Home | Blogs | Foros | Registrate | Consultas | Lunes 20 de noviembre de 2017
Ir a la página de inicioIr a los Foros
Todos los foros   Cine   Cuentos   Educación   Escritores   Literatura   Música   Poesía   Tango
Foro de Cuentos En este foro podrás subir cuentos y narraciones en general.
Menú principal
Foros
Nueva Entrada
Publique su taller
Entradas
HIMNO AL SOL DE AKHENATÓN
LUCHA Y VENCERÁS
LOS CUBOS DE TIAWANACU - por José Alvarez López
FÍSICA Y CREACIONISMO - por José Alvarez López
TOPONIMIAS DE CÓRDOBA- por Orencio Julio Correas
EL ATOLÓN DE ATLÁNTIDA- por José Alvarez López
AKHENATÓN Y SU CIUDAD INDUSTRIAL
EL ACUERDO
DECIRES
DECIRES
DECIRES
ATLÁNTIDA - por José Alvarez López
El bosque de las crisálidas
EL TESORO DE TUTANKHAMON
Monerías
EL SISTEMA SOLAR por José Alvarez López
EL CERO Y LA CONSTANTE DE ESTRUCTURA FINA por J. Alvarez López
CIENCIA CALDEA por José Alvarez López
APOCALIPSIS (Estilo y Poemática) por José Alvarez López
EL HOMBRE-DIOS - por José Alvarez López
JOSÉ ALVAREZ LÓPEZ por Guillermo Borioli
Cuando el Pájaro Dejo de Cantar
Una moneda en el riel…
EL NÚMERO 137 - por José Alvarez López
EL CASO DEL METRO - por José Alvarez López
AKHENATÓN Y EL ATONISMO - por José Alvarez López
VALIENTE MUJER
MORIR DE AMOR
VELOCIDAD DE LA LUZ EN LA GRAN PIRÁMIDE-por Jose Alvarez López
PIRÁMIDES DE ASIA por José Alvarez López
LA RULETA DE LA VIDA
EL PAPA Y EL SHA (by Portecat)
LA MUERTE RITUAL - por José Alvarez López
LA PIRÁMIDE DE PALENKE por José Alvarez López
EL LEGADO ETRUSCO por José Alvarez López
DEUS LUDENS por José Alvarez López
LA ESTANCIA DE JESÚS MARÍA
´LOS PATRIARCAS BÍBLICOS por José Alvarez López
EL GORRION Y LA LECHUZA
LA BIBLIA CUÁNTICA por José Alvarez López
P A U L E T
BIOGRAFÍA DE JOSÉ ALVAREZ LÓPEZ
LAS RUTAS DE LA CÁBALA -- por José Alvarez López
Nueva Iniciativa para Escribir Cuentos y Libros!!!
publicaciones de cuentros
Segunda oportunidad
E-LIBRO DESCRIBE CÓMO es escribir con EL CEREBRO hackeado
Romance de la niña y el duende
Tácito amor en los ciclos de la vida"
CARBONCILLO
ATAQUE FINAL
La novela Fantástica
SIESTA EN EL MONTE
"Furiosa"
¿Que necesita...?
Una Broma
Mi tierra, mi cielo...
Justo
La Directora
NIÑO DIOS
NADIE
ENCICLOPEDIA DE LA DIALÉCTICA SEXUAL
HORAS FINALES
MAUPERTIUS
MAUPERTIUS
UN POCO DE METAFÍSICA
EL NUEVO REY
LA BUENA NUEVA
COHETERÍA ESPACIAL
EN ALGUN LUGAR DEL AYER - Carlos Contesti
El fantasma
LA CRECIENTE
NOSTALGIA
