Home | Blogs | Foros | Registrate | Consultas | Domingo 20 de agosto de 2017
Ir a la página de inicioIr a los Foros
Todos los foros   Cine   Cuentos   Educación   Escritores   Literatura   Música   Poesía   Tango
Foro de Cuentos En este foro podrás subir cuentos y narraciones en general.
Menú principal
Foros
Nueva Entrada
Publique su taller
Entradas
HIMNO AL SOL DE AKHENATÓN
LUCHA Y VENCERÁS
LOS CUBOS DE TIAWANACU - por José Alvarez López
FÍSICA Y CREACIONISMO - por José Alvarez López
TOPONIMIAS DE CÓRDOBA- por Orencio Julio Correas
EL ATOLÓN DE ATLÁNTIDA- por José Alvarez López
AKHENATÓN Y SU CIUDAD INDUSTRIAL
EL ACUERDO
DECIRES
DECIRES
DECIRES
ATLÁNTIDA - por José Alvarez López
El bosque de las crisálidas
EL TESORO DE TUTANKHAMON
Monerías
EL SISTEMA SOLAR por José Alvarez López
EL CERO Y LA CONSTANTE DE ESTRUCTURA FINA por J. Alvarez López
CIENCIA CALDEA por José Alvarez López
APOCALIPSIS (Estilo y Poemática) por José Alvarez López
EL HOMBRE-DIOS - por José Alvarez López
JOSÉ ALVAREZ LÓPEZ por Guillermo Borioli
Cuando el Pájaro Dejo de Cantar
Una moneda en el riel…
EL NÚMERO 137 - por José Alvarez López
EL CASO DEL METRO - por José Alvarez López
AKHENATÓN Y EL ATONISMO - por José Alvarez López
VALIENTE MUJER
MORIR DE AMOR
VELOCIDAD DE LA LUZ EN LA GRAN PIRÁMIDE-por Jose Alvarez López
PIRÁMIDES DE ASIA por José Alvarez López
LA RULETA DE LA VIDA
EL PAPA Y EL SHA (by Portecat)
LA MUERTE RITUAL - por José Alvarez López
LA PIRÁMIDE DE PALENKE por José Alvarez López
EL LEGADO ETRUSCO por José Alvarez López
DEUS LUDENS por José Alvarez López
LA ESTANCIA DE JESÚS MARÍA
´LOS PATRIARCAS BÍBLICOS por José Alvarez López
EL GORRION Y LA LECHUZA
LA BIBLIA CUÁNTICA por José Alvarez López
P A U L E T
BIOGRAFÍA DE JOSÉ ALVAREZ LÓPEZ
LAS RUTAS DE LA CÁBALA -- por José Alvarez López
Nueva Iniciativa para Escribir Cuentos y Libros!!!
publicaciones de cuentros
Segunda oportunidad
E-LIBRO DESCRIBE CÓMO es escribir con EL CEREBRO hackeado
Romance de la niña y el duende
Tácito amor en los ciclos de la vida"
CARBONCILLO
ATAQUE FINAL
La novela Fantástica
SIESTA EN EL MONTE
"Furiosa"
¿Que necesita...?
Una Broma
Mi tierra, mi cielo...
Justo
La Directora
NIÑO DIOS
NADIE
ENCICLOPEDIA DE LA DIALÉCTICA SEXUAL
HORAS FINALES
MAUPERTIUS
MAUPERTIUS
UN POCO DE METAFÍSICA
EL NUEVO REY
LA BUENA NUEVA
COHETERÍA ESPACIAL
EN ALGUN LUGAR DEL AYER - Carlos Contesti
El fantasma
LA CRECIENTE
NOSTALGIA
DESPUÉS DEL GRANIZO
sombras nada más
