Home | Blogs | Foros | Registrate | Consultas | Martes 30 de mayo de 2017
Ir a la página de inicioIr a los Foros
Todos los foros   Cine   Cuentos   Educación   Escritores   Literatura   Música   Poesía   Tango
Foro de Cuentos En este foro podrás subir cuentos y narraciones en general.
Menú principal
Foros
Nueva Entrada
Diseño web
Entradas
HIMNO AL SOL DE AKHENATÓN
LUCHA Y VENCERÁS
LOS CUBOS DE TIAWANACU - por José Alvarez López
FÍSICA Y CREACIONISMO - por José Alvarez López
TOPONIMIAS DE CÓRDOBA- por Orencio Julio Correas
EL ATOLÓN DE ATLÁNTIDA- por José Alvarez López
AKHENATÓN Y SU CIUDAD INDUSTRIAL
EL ACUERDO
DECIRES
DECIRES
DECIRES
ATLÁNTIDA - por José Alvarez López
El bosque de las crisálidas
EL TESORO DE TUTANKHAMON
Monerías
EL SISTEMA SOLAR por José Alvarez López
EL CERO Y LA CONSTANTE DE ESTRUCTURA FINA por J. Alvarez López
CIENCIA CALDEA por José Alvarez López
APOCALIPSIS (Estilo y Poemática) por José Alvarez López
EL HOMBRE-DIOS - por José Alvarez López
JOSÉ ALVAREZ LÓPEZ por Guillermo Borioli
Cuando el Pájaro Dejo de Cantar
Una moneda en el riel…
EL NÚMERO 137 - por José Alvarez López
EL CASO DEL METRO - por José Alvarez López
AKHENATÓN Y EL ATONISMO - por José Alvarez López
VALIENTE MUJER
MORIR DE AMOR
VELOCIDAD DE LA LUZ EN LA GRAN PIRÁMIDE-por Jose Alvarez López
PIRÁMIDES DE ASIA por José Alvarez López
LA RULETA DE LA VIDA
EL PAPA Y EL SHA (by Portecat)
LA MUERTE RITUAL - por José Alvarez López
LA PIRÁMIDE DE PALENKE por José Alvarez López
EL LEGADO ETRUSCO por José Alvarez López
DEUS LUDENS por José Alvarez López
LA ESTANCIA DE JESÚS MARÍA
´LOS PATRIARCAS BÍBLICOS por José Alvarez López
EL GORRION Y LA LECHUZA
LA BIBLIA CUÁNTICA por José Alvarez López
P A U L E T
BIOGRAFÍA DE JOSÉ ALVAREZ LÓPEZ
LAS RUTAS DE LA CÁBALA -- por José Alvarez López
Nueva Iniciativa para Escribir Cuentos y Libros!!!
publicaciones de cuentros
Segunda oportunidad
E-LIBRO DESCRIBE CÓMO es escribir con EL CEREBRO hackeado
Romance de la niña y el duende
Tácito amor en los ciclos de la vida"
CARBONCILLO
ATAQUE FINAL
La novela Fantástica
SIESTA EN EL MONTE
"Furiosa"
¿Que necesita...?
Una Broma
Mi tierra, mi cielo...
Justo
La Directora
NIÑO DIOS
NADIE
ENCICLOPEDIA DE LA DIALÉCTICA SEXUAL
HORAS FINALES
MAUPERTIUS
MAUPERTIUS
UN POCO DE METAFÍSICA
EL NUEVO REY
LA BUENA NUEVA
COHETERÍA ESPACIAL
EN ALGUN LUGAR DEL AYER - Carlos Contesti
El fantasma
LA CRECIENTE
NOSTALGIA
DESPUÉS DEL GRANIZO
sombras nada más
EL TATITA JOSÉ
interno 47
LA VÍSPERA
LA NUEVA AURORA
UNICA SALIDA
PALABRAS DE UN CONDENADO A MUERTE
EL TREN DE LAS CUATRO
AMOR TRAS EL CRISTAL - Carlos Contesti
AMOR TRAS EL CRISTAL - Carlos Contesti
AL ATARDECER, LA CASA
PIQUETERA
"El Fantasma"
"A los ojos de él"
Fue
"El Sueño"
AHORA EXISTO PARA TI - Carlos Contesti
"Otra Oportunidad"
"Cuando la Muerte se enamora"
Madre Natura Enojada.
LA MAESTRA RURAL
Esto es un asalto
UN FANTASMA EN LA MAQUINA - Carlos Contesti
JAQUE MATE
los mirones
Pequeña tierra viva
La maquina del azar
Dos Misterios reales
TEMERDUVIA
Epitafios
¿ POR QUE ?
El Cambio
EL TREN
LA IDEA
NEGRO SIDERAL
UNA NOCHE DE VERANO Y MAR
Arbol amigo
AQUELARRE
Con el Corazón Vacío
Con el Corazón Vacío
Encuentro
sexo frustrado
TIPOLOGÍA DE UN GÉNERO HÍBRIDO CON CONTORNOS DIFUSOS
Tragedia corta
Fotorelato Yo estoy aqui
Experiencia compartida
Misa de cuerpo Presente
Esos eran machos
Una pequeña duda.
Atrapando peces con las manos.
Domingos tristes como tetas caidas
PARANOIA II
PARANOIA I
A TODOS LOS ESCRITORES QUE PUBLICAN EN ESTA PÁGINA
PARIAS
Otro día en el prado.-
Fragmentos II
DRACULA ANONIMO
CIRCULO PERFECTO
LA CHICA DEL CORAN
LIBERACIÓN FINAL
El sonido del desastre
Los del otro lado.
FRAGMENTOS
El Gigantosaurio
EL Camino
Creencia
Sin nombre
Sueño
Navidad en Iraq
El libro
El Crucificado
DOMINGO
Los Ancianos
Sobre Camaleones en la Guerra
Vacio
CONTRAINDICACION: SUEÑO.
Un Abrupto Despertar
El Musical Derrumbe de las Máscaras
EL FRANCOTIRADOR
:.:..:... Yo Soy Dios ...:..:.:
Breve relato sobre una aventura en parque Chas
..:.:.El Arlequín.:.:..
¿Y si las Sombras Pensaran?
la muela
UNA VEZ MAS
HISTORIA COTIDIANA
PAPA NOEL EXISTE
MABEL URQUIJO
A LA LUZ DEL AYER
VIAJE AL CIELO
CADA NOCHE UN MUNDO DISTINTO
Justo...
Lo peor...
A destiempo...
MALDITO HEROE....
Historias imaginarias:
sueño?
25 de Mayo de 2008
EL VIAJE FINAL
PAJAROS EN LA CABEZA
EL FABRICANTE DE ALAS
SOMOS DIFERENTES
Hasta luego... capitán (A Aberto Olmedo)
Cuentos para el alma:
EL FRANCOTIRADOR
TODO POR LOS SUEÑOS...
EL SOL
LA CASA GUARDADA
Escribir
"TIEMPO"
El Hombre que sabía
Tarzàn no murío, esta vivo en el subte linea"D"
Cumpleaños no deseados: JA.JA.JA…
Trampa íntima
Devenir
El Cóndor por Angeles Rosique
Los colores rebeldes
ENSAYO SOBRE TALLERES LITERARIOS EN ARGENTINA
Detención de tiempo
El ritual de las máscaras
La rueda en espiral
Felices los niños Felices los niños


