Home | Blogs | Foros | Registrate | Consultas | Martes 24 de octubre de 2017
Ir a la página de inicioIr a los Foros
Todos los foros   Cine   Cuentos   Educación   Escritores   Literatura   Música   Poesía   Tango
Foro de Cuentos En este foro podrás subir cuentos y narraciones en general.
Menú principal
Foros
Nueva Entrada
Diseño web
Entradas
HIMNO AL SOL DE AKHENATÓN
LUCHA Y VENCERÁS
LOS CUBOS DE TIAWANACU - por José Alvarez López
FÍSICA Y CREACIONISMO - por José Alvarez López
TOPONIMIAS DE CÓRDOBA- por Orencio Julio Correas
EL ATOLÓN DE ATLÁNTIDA- por José Alvarez López
AKHENATÓN Y SU CIUDAD INDUSTRIAL
EL ACUERDO
DECIRES
DECIRES
DECIRES
ATLÁNTIDA - por José Alvarez López
El bosque de las crisálidas
EL TESORO DE TUTANKHAMON
Monerías
EL SISTEMA SOLAR por José Alvarez López
EL CERO Y LA CONSTANTE DE ESTRUCTURA FINA por J. Alvarez López
CIENCIA CALDEA por José Alvarez López
APOCALIPSIS (Estilo y Poemática) por José Alvarez López
EL HOMBRE-DIOS - por José Alvarez López
JOSÉ ALVAREZ LÓPEZ por Guillermo Borioli
Cuando el Pájaro Dejo de Cantar
Una moneda en el riel…
EL NÚMERO 137 - por José Alvarez López
EL CASO DEL METRO - por José Alvarez López
AKHENATÓN Y EL ATONISMO - por José Alvarez López
VALIENTE MUJER
MORIR DE AMOR
VELOCIDAD DE LA LUZ EN LA GRAN PIRÁMIDE-por Jose Alvarez López
PIRÁMIDES DE ASIA por José Alvarez López
LA RULETA DE LA VIDA
EL PAPA Y EL SHA (by Portecat)
LA MUERTE RITUAL - por José Alvarez López
LA PIRÁMIDE DE PALENKE por José Alvarez López
EL LEGADO ETRUSCO por José Alvarez López
DEUS LUDENS por José Alvarez López
LA ESTANCIA DE JESÚS MARÍA
´LOS PATRIARCAS BÍBLICOS por José Alvarez López
EL GORRION Y LA LECHUZA
LA BIBLIA CUÁNTICA por José Alvarez López
P A U L E T
BIOGRAFÍA DE JOSÉ ALVAREZ LÓPEZ
LAS RUTAS DE LA CÁBALA -- por José Alvarez López
Nueva Iniciativa para Escribir Cuentos y Libros!!!
publicaciones de cuentros
Segunda oportunidad
E-LIBRO DESCRIBE CÓMO es escribir con EL CEREBRO hackeado
Romance de la niña y el duende
Tácito amor en los ciclos de la vida"
CARBONCILLO
ATAQUE FINAL
La novela Fantástica
SIESTA EN EL MONTE
"Furiosa"
¿Que necesita...?
Una Broma
Mi tierra, mi cielo...
Justo
La Directora
NIÑO DIOS
NADIE
ENCICLOPEDIA DE LA DIALÉCTICA SEXUAL
HORAS FINALES
MAUPERTIUS
MAUPERTIUS
UN POCO DE METAFÍSICA
EL NUEVO REY
LA BUENA NUEVA
COHETERÍA ESPACIAL
EN ALGUN LUGAR DEL AYER - Carlos Contesti
El fantasma
LA CRECIENTE
NOSTALGIA
DESPUÉS DEL GRANIZO
sombras nada más
