Home | Blogs | Foros | Registrate | Consultas | Sábado 19 de agosto de 2017
Ir a la página de inicioIr a los Foros
Todos los foros   Cine   Cuentos   Educación   Escritores   Literatura   Música   Poesía   Tango
Foro de Cuentos En este foro podrás subir cuentos y narraciones en general.
Menú principal
Foros
Nueva Entrada
Publique su taller
Entradas
HIMNO AL SOL DE AKHENATÓN
LUCHA Y VENCERÁS
LOS CUBOS DE TIAWANACU - por José Alvarez López
FÍSICA Y CREACIONISMO - por José Alvarez López
TOPONIMIAS DE CÓRDOBA- por Orencio Julio Correas
EL ATOLÓN DE ATLÁNTIDA- por José Alvarez López
AKHENATÓN Y SU CIUDAD INDUSTRIAL
EL ACUERDO
DECIRES
DECIRES
DECIRES
ATLÁNTIDA - por José Alvarez López
El bosque de las crisálidas
EL TESORO DE TUTANKHAMON
Monerías
EL SISTEMA SOLAR por José Alvarez López
EL CERO Y LA CONSTANTE DE ESTRUCTURA FINA por J. Alvarez López
CIENCIA CALDEA por José Alvarez López
APOCALIPSIS (Estilo y Poemática) por José Alvarez López
EL HOMBRE-DIOS - por José Alvarez López
JOSÉ ALVAREZ LÓPEZ por Guillermo Borioli
Cuando el Pájaro Dejo de Cantar
Una moneda en el riel…
EL NÚMERO 137 - por José Alvarez López
EL CASO DEL METRO - por José Alvarez López
AKHENATÓN Y EL ATONISMO - por José Alvarez López
VALIENTE MUJER
MORIR DE AMOR
VELOCIDAD DE LA LUZ EN LA GRAN PIRÁMIDE-por Jose Alvarez López
PIRÁMIDES DE ASIA por José Alvarez López
LA RULETA DE LA VIDA
EL PAPA Y EL SHA (by Portecat)
LA MUERTE RITUAL - por José Alvarez López
LA PIRÁMIDE DE PALENKE por José Alvarez López
EL LEGADO ETRUSCO por José Alvarez López
DEUS LUDENS por José Alvarez López
LA ESTANCIA DE JESÚS MARÍA
´LOS PATRIARCAS BÍBLICOS por José Alvarez López
EL GORRION Y LA LECHUZA
LA BIBLIA CUÁNTICA por José Alvarez López
P A U L E T
BIOGRAFÍA DE JOSÉ ALVAREZ LÓPEZ
LAS RUTAS DE LA CÁBALA -- por José Alvarez López
Nueva Iniciativa para Escribir Cuentos y Libros!!!
publicaciones de cuentros
Segunda oportunidad
E-LIBRO DESCRIBE CÓMO es escribir con EL CEREBRO hackeado
Romance de la niña y el duende
Tácito amor en los ciclos de la vida"
CARBONCILLO
ATAQUE FINAL
La novela Fantástica
SIESTA EN EL MONTE
"Furiosa"
¿Que necesita...?
Una Broma
Mi tierra, mi cielo...
Justo
La Directora
NIÑO DIOS
NADIE
ENCICLOPEDIA DE LA DIALÉCTICA SEXUAL
HORAS FINALES
MAUPERTIUS
MAUPERTIUS
UN POCO DE METAFÍSICA
EL NUEVO REY
LA BUENA NUEVA
COHETERÍA ESPACIAL
EN ALGUN LUGAR DEL AYER - Carlos Contesti
El fantasma
LA CRECIENTE
NOSTALGIA
DESPUÉS DEL GRANIZO
sombras nada más
EL TATITA JOSÉ
interno 47
LA VÍSPERA
LA NUEVA AURORA
UNICA SALIDA
PALABRAS DE UN CONDENADO A MUERTE
EL TREN DE LAS CUATRO
AMOR TRAS EL CRISTAL - Carlos Contesti
AMOR TRAS EL CRISTAL - Carlos Contesti
AL ATARDECER, LA CASA
PIQUETERA
"El Fantasma"
"A los ojos de él"
Fue
"El Sueño"
AHORA EXISTO PARA TI - Carlos Contesti
"Otra Oportunidad"
"Cuando la Muerte se enamora"
Madre Natura Enojada.
LA MAESTRA RURAL
Esto es un asalto
UN FANTASMA EN LA MAQUINA - Carlos Contesti
JAQUE MATE
los mirones
Pequeña tierra viva
La maquina del azar
Dos Misterios reales
TEMERDUVIA
Epitafios
¿ POR QUE ?
El Cambio
EL TREN
LA IDEA
NEGRO SIDERAL
UNA NOCHE DE VERANO Y MAR
Arbol amigo
AQUELARRE
Con el Corazón Vacío
Con el Corazón Vacío
Encuentro
sexo frustrado
TIPOLOGÍA DE UN GÉNERO HÍBRIDO CON CONTORNOS DIFUSOS
Tragedia corta
Fotorelato Yo estoy aqui
Experiencia compartida
Misa de cuerpo Presente
Esos eran machos
Una pequeña duda.
Atrapando peces con las manos.
Domingos tristes como tetas caidas
PARANOIA II
PARANOIA I
A TODOS LOS ESCRITORES QUE PUBLICAN EN ESTA PÁGINA
PARIAS
Otro día en el prado.-
Fragmentos II
DRACULA ANONIMO
CIRCULO PERFECTO
LA CHICA DEL CORAN
LIBERACIÓN FINAL
El sonido del desastre
Los del otro lado.
FRAGMENTOS
El Gigantosaurio
EL Camino
Creencia
Sin nombre
Sueño
Navidad en Iraq
El libro
El Crucificado
DOMINGO
Los Ancianos
Sobre Camaleones en la Guerra
Vacio
CONTRAINDICACION: SUEÑO.
Un Abrupto Despertar
El Musical Derrumbe de las Máscaras
EL FRANCOTIRADOR
:.:..:... Yo Soy Dios ...:..:.:
Breve relato sobre una aventura en parque Chas
..:.:.El Arlequín.:.:..
¿Y si las Sombras Pensaran?
la muela
UNA VEZ MAS
HISTORIA COTIDIANA
PAPA NOEL EXISTE
MABEL URQUIJO
A LA LUZ DEL AYER
VIAJE AL CIELO
CADA NOCHE UN MUNDO DISTINTO
Justo...
Lo peor...
A destiempo...
MALDITO HEROE....
Historias imaginarias:
sueño?
25 de Mayo de 2008
EL VIAJE FINAL
PAJAROS EN LA CABEZA
EL FABRICANTE DE ALAS
SOMOS DIFERENTES
Hasta luego... capitán (A Aberto Olmedo)
Cuentos para el alma:
EL FRANCOTIRADOR
TODO POR LOS SUEÑOS...
EL SOL
LA CASA GUARDADA
Escribir
"TIEMPO"
El Hombre que sabía
Tarzàn no murío, esta vivo en el subte linea"D"
Cumpleaños no deseados: JA.JA.JA…
Trampa íntima
Devenir
El Cóndor por Angeles Rosique
Los colores rebeldes
ENSAYO SOBRE TALLERES LITERARIOS EN ARGENTINA
Detención de tiempo
El ritual de las máscaras
La rueda en espiral
Osadía Literaria Osadía Literaria


