Home | Blogs | Foros | Registrate | Consultas | Domingo 22 de octubre de 2017
Ir a la página de inicioIr a los Foros
Todos los foros   Cine   Cuentos   Educación   Escritores   Literatura   Música   Poesía   Tango
Foro de Cuentos En este foro podrás subir cuentos y narraciones en general.
Menú principal
Foros
Nueva Entrada
Escuchá Radio De Tango
Entradas
HIMNO AL SOL DE AKHENATÓN
LUCHA Y VENCERÁS
LOS CUBOS DE TIAWANACU - por José Alvarez López
FÍSICA Y CREACIONISMO - por José Alvarez López
TOPONIMIAS DE CÓRDOBA- por Orencio Julio Correas
EL ATOLÓN DE ATLÁNTIDA- por José Alvarez López
AKHENATÓN Y SU CIUDAD INDUSTRIAL
EL ACUERDO
DECIRES
DECIRES
DECIRES
ATLÁNTIDA - por José Alvarez López
El bosque de las crisálidas
EL TESORO DE TUTANKHAMON
Monerías
EL SISTEMA SOLAR por José Alvarez López
EL CERO Y LA CONSTANTE DE ESTRUCTURA FINA por J. Alvarez López
CIENCIA CALDEA por José Alvarez López
APOCALIPSIS (Estilo y Poemática) por José Alvarez López
EL HOMBRE-DIOS - por José Alvarez López
JOSÉ ALVAREZ LÓPEZ por Guillermo Borioli
Cuando el Pájaro Dejo de Cantar
Una moneda en el riel…
EL NÚMERO 137 - por José Alvarez López
EL CASO DEL METRO - por José Alvarez López
AKHENATÓN Y EL ATONISMO - por José Alvarez López
VALIENTE MUJER
MORIR DE AMOR
VELOCIDAD DE LA LUZ EN LA GRAN PIRÁMIDE-por Jose Alvarez López
PIRÁMIDES DE ASIA por José Alvarez López
LA RULETA DE LA VIDA
EL PAPA Y EL SHA (by Portecat)
LA MUERTE RITUAL - por José Alvarez López
LA PIRÁMIDE DE PALENKE por José Alvarez López
EL LEGADO ETRUSCO por José Alvarez López
DEUS LUDENS por José Alvarez López
LA ESTANCIA DE JESÚS MARÍA
´LOS PATRIARCAS BÍBLICOS por José Alvarez López
EL GORRION Y LA LECHUZA
LA BIBLIA CUÁNTICA por José Alvarez López
P A U L E T
BIOGRAFÍA DE JOSÉ ALVAREZ LÓPEZ
LAS RUTAS DE LA CÁBALA -- por José Alvarez López
Nueva Iniciativa para Escribir Cuentos y Libros!!!
publicaciones de cuentros
Segunda oportunidad
E-LIBRO DESCRIBE CÓMO es escribir con EL CEREBRO hackeado
Romance de la niña y el duende
Tácito amor en los ciclos de la vida"
CARBONCILLO
ATAQUE FINAL
La novela Fantástica
SIESTA EN EL MONTE
"Furiosa"
¿Que necesita...?
Una Broma
Mi tierra, mi cielo...
Justo
La Directora
NIÑO DIOS
NADIE
ENCICLOPEDIA DE LA DIALÉCTICA SEXUAL
HORAS FINALES
MAUPERTIUS
MAUPERTIUS
UN POCO DE METAFÍSICA
EL NUEVO REY
LA BUENA NUEVA
COHETERÍA ESPACIAL
EN ALGUN LUGAR DEL AYER - Carlos Contesti
El fantasma
LA CRECIENTE
NOSTALGIA
