Home | Blogs | Foros | Registrate | Consultas | Jueves 27 de abril de 2017
Ir a la página de inicioIr a los Foros
Todos los foros   Cine   Cuentos   Educación   Escritores   Literatura   Música   Poesía   Tango
Foro de Cuentos En este foro podrás subir cuentos y narraciones en general.
Menú principal
Foros
Nueva Entrada
Diseño web
Entradas
HIMNO AL SOL DE AKHENATÓN
LUCHA Y VENCERÁS
LOS CUBOS DE TIAWANACU - por José Alvarez López
FÍSICA Y CREACIONISMO - por José Alvarez López
TOPONIMIAS DE CÓRDOBA- por Orencio Julio Correas
EL ATOLÓN DE ATLÁNTIDA- por José Alvarez López
AKHENATÓN Y SU CIUDAD INDUSTRIAL
EL ACUERDO
DECIRES
DECIRES
DECIRES
ATLÁNTIDA - por José Alvarez López
El bosque de las crisálidas
EL TESORO DE TUTANKHAMON
Monerías
EL SISTEMA SOLAR por José Alvarez López
EL CERO Y LA CONSTANTE DE ESTRUCTURA FINA por J. Alvarez López
CIENCIA CALDEA por José Alvarez López
APOCALIPSIS (Estilo y Poemática) por José Alvarez López
EL HOMBRE-DIOS - por José Alvarez López
JOSÉ ALVAREZ LÓPEZ por Guillermo Borioli
Cuando el Pájaro Dejo de Cantar
Una moneda en el riel…
EL NÚMERO 137 - por José Alvarez López
EL CASO DEL METRO - por José Alvarez López
AKHENATÓN Y EL ATONISMO - por José Alvarez López
VALIENTE MUJER
MORIR DE AMOR
VELOCIDAD DE LA LUZ EN LA GRAN PIRÁMIDE-por Jose Alvarez López
PIRÁMIDES DE ASIA por José Alvarez López
LA RULETA DE LA VIDA
EL PAPA Y EL SHA (by Portecat)
LA MUERTE RITUAL - por José Alvarez López
LA PIRÁMIDE DE PALENKE por José Alvarez López
EL LEGADO ETRUSCO por José Alvarez López
DEUS LUDENS por José Alvarez López
LA ESTANCIA DE JESÚS MARÍA
´LOS PATRIARCAS BÍBLICOS por José Alvarez López
EL GORRION Y LA LECHUZA
LA BIBLIA CUÁNTICA por José Alvarez López
P A U L E T
BIOGRAFÍA DE JOSÉ ALVAREZ LÓPEZ
LAS RUTAS DE LA CÁBALA -- por José Alvarez López
Nueva Iniciativa para Escribir Cuentos y Libros!!!
publicaciones de cuentros
Segunda oportunidad
E-LIBRO DESCRIBE CÓMO es escribir con EL CEREBRO hackeado
Romance de la niña y el duende
Tácito amor en los ciclos de la vida"
CARBONCILLO
ATAQUE FINAL
La novela Fantástica
SIESTA EN EL MONTE
"Furiosa"
¿Que necesita...?
Una Broma
Mi tierra, mi cielo...
Justo
La Directora
NIÑO DIOS
NADIE
ENCICLOPEDIA DE LA DIALÉCTICA SEXUAL
HORAS FINALES
MAUPERTIUS
MAUPERTIUS
UN POCO DE METAFÍSICA
EL NUEVO REY
LA BUENA NUEVA
COHETERÍA ESPACIAL
EN ALGUN LUGAR DEL AYER - Carlos Contesti
El fantasma
LA CRECIENTE
NOSTALGIA
DESPUÉS DEL GRANIZO
sombras nada más
EL TATITA JOSÉ
interno 47
LA VÍSPERA
LA NUEVA AURORA
UNICA SALIDA
PALABRAS DE UN CONDENADO A MUERTE
EL TREN DE LAS CUATRO
AMOR TRAS EL CRISTAL - Carlos Contesti
AMOR TRAS EL CRISTAL - Carlos Contesti
AL ATARDECER, LA CASA
PIQUETERA
"El Fantasma"
"A los ojos de él"
Fue
"El Sueño"
AHORA EXISTO PARA TI - Carlos Contesti
"Otra Oportunidad"
"Cuando la Muerte se enamora"
Madre Natura Enojada.
LA MAESTRA RURAL
Esto es un asalto
UN FANTASMA EN LA MAQUINA - Carlos Contesti
JAQUE MATE
los mirones
Pequeña tierra viva
La maquina del azar
Dos Misterios reales
TEMERDUVIA
Epitafios
¿ POR QUE ?
El Cambio
EL TREN
LA IDEA
NEGRO SIDERAL
UNA NOCHE DE VERANO Y MAR
Arbol amigo
AQUELARRE
Con el Corazón Vacío
Con el Corazón Vacío
Encuentro
sexo frustrado
TIPOLOGÍA DE UN GÉNERO HÍBRIDO CON CONTORNOS DIFUSOS
Tragedia corta
Fotorelato Yo estoy aqui
Experiencia compartida
Misa de cuerpo Presente
Esos eran machos
Una pequeña duda.
Atrapando peces con las manos.
Domingos tristes como tetas caidas
PARANOIA II
PARANOIA I
A TODOS LOS ESCRITORES QUE PUBLICAN EN ESTA PÁGINA
PARIAS
Otro día en el prado.-
Fragmentos II
DRACULA ANONIMO
CIRCULO PERFECTO
LA CHICA DEL CORAN
LIBERACIÓN FINAL
El sonido del desastre
Los del otro lado.
FRAGMENTOS
El Gigantosaurio
EL Camino
Creencia
Sin nombre
Sueño
Navidad en Iraq
El libro
El Crucificado
DOMINGO
Los Ancianos
Sobre Camaleones en la Guerra
Vacio
CONTRAINDICACION: SUEÑO.
Un Abrupto Despertar
El Musical Derrumbe de las Máscaras
EL FRANCOTIRADOR
:.:..:... Yo Soy Dios ...:..:.:
Breve relato sobre una aventura en parque Chas
..:.:.El Arlequín.:.:..
¿Y si las Sombras Pensaran?
la muela
UNA VEZ MAS
HISTORIA COTIDIANA
PAPA NOEL EXISTE
MABEL URQUIJO
A LA LUZ DEL AYER
VIAJE AL CIELO
CADA NOCHE UN MUNDO DISTINTO
Justo...
Lo peor...
A destiempo...
MALDITO HEROE....
Historias imaginarias:
sueño?
25 de Mayo de 2008
EL VIAJE FINAL
PAJAROS EN LA CABEZA
EL FABRICANTE DE ALAS
SOMOS DIFERENTES
Hasta luego... capitán (A Aberto Olmedo)
Cuentos para el alma:
EL FRANCOTIRADOR
TODO POR LOS SUEÑOS...
EL SOL
LA CASA GUARDADA
Escribir
"TIEMPO"
El Hombre que sabía
Tarzàn no murío, esta vivo en el subte linea"D"
Cumpleaños no deseados: JA.JA.JA…
Trampa íntima
Devenir
El Cóndor por Angeles Rosique
Los colores rebeldes
ENSAYO SOBRE TALLERES LITERARIOS EN ARGENTINA
Detención de tiempo
El ritual de las máscaras
La rueda en espiral
La Calle La Calle
Historias de movileros