A Osadía literaria la integran diversos tipos de cuentos.


En un formato epis... Ampliar

Comprar$ 35.00

Escribí un comentario Escribí tu comentario Enviá este artículo Envialo a un amigo Votá este artículo Votá este texto CompartirCompartir Texto al 100%Aumentar texto
DECIRES | Votar

      La maldición consistía en ser linda y no poder ocultar dieciséis años de gestos previsibles y pensamiento corto. No supo, no pudo saber, de Circe ni de Ana Ozores, en Vetusta. Sus días efímeros apenas podían garantizar rutinas y dietas, llamadas interminables, lecciones memorizadas sin gusto, algún amor de verano con sonrisas y bailanta. La existencia como un viento que sacude el follaje, transita y no vuelve.

      Evitó las explicaciones porque congelan lo que uno siente. Quizá la forma de mirar, o esa seguridad para definir sus convicciones, o la corbata que lo investía de prestigio y seriedad. El hecho es que no fue capaz de desviar la mirada en su presencia ni dejó de elevar la voz cuando estaba con los otros, como si sólo se dirigiese a él. Laura se dio cuenta, sonrió y después le quitó importancia. Claro, ella los prefiere gorditos, sin la menor cortesía, especialistas en Boca Juniors.  No podía ser la opinión acertada. Decidió al final encarar las circunstancias con su propio esfuerzo. Y no se lo dijo a nadie.

      Procuró seguir las reglas del caso. Alguna mirada entusiasta, preguntas que exigían reacciones y no respuestas, acercarse como si tal cosa. No funcionó (demasiadas máscaras imprevisibles). "Si fuera como los otros -analizó- sería asunto resuelto y en término: una pierna muy al descampado, un corpiño que se corre". Pero este tipo serio la restringía como una advertencia, un anuncio de la pena. Casi desistió. Los dias inútiles la ayudaron a edificar el plan. También el dulce mirar que la envolvía de paciencia y esa ternura anhelada de padre ausente y la tristeza de cada tarde, cuidando de sus hermanitos o del aseo de la pequeña casa. Suburbio y tedio.