EL TATITA JOSÉ
interno 47
LA VÍSPERA
LA NUEVA AURORA
UNICA SALIDA
PALABRAS DE UN CONDENADO A MUERTE
EL TREN DE LAS CUATRO
AMOR TRAS EL CRISTAL - Carlos Contesti
AMOR TRAS EL CRISTAL - Carlos Contesti
AL ATARDECER, LA CASA
PIQUETERA
"El Fantasma"
"A los ojos de él"
Fue
"El Sueño"
AHORA EXISTO PARA TI - Carlos Contesti
"Otra Oportunidad"
"Cuando la Muerte se enamora"
Madre Natura Enojada.
LA MAESTRA RURAL
Esto es un asalto
UN FANTASMA EN LA MAQUINA - Carlos Contesti
JAQUE MATE
los mirones
Pequeña tierra viva
La maquina del azar
Dos Misterios reales
TEMERDUVIA
Epitafios
¿ POR QUE ?
El Cambio
EL TREN
LA IDEA
NEGRO SIDERAL
UNA NOCHE DE VERANO Y MAR
Arbol amigo
AQUELARRE
Con el Corazón Vacío
Con el Corazón Vacío
Encuentro
sexo frustrado
TIPOLOGÍA DE UN GÉNERO HÍBRIDO CON CONTORNOS DIFUSOS
Tragedia corta
Fotorelato Yo estoy aqui
Experiencia compartida
Misa de cuerpo Presente
Esos eran machos
Una pequeña duda.
Atrapando peces con las manos.
Domingos tristes como tetas caidas
PARANOIA II
PARANOIA I
A TODOS LOS ESCRITORES QUE PUBLICAN EN ESTA PÁGINA
PARIAS
Otro día en el prado.-
Fragmentos II
DRACULA ANONIMO
CIRCULO PERFECTO
LA CHICA DEL CORAN
LIBERACIÓN FINAL
El sonido del desastre
Los del otro lado.
FRAGMENTOS
El Gigantosaurio
EL Camino
Creencia
Sin nombre
Sueño
Navidad en Iraq
El libro
El Crucificado
DOMINGO
Los Ancianos
Sobre Camaleones en la Guerra
Vacio
CONTRAINDICACION: SUEÑO.
Un Abrupto Despertar
El Musical Derrumbe de las Máscaras
EL FRANCOTIRADOR
:.:..:... Yo Soy Dios ...:..:.:
Breve relato sobre una aventura en parque Chas
..:.:.El Arlequín.:.:..
¿Y si las Sombras Pensaran?
la muela
UNA VEZ MAS
HISTORIA COTIDIANA
PAPA NOEL EXISTE
MABEL URQUIJO
A LA LUZ DEL AYER
VIAJE AL CIELO
CADA NOCHE UN MUNDO DISTINTO
Justo...
Lo peor...
A destiempo...
MALDITO HEROE....
Historias imaginarias:
sueño?
25 de Mayo de 2008
EL VIAJE FINAL
PAJAROS EN LA CABEZA
EL FABRICANTE DE ALAS
SOMOS DIFERENTES
Hasta luego... capitán (A Aberto Olmedo)
Cuentos para el alma:
EL FRANCOTIRADOR
TODO POR LOS SUEÑOS...
EL SOL
LA CASA GUARDADA
Escribir
"TIEMPO"
El Hombre que sabía
Tarzàn no murío, esta vivo en el subte linea"D"
Cumpleaños no deseados: JA.JA.JA…
Trampa íntima
Devenir
El Cóndor por Angeles Rosique
Los colores rebeldes
ENSAYO SOBRE TALLERES LITERARIOS EN ARGENTINA
Detención de tiempo
El ritual de las máscaras
La rueda en espiral
Guía de Buenos Aires (una ficción) Guía de Buenos Aires (una ficción)