El "Movilero " es una raza especial de periodistas que ejercen esa noble profesión en la c... Ampliar

Comprar$ 42.00

Escribí un comentario Escribí tu comentario Enviá este artículo Envialo a un amigo Votá este artículo Votá este texto CompartirCompartir Texto al 100%Aumentar texto
LIBERACIÓN FINAL | Malo Regular Bueno Muy bueno Excelente Excelente - 2 votos

LIBERACIÓN FINAL



Ruidosos truenos hacen temblar la tierra, el calor agobia, el cielo se torna cada vez más oscuro y grandes gotas de agua comienzan a caer; golpean pesadamente lo que encuentran a su paso. Se descuelgan de las tejas del techo, resbalando y arrastrando la suciedad acumulada hasta caer al suelo. Allí forman agujeros diminutos en la tierra. Josefina las observa con pena, se identifica con esa tierra herida, siente el dolor en su rostro y en su alma, las gotas horadan su carne y penetran hondo. Haciendo daño. Ahoga un quejido que amenaza salir a la superficie. No lo logra. Entonces, deja que se libere y salga como un sonido agudo e irritante, incomparable con cualquier sonido humano.

Josefina cierra los postigos de las ventanas, una a una, va de habitación en habitación, despacio, deslizando sus pequeños pies sobre los pisos de madera deslucida. Aísla una vez más el exterior del interior de la casa.

Tropieza con el sillón tapizado en brocato dorado, desteñido por los soles que, por años y años, han invadido la sala. Un sillón que, al igual que los restantes muebles de la casa no se mueven de su lugar habitual. Ni siquiera para limpiarlos. Ya no le interesa. Todos los ambientes tienen olor rancio. La propiedad está descuidada. Los que no saben de la existencia de ella dirían que es una casa abandonada.

Cada día que pasa Josefina siente el olor más penetrante. Hiere sus fosas nasales. Sabe que no es la casa. El olor proviene de ella misma.

El último postigo está cerrado, ahora ya no ve los oscuros y frondosos tilos ni el lóbrego muro gris que encierra su pequeño mundo. La soledad la rodea y las desvencijadas paredes de la casa solariega se le vienen encima. Día a día caen sus despojos y llenan de polvillo sus esperanzas de una existencia diferente.

Con movimientos lentos, los que sus atrofiados músculos le permiten, arrastra las largas vendas blancas que se han desatado de sus piernas. Se enreda. Sus dedos, escamosos, sin uñas tratan de arreglarlas. No lo consiguen. Se sienta en el polvoriento piso, desalentada se queda con las piernas extendidas y ríos de vendas a su alrededor.