Home | Blogs | Foros | Registrate | Consultas | Jueves 30 de marzo de 2017
Ir a la página de inicioIr a los Foros
Todos los foros   Cine   Cuentos   Educación   Escritores   Literatura   Música   Poesía   Tango
Foro de Cuentos En este foro podrás subir cuentos y narraciones en general.
Menú principal
Foros
Nueva Entrada
Publique su taller
Entradas
HIMNO AL SOL DE AKHENATÓN
LUCHA Y VENCERÁS
LOS CUBOS DE TIAWANACU - por José Alvarez López
FÍSICA Y CREACIONISMO - por José Alvarez López
TOPONIMIAS DE CÓRDOBA- por Orencio Julio Correas
EL ATOLÓN DE ATLÁNTIDA- por José Alvarez López
AKHENATÓN Y SU CIUDAD INDUSTRIAL
EL ACUERDO
DECIRES
DECIRES
DECIRES
ATLÁNTIDA - por José Alvarez López
El bosque de las crisálidas
EL TESORO DE TUTANKHAMON
Monerías
EL SISTEMA SOLAR por José Alvarez López
EL CERO Y LA CONSTANTE DE ESTRUCTURA FINA por J. Alvarez López
CIENCIA CALDEA por José Alvarez López
APOCALIPSIS (Estilo y Poemática) por José Alvarez López
EL HOMBRE-DIOS - por José Alvarez López
JOSÉ ALVAREZ LÓPEZ por Guillermo Borioli
Cuando el Pájaro Dejo de Cantar
Una moneda en el riel…
EL NÚMERO 137 - por José Alvarez López
EL CASO DEL METRO - por José Alvarez López
AKHENATÓN Y EL ATONISMO - por José Alvarez López
VALIENTE MUJER
MORIR DE AMOR
VELOCIDAD DE LA LUZ EN LA GRAN PIRÁMIDE-por Jose Alvarez López
PIRÁMIDES DE ASIA por José Alvarez López
LA RULETA DE LA VIDA
EL PAPA Y EL SHA (by Portecat)
LA MUERTE RITUAL - por José Alvarez López
LA PIRÁMIDE DE PALENKE por José Alvarez López
EL LEGADO ETRUSCO por José Alvarez López
DEUS LUDENS por José Alvarez López
LA ESTANCIA DE JESÚS MARÍA
´LOS PATRIARCAS BÍBLICOS por José Alvarez López
EL GORRION Y LA LECHUZA
LA BIBLIA CUÁNTICA por José Alvarez López
P A U L E T
BIOGRAFÍA DE JOSÉ ALVAREZ LÓPEZ
LAS RUTAS DE LA CÁBALA -- por José Alvarez López
Nueva Iniciativa para Escribir Cuentos y Libros!!!
publicaciones de cuentros
Segunda oportunidad
E-LIBRO DESCRIBE CÓMO es escribir con EL CEREBRO hackeado
Romance de la niña y el duende
Tácito amor en los ciclos de la vida"
CARBONCILLO
ATAQUE FINAL
La novela Fantástica
SIESTA EN EL MONTE
"Furiosa"
¿Que necesita...?
Una Broma
Mi tierra, mi cielo...
Justo
La Directora
NIÑO DIOS
NADIE
ENCICLOPEDIA DE LA DIALÉCTICA SEXUAL
HORAS FINALES
MAUPERTIUS
MAUPERTIUS
UN POCO DE METAFÍSICA
EL NUEVO REY
LA BUENA NUEVA
COHETERÍA ESPACIAL
EN ALGUN LUGAR DEL AYER - Carlos Contesti
El fantasma
LA CRECIENTE
NOSTALGIA
DESPUÉS DEL GRANIZO
sombras nada más