Buenos Aires es nao y misterio. Una damisela nacida entre el viento y la garúa. La ciudad ... Ampliar

Comprar$ 90.00

Escuchá Radio De Tango
Escribí un comentario Escribí tu comentario Enviá este artículo Envialo a un amigo Votá este artículo Votá este texto CompartirCompartir Texto al 100%Aumentar texto
EN ALGUN LUGAR DEL AYER - Carlos Contesti | Malo Regular Bueno Muy bueno Excelente Excelente - 2 votos

Días atrás, como tantas otras tardes, al salir del trabajo y caminar las cuadras que me separan de la cochera, me he cruzado con el niño regordete que nunca me mira a los ojos, incluso creo que ajusta su paso para evitarme; es posible que yo no le caiga bien, a pesar que íntimamente me considero una buena persona, uno no siempre puede agradarle a todo el mundo. No es el motivo de este relato la impresión que yo puedo causar sobre el pequeño, el asunto es que por segunda vez anticipé lo que le sucedería antes de que ocurra; si, puede parecerles raro o tal vez no tanto, quizá sea una casualidad o que uno como adulto puede prever el peligro antes que los párvulos, lo cierto es que yo carezco de cualquier capacidad premonitoria, pero repito, anticipé dos veces lo que iba a sucederle al niño. La primera vez que ocurrió, él pasó raudamente por mi lado con su bicicleta azul, lo vi doblar la esquina e inmediatamente supe que se estrellaría, afortunadamente sus reflejos le permitieron accionar los frenos, pero el cable del mismo cedió ante el esfuerzo y terminó su trayectoria sin daños mayores contra una pila de materiales de construcción; al menos así me pareció cuando llegué al lugar del suceso, le vi incorporarse algo avergonzado, revisar su rodado y el estado de sus pantalones a la altura de la rodilla, enderezar el volante y seguir ahora con cuidado su camino alrededor de la manzana. Sé lo que deben estar pensando, cualquiera que vea doblar a un chiquillo la esquina a toda velocidad, puede inferir del riesgo de un accidente, lo sé, yo mismo justifiqué el suceso de una manera parecida; pero la segunda vez fue distinta, impredecible a mi entender.

Lo observé correr en dirección a mí, con la dificultad propia de la obesidad, su rostro acalorado por el esfuerzo, la transpiración perlando las sienes y por primera vez sus ojos se cruzaron con los míos y pude apreciar angustia y resignación en la mirada; tras él otros tres muchachitos algo mayores acortaban distancia, era evidente que lo alcanzarían de un momento a otro. Me disponía a detenerlos, pero entonces un pensamiento se apoderó de mi voluntad y me volví a gritarle con la intención de advertirle sobre el portón; todo sucedió en un instante, el pequeño volteó para ver a sus seguidores o quizá al escucharme y en ese preciso momento un portón se abrió sin darle posibilidades de reaccionar. Sentí el ruido del encontronazo y de alguna manera viví su dolor, lo observé caer con aparatosidad y quedar tendido en el piso; sus perseguidores se detuvieron y entre el temor por la responsabilidad que les concernía en el accidente y la risa que les produjo el mismo, terminaron abandonando la desigual carrera y se marcharon presurosos. Juro que estuve a punto de correr a ayudarlo, pero me encontraba inmovilizado, aturdido por haber sabido antes lo que iba a pasar e incapacitado de evitarlo; finalmente me conformé al ver que era atendido por el hombre mayor que había abierto el portón, que con diligencia limpiaba con su pañuelo la sangre del corte de labio producto del golpe y seguí mi camino.

Aquella noche no pude descansar, despierto revivía los hechos y en sueños me encontraba con el niño que imploraba por mi ayuda con su mirada; el alba me encontró con los ojos abiertos perdidos y el pensamiento distante, pero seguro de que algo tenía que hacer, pero lo que fuese debería esperar a que terminase el fin de semana.

La espera me resultó tortuosa y el lunes interminable, cuando finalmente llegó el momento de retirarme, prácticamente corrí hasta el sitio habitual de encuentro, pero sin éxito, él no estaba allí. Quizá en la premura me había adelantado, por lo que permanecí en una esquina esperando durante algunos minutos, pero la incomodidad de sentirme observado por todos me llevó a dejar el lugar y regresar a mi hogar.

Los días siguientes fueron una repetición del anterior, el niño no estaba allí y yo sentía un vacío en mi alma producto de mi inacción; el viernes superando la necesidad de dejar todo como estaba, golpeé el portón hasta que una señora mayor abrió, me presenté y le pedí disculpas por la molestia y con tropiezos logré explicarle el motivo de mi consulta.

Ella me miró a los ojos y supe que había creído en mí, me ofreció pasar y me invitó a sentarme en unos viejos sillones de hierro con almohadones de tela plástica que pueden mecerse en forma ruidosa y que de alguna manera me resultaron familiares. La vi atravesar el patio y perderse tras una puerta de madera con tela mosquitera, minutos después y con paso lento, el anciano que atendió al niño se acercó a mí apoyándose en un viejo y lustroso bastón de madera.

- ¿Gusta un té jovencito? – preguntó como si me conociese desde siempre.