La llamada edad dorada de la inocencia es, sino siempre, muy a menudo, una falacia, de allí... Ampliar

Comprar$ 20.00

Escribí un comentario Escribí tu comentario Enviá este artículo Envialo a un amigo Votá este artículo Votá este texto CompartirCompartir Texto al 100%Aumentar texto
Los colores rebeldes | Malo Regular Bueno Muy bueno Excelente Excelente - 3 votos

El sol pega implacable como todos los días, hace arder la piel y los colores, que gimen en rebelión. El pintor casi no puede dominarlos. Pero debe. El deber le pesó toda su vida y demasiado. No nació para los deberes. Es el alma de un poeta, la mente de un filósofo encerradas en el cuerpo cetrino y desgastado de un cartonero, que ni siquiera es tal. Un cartonero tal vez, viviría mejor que él. No, los deberes no le pertenecen, ni la ambición, ni la mesura, ni la coherencia, ni el dinero. Ni el padre severo, ni la madre, promiscua y fugitiva, ni la esposa adúltera y tramposa, ni siquiera le pertenece la totalidad de los hijos, frutos de la traición de esa cualquiera. Esa misma que vuelve día a día, con la excusa de esos hijos, la ropa, la comida y disputa hasta las chapas que hacen las veces de techo, hasta las yuyos que crecen desparejos, hasta las mascotas ocasionales que vienen por refugio. Lo disputa todo, todo el tiempo como si el engaño no fuese su argumento, como si tuviera derecho a disputar. Por eso es que ya no la escucha, ni le importa, sus quejas se le pierden como el devenir del río.
No le pertenece al pintor, ni su salud siquiera. Le quedó enredada entre las zarzas de todos sus vicios, porque los tuvo todos. Y de todos se encuentra redimido, pero el precio a pagar fue su propia carne, que se le consume a diario, bajo el calor impío del litoral, que diezma cuerpos e ideas.
Sólo los sueños le pertenecen. Y los recuerdos. Y la esperanza de que hay vida en esta vida mísera con la que pactó erróneamente una y otra vez.