EL TATITA JOSÉ
interno 47
LA VÍSPERA
LA NUEVA AURORA
UNICA SALIDA
PALABRAS DE UN CONDENADO A MUERTE
EL TREN DE LAS CUATRO
AMOR TRAS EL CRISTAL - Carlos Contesti
AMOR TRAS EL CRISTAL - Carlos Contesti
AL ATARDECER, LA CASA
PIQUETERA
"El Fantasma"
"A los ojos de él"
Fue
"El Sueño"
AHORA EXISTO PARA TI - Carlos Contesti
"Otra Oportunidad"
"Cuando la Muerte se enamora"
Madre Natura Enojada.
LA MAESTRA RURAL
Esto es un asalto
UN FANTASMA EN LA MAQUINA - Carlos Contesti
JAQUE MATE
los mirones
Pequeña tierra viva
La maquina del azar
Dos Misterios reales
TEMERDUVIA
Epitafios
¿ POR QUE ?
El Cambio
EL TREN
LA IDEA
NEGRO SIDERAL
UNA NOCHE DE VERANO Y MAR
Arbol amigo
AQUELARRE
Con el Corazón Vacío
Con el Corazón Vacío
Encuentro
sexo frustrado
TIPOLOGÍA DE UN GÉNERO HÍBRIDO CON CONTORNOS DIFUSOS
Tragedia corta
Fotorelato Yo estoy aqui
Experiencia compartida
Misa de cuerpo Presente
Esos eran machos
Una pequeña duda.
Atrapando peces con las manos.
Domingos tristes como tetas caidas
PARANOIA II
PARANOIA I
A TODOS LOS ESCRITORES QUE PUBLICAN EN ESTA PÁGINA
PARIAS
Otro día en el prado.-
Fragmentos II
DRACULA ANONIMO
CIRCULO PERFECTO
LA CHICA DEL CORAN
LIBERACIÓN FINAL
El sonido del desastre
Los del otro lado.
FRAGMENTOS
El Gigantosaurio
EL Camino
Creencia
Sin nombre
Sueño
Navidad en Iraq
El libro
El Crucificado
DOMINGO
Los Ancianos
Sobre Camaleones en la Guerra
Vacio
CONTRAINDICACION: SUEÑO.
Un Abrupto Despertar
El Musical Derrumbe de las Máscaras
EL FRANCOTIRADOR
:.:..:... Yo Soy Dios ...:..:.:
Breve relato sobre una aventura en parque Chas
..:.:.El Arlequín.:.:..
¿Y si las Sombras Pensaran?
la muela
UNA VEZ MAS
HISTORIA COTIDIANA
PAPA NOEL EXISTE
MABEL URQUIJO
A LA LUZ DEL AYER
VIAJE AL CIELO
CADA NOCHE UN MUNDO DISTINTO
Justo...
Lo peor...
A destiempo...
MALDITO HEROE....
Historias imaginarias:
sueño?
25 de Mayo de 2008
EL VIAJE FINAL
PAJAROS EN LA CABEZA
EL FABRICANTE DE ALAS
SOMOS DIFERENTES
Hasta luego... capitán (A Aberto Olmedo)
Cuentos para el alma:
EL FRANCOTIRADOR
TODO POR LOS SUEÑOS...
EL SOL
LA CASA GUARDADA
Escribir
"TIEMPO"
El Hombre que sabía
Tarzàn no murío, esta vivo en el subte linea"D"
Cumpleaños no deseados: JA.JA.JA…
Trampa íntima
Devenir
El Cóndor por Angeles Rosique
Los colores rebeldes
ENSAYO SOBRE TALLERES LITERARIOS EN ARGENTINA
Detención de tiempo
El ritual de las máscaras
La rueda en espiral
Madurez grafológica: Edades no cronológicas Madurez grafológica: Edades no cronológicas