      Lo veía siempre rodeado de libros, hablando de cuestiones que ella era incapaz de dilucidar, aunque la llenaban de orgullo. La fortaleza y la pericia son las cualidades que mejor puede transparentar un hombre, en especial si el juicio ajeno es lo que importa. Por ello eligió escribir y no hablar. Convenía a la privacidad y a la aventura. Evitaba los malos entendidos; garantizaba el anonimato de la relación. Un fervor suave le llenó el rostro y su propia audacia la dejó sin razones. Intuyó entonces que lo amaba.

      Ese jueves fue todo diferente. Los nervios como hormigas, el calor inundando hasta lo más oculto, la sensación de caminar sobre lana. Lo vio entrar, escribir, explicar algo que no escuchó, trasladar la rutina de la clase a su propio gesto. Cuando el timbre clausuró las actividades, el caos ganó todos los espacios del aula. Se acercó al escritorio, esperó la mejor confusión o el descuído y depositó el pequeño sobre con una flor dibujada entre las páginas del libraco y salió al pasillo. Un enorme peso la abandonó y recién pudo respirar verdaderamente.

      No quiso ver a ninguno de sus conocidos. Después del almuerzo buscó el sendero que lleva al río y caminó con ansiedad, como si alguien la persiguiera. Buscó la sombra, el silencio, se quitó las sandalias y la frescura del agua le fue devolviendo la paz. Recordó con prestancia las palabras e imaginó las consecuencias. "Tal vez no sea correcto contarle lo que siento, pero es una necesidad de mi corazón, de mis sueños. Si usted cree que vale la pena hablar sobre esto, sólo tiene que elegir el lugar y el momento. Si quiere saber quién soy me va a encontrar en el cuarto banco, al lado de la ventana que da al jardín. Mi cabello es castaño. Siempre llevo trenzas y un lunar en el pómulo". Aturdimiento, desconfianza; más tarde expectativa, y al fin satisfacción. ¿Por qué no podía empezar una historia maravillosa?

      Se acostumbró al suspenso. La noche resultó interminable y magnífica. Añoró su mirada, imaginó caricias y se rindió a la inmodestia de saber que él sería el primero en pedírselo. El fin de semana reiteró la ansiedad y el nerviosismo, pero se vio más fuerte y entusiasta que nunca.

      El tiempo, sin embargo, la destruyó de un golpe adverso. Peor tragedia que la de ese momento jamás hubiera alcanzado a prever, ni en la más flaca de las hipótesis. El mensaje no podía cambiar, ni los sentimientos. Pero no pensó en el destino y las interpretaciones. Cuando lo vió acercarse con esa sonrisa ganadora supo que el mundo giraba equivocado: el libro pertenecía al otro, al odiado profesor de matemáticas (petiso, morocho, canallesco y machista). La mayor de las vergüenzas; explicar que todo fue un error, que esa carta no debió aparecer ahí, que ella no era eso que estaba escrito. La muerte parecida a una disculpa.

      - ¡Qué lástima! -lo escuchó decir. La vida está llena de sorpresas valiosas, sólo es cuestión de obedecer lo que uno siente.

      La sonrisa y los ojos malignos oficiando de castigo y de puñal. Resistió hasta que la ganó el reloj y su vuelta a casa.

      El fin de las ilusiones supera siempre a las mismas ilusiones. De ahí la nostalgia. Lo reconoció de golpe y ya era tarde. Lloró su rabia como pocas veces. No quizo dar explicaciones y el encierro la salvó de los espejos. Deseó morir muchas veces, y lo hubiera logrado de no ser por la sed que la dominó y la regresó a los rincones cotidianos. Podemos morir de tantas maneras. Por fin el sueño, el descanso que sabe a paraíso y a desconocimiento.

      Regresó al aula luego de un par de días ausentes. Intentó sumergirse en los rutinarios cuentos de la víspera, de las prendas a precios imposibles, de las imágenes del modelo ideal o de Chayanne. ¿Era posible olvidar lo que no había sido? Se sintió sola en el mundo y los ojos la traicionaron. Entonces encontró el sobre, la letra cuidadosa de maestro y tuvo la certeza de que esta vez no existirían equivocaciones.

      El vidrio de la ventana entreabierta le devolvió una sonrisa infinita. Eso era todo y no se precisaba nada más.

++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++


 



Subido por Gabriel Dhose
Comentarios - Escribí tu comentario
Radio La Quebrada Radio de Tango Indexarte Escribirte OccidentesEscuchanos
Noticias | Efemérides | Novedades | Ventas | Biografias | Textos | Audio | Recomendados | Entrevistas | Informes | Agenda | Concursos | Editoriales | Lugares | Actividades | Blogs | Foros | TiendaFundación | Letras de Tango I | Letras de Tango II | Contacto | Boletín
© 2006-2017- www.escribirte.com | Todos los derechos reservados   | Diseño Web | Canales RSSRSS