DESPUÉS DEL GRANIZO
sombras nada más
EL TATITA JOSÉ
interno 47
LA VÍSPERA
LA NUEVA AURORA
UNICA SALIDA
PALABRAS DE UN CONDENADO A MUERTE
EL TREN DE LAS CUATRO
AMOR TRAS EL CRISTAL - Carlos Contesti
AMOR TRAS EL CRISTAL - Carlos Contesti
AL ATARDECER, LA CASA
PIQUETERA
"El Fantasma"
"A los ojos de él"
Fue
"El Sueño"
AHORA EXISTO PARA TI - Carlos Contesti
"Otra Oportunidad"
"Cuando la Muerte se enamora"
Madre Natura Enojada.
LA MAESTRA RURAL
Esto es un asalto
UN FANTASMA EN LA MAQUINA - Carlos Contesti
JAQUE MATE
los mirones
Pequeña tierra viva
La maquina del azar
Dos Misterios reales
TEMERDUVIA
Epitafios
¿ POR QUE ?
El Cambio
EL TREN
LA IDEA
NEGRO SIDERAL
UNA NOCHE DE VERANO Y MAR
Arbol amigo
AQUELARRE
Con el Corazón Vacío
Con el Corazón Vacío
Encuentro
sexo frustrado
TIPOLOGÍA DE UN GÉNERO HÍBRIDO CON CONTORNOS DIFUSOS
Tragedia corta
Fotorelato Yo estoy aqui
Experiencia compartida
Misa de cuerpo Presente
Esos eran machos
Una pequeña duda.
Atrapando peces con las manos.
Domingos tristes como tetas caidas
PARANOIA II
PARANOIA I
A TODOS LOS ESCRITORES QUE PUBLICAN EN ESTA PÁGINA
PARIAS
Otro día en el prado.-
Fragmentos II
DRACULA ANONIMO
CIRCULO PERFECTO
LA CHICA DEL CORAN
LIBERACIÓN FINAL
El sonido del desastre
Los del otro lado.
FRAGMENTOS
El Gigantosaurio
EL Camino
Creencia
Sin nombre
Sueño
Navidad en Iraq
El libro
El Crucificado
DOMINGO
Los Ancianos
Sobre Camaleones en la Guerra
Vacio
CONTRAINDICACION: SUEÑO.
Un Abrupto Despertar
El Musical Derrumbe de las Máscaras
EL FRANCOTIRADOR
:.:..:... Yo Soy Dios ...:..:.:
Breve relato sobre una aventura en parque Chas
..:.:.El Arlequín.:.:..
¿Y si las Sombras Pensaran?
la muela
UNA VEZ MAS
HISTORIA COTIDIANA
PAPA NOEL EXISTE
MABEL URQUIJO
A LA LUZ DEL AYER
VIAJE AL CIELO
CADA NOCHE UN MUNDO DISTINTO
Justo...
Lo peor...
A destiempo...
MALDITO HEROE....
Historias imaginarias:
sueño?
25 de Mayo de 2008
EL VIAJE FINAL
PAJAROS EN LA CABEZA
EL FABRICANTE DE ALAS
SOMOS DIFERENTES
Hasta luego... capitán (A Aberto Olmedo)
Cuentos para el alma:
EL FRANCOTIRADOR
TODO POR LOS SUEÑOS...
EL SOL
LA CASA GUARDADA
Escribir
"TIEMPO"
El Hombre que sabía
Tarzàn no murío, esta vivo en el subte linea"D"
Cumpleaños no deseados: JA.JA.JA…
Trampa íntima
Devenir
El Cóndor por Angeles Rosique
Los colores rebeldes
ENSAYO SOBRE TALLERES LITERARIOS EN ARGENTINA
Detención de tiempo
El ritual de las máscaras
La rueda en espiral
Finalmente el hombre Finalmente el hombre