Los gendarmes marchan por las calles terrosas, que quedaron perdidas en el tiempo y la distancia. Golpean la puerta de ese rancho miserable. Él les abre asustado, preguntan por ella. También por los hijos. Él no sabe que decir, ni sabe donde está. Busca en la precariedad, pero no hay nadie. “Ella no está” dice, “tampoco los chicos”. Se asusta de la fiereza en los ojos del milico, piensa que tal vez quiera matarlo y él solo, sin los hijos y sin ella. Pero sin decir nada, el soldado se da vuelta y se marcha. Está salvado, pero de qué?
Los chicos deben estar jugando en casa de algún amigo, es mejor eso que estar bajo la tutela irresponsable de esa madre, cuyos instintos fluyen cuando le viene en gana.
Pero ella, qué ha sido de ella?


Un sueño amalgamado a otro dio origen a esa deidad. Al principio, no pensó que fuera cierta, veía su letra, leía sus palabras, escuchaba su voz. Pensaba que era un invento de su imaginación prolífera, de su esperanza devastada. Un día se hizo carne y fue todavía más refulgente que en los sueños. Una deidad hecha de nieve y miel. Le prestó por unos días el pase a una dimensión de suavidad absoluta, esa en la que se gestan las madres de todos los tiempos. Le prestó su propia piel y sus entrañas. El pintor pensó que la dualidad se había terminado, que se habían terminado también la soledad, el dolor, las miserias. Creyó que eran uno, pero las deidades nunca son uno con la humanidad. Pasó como una ráfaga de aire fresco y bendito. Como un arcángel que anuncia un milagro. Pasó, con pena y con gloria. Y se fue, cerrando sus oídos y sus ojos.
La buscó vanamente en el verdor de la tierra, en las aguas fluyendo turbias. En la mirada de los hijos, que nunca la vieron y escuchan su nombre y ven su imagen como si se tratara de la estampa de algún santo. Es como un mito, o acaso, es un mito que su fe volvió carne dulce por algunos días. “No podés encerrarme como una nube, en una jaula de alambre” le dijo parafraseando a Vox Dei, ese día en la estación, mientras él la despedía con ojos inundados. Pero eso, justo eso, era lo que él quería: encerrar a la nube, sentir la bendición de su frescura. Pero las nubes son mutables, no le pertenecen a nadie, más que al viento. No se pertenecen ni a sí mismas.
Dicen todos que una mujer es mejor que una deidad. Es posible, una mujer está ahí a mano y es palpable, no muta. No tanto al menos. Claro, quienes lo dicen, no han estado nunca con una deidad. Pero se sabe que lo posible supera siempre a lo ideal, aún cuando por naturaleza, sea inferior. La mujer es amable, agradable, blanda, no es de nieve como la deidad, pero bueno, en definitiva es una mujer. Y por sobre todo, está cerca. Lo escucha, lo consuela, lo acaricia. Será acaso la respuesta a su plegaria rogando, por amor y por olvido?

El sol sigue azotándolo mientras lucha con ese cartel que se niega a terminar de pintarse. Sabe que si no lo termina no habrá sueldo, ni comida, ni ropa, ni remedios, ni nada para él, o para esos hijos que adora aunque alguno sea ajeno a su genética. Tal vez si sobrara algo, pudiera salir de esa ciudad aplastada por el clima y la ignorancia. Si fuera así llegaría hasta el lugar de la diosa, al templo, al menos para verla de nuevo. La evoca. Ella responde esquiva. Es evidente que ya no quiere ni oír su nombre y mucho menos saber de sus desgracias. Los dioses se agotan fácilmente del sufrimiento humano y lo solucionan dando la espalda para siempre.
Exhausto se entrega a los brazos de la mujer, blanda y oscura, que muy tierna parece consolarlo. Necesita con desesperación reposar en el pecho blando de una mujer, quizás porque el de su madre nunca estuvo para él. Se sumerge en el mar de sus caricias, de sus abrazos, de sus fluidos interiores.


Los gendarmes marchan por las calles terrosas. Golpean la puerta, la abren. Preguntan por ella y por los chicos. Pero no les interesa la respuesta. Una mano de hierro le aprieta la garganta desde el fondo de las venas. Exprime la sangre, la luz, el aire entero de esa fruta pobre y macilenta.


El sol está apagado por fin, como la tierra negra y calma, como el silencio, como un útero ingrávido. Y en ese silencio, los colores finalmente obedecen.


Subido por Silvina Ramos
Comentarios - Escribí tu comentario
Radio La Quebrada Radio de Tango Indexarte Escribirte OccidentesEscuchanos
Noticias | Efemérides | Novedades | Ventas | Biografias | Textos | Audio | Recomendados | Entrevistas | Informes | Agenda | Concursos | Editoriales | Lugares | Actividades | Blogs | Foros | TiendaFundación | Letras de Tango I | Letras de Tango II | Contacto | Boletín
© 2006-2017- www.escribirte.com | Todos los derechos reservados   | Diseño Web | Canales RSSRSS