EL TATITA JOSÉ
interno 47
LA VÍSPERA
LA NUEVA AURORA
UNICA SALIDA
PALABRAS DE UN CONDENADO A MUERTE
EL TREN DE LAS CUATRO
AMOR TRAS EL CRISTAL - Carlos Contesti
AMOR TRAS EL CRISTAL - Carlos Contesti
AL ATARDECER, LA CASA
PIQUETERA
"El Fantasma"
"A los ojos de él"
Fue
"El Sueño"
AHORA EXISTO PARA TI - Carlos Contesti
"Otra Oportunidad"
"Cuando la Muerte se enamora"
Madre Natura Enojada.
LA MAESTRA RURAL
Esto es un asalto
UN FANTASMA EN LA MAQUINA - Carlos Contesti
JAQUE MATE
los mirones
Pequeña tierra viva
La maquina del azar
Dos Misterios reales
TEMERDUVIA
Epitafios
¿ POR QUE ?
El Cambio
EL TREN
LA IDEA
NEGRO SIDERAL
UNA NOCHE DE VERANO Y MAR
Arbol amigo
AQUELARRE
Con el Corazón Vacío
Con el Corazón Vacío
Encuentro
sexo frustrado
TIPOLOGÍA DE UN GÉNERO HÍBRIDO CON CONTORNOS DIFUSOS
Tragedia corta
Fotorelato Yo estoy aqui
Experiencia compartida
Misa de cuerpo Presente
Esos eran machos
Una pequeña duda.
Atrapando peces con las manos.
Domingos tristes como tetas caidas
PARANOIA II
PARANOIA I
A TODOS LOS ESCRITORES QUE PUBLICAN EN ESTA PÁGINA
PARIAS
Otro día en el prado.-
Fragmentos II
DRACULA ANONIMO
CIRCULO PERFECTO
LA CHICA DEL CORAN
LIBERACIÓN FINAL
El sonido del desastre
Los del otro lado.
FRAGMENTOS
El Gigantosaurio
EL Camino
Creencia
Sin nombre
Sueño
Navidad en Iraq
El libro
El Crucificado
DOMINGO
Los Ancianos
Sobre Camaleones en la Guerra
Vacio
CONTRAINDICACION: SUEÑO.
Un Abrupto Despertar
El Musical Derrumbe de las Máscaras
EL FRANCOTIRADOR
:.:..:... Yo Soy Dios ...:..:.:
Breve relato sobre una aventura en parque Chas
..:.:.El Arlequín.:.:..
¿Y si las Sombras Pensaran?
la muela
UNA VEZ MAS
HISTORIA COTIDIANA
PAPA NOEL EXISTE
MABEL URQUIJO
A LA LUZ DEL AYER
VIAJE AL CIELO
CADA NOCHE UN MUNDO DISTINTO
Justo...
Lo peor...
A destiempo...
MALDITO HEROE....
Historias imaginarias:
sueño?
25 de Mayo de 2008
EL VIAJE FINAL
PAJAROS EN LA CABEZA
EL FABRICANTE DE ALAS
SOMOS DIFERENTES
Hasta luego... capitán (A Aberto Olmedo)
Cuentos para el alma:
EL FRANCOTIRADOR
TODO POR LOS SUEÑOS...
EL SOL
LA CASA GUARDADA
Escribir
"TIEMPO"
El Hombre que sabía
Tarzàn no murío, esta vivo en el subte linea"D"
Cumpleaños no deseados: JA.JA.JA…
Trampa íntima
Devenir
El Cóndor por Angeles Rosique
Los colores rebeldes
ENSAYO SOBRE TALLERES LITERARIOS EN ARGENTINA
Detención de tiempo
El ritual de las máscaras
La rueda en espiral
Los símbolos ocultos en el misterio de Hamlet Los símbolos ocultos en el misterio de Hamlet