¿Qué nos une y qué nos separa? La Grafología se lo dirá Una pe... Ampliar

Comprar$ 25.00

Entrá a Radio La Quebrada
Escribí un comentario Escribí tu comentario Enviá este artículo Envialo a un amigo Votá este artículo Votá este texto CompartirCompartir Texto al 100%Aumentar texto
Una Broma | Malo Regular Bueno Muy bueno Muy bueno - 1 voto

La noche que Grek Traven murió, una línea blanca y recta, como trazada por un aeroplano, se dibujaba en el cielo. Linda vio en esa imagen la indudable división de un antes y un después. Había elevado los ojos apenas como un consuelo y sonrió satisfecha con la señal. Su marido yacía en el jardín con los ojos abiertos, sofocado y gordo, casi vivo; ella tuvo que darle un puntapié para cerciorarse de la muerte. Luego acercó sus orejas al pecho del hombre, le tocó el pulso y comenzó a sentirlo frío, no había duda. Llamó a una ambulancia y esperó sentada en el recibidor. En menos de diez minutos los paramédicos tocaban la puerta, ella adoptó una postura nerviosa y los condujo hasta el hombre. Luego de unos minutos le informaron de la muerte. “Ya lo sospechaba”, contestó la mujer, “otra vez su corazón”. “Llame entonces al servicio funerario”, le dijeron. “Lo haré” y la abandonaron luego de llevar el cuerpo hasta la habitación. Aún no había avisado a nadie. Se acercó a la cama y se sentó junto a él. Recorrió el cuerpo pesado con su mirada, le parecieron fachas para muerte tan digna, tan sin dolor. Le vio el rostro pálido y los ojos hundidos. Fue hasta el tocador y tomó los cosméticos. Puso un poco de labial en la boca casi cerrada del hombre, el color le venía al cuerpo, mucho mejor, luego lo observó detenidamente y reaccionó, no era suficiente, y le dejó la boca brillante de rojo carmesí. El hombre parecía clavarle la mirada, impávido, y ella con un gesto de familiaridad, tomó una cajita de sombras azules y comenzó a frotárselas alrededor de los ojos ya tiesos, puso una gruesa línea negra bajo los párpados y le erizó las pequeñas pestañas, al final le dibujó ligeras chapas. “Nada mal” se dijo. Tomó un par de aretes que se prendían a las orejas como pinzas: una florecita discreta en cada una; pensó que tal vez era demasiado pero al verlo sonrió. No le gustaba la camisa a cuadros que vestía y como pudo logró colocarle un saco y una corbata. Combinaban poco con el pantalón y los zapatos pero no pudo hacer nada.  Lo contempló un largo rato, “así, como tanto te gustaba”, pronunció en voz alta. Y se alejó para vestirse, en el closet no atinaba a elegir la ropa, de reojo miraba hacia la cama y percibía los ojos abiertos del hombre. Escudriñó en el ropero y de repente: “!Tu favorito!”, jajajaja, dijo al tomar un vestido azul. Se desnudó coquetamente mientras deslizaba palabras, “deja ya de mirarme, me apenas, jajajaja”. Y acarició el vestido. Era la primera vez que lo usaría.

            Ya estaba lejos lo del aniversario, Grek le compró el vestido para la ocasión, cuarenta años de casados no eran poco. Linda no quería fiesta, por años espero el viaje. Él dijo sentirse indispuesto, y una reunión familiar era todo lo que añoraba. Linda imaginó el desastre de niños corriendo por la casa, a la esposa de sus hijo criticándolo todo y propuso un restaurante. Grek se sintió animado, invitaría también a los amigos. Linda se reprochó el comentario, no quería ver a nadie. El día de la reunión Grek llegó temprano de la oficina y le entregó como regalo unos pendientes en forma de rosa, y de una gran caja emocionado sacó el vestido. Linda a penas lo miró: “Es hermoso pero no me queda”. Grek sorprendido le insistió. Linda se lo arrebató de los brazos, furiosa, y en unos segundos se enfundó el vestido sobre la ropa que tenía puesta. “¿Te das cuenta? ¡Tres tallas más grande que la mía!”, le gritó, Grek ya no respondió. Linda se dirigió a la recámara y se vistió a penas con un traje negro, él, al verla, le habló de su palidez funeraria en el rostro, “Al menos pinta los labios…y los pendientes, no olvides los pendientes” , le insistió Grek, quien apenado veía de reojo el vestido en el suelo. Linda salió de la recámara, con la boca rojo carmesí y sombras azules sobre los párpados, con las mejillas coloradas, y una gruesa línea negra delineando sus ojos. “Estás preciosa… Mañana voy a cambiar el vestido”. Linda no respondió y salieron de la casa. Llegarían caminado hasta el restaurante, bajo la luz de las farolas, sus sombras dibujan dos figuras casi iguales, apenas una más ancha que la otra. Linda vestía un pantalón y un saco negros, igual que Grek.