Prólogo y abismo


Vuelvo y voy
insultando la herencia del origen
... Ampliar

Comprar$ 20.00

Entrá a Radio La Quebrada
Escribí un comentario Escribí tu comentario Enviá este artículo Envialo a un amigo Votá este artículo Votá este texto CompartirCompartir Texto al 100%Aumentar texto
Los del otro lado. | Malo Regular Bueno Muy bueno Excelente Excelente - 6 votos

LOS DEL OTRO LADO

 

 

Venlafaxina: Capsulas de liberación prolongada.

             Venta bajo receta archivada Lista IV.

“Este medicamento debe ser usado exclusivamente bajo prescripción y vigilancia médica y no puede repetirse sin nueva receta médica”

 

En medio del centro porteño, entre locales de vanguardia y distinguidos edificios, silencioso y anónimo se encuentra el instituto de salud mental. Dentro del mismo no se puede fumar, asi que doy una última pitada al cigarrillo. De esas que hacen quemar los dedos y el humo caliente parece llegar hasta el vientre. Un timbre, el ruido de la puerta automáticamente y mis pies ya están dentro.

Saboreo las últimas partículas de humo que voy soltando por la nariz mientras camino por el pasillo que desemboca en la recepción. A cada paso que doy, más puedo escuchar el Tac-Tac-Tac de unos dedos golpeando teclas. El mostrador de la recepción es alto y su color negro ébano da un cierto equilibrio al paisaje de paredes y pisos blancos del lugar. De la recepcionista no puedo ver más allá de su cuello. Todo su cuerpo esta debajo de ese mueble y me da la impresión de estar frente a una cabeza decapitada que da pequeños saltitos como si se apoyara sobre un resorte.

Saludo, digo mi nombre y la decapitada petrifica su mirada contra lo que supongo, debe ser un monitor. Tac-tac-tac, “una firmita por favor”, me dice mientras sale a la superficie su mano sosteniendo una hoja en donde hay muchos otros nombres y muchas otras firmas. Hago un garabato y extiendo mi brazo para devolvérsela. Ella la toma entre sus dedos y la hoja vuelve a su lugar de origen, desapareciendo de mi vista como si fuese un punto de luz tragado por un agujero negro. Tac-Tac-Tac. “La doctora ya lo va a llamar, tome asiento por favor”, me dice la cabeza parlante en tono de telegrama.

 

Acción Terapéutica:

Antidepresivo. Inhibidor de la receptación de serotonina y de noradrenalina. Mínima inhibición de la recaptacion de la dopamina.

La venlafaxina y la O-demetilvenlafaxina (ODV) reducen la respuesta B-Andrenergica después de la administración de una dosis única o de la administración crónica. In Vitro, la venlafaxina no posee afinidad por los receptores adrenergicos, hitaminérgicos o muscarínicos.

 

Sentado en una de esas incomodas sillitas de hospital, por alguna razón, me siento protegido y sereno. Trato de repasar como fueron mis días para tener algo de que hablar con la psiquiatra pero, ningún suceso parece visitar mi mente. Solo escucho el tac-tac-tac del teclado que, lentamente, se va transformando en una suave melodía que me invita a cerrar los ojos. Los abro, los cierro, los vuelvo a abrir, cada vez mas pesados, como si mis parpados estuvieran saltando sobre campos de algodón.

Entre abrir y cerrar de ojos puedo distinguir otras personas. A unas cinco sillitas de la mía, en la misma hilera, hay una chica de no más de veinte años que parece haberse equivocado de instituto. Me pregunto que es lo que la trae a este lugar y la respuesta no se hace esperar. La chica pasa las manos por su pelo y !TIC¡, se arranca uno. !TIC¡, se arranca dos. Considero que ya dos pelos arrancados de raíz son suficientes para dar por satisfecha mi curiosidad y cambio el foco hacia la hilera que esta frente a mí. Una señora mayor esta sentada con la columna bien derecha, como si en vez de vértebras, tuviese un palo de escoba. Esta prolijamente vestida con un saquito de terciopelo y una pollera larga hasta los tobillos. Mi atención se detiene en un prendedor de plata en la solapa de su saco. Tiene la forma de un capullo de rosa y se nota que tiene casi tantos años como su dueña. Sus ojos abiertos no parpadean y sus pupilas están clavadas como chinches contra la pared que tiene a su frente. La observo un buen rato y cuando estoy a punto de ir a avisarle a la decapitada de que tienen una anciana muerta en la sala de espera, me doy cuenta que sus dedos se mueven inquietos sobre la pequeña cartera negra que apoya sobre su falda. Con la excusa de servirme un café, me levanto y paso a su lado. Puedo percibir como las bolitas de sus ojos tienen un brillo especial. Como si estando despierta; Durmiese y dormida dejase como única señal de vida a sus largos y arrugados dedos moviéndose fuera de compás, a un ritmo casi epiléptico.

Sigo de largo y llego a la maquina expreso. Introduzco una moneda y me quedo ahí parado preguntándome que es lo que contempla con tanta devoción.