DESPUÉS DEL GRANIZO
sombras nada más
EL TATITA JOSÉ
interno 47
LA VÍSPERA
LA NUEVA AURORA
UNICA SALIDA
PALABRAS DE UN CONDENADO A MUERTE
EL TREN DE LAS CUATRO
AMOR TRAS EL CRISTAL - Carlos Contesti
AMOR TRAS EL CRISTAL - Carlos Contesti
AL ATARDECER, LA CASA
PIQUETERA
"El Fantasma"
"A los ojos de él"
Fue
"El Sueño"
AHORA EXISTO PARA TI - Carlos Contesti
"Otra Oportunidad"
"Cuando la Muerte se enamora"
Madre Natura Enojada.
LA MAESTRA RURAL
Esto es un asalto
UN FANTASMA EN LA MAQUINA - Carlos Contesti
JAQUE MATE
los mirones
Pequeña tierra viva
La maquina del azar
Dos Misterios reales
TEMERDUVIA
Epitafios
¿ POR QUE ?
El Cambio
EL TREN
LA IDEA
NEGRO SIDERAL
UNA NOCHE DE VERANO Y MAR
Arbol amigo
AQUELARRE
Con el Corazón Vacío
Con el Corazón Vacío
Encuentro
sexo frustrado
TIPOLOGÍA DE UN GÉNERO HÍBRIDO CON CONTORNOS DIFUSOS
Tragedia corta
Fotorelato Yo estoy aqui
Experiencia compartida
Misa de cuerpo Presente
Esos eran machos
Una pequeña duda.
Atrapando peces con las manos.
Domingos tristes como tetas caidas
PARANOIA II
PARANOIA I
A TODOS LOS ESCRITORES QUE PUBLICAN EN ESTA PÁGINA
PARIAS
Otro día en el prado.-
Fragmentos II
DRACULA ANONIMO
CIRCULO PERFECTO
LA CHICA DEL CORAN
LIBERACIÓN FINAL
El sonido del desastre
Los del otro lado.
FRAGMENTOS
El Gigantosaurio
EL Camino
Creencia
Sin nombre
Sueño
Navidad en Iraq
El libro
El Crucificado
DOMINGO
Los Ancianos
Sobre Camaleones en la Guerra
Vacio
CONTRAINDICACION: SUEÑO.
Un Abrupto Despertar
El Musical Derrumbe de las Máscaras
EL FRANCOTIRADOR
:.:..:... Yo Soy Dios ...:..:.:
Breve relato sobre una aventura en parque Chas
..:.:.El Arlequín.:.:..
¿Y si las Sombras Pensaran?
la muela
UNA VEZ MAS
HISTORIA COTIDIANA
PAPA NOEL EXISTE
MABEL URQUIJO
A LA LUZ DEL AYER
VIAJE AL CIELO
CADA NOCHE UN MUNDO DISTINTO
Justo...
Lo peor...
A destiempo...
MALDITO HEROE....
Historias imaginarias:
sueño?
25 de Mayo de 2008
EL VIAJE FINAL
PAJAROS EN LA CABEZA
EL FABRICANTE DE ALAS
SOMOS DIFERENTES
Hasta luego... capitán (A Aberto Olmedo)
Cuentos para el alma:
EL FRANCOTIRADOR
TODO POR LOS SUEÑOS...
EL SOL
LA CASA GUARDADA
Escribir
"TIEMPO"
El Hombre que sabía
Tarzàn no murío, esta vivo en el subte linea"D"
Cumpleaños no deseados: JA.JA.JA…
Trampa íntima
Devenir
El Cóndor por Angeles Rosique
Los colores rebeldes
ENSAYO SOBRE TALLERES LITERARIOS EN ARGENTINA
Detención de tiempo
El ritual de las máscaras
La rueda en espiral
Paisajes internos Paisajes internos