- No gracias, no quiero abusar de su hospitalidad, sólo he querido detenerme para averiguar…

El viejo hizo un gesto alzando su mano izquierda mientras sostenía la derecha como embudo para facilitar la escucha.

- ¿Siempre necesita tantas palabras para expresarse?

La pregunta me tomó por sorpresa y antes de que pudiese armonizar una respuesta prosiguió.

- Deje hablar a su corazón, el sabe hacerlo con claridad y yo podré escucharlo sin esfuerzo.

Me quedé totalmente desarmado, yo soy un prolífico emisor de palabras, incluso podría decirse que las articulo con facilidad, pero hablar con el corazón es algo que no había aprendido.

- No me mire usted así, deje que los sentimientos afloren, no los reprima, con eso basta.

En un instante mis ojos se llenaron de lágrimas pero pude contenerlas moviendo mis ojos y tratando de abrirlos más de lo posible, sin embargo mi garganta parecía obstruida e incluso me dolía un poco y sentía mis manos temblar y la respiración agitada.

- ¿Ve? Su corazón está hablando ahora, no es tan difícil.

Sus manos dejaron los gestos y fueron a descansar sobre sus piernas, con la mirada baja por la emoción pude ver la huella del paso de los años en ellas.

- Hemos perdido la capacidad de hablar, en esta época donde creemos estar más comunicados que nunca, realmente estamos solos. – sentenció.

Su mano extrajo un viejo pañuelo del bolsillo de su amplio pantalón y pude apreciar que estaba manchado de sangre. Alcé la mirada y el hombre asintió.

- Él está bien, fue sólo un golpe que dejó una herida en su frente que se desdibujará con los años y un diente que permanece envuelto en este pañuelo y que tarde o temprano iba a terminar cayéndose. Pero no estamos aquí para hablar de él ¿verdad?

No pude responder, me levanté y antes de salir de allí dejé que mi corazón le diese las gracias y deambulé por las calles de ese barrio en busca de aquel niño, intenté hallarlo en la vidriera de la juguetería, en la relojería que debía atrapar su atención tanto como la mía, en los bancos de la plaza y en los juegos, en las veredas montando su bicicleta azul en el kiosco de revista o en el almacén desaparecido y finalmente cuando lo creía perdido lo hallé en los recuerdos de la infancia. Él me miró desde la distancia que imponen los años y temí por su opinión, pero no había reproches en su mirada, quizá sólo un dejo de desconcierto surgido posiblemente de la incredulidad de ver transformada su inocencia en este patético futuro… Pero no, esa es mi visión no la suya, le vi sonreír y entonces escuché hablar a su corazón.

- Así que finalmente llegué a ser un adulto, esos bravucones no me mataron como tantas veces temí.

Quise abrazarlo pero uno no puede prodigarse esos placeres a si mismo, de ahí la importancia de no escatimarlos a los demás, para que en algún momento alguien nos premie con el mismo gesto.

Estiré mi mano para acariciar la herida en su frente y mi mano se detuvo en la mía, apenas perceptible como lo anticipara el viejo, estaba allí, recordando un ayer ni mejor ni peor, tan solo diferente. Junto con aquel pequeño que alguna vez fui revolvimos el arcón de los recuerdos y nuestro corazón habló por los dos, dejando rastro de lo dicho en húmedos surcos en las mejillas.

Con las últimas luces del día desconté las cuadras de mi barrio hasta la cochera en busca de mi lazo con la realidad.

Carlos César Contesti



Subido por Carlos Contesti
Comentarios - Escribí tu comentario
01/11/09 | 15:11: Susana Cavallero dice:
Me encantó este cuento, ese buceo por el interior de un niño regordete y poco feliz que sale a la superficie luego de tanto tiempo. Muy bien narrado. !Felicitaciones!

Radio La Quebrada Radio de Tango Indexarte Escribirte OccidentesEscuchanos
Noticias | Efemérides | Novedades | Ventas | Biografias | Textos | Audio | Recomendados | Entrevistas | Informes | Agenda | Concursos | Editoriales | Lugares | Actividades | Blogs | Foros | TiendaFundación | Letras de Tango I | Letras de Tango II | Contacto | Boletín
© 2006-2017- www.escribirte.com | Todos los derechos reservados   | Diseño Web | Canales RSSRSS