En la cena, no les faltaron las felicitaciones: su hijo con su mujer y dos parejas de amigos, ya los esperaban en el restaurante. Al entrar una música estridente y un bullicio de meseros los recibieron con aplausos. Su hijo lo improvisó todo; Grek estaba feliz y Linda apenas enarcó la boca disimulando el bochorno ante los comensales de otras mesas. Uno de los amigos alzó una copa y prorrumpió lisonjeras palabras para el viejo matrimonio. Matt, su hijo,  lo secundó y habló a los demás sobre la ejemplaridad de sus padres. Grek estaba a punto del llanto y Linda escuchaba las voces como en la lejanía, ausente de la agitación su cara dibujó una mueca hecha sonrisa que le duró toda la noche. Al terminar la velada decidieron volver caminando, bajo el cielo estrellado Grek tomó a Linda del brazo y le dijo satisfecho que afortunadamente todo había salido bien: “A pesar de tu cara de piedra”, le insistió casi riendo. Linda no contestó.

 

Luego de vestirse Linda se miró en el espejo, tras ella, la vacía mirada de Grek se reflejaba al costado, Linda lo suponía burlándose. El vestido le quedaba demasiado grande pero no se dio por vencida, con un cinturón hizo los ajustes del talle y la manga holgada no le supuso un problema, casi no se notaba. Llamó a los del servicio funerario para que lo dispusieran todo. La sala de la casa era lo suficientemente grande. Luego llamó a su hijo quien por largo rato lloró al teléfono tratando de consolarla, Linda a penas respondió que avisara los amigos de su padre, en dos horas todo estaría listo para el velatorio. Ya pasaba de la media noche cuando llegaron los hombres de la funeraria con el ataúd, dispusieron todo en medio de la sala, velas y algunas flores. Linda les daba indicaciones deseando que la casa se viera bien. En cuestión de minutos todo estuvo listo, tres hombre se dirigieron a la cama para trasladar el cadáver, su trabajo era mecánico, Linda nunca supo si notaron lo del maquillaje, pensó que no e hizo una mueca. Era una enorme caja gris con incrustaciones de metal plateado, en uno de los extremos, una ventanilla de cristal dejaba traslucir la cara de Grek y sus enormes ojos abiertos y coquetos. Parecía una posición incómoda, una mirada sorprendida y expectante, acalorado allí dentro, la cabeza hundida entre los hombros. Linda se acercó a observarlo, lo veía sudar, respirar pesadamente como haciendo guiños, le gustó la idea de imaginarlo vivo, sin salida.

 Y es que ese día, pensó, sería por fin la consumación de todas las noches de dudas y quebrantos. De humillaciones no dichas, ese día, el mismo vestido azul se lo devolvía todo: un viaje trasatlántico y adiós al compromiso de todas las reuniones sociales. Imaginó cómo la noche comenzaría a dispersar rumores que Matt llevaría a oídos de su madre: que papá tiene la boca muy roja, los párpados azules.

—¡Y nadie vio los pendientes! Le contestaría Linda

—¿Qué?

—Jajaa. Figuraciones suyas.

Pensó que  Matt y su mujer serían los primeros en llegar. Matt abrazaría a su madre, llorando. Poco a poco llegarían los compañeros de oficina, los parientes lejanos y los amigos. Ella estaría ocupada casi toda la noche, sonreiría discretamente a los que se acercaran a ver el cuerpo y se jactaría de que esa ceguera de tantos años desplegara el velo.

Así, con los brazos cruzados, y con la mirada penetrante sobre el rostro maquillado de Grekc, Linda dejó correr dos gruesas lágrimas que se estrellaron sobre el cristal, el líquido se expandió sobre el vidrio, como si surcara la cara de Greck, pero ya no lo tocaba. Linda exhaló en un grito, cerró la mirilla y rompió a llorar.

 

 

                                                                  Anabel Contreras Ríos



Subido por Anabel Contreras
Comentarios - Escribí tu comentario
27/01/10 | 20:25: Vanesa dice:
Muy bueno el relato. me encantò, y lo votè en ese sentido. Felicitaciones

Radio La Quebrada Radio de Tango Indexarte Escribirte OccidentesEscuchanos
Noticias | Efemérides | Novedades | Ventas | Biografias | Textos | Audio | Recomendados | Entrevistas | Informes | Agenda | Concursos | Editoriales | Lugares | Actividades | Blogs | Foros | TiendaFundación | Letras de Tango I | Letras de Tango II | Contacto | Boletín
© 2006-2017- www.escribirte.com | Todos los derechos reservados   | Diseño Web | Canales RSSRSS