"Dentro de mí crecía un pozo. Uno bien grande, profundo y vacío. Mi vida de ... Ampliar

Comprar$ 46.00

Entrá a Radio La Quebrada
Escribí un comentario Escribí tu comentario Enviá este artículo Envialo a un amigo Votá este artículo Votá este texto CompartirCompartir Texto al 100%Aumentar texto
Cuando el Pájaro Dejo de Cantar | Votar

Cuando el pájaro dejó de cantar…(Cuento Corto)

 

Una tarde soleada, en mi cabaña junto al mar, la brisa marina se colaba por la ventana. El aire, fresco, cargado de rocío y con su característico olor a sal, no me tranquilizaba.

Varias veces intente mirar a mi derecha, pero no podía… En un rincón de la estancia se encontraba la jaula de mis aves. Había gastado mucho en su construcción. Lo que fuera para que mi ave canora se sintiese a gusto!

Todo el armazón construido en oro, con detalles en pequeños diamantes que le daban fulgurantes brillos cuando un rayo de luz acertaba a dar en ellos.

 

Mi Rocío (tal el nombre que puse al ave), desde un primer momento se sintió a gusto en ella, tanto que no paraba de alegrarme las mañanas con su mejor trino.

Era tal el amor que le profesaba que, un día hace muchos veranos, abrí la puertita de su jaula de oro para darle su merecida libertad…

Pero Rocío nació en cautiverio y no conocía la libertad, no se daba real cuenta del  regalo que yo le hacía.

Cuando se animo a salir de su encierro, habían pasado cuatro días… Primero daba saltitos en los muebles, porque su vuelo era corto ya que nunca lo había hecho.  Luego, siempre a los saltitos, se desplazaba por la alfombra, como reconociendo el lugar.

Después te animaste a posarte en el dintel  de la ventana. De ahí comenzaste a dar vuelos cortos hacia la orilla del mar y volvias asustado a tu jaula. No me podría olvidar nunca de los orgullosos y poderosos trinos que dabas cuando volvías de estas cortas incursiones aéreas.

Un día, luego que ya salías a recorrer mayores distancias, te aparecistes con una bella compañía. La pichoncita dudó en meterse a tu jaula, pero con constancia lograste que la hiciera suya también… Mi media naranja se encariñó con ella y la adoptó como si fuera su hijita. Le construyó ella misma un nidito interno en la jaula para cuando llegara la época de apareamiento y empezaran a llegar las crías. Yo me sentía pleno de dicha.

 

Nuestros hijos, los tuyos y los míos, crecieron y se marcharon del nido. Nosotros, siempre mirando por la ventana al grandioso mar, como venia y se alejaba de la playa, su continuo murmullo, a veces su furia desatada y también esas calmas tan sobrecogedoras, en las cuales solo se movían las alas de las gaviotas y lanzaban sus chillidos cortando la quietud reinante con gran resonancia…

La vejez se nos vino encima, mi amada esposa dejó su último suspiro suspendido en el salitroso rocío de una frasca mañana de otoño. Gran pena y tristeza se ciño en la cabaña. Como presintiendo el ánimo imperante en la casa, el mar dejó de bramar su bronca habitual en esta época. El día se presentó tibio, con un sol tímido que brillaba sin encandilar… Un desfile de personas conocidas se apersonó a dar su último adiós a mi amada. Mi tristeza me impedía decir mas de dos palabras sin cortarse por el llanto. Cuando mis hijos llegaron ya hacía dos días que la habíamos enterrado, puesto que estaban viviendo en países lejanos.

Pensé que todo había terminado, pero aún no… El mayor de mis vástagos descubrió que la pareja de mi Rocío también dejó este mundo. Y según me comentaba, fue mas o menos la misma fecha que lo hizo la mamá adoptiva, por el estado en que se encontraba. Que torpe fui, mi tristeza me encegueció y no me di cuenta que mi ave también sufría por su amada y no solo por la muerte de mi esposa!

 

Como dos juncos, nos dejamos doblar por la fuerza de los vendavales del tiempo. Yo, encorvado y lento, y tu, sin animo para bajarte de tu costosa jaula.

Un día de estío, estaba yo mirando como de costumbre, por los ventanales al mar. Recuerdo que lanzaste un lastimoso trinar y te miré asustado, pensando que algo te sucedía. Pero solo vi que estabas en tu posición de descanso, dormido… Seguramente un mal sueño.

 

Hoy, en este día soleado, mis huesos estaban doloridos por la mañana. Es muy raro, ya no me duele nada, siento una paz no solo de la carne, también espiritual, como hace años no sentía. Sentado frente a mi añejo y descascarado ventanal sigo mirando al viejo y querido mar.

De repente sentí que algo se desplomó, sonó blando y metálico a la vez… Imaginé lo peor, por eso no me animo a mirar hacia mi derecha, lugar en que estás tú, no quiero siquiera pensar que me habías dejado. Llegué a sentir pánico! Pero, extrañamente, empece a sentir un soplo que provenía desde el ventanal, algo que empezó a cubrirme con suma delicadeza y calidez. En ese preciso momento siento un aleteo suave, quise mirar, quise moverme, pero algo me mantenía quieto, tranquilizándome y dándome mucha paz. Ya no sentía nada mas que un manto encima mío y una cálida paz que me envolvía. El aleteo se acercaba, se hizo mas fuerte, sentía la brisa que provocaba casi sobre mi rostro. En eso te veo, joven, lozano y fuerte, enfrente  mio, trinando como en los mejores tiempos. Pensé que era uno de tus retoños, pero no. Recordé que los sobrevivimos a todos ellos, los tuyos y los míos. Mis hijos no sobrevivieron al accidente de avión cuando regresaban al país que eligieron para residir, luego del funeral de su madre. Los tuyos después del terrible temporal que azotó estas costas en el invierno pasado…

Dejé de pensar como un viejo llorón y alce mis manos para que te poses en ellas. JÓVENES! Se veían muy jóvenes y suaves mis manos, como tu!

 

Te acurrucaste en mis manos y comenzaste a trinar con gran alegría, yo me paro y comienzo a danzar de emoción… Me doy cuenta que no tengo dolores, ni frío ni calor… Comienzo a asustarme, pero algo nuevamente me envuelve y sobreviene la paz, continúo mirándote y disfrutando el contacto contigo.  Me acerco al ventanal para mostrarle al sol, al mar, al viento, a quien pasara que estábamos de nuevo felices!

Me quedé atónito, allí estaban ellos, con una gran sonrisa, rodeados de un aura magnífica, invitándonos a salir y acompañarlos… No estaba asustado, mas bien me parecía lógico. empezaste a trinar con alegría, esa que solo se siente en los grandes reencuentros.

Saltamos prácticamente por el ventanal y corrimos, saltamos, bailamos, al encuentro de nuestros seres queridos, esos que se habían ido antes de tiempo, aquellos por los que lloramos muchas noches, muchos días. Allí estaban: Mi amada esposa, que en sus manos tenia a la pareja de mi Rocío. Nuestros queridos retoños, con sus esposas. Nuestros nietos, tan chiquitos… TODOS SANOS, SONRIENTES Y FELICES! Esperándonos con los brazos abiertos…

 

Que maravilloso sueño estaba viviendo. Al despertar volvería a la triste realidad.

Algo me llamó a mirar hacia atrás. Allí me vi, reposando con la cabeza inclinada aun costado, en mi viejo  sillón hamaca. Detrás de el gran ventanal con vista al mar… Me acerco al mismo y allí te veo, acurrucado en mis manos laxas, como queriendo agarrar calor, tu cabecita apuntando hacia mi rostro.

No sé quién dejó este mundo primero, no sé por qué. Si me fui primero por mi vejez o si después porque te vi irte…

Nada, ya no importa nada. Estamos juntos de nuevo, felices y jóvenes para siempre. Aquí no hay jaulas de oro, ni ventanales con vista al mar… Ni falta que hacen. Estamos unidos para toda la eternidad, sin dolor, calor, frío, añoranzas ni tristezas.

Dejamos atrás esa cabaña junto al mar y todos nos dirigimos hacia donde nos llevaba el manto cálido.

Esperaba que hubiera un túnel, ascensión al cielo entre nubes de algodón, un ángel con sus magníficas alas guiándonos… No, no hay Paraísos preconcebidos… El verdadero Paraíso lo construye uno mismo.

 

Éste es nuestro Paraíso, juntos, disfrutando la libertad y en familia.

No hay jaulas de oro… No hay cabañas con ventanales que miran al mar…

Solo hay unión, fraternidad y PAZ.


Mo3biuS 2011



Subido por Jose Luis Leyenberger
Comentarios - Escribí tu comentario
Radio La Quebrada Radio de Tango Indexarte Escribirte OccidentesEscuchanos
Noticias | Efemérides | Novedades | Ventas | Biografias | Textos | Audio | Recomendados | Entrevistas | Informes | Agenda | Concursos | Editoriales | Lugares | Actividades | Blogs | Foros | TiendaFundación | Letras de Tango I | Letras de Tango II | Contacto | Boletín
© 2006-2017- www.escribirte.com | Todos los derechos reservados   | Diseño Web | Canales RSSRSS