas, esclavos, tambos, sembrados, producción, comercio.

 

            Y siempre impecablemente vestida y aseada. Con su ropa obscura de cerrado luto. Nunca habló ni media palabra con esos niños a los cuales ocultaba en su casa de probables agresiones, por causa de sus padres guerreros. No tenía vocación ni tiempo para ello. Enfrentaba tales desdichas sin bajar la cabeza, con ese vigor de las “varonas” de antaño. Con esa forma directa de las antiguas damas estancieras.

 

            Y además, con la mano de apoyo especial dentro de una situación límite, que iba a permitirle sacar adelante aquellos años realmente difíciles, como los que le tocara compartir con el : TATITA  JOSÉ.

 

...................................................

Alejandra  Correas  Vázquez

………………………………..

 

 



Subido por Alejandra Correas Vázquez
Comentarios - Escribí tu comentario
Radio La Quebrada Radio de Tango Indexarte Escribirte OccidentesEscuchanos
Noticias | Efemérides | Novedades | Ventas | Biografias | Textos | Audio | Recomendados | Entrevistas | Informes | Agenda | Concursos | Editoriales | Lugares | Actividades | Blogs | Foros | TiendaFundación | Letras de Tango I | Letras de Tango II | Contacto | Boletín
© 2006-2017- www.escribirte.com | Todos los derechos reservados   | Diseño Web | Canales RSSRSS