Un nuevo libro del profesor doctor Vicente Rubino filósofo, médico psiquiatra, psic... Ampliar

Comprar$ 49.00

Escribí un comentario Escribí tu comentario Enviá este artículo Envialo a un amigo Votá este artículo Votá este texto CompartirCompartir Texto al 100%Aumentar texto
CONTRAINDICACION: SUEÑO. | Malo Regular Bueno Muy bueno Muy bueno - 11 votos

¡Qué dolor de cabeza! ¡Qué gripe tengo! El invierno pareciera avecinarse sólo para crear malestar en la gente y, naturalmente, dejarla en reposo. Estoy prácticamente desvanecido en mi destartalada litera, mirando el húmedo cielorraso de mi pequeña y pintoresca habitación. 37,6ºC es lo que indica el mercurio del precario termómetro que mi abuelo me legó; la fiebre que gobierna mi diminuto ser, es indubitable. Hace frío realmente, y amén de eso percibo una severa corriente de estrepitoso seco aire, del cual desconozco su verdadero origen. Todas mis ventanas están cerradas sin embargo ese aire se cuela igual.

Miro hacia el reloj –o al menos eso estoy intentando– y se me hace muy complicado el sólo llevar la mirada al escabel –donde el despertador– que acompaña mi letargo. La pesadumbre en mí es tal, que me cuesta horrores mover mis globos oculares para llegar a observar lo que el reloj indica. La acción de la gravedad es –ahora– la más irrefutable de las leyes naturales. Pero... ¿Cómo hice para alcanzar y leer el termómetro? ¿Lo habré imaginado en tanto delirio? En fin... lo logré. Sus manecillas marcan las 10:30 –¿es de mañana o de noche?– pero desconozco si habremos o no pasado el meridiano, ya que la penumbra pareciera revestir las paredes de este espacio las veinticuatro horas en estos largos días.

El reloj no se presenta tan solitario como yo; agua con burbujas –burbujas que parecen creadas por calor– en un vaso que lleva reposando quien sabe cuantos días allí, y una gran cantidad de blisters conteniendo pastillas y cápsulas de variadas formas y colores; es lo que puedo distinguir a pesar de mi leso sopor. Claro está: ante tanta cantidad ingerida de antigripales y calmantes, es lógico suponer la abrumadora somnolencia que predomina en mi ser. Aunque... a decir una gran verdad sobre tal cóctel de drogas: ninguno de estos fármacos cumplen su específica función. Estos remedios no funcionan. Para nada... en absoluto... Se mantiene la vehemencia de la migraña. Sigue apabullándome tan intenso dolor.

El teléfono comienza a sonar. Quien sea que llame... ni soñando intentaría atenderlo. Quien sea, obviamente, desconoce mi deplorable estado. No puedo moverme. Me hallo incapaz de reacción alguna. Apenas puedo discernir el ruido generado por tal aparato: en un momento pensé que era el timbre de la puerta el generador de tan taladrante sonido. Es incesante. Incansable. Pero no pienso siquiera en descolgar la bocina, para averiguar quien llama. No pienso...

Abro los ojos. Veo el ventilador de techo... girar!? Estoy empapado en sudor y, a propósito totalmente confundido, descubro así el origen de la estrepitosa corriente de aire. Para nada inerte y de un sobresalto dirijo mi cabeza hacia el reloj –¡sí puedo moverme!–; no solo veo que marca la hora 10 sino que me percato que, el origen de tal insistente ruido, de él provenía. Me había quedado dormido y evidentemente, estaba divagando en un profundo sueño. El reloj sí está acompañado por un vaso de agua, pero con un blister de baratas aspirinas.

Hace calor... mucho calor. Ahora espabilado –y en total estado de conciencia– recuerdo que programé mi matutino despertar para concurrir con amigos, a la playa de una vecina ciudad: una clásica dominical. No tengo gripe, ni mucho menos fiebre. Apenas duele mi cabeza. Mi inquieto cerebro se encargó de recrear tal martirio –con un soberbio e indescriptible realismo–, plasmado en tan nefasta pesadilla. Los síntomas que creía, agobiaban mi ser, fueron resultado de una larga y lujuriosa noche. Disco. Bebidas. Todo... producto de simple resaca.-

FIN

http://www.flickr.com/photos/luseja



Subido por luiii serrrr haaiimmm
Comentarios - Escribí tu comentario
Radio La Quebrada Radio de Tango Indexarte Escribirte OccidentesEscuchanos
Noticias | Efemérides | Novedades | Ventas | Biografias | Textos | Audio | Recomendados | Entrevistas | Informes | Agenda | Concursos | Editoriales | Lugares | Actividades | Blogs | Foros | TiendaFundación | Letras de Tango I | Letras de Tango II | Contacto | Boletín
© 2006-2017- www.escribirte.com | Todos los derechos reservados   | Diseño Web | Canales RSSRSS