 

Preguntas similares me hice aquella madrugada en que me toco cuidar a mi padre. Yo aun dormía con medio cuerpo sobre su cama y en el silencio sepulcral de un hospital oncológico sonó su advertencia: "!!CUIDADO!!". Todavía me estaba refregando la cara, cuando el empezó a mirar la pared y a decirme que nunca pasara un auto en la ruta si no tengo el espacio suficiente. Que sino, podría chocar como ese infeliz que acaba de maniobrar entupidamente. Me dijo que ya faltaba poco para que llegáramos, que ya se podía ver el mar. "¿Lo Ves?", me pregunto y le dije que si. Me ubique detrás del respaldo de su cama y la moví de un lado a otro para que le diera la sensación  de que, en efecto, se trataba de un auto que el conducía. "Cuando lleguemos, haceme acordar de que tengo que revisar el tren delantero" me dijo. "¿porque?", pregunte como si viajara sentado en el auto. "¿Lo sentís que golpea?", insistí. A lo que con un gesto soberbio me respondió: "Hay que revisarlo". Juro que trate de ver la ruta en la pared, de imaginar a su lado el mar, pero no pude. Solo vi la pared blanca, medio amarillenta por los rayos del amanecer entrometiéndose a traves de la ventana del cuarto. Seguí moviendo la cama, hasta que volvió a dormirse.

Ver en las paredes blancas es algo que sucede cuando ya estas del otro lado y yo, según mi psiquiatra, no pertenecía a esa categoría.

 

Indicaciones:

Venlafaxina se encuentra indicada en el tratamiento del episodio depresivo mayor, incluyendo la depresión con ansiedad asociada

Venlafaxina esta indicada en el tratamiento del trastorno de ansiedad generalizada.

Venlafaxina esta indicada en la prevención de la recaída o la recurrencia de nuevos episodios de depresión

Venlafaxina esta indicada en el tratamiento del trastorno de la ansiedad social (Fobia social)

Venlafaxina esta indicada en el tratamiento del trastorno de pánico con o sin agorafobia.

 

Para cuando me despierta la Doctora B., ya no quedan pacientes en la sala. La Doctora B. me dice en un castellano precario que ya puedo pasar al consultorio. La doctora B es una Alemana que esta de pasante en la Argentina. No tiene mas de veinticinco años y este dato me recuerda que yo ya pase los veinticinco hace rato y que no tengo ningún Adjetivo delante de mi nombre Como Doctor o Licenciado. Soy solo mi nombre y, en ciertas ocasiones, me anteponen calificativos que prefiero olvidar.

En el consultorio esta la Doctora A. (mi psiquiatra) que me pregunta si me molesta la presencia de la Doctora B. Y aunque en realidad me molesta, no me atrevo a decirlo.

Charlamos los usuales 40 minutos. Preguntas que me hace, anécdotas que cuento y otras preguntas que me hace. Cada tanto miro a la Joven Doctora sentada detrás de mi psiquiatra. Recién empieza. Recién se recibe. Trata de mantener una postura adulta, pero sus ojos inocentes la delatan. Aun no vivió lo suficiente entre los que están "del otro lado". Lo suficiente para que la candidez del alma se enrede con los conflictos de la vida, con las preguntas sin respuestas y las respuestas sin salida.

Seguimos charlando y los últimos diez minutos comienza a hacerme las recetas. Escribe con la vista casi pegada al talonario,(siempre dice haber olvidado sus anteojos) y antes de colocar su sello y firma, levanta la mirada desde ese ridículo ángulo y como revelándome un alivio me dice: "por suerte, vos no estas del otro lado, podes ir, venir y tener una vida normal". Yo no digo nada. Me quedo en silencio esperando que termine la ceremonia de firmas, indicaciones, contraindicaciones y consejos. Luego los tres nos levantamos y me despido de ambas con un apretón de manos. 

 

Reacciones adversas frecuentes:

Las reacciones frecuentes se clasifican según las siguientes categorías de frecuencias para la organización internacional de ciencias médicas.

Sistema orgánico:

Astenia / Fatiga

Sistema cardiovascular:

Hipertensión, vaso dilatación (principalmente oleadas de calor/ Rubor

Sistema Digestivo:

Disminución del apetito / Constipación.

Sistema nervioso:

Trastornos del sueño / Disminución de la Libido / mareos / xerostomía / aumento del tono muscular / insomnio / nerviosismo / Parestesia / sedacion

Sistema respiratorio:

Bostezos

Dermatológicas:

Sudoración

Aparato urogenital:

Eyaculacion/ Orgasmo anormal (Hombres), Anorgasmia, disfunción eréctil, Trastornos urinarios (principalmente dificultad en la micción)

 

Otra vez en el pasillo pero esta vez hacia la salida. Desde la sala proviene la voz de un hombre preguntando si la doctora lo puede recibir. La recepción, inmutable e impenetrable como un diamante responde siempre lo mismo: "La doctora ya lo va a recibir, tome asiento por favor". Tac-Tac-Tac. Antes de poner mis pies en la calle, presiento que ese hombre volverá al mostrador y preguntara lo mismo, una y otra vez, una y otra vez, como un remolino de infinitas inquietudes a las que solo les puede dar forma repitiendo como un mantra esa simple oración "¿podrá recibirme la doctora?"

Fin del pasillo, puerta automática y el frió de la calle me cala hasta los huesos. Estoy a dos cuadras del estacionamiento, asi que me enrollo en mi bufanda y me disperso mirando locales. Veo una campera de cuero en uno, relojes europeos en otro, una zapatería italiana, habanos importados  y corono el final de mi breve paseo codiciando un juego de ajedrez con las piezas talladas en mármol.

"¿En la lucha?" me recibe amistosamente el cuidacoches cuando me ve llegar. "Así es mi amigo", le respondo. Pago la estadía y me subo a mi viejo Ford Falcon con la memoria llena de cosas que no puedo comprar, pero ¿porque frustrarme?. Después de todo, yo no estoy "del otro lado" y cualquier cosa me puede suceder; incluso, volverme rico.

Giro la llave y dejo que se caliente el motor mientras trazo un mapa imaginario de como llegar a la pensión en donde vivo. "Av. Libertador, Sarmiento y después la Juan B. Justo", me digo en voz baja. Ya son las ocho de la noche y siento el cansancio del día. Al doblar en la primer avenida el rojo de un semáforo me detiene. Cierro los ojos y suelto el aire tratando de relajarme pero en el vacío que dejo, comienza a  revivir en mi, la imagen de la chica que se arranca sus pelos y luego la mirada perdida de la anciana con su prendedor de plata. Revive mi padre y escucho como si fuera ayer, su última frase coherente antes de que la locura lo tomara por completo. Revive un drogadicto de otros tiempos que se tiro desde un sexto piso pensando que podía volar. Reviven y pasan como en diapositivas, las tantas mentes extraviadas con las que me cruce y que ninguna ciencia pudo alumbrarles el camino a casa.

Es la lluvia de bocinazos e insultos de los otros autos los que me hacen reaccionar. Me despabilo sacudiendo la cabeza como si fuera un perro mojado y empiezo a acelerar. Distingo el verde de los semáforos y aprovecho para ir  más rápido. Subo los vidrios y más rápido. El Dios del tránsito parece leer mi mente y se inicia  la onda verde. Empujo mi pie bien hasta el fondo, como queriendo atravesar el chasis. El volante vibra como una batidora y lo sostengo bien firme entre mis manos. Lo único que se escucha es el rugir del motor girando a siete mil vueltas por segundo sobre la Av. Juan B. Justo.

Siete mil vueltas de recuerdos desvaneciéndose en la velocidad. 

 

 

 

 Autor: Hernan Bongiorno



Subido por Hernan Bongiorno
Comentarios - Escribí tu comentario
23/06/09 | 10:38: Cande dice:
Un buen ejemplo de cómo un texto puede funcionar y sostenerse mediante procedimientos sencillos y lograr, al mismo tiempo, un salto de empatía que lo eleva. (Eso, o que me calienta mucho el autor)

09/04/09 | 10:51: Susana Cavallero dice:
Buenisimo!!!!! Las descripciones de lo que piensa el tipo están perfectas.Aunque el crea que está de "este" lado. Me gustó.

Radio La Quebrada Radio de Tango Indexarte Escribirte OccidentesEscuchanos
Noticias | Efemérides | Novedades | Ventas | Biografias | Textos | Audio | Recomendados | Entrevistas | Informes | Agenda | Concursos | Editoriales | Lugares | Actividades | Blogs | Foros | TiendaFundación | Letras de Tango I | Letras de Tango II | Contacto | Boletín
© 2006-2017- www.escribirte.com | Todos los derechos reservados   | Diseño Web | Canales RSSRSS