Home | Blogs | Foros | Registrate | Consultas | Lunes 21 de agosto de 2017
Ir a la página de inicioIr a los Foros
Todos los foros   Cine   Cuentos   Educación   Escritores   Literatura   Música   Poesía   Tango
Foro de Cuentos En este foro podrás subir cuentos y narraciones en general.
Menú principal
Foros
Nueva Entrada
Diseño web
Entradas
HIMNO AL SOL DE AKHENATÓN
LUCHA Y VENCERÁS
LOS CUBOS DE TIAWANACU - por José Alvarez López
FÍSICA Y CREACIONISMO - por José Alvarez López
TOPONIMIAS DE CÓRDOBA- por Orencio Julio Correas
EL ATOLÓN DE ATLÁNTIDA- por José Alvarez López
AKHENATÓN Y SU CIUDAD INDUSTRIAL
EL ACUERDO
DECIRES
DECIRES
DECIRES
ATLÁNTIDA - por José Alvarez López
El bosque de las crisálidas
EL TESORO DE TUTANKHAMON
Monerías
EL SISTEMA SOLAR por José Alvarez López
EL CERO Y LA CONSTANTE DE ESTRUCTURA FINA por J. Alvarez López
CIENCIA CALDEA por José Alvarez López
APOCALIPSIS (Estilo y Poemática) por José Alvarez López
EL HOMBRE-DIOS - por José Alvarez López
JOSÉ ALVAREZ LÓPEZ por Guillermo Borioli
Cuando el Pájaro Dejo de Cantar
Una moneda en el riel…
EL NÚMERO 137 - por José Alvarez López
EL CASO DEL METRO - por José Alvarez López
AKHENATÓN Y EL ATONISMO - por José Alvarez López
VALIENTE MUJER
MORIR DE AMOR
VELOCIDAD DE LA LUZ EN LA GRAN PIRÁMIDE-por Jose Alvarez López
PIRÁMIDES DE ASIA por José Alvarez López
LA RULETA DE LA VIDA
EL PAPA Y EL SHA (by Portecat)
LA MUERTE RITUAL - por José Alvarez López
LA PIRÁMIDE DE PALENKE por José Alvarez López
EL LEGADO ETRUSCO por José Alvarez López
DEUS LUDENS por José Alvarez López
LA ESTANCIA DE JESÚS MARÍA
´LOS PATRIARCAS BÍBLICOS por José Alvarez López
EL GORRION Y LA LECHUZA
LA BIBLIA CUÁNTICA por José Alvarez López
P A U L E T
BIOGRAFÍA DE JOSÉ ALVAREZ LÓPEZ
LAS RUTAS DE LA CÁBALA -- por José Alvarez López
Nueva Iniciativa para Escribir Cuentos y Libros!!!
publicaciones de cuentros
Segunda oportunidad
E-LIBRO DESCRIBE CÓMO es escribir con EL CEREBRO hackeado
Romance de la niña y el duende
Tácito amor en los ciclos de la vida"
CARBONCILLO
ATAQUE FINAL
La novela Fantástica
SIESTA EN EL MONTE
"Furiosa"
¿Que necesita...?
Una Broma
Mi tierra, mi cielo...
Justo
La Directora
NIÑO DIOS
NADIE
ENCICLOPEDIA DE LA DIALÉCTICA SEXUAL
HORAS FINALES
MAUPERTIUS
MAUPERTIUS
UN POCO DE METAFÍSICA
EL NUEVO REY
LA BUENA NUEVA
COHETERÍA ESPACIAL
EN ALGUN LUGAR DEL AYER - Carlos Contesti
El fantasma
LA CRECIENTE
NOSTALGIA
DESPUÉS DEL GRANIZO
sombras nada más
EL TATITA JOSÉ
interno 47
LA VÍSPERA
LA NUEVA AURORA
UNICA SALIDA
PALABRAS DE UN CONDENADO A MUERTE
EL TREN DE LAS CUATRO
AMOR TRAS EL CRISTAL - Carlos Contesti
AMOR TRAS EL CRISTAL - Carlos Contesti
AL ATARDECER, LA CASA
PIQUETERA
"El Fantasma"
"A los ojos de él"
Fue
"El Sueño"
AHORA EXISTO PARA TI - Carlos Contesti
"Otra Oportunidad"
"Cuando la Muerte se enamora"
Madre Natura Enojada.
LA MAESTRA RURAL
Esto es un asalto
UN FANTASMA EN LA MAQUINA - Carlos Contesti
JAQUE MATE
los mirones
Pequeña tierra viva
La maquina del azar
Dos Misterios reales
TEMERDUVIA
Epitafios
¿ POR QUE ?
El Cambio
EL TREN
LA IDEA
NEGRO SIDERAL
UNA NOCHE DE VERANO Y MAR
Arbol amigo
AQUELARRE
Con el Corazón Vacío
Con el Corazón Vacío
Encuentro
sexo frustrado
TIPOLOGÍA DE UN GÉNERO HÍBRIDO CON CONTORNOS DIFUSOS
Tragedia corta
Fotorelato Yo estoy aqui
Experiencia compartida
Misa de cuerpo Presente
Esos eran machos
Una pequeña duda.
Atrapando peces con las manos.
Domingos tristes como tetas caidas
PARANOIA II
PARANOIA I
A TODOS LOS ESCRITORES QUE PUBLICAN EN ESTA PÁGINA
PARIAS
Otro día en el prado.-
Fragmentos II
DRACULA ANONIMO
CIRCULO PERFECTO
LA CHICA DEL CORAN
LIBERACIÓN FINAL
El sonido del desastre
Los del otro lado.
FRAGMENTOS
El Gigantosaurio
EL Camino
Creencia
Sin nombre
Sueño
Navidad en Iraq
El libro
El Crucificado
DOMINGO
Los Ancianos
Sobre Camaleones en la Guerra
Vacio
CONTRAINDICACION: SUEÑO.
Un Abrupto Despertar
El Musical Derrumbe de las Máscaras
EL FRANCOTIRADOR
:.:..:... Yo Soy Dios ...:..:.:
Breve relato sobre una aventura en parque Chas
..:.:.El Arlequín.:.:..
¿Y si las Sombras Pensaran?
la muela
UNA VEZ MAS
HISTORIA COTIDIANA
PAPA NOEL EXISTE
MABEL URQUIJO
A LA LUZ DEL AYER
VIAJE AL CIELO
CADA NOCHE UN MUNDO DISTINTO
Justo...
Lo peor...
A destiempo...
MALDITO HEROE....
Historias imaginarias:
sueño?
25 de Mayo de 2008
EL VIAJE FINAL
PAJAROS EN LA CABEZA
EL FABRICANTE DE ALAS
SOMOS DIFERENTES
Hasta luego... capitán (A Aberto Olmedo)
Cuentos para el alma:
EL FRANCOTIRADOR
TODO POR LOS SUEÑOS...
EL SOL
LA CASA GUARDADA
Escribir
"TIEMPO"
El Hombre que sabía
Tarzàn no murío, esta vivo en el subte linea"D"
Cumpleaños no deseados: JA.JA.JA…
Trampa íntima
Devenir
El Cóndor por Angeles Rosique
Los colores rebeldes
ENSAYO SOBRE TALLERES LITERARIOS EN ARGENTINA
Detención de tiempo
El ritual de las máscaras
La rueda en espiral
Bandoneón Bandoneón


 


El autor logra describir la idionsincracia de los habitantes de una naci&oac... Ampliar

Comprar$ 55.00

Escribí un comentario Escribí tu comentario Enviá este artículo Envialo a un amigo Votá este artículo Votá este texto CompartirCompartir Texto al 100%Aumentar texto
EL Camino | Votar

El camino

El planeta brillaba fuertemente a travez del espeso vidrio de observacion.

Lo que habia sucedido en la superficie no habia afectado la vista desde el espacio.

Por primera vez en meses, la espesa capa de nubes que habia cubierto su hogar mostraba algunas aberturas, pero siempre sobre un oceano. En una observacion casual el planeta no parecia mostrar cambio alguno.

Pero el bien sabia eso era una liusion. Todas las escenas que el ahora podia ver demostraban lo contrario, y le daban el horror de toda la informacion que necesitaba. Pero no contestaba la pregunta mas importante. Elejir vida o muerte.

El hecho de que sus compañeros habia decidido tomar la ultima caminata, no lo convencia de que eso era lo que el debia hacer.

Todos los instrumentos de la estacion espacial indicaban claramente que nada de la gigantesca pero fragil tecnologia del planeta no habia sobrevivido. Pero eso no queria decir que nadie habia sobrevivido la catastrofe. Si la naturaleza hubiera demorado cincuenta años mas antes de correr amok, la colonia en el cuarto planeta hubiera estado establecida firmemente, y de seguro, alli la raza hubiera sobrevivido. Pero ahora esa colonia habia dejado de transmitir. La comunicacion final habia sido la del ultimo sobreviviente, un ingeniero que descargando totalmente todas las capsulas de energia que habia encontrado, habia usado su equipo de excavacion para construir un duradero monumento en una de las vastas planicies cercanas a la base. Y aunque era dudoso ninguna persona adulta o infante algun dia viera ese monumento, lo mismo, en sus ultimos dias ese ingeniero habia creado la enorme cara en la roja superficie de roca y arena. Un monumento a la vida de todos aquellos que ya no existian.

Como ultimo sobreviviente en la estacion, el tambien bien sabia lo que habian sentido los otros cuando las ultimas noticias de la base planetaria habian sido recibidas.

Y aunque algunos habian continuado sus tareas, buscando con desesperacion algun signo de vida en el planeta que circunavegaban, o en el lejano, poco a poco, uno por uno o en grupos todos habia decidido hacer el ultimo paseo en el espacio. Tomar el camino sin retorno.

Que Shai lo dejara solo, casi lo habia destruido. Ella habia sido la ultima en abrir la puerta que conectaba la estacion espacial al cruel vacio. Y el se sentia culpable, deberia haber estado mas atento, deberia haber prevenido que ella lo dejara.

Pero cuando sintio los servos que habrian la compuerta ya era tarde, no habia forma de prevenir que ella tambien decidiera terminar us vida tal como los otros lo habia hecho ya.

En un perverso impulso mantuvo las camaras funcionando mientras perseguian la pequeña forma de Shai, que envuelta en su traje de vacio se alejaba rapidamente de la estacion. Finalmente la perdio de vista cuando el sol llego a su punto de terminacion y la noche cubrio todo. Y de repente la vio de nuevo, un punto de llamas brillando mientras la atmosphera del planeta la recibia. Y en fracciones de segundo nuevamente la obscuridad.

Ni una sola mota de luz en el espacio ni en la superficie del atormentado planeta.

Con mano temblorosa sus dedos habian estado a punto de apretar las teclas que abririan las compuertas. En segundos su sangre primero herviria y luego se conjelaria. Y asi terminaria el sueño de vida y aventura de una raza que habia intentado conquistar las estrellas.

Pero como el cobarde que era, no lo habia hecho. Ahora que era el unico ocupante de la enorme estacion espacial, el aire y comida que duraria por cientos de revoluciones alrededor del Sol.

Si solo Shai estuviera a su lado.

Pronto perdio todo sentido del tiempo. Hasta los chronometros que ilustraban el paso del tiempo dejaron de tener sentido. A veces pasaban inumerables orbitas antes de que nuevamente tratara de encontrar signos de vida a su alrededor.

Pero nada. Excepto por alguno que otro fuego creado por las horripilantes tormentas que cada tanto seguian azotando el ahora casi desconocido planeta que la estacion sobrevolaba, no habia ninguna señal de vida civilizada.

Mas de una ves se habia encontrado parado frente a las compuertas que le permitirian su ultima caminata. A veces se habia encontrado frente a ellas totalmente desnudo, otras veces dentro de su traje espacial.

El camino lo llamaba. No habia duda de eso. No seria una mala manera de terminar todo. De obtener paz eterna. Sentirse como los dioses deberian haberse sentido cuando transitaban tierra y cielo.

Poder flotar, flotar, girar, mirar las indiferentes galaxias, mirar el globo azul que flotaba como un gigantesco ojo. Ver ese ojo crecer y crecer hasta que los nuevos continentes, los nuevos mares que el cataclismo habian creado abrieran sus brazos para recibirlo. Pero el sabia nunca llegaria a ellos. El ardiente beso de la atmosfera lo convertiria en cenizas mucho antes.

Mas de una vez su mano apreto el codigo que abria las compuertas, y mas de una vez solo la punta magnetica de sus botas lo mantuvo por perderse en el espacio.

Y mas de una vez, temblando retrocedio y entro a su eterno hogar.

No! No! No podia ser! Cuando el cataclismo ocurrio habia millones, billones de personas en el planeta, ciudades, pueblos, campos, granjas. Algo, alguien tenia que haber podido sobrevivir. Por dios! Por todos los dioses! Alguien tenia que haber sobrevivido! Y solo el quedaba con suficiente tecnologia y conocimiento para ayudar a esos miserables sobrevivientes!

Poco a poco la desesperacion y deseo de terminar todo fue reemplazado por otra clase de locura,otra clase de paranoia. Poco a poco empezo a verse como la unica esperanza de un mundo destruido. Y esa nueva locura le devolvio el deseo de sobrevivir. De recuperar su mente.

Y en ese momento decidio prometer a Shai, a la memoria de Shai, que a menos que alguno de los complicados sistemas que aseguraban su supervivencia fallara totalmente y fuera imposible de ser reparado, el continuaria abordo, en su puesto y resumiria su eterna vigilancia buscando por el menor signo de sobrevivencia en el planeta debajo.

La idea lo rejuvenecio, le dio nuevos deseos y esperanzas. De seguro, en algun remoto lugor, en alguna profunda caverna, o en alguna isla, en algun lugar, alguien tenia que haber sobrevivido. Un pequeño grupo de ambos sexos que permitiera crear otra poblacion para el planeta muerto.

No importaba lo tenuosa que la civilizcion habia sido, la vida en el planeta habia sido el resultado de miles de generaciones. Guerras y desastres no eran desconocidos.

El mundo habia estado lleno de paranoicos y de aquellos que creian en estar preparados a sobrevivir a toda costa. Algunos de esos siempre estaban creando escenarios de terribles sucesos y se preparaban para ellos. A lo mejor algunas de esas preparaciones resultaron.

Nuevamente desesperacion y agobio obscurecieron su esperanza. El eje del planeta habia cambiado, eso habia sido lo que destruyo el mundo que el y Shai conocian. El mundo donde el y Shai habian crecido. Que el eje de un planeta pudiera cambiar de posicion habia sido una teoria increible. Pero increible o no. Habia sucedido.

La enorme ironia era que una vez que la estacion orbital habia servido como el primer paso al planeta rojo, habia sido convertida en un laboratorio para estudiar si el axis del planeta podia cambiar. Un grupo de cientificos que creian en esa posibilidad, y como prueba mostraban que la lava de ciertos volcanes habia derramado en una direccion primero y en momentos en direccion opuesta. Y que esa anormalidad podia indicar un cambio subito de la orbita y del eje del planeta. Esa teoria habia impulsado el nuevo proposito de la estacion espacial. Despues de todo el planeta mas cercano y mas conducivo a sostener vida ya estaba en el bolsillo. La colonia establecida podia existir sin ayuda por no menos de cinco años. Y en esos cinco años los avances en anti gravedad, lasers, y mejores sistemas de transporte y comunicacion permitirian la construccion y puesta en servicio de superiores estaciones espaciales y naves interplanetarias.

Ahora el sabia que esa confianza en nuevas tecnicas y nuevas naves habia sido la trompeta de la muerte de la civilizacion.

El transporte que siempre estaba conectado a la estacion para un caso de emergencia habia sido enviado de retorno a la tierra para que sus motores fueran renovados. Esa confianza en que el futuro estaba conquistado, habia sido la causa que impulso el camino a la muerte. Si el transporte hubiera estado en orbita con ellos cuando el desastre destruyo el planeta, los habitantes de la estacion orbital podrian haber retornado al planeta y alli recomenzado la civilizacion. Lo mismo podria haber sucedido con la colonia del planeta rojo. Pero el transporte que esos colonizadores tenian tambien habia sido llamado de vuelta. Y asi fue que cuando la catastrofe sucedio, todos los transportes estaban en tierra. Y destruidos. Y tanto la colonia del cuarto planeta, como los tripulantes de la estacion orbital quedaron condenados a muerte al no haber forma de volver a la tierra.

En otra ironia cosmica, la estacion orbital con todo sus poder de observacion deberia haber sido la que descubrio las señales de la inmminente catastrofe mundial.

Pero en ves de ser asi, una insignificante universidad de un insignificante pais dio la alarma, menos de 96 horas antes de que sucediera, y todos los super cientificos de los super paises se rieron y gritaron a los cuatro vientos que era imposible que el planeta cambiara de axis y de orbita. Pero asi sucedio.

Y ahora con el planeta destruido, y con el como unico sobreviviente de la civilizacion que habia conquistado el espacio, el sabia que pese a todas las muertes, a todas las caminatas, a todo su propio dolor, no podia abandonar a la mujer que desde esa insignificante universidad desde un insignificante pais habia tratado de salvar lo que quedaria del mundo. El nunca conoceria a esa mujer, pero gracias a ella, si alguien habia sobrevivido el cataclismo universal, algun dia sabrian de la civilizacion que los habia precedido y de que extraordinaria su ciencia y sus vidas habian sido.

En uno de sus momentos de profunda desesperacion, el habia empezado a revisar todos los ultimos comunicados recibidos por las computadoras de la estacion y habia descubierto que a punto de morir, en un planeta a punto de morir, esa cientifica habia mandado un golpe de informacion que contenia toda la historia del planeta.

Pero de que servia. No habia forma de que esa informacion pudiera ser nunca diseminada. Por mas que el se cuidara, no viviria mucho mas de otros cuarenta a cincuenta orbitas alrededor del sol. Por eficiente que la estacion era, tarde o temprano, sin una mano humana para corregir el deterioro de la orbita, la estacion algun dia entraria en contacto con la atmosfera y seria destruida e incinerada.

Y ese seria el final. El final infinito. . . .

Por mas de un año, trato de encontrar una manera de poner toda esa informacion en un contenido que pudiera alcanzar la superficie a salvo, y de que de alguna manera si quedaban sobrevivientes en el planeta, pudieran leer y utilizar esa informacion.

Pero por mas que trataba, no podia dar con la forma de hacerlo.

Y alli comenzo su nuevo calvario.

El era el ultimo humano. El ultimo poseedor de toda la historia del mundo.

El ultimo guardian.

Cuando el muriera moriria todo. Hasta la memoria de lo que habia sido su planeta.

Morir era facil. El camino era facil.

Sobrevivir no lo seria, la soledad era imposible de acceptar.

Uno de los viejos experimentos de la estacion habia sido sobre animacion suspendida.

Y sin otra solucion, empezo a estudiar esa alternativa.

Mirando los oceanos que hervian en lo que una vez habia sido su querido planeta lo decidio.

Quizas alargar su vida cambiaria algo, y despues de todo, si la animacion suspendida no resultaba y nunca se despertaba, nada se habria perdido. De una manera u otra habia que tomar un camino, uno era muerte segura quemado en la atmosfera. Otro era una posibilidad de sobevivencia. Minima quizas, pero algo es algo.

Si la animacion suspendida resultaba, lo mismo el pagaria un precio, los experimentos realizados habian indicado que el sujeto en suspension envejecia una semana cada cincuenta. No solo eso, pero nunca habia sido intentada por mas de seis a diez años. La perdida de musculo y el deterioro general del cuerpo era irreversible cuando se intentaba mas de ciento veinte meses de animacion suspendida.

Para poder mantener su cuerpo y mente sana, no tendria mas remedio que despertar cada diez años y devolver tono a los musculos y regenerar las celdas atrofiadas.

Y asi fue. El primer despertar fue el peor de todos. Cada nervio, cada musculo, cada celula, cada gota de sangre dolia, y como hasta la densidad de los huesos habian sufrido esos tambien dolian.

Los ejercicios necesarios para devolver al cuerpo una semblanza de normalidad antes de poder entrar a la suspension nuevamente eran una tortura inaguantable. Pero una y otra y otra vez paso por eso. Y al mismo tiemo tuvo que examinar cada milimetro de la estacion orbital para asegurar el funcionamiento de ese otro cuerpo. Y tambien examinar horas y horas de data buscando detalles sobre los mecanismos de antigravedad que habian sido inventados mientras el y los otros estaban en orbita.

Para el, ultimamnete, esos estudios representaban la vida, si solo pudiera fabricar su propio motor antigravedad podria volver a la tierra.

Y una vez alli buscar algun signo de vida.

Y asi no se dio cuenta como pasaba el tiempo. Un dia era joven, con cabello negro y copioso, con musculos atormentados pero fuertes. Pero un dia vio su reflexion en una pulida pared de metal, y descubrio su cabello estaba blanco y ralo. Y fue ese mismo dia que pudo finalmente ver grandes partes de la superfice del planeta a travez de los ahora ya enormes claros de las pesadas nubes que por tanto tiempo lo habian cubierto.

Y fue la primera vez que las lagrimas cubrieron sus mejillas. Miarando el globo terrestre a travez de los vidrios de observacion y de las camaras solo revelaban un mundo que era totalmente desconocido, ningun lugar ni remotamente familiar estaba a a vista. Las masas tectonicas de los continentes habian cambiado. Y lo que el podia ver cada vez que las nubes se abrian eran tierras totalmente desconocidas.

Al continuo pasar de los años nuevos continentes se formaban, nuevas islas aparecian. A medida que los oceanos se retiraban nuevas formas aparecian en los continentes. Crear un nuevo mapa del planeta se convertio en su obsecion.

Y perdio precioso tiempo creando esos mapas del nuevo mundo que se extendia sobre el y debajo de el. Pero cada dia despierto que pasaba cada diez años, traia un nuevo descubrimiento y una nueva ansiedad.

En uno de esos despertar, aceptando su propia mortalidad, decidio cambiar de meta y dedicarse solamente a ver como devolver su cuerpo y el conocimiento de la estacion al planeta.

Cada despertar se le hacia mas y mas dificil.

Estudios y extrapolaciones indicaban que solo tenia unos quinientos años subjetivos del planeta para completar su motor de antigravedad y tratar de retornar a la superficie en alas de un miraglo.

De una manera u otra cuando su tiempo se acercaba al final, tuvo en sus manos un equipo antigraved funcional. Su sueño habia sido transportar toda la estacion orbital a un aterrizaje. Pero la energia necesaria no estaba disponible. Con suerte solo la masa necesaria para que uno de los enormes tanques vacios de combustible convertido a transboradador pudiera descender a la tierra era todo lo que podia obtener. En ese tanque tendria que viajar el y lo poco que podia rescatar de la tecnologia de la estacion orbital. Principal era la memoria de computadora que contenia toda la sabiduria de un mundo desaparecido.

Pese a alivianar en todo lo posible su burdo transbordador, solo tenia energia suficiente para entrar a la atmosfera como una piedra chata saltando sobre agua.

Y mas importante, nunca mas podria mover su nave una vez en tierra.

Su mecanismo de antigravedad era solo una miniatura de lo que era necesario para levantar un objecto tan pesado y grande como su burda espacionave por mas de 1000 metros.

Por lo tanto descender en el lugar mas optimo para encontrar sobrevivientes era de la mayor importancia. Y asi comenzo su segundo plan.

Luego de intenso reacondicionamiento de las camaras y telescopios para que obtuvieran la mayor definicion posible, las programo para estudiar la cambiada superficie del planeta casi metro a metro, buscando formas asociadas con construcciones artificiales y no parte de la nueva naturaleza.

De esa manera, durante cada instante fuera de animacion suspendida, sus ojos buscaban alguna indicacion de vida. Su esperanza aumento expotencialmente cuando un dia descubrio manadas de animales salvajes. Si habia animales que sobrevivieron el cataclismo, de seguro algunos humanos habia sobrevivido tambien.

Dia tras dia, sus maquinas buscaban y buscaban, pero las ciudades, las carreteras, los puentes, todo lo que la raza que reinaba en el planeta habia construido habia desaparecido debajo del cataclismo y de las aguas. Y ningun modico de civilizacion o indicacion de seres inteligentes se veia.

De repente, durante uno de sus periodos despiertos la computadora le mostro un detalle que concordaba con sus instrucciones.

Una risa que pronto se disolvio en sollozos lo aturdio al ver lo que las camaras termicas habian encontrado. Bajo varios metros de arena la imagen termal de una figura tomo forma.

Impaciente tuvo que esperar que la estacion orbita nuevamente sobrevolara la zona. Y una vez alli usar los escasos minutos sobre esa posicion para buscar otras señales de vida. Pero luego de sobrevolar el area cuatro veces tuvo que convencerse que nada mas se veia que indicara ninguna clase de poblacion.

Pese a eso, la esperanza retorno a su pecho. Si esa vieja escultura humana habia sobrevivido. A lo mejor algunas otras cosas, y mas importante aun, algunos seres podrian haber sobrevivido tambien.

Pasando su informacion a la casi super humana parte de la computadora, creo nuevos puntos de busqueda, y contra su deseo de estar despierto decidio nuevamente entrar a la recamara de animacion suspendida.

Como la habia hecho cientos de veces, lentamente separo sus manos y levanto su cabeza, si no fuera por la total falta de gravedad en la estacion, la suspension animada de su cuerpo no hubiera sido posible ya que cualquier punto de contacto con una superficie hubiera dejado daño irreparable a la piel y todo lo que contiene.

Lentamente las luces abrillantaron mientras sus ojos se reacostumbraban a ellas.

Como siempre cada milimetro de su cuerpo ahullaba en la agonia del despertar.

Desconectar los mecanismos y tubos que lo habian mantenido vivo fue casi mas de lo que podia hacer. Pero lentamente, lentamente empezo el ritual de reformacion de cuerpo y mente, y aunque esta ves parecio costarle mas, al final pudo hacerlo.

Tratando de no golpearse contra nada, floto hasta que la compuerta que separaba la camara de suspension del resto de la estacion estuvo frente a el y se abrio.

Poco a poco completo el largo camino hasta la camara de control. Una vez alli, como siempre la voz no le respondia, asi que con dedos que parecian ser de madera en fuego, tecleo sus ordenes a la computadora en ves de darlas audiblemente.

Y fue alli que descubrio que su sueño estaba terminado. Algo habia golpeado la estacion y esta estaba fuera de orbita, el objeto de la collision estaba ya alejandose, y las camaras mostraban un nucleo de hielo.

Ya nada podia salvar la estacion orbital.

Pese a eso las computadoras estaban haciendo todo lo posible. Mientras el miraba casi sin comprender, pedazos no esenciales de la gigantesca estructura estaban siendo separados a medida que pequeñas cargas explosivas volaban los puntos de contacto y sujecion de las partes no necesitadas. Un fuerte golpe que casi lo estampo contra una de las computadora marco que ciertos paneles solares habian sido desplegados.

Evidentemente la estacion estaba tratando de obtener otra orbita mas estable.

En una forma loca y sin control, observo que el planeta y su luna giraban alrededor de la estacion. Solo entonces noto que una ligera gravedad estaba siendo generada por los giros sin control de la estructura.

La estacion estaba tratando de sobrevivir. En minutos,sino segundos todo lo que le daba vida y calor se cerraria para ahorrar energia necesaria para otras funciones.

En un casi panico, el hombre se impulso a volver a su camara de suspension animada. Nunca antes habia retornado sin recuperarse fisicamente. Pero ahora solo tenia muy poco de tiempo para entrar a la camara y nuevamente entrar en suspension. Probablemente nunca despertaria de ese periodo, pero era preferible morir sin saberlo que morir explosivamente.

En segundos que parecieron horas, se acomodo en la posicion ya tan conocida y en una voz que era solo un murmullo dio las ordenes necesarias. La computadora obedecio y en menos de tres minutos la animacion suspendida comenzo.

Y asi mientras el hombre dormia la moribunda estacion manejada solamente por circuitos electricos comenzo su nuevo camino.

Racionalmente e irracionalmente las computadoras analizaron lo que quedaba intacto de la estacion orbital y en una forma totalmente fuera de caracter para una maquina, hicieron su mejor apuesta. Considerando imposible obtener una orbita estable alrededor del planeta, decidieron en otro rumbo, una orbita que impulsaria la estacion en una orbita mas reminiscente de la de un cometa que de una construccion humana.

A una velocidad que aumentaria dia a dia, pero que para las enormes distancias que se encuentran en el universo no era nada, la estacion empezo su largisima orbita alrededor del sol.

Las instrucciones del ultimo hombre abordo habian sido dadas en una voz tan carraspeante que la computadora que las recibio dejo algo sin reconocer. Quiza un cero, una comma, o una sentencia, sea lo que sea, cuando la estacion recupero su estabilidad y la orbita alrededor del sol la trajo de vuelta a pasar cerca del planeta, el hombre siguio durmiendo.

Poco a poco la nueva orbita continuo, poco a poco la energia tan escasa escazeo mas. Eones pasaron de esa manera. Mientras el hombre seguia envejeciendo en su animacion suspendida, tambien la estacion envejecia.

Hasta que un dia, como una madre moribunda, la estacion decidio que ya no podia seguir protegiendo al hombre. Y al estar pasando cerca del planeta lo desperto para que pudiera decidir si preferia el camino como tantos otros habian hecho milenia antes, o si preferia volver a su final suspension.

Despierto, el hombre se sintio como nunca antes se habia sentido. El dolor tan comun de otros despertares estaba presente pero de otra manera, como si el cuerpo lo pudiera controlar. La mente tambien se sentia distinta, como si hubiera evolucionado, como si la parte electrica tuviera total control sobre huesos y sangre.

En un frio casi total, en una obscuridad casi total, el hombre se acerco a la computadora. Y un grupo de imagenes aparecieron.

La vida habia retornado al planeta!

En las imagenes, los extraños continentes todavia mostraban sus mismas formas, pero ahora bajo magnificacion se observaba vida humana!

Edificios de barro y piedra, caminos, hasta barcos se veian.

Pese a eso ninguna forma de tecnologia era visible o detectable. No habia ondas electricas, de radio, o de ninguna otra forma de civilizacion avanzada.

El planeta habia retornado a su infancia! Todo el progreso obtenido en miles de años habia desaparecido como si nunca hubiera existido.

La estacion casi muerta a su alrededor, y la incomprension de un mundo totalmente primitivo, envolvieron al hombre en una forma de demencia y falta de fuerza y deseo que lo hicieron empezar la sequencia de destruccion.

Una vez en su traje espacial nuevamente se detuvo en el umbral entre la estacion y el espacio. Su tan demorado camino lo esperaba.

Cuando estaba a punto de dar el primer paso, el planeta paso el punto terminal del sol y arriba de el, el hombre vio la obscuridad desaparecer y alli vio el lugar donde la ultima marca de su gente habia sobrevivido debajo de las arenas. Lo que en un momento habia sido un rio en formacion ahora era ya un rio que terminaba en un brillante delta.

Shai.

Shai. Pensar en su tan lejano amor golpeo su corazon como el meteoro que habia golpeado la estacion.

Y todo volvio, y habiendo sobrevivido lo imposible, lo golpeo mas fuertemente aun.

Con una voz mas fuerte que lo que creia posible, mando su pedido a la computadora. Maxima magnificacion.

Y mientras la moribunda estacion y el detenian su respirar vio el rio tan claramente como si estuviera parado en su orilla. Velas triangulares de fuerte tela burda y amarillentas o rojizas en color llenaban el ancho rio mientras el sol se levantaba.

Las caras de los marineros se veian como pintadas en bronce. Y era como si esas caras estuvieran mirando directamente a el, y haciendo que las camaras siguieran esas miradas vio lo que esos nuevos hombres miraban, a traves de ondulantes olas de calor lo vio.

Era lo que las camaras termicas de la estacion le habia revelado tanto tiempo atras. Excepto ahora la creacion ya no estab cubierta de arena, mas bien parecia flotar sobre las dunas.

Y alli fue cuando el hombre detuvo su camino.

La falta total de ninguna fuente de energia que no fuera producida por causas naturales era indicacion clara de que esas gentes no tenian ninguna memoria de ellos,

de los que habian creado una civilizcion que habia conquistado el espacio! Hasta parecia evidente que ni siquiera habian encontrado nada de esa extraordinaria civilizacion que habia sido destruida cuando el planeta cambio su eje y su orbita.

Aparentemente todo lo que habia sobrevivido de su gente, de Shai y los otros era una enorme escultura en piedra de lo que en una epoca habia sido un comun animal domestico, creada por un artista casi como una broma. Una gigantesca broma que ironicamente parecia ser la unica pieza sobreviviente de una civilizacion destruida.

Y el unico otro sobreviviente era el!

Y esos hombres y mujeres que ahora veia a travez de las poderosas camaras, eran sus descendientes. Y de seguro esos hombres y mujeres evidentemente estaban comenzando su camino a los cielos nuevamente.

Y el tenia la llave a ese camino, una llave que podia avanzar esa nueva civilazion miles de años en un instante.

Y el, Horus Horizon, necesitaba decirles, explicarles contarles de como habian sido, de como el y los otros habian vivido y muerto.

Alli comenzo la carrera contra el tiempo y su propia fragilidad. La estacion estaba muriendo en rapidos pedazos. El se sentia viejo, viejo y estupido en creer que pese a todo iba a triunfar en su batalla contra el destino. Un destino que habia destruido billones mejores que el.

Ocho orbitas mas tarde, cuando ya solo quedaba energia suficiente para calentar un gramo de agua. El ultimo sobreviviente de una epoca olvidada entro al viejo tanque y con una plegaria y apretando un control semi corroido por milenia de recorrer el espacio comenzo sus saltos por una atmosfera que da vida pero tambien la quita.

Su destino final, el delta de un gran rio frente a una milenaria esculptura reclinada.

Detras quedo la estacion orbital. Lo que habia sido su hogar por centurias, ahora ya finalmente muerta y obscura, comenzaba como el, su ultimo viaje. Adelante las primeras nubes lo empezaban a abrazar.

 

Mientras el gran dios Ra lentamente desaparece debajo de las colinas que llevan al lugar del nacimiento de la gran madre de todos, yo, Nepher primer sacerdote del Gran Rio, he llorado por la perdida de mi amigo, el Halcon Dios, quien durante la primera hora antes del amanecer y en su guisa mortal comenzo su tan demorado camino.

Muchos veranos han pasado desde que el Halcon Dios descendio de los cielos.

Yo recuerdo bien esa sagrada occasion. Era un dia claro y el gran dios Ra brillaba fuertemente, dando vida y calor a las gentes, los animales, y las cosechas. Y la gente vio a Horus descender, un punto brillante en el cielo que pronto se agrando mas y mas.

Mas y mas gente lo vio y asombrados apuntaban con sus manos al cielo. Pronto la gente en las calles, en los campos y por doquier miraban el Halcon acercarse.

Y de repente el Halcon se convirtio en un dios que en la forma de un hombre venia en una enorme anfora de plata. Dios y anfora tocaron tierra tan suavemente como una pluma. Yo como tantos otros levante mis ropas y corri como una gazella adonde el hombre dios habia tocado tierra.

Horus se quito la mascara de oro que cubria su cara, y yo me encontre cara a cara con un dios.

Un dios que se convertiria en mi amigo y maestro.

Mi aigo siempre nego ser un dios. Pero solo un dios podia hacer lo que el hacia. Pero tal como el predijo, su muerte ocurrio. Es posible entonces que un dios puede morir.

Contra todo lo que es sagrado y en lo que creo. Respetare sus deseos, los deseos de mi amigo Horus.

Sin ser preparado o embalsamado su cuerpo sera dado a las aguas. En un lugar alejado del delta de nuestra querida madre Nilo.

Su cuerpo esta cubierto con simples ropas. Su traje de dios, y su caja de un metal que el me dijo es mas precioso que el oro, la caja que contiene todos los secretos de los antiguos dueños de la tierra sera guardada en el cuarto secreto del gran edificio.

Un edificio que segun mi dios, por su forma podra aguantar cualquier cataclismo. El edificio que el diseño y construyo, cortando las enormes piedras con una luz emanando de un ruby y que el movio tocandolas con otra luz magica que anulaba su peso y las hacia tan livianas como una mera semilla de palma. Piedras que con un dedo podiamos poner en su lugar, pero que una vez que la luz no las tocaba cien hombres no podian mover. Y mi dios, mi amigo como se reia como un niño travieso cuando la gente miraba asombrada sus miraglos.

Y una vez que el edificio estuvo terminado, el Halcon me mostro como los vertices de la piramide determinaban un numero magico, como las caras apuntaban a los huevos oceanos y nuevos continentes, como su piramide contenia secretos que solo otros como el, otros dioses que conquistaran el espacio comprenderian algun dia.

Y mi amigo, mi dios, tal como un dios, ayudo a mi gente a aprender de las estrellas, un lugar adonde el y otros dioses habian viajado. Y nos enseño como curar enfermedades, y plantar cosechas y derretir metales. Y miles de otros secretos de los dioses. Mi amigo, nuestro dios ha hecho grande a mi gente.

En su memoria, my gente formara la cara de su querida Shai en la cara de la gran escultura del reclinado lion, el leon de piedra que el nos dijo sobrevivio las aguas que destruyeron su gente y la tierra de los dioses.

Algun dia futuro, los que descubran los secretos de la Gran Piramide sabran que Nepher, primer sacerdote de Egypto, ha fielmente cumplido con los pedidos del gran dios Horus y aprenderan la historia de los dias en que los dioses vivian en la tierra, y entre las estrellas.

 



Subido por Jorge Eduardo Alberto Arbones
Comentarios - Escribí tu comentario
Radio La Quebrada Radio de Tango Indexarte Escribirte OccidentesEscuchanos
Noticias | Efemérides | Novedades | Ventas | Biografias | Textos | Audio | Recomendados | Entrevistas | Informes | Agenda | Concursos | Editoriales | Lugares | Actividades | Blogs | Foros | TiendaFundación | Letras de Tango I | Letras de Tango II | Contacto | Boletín
© 2006-2017- www.escribirte.com | Todos los derechos reservados   | Diseño Web | Canales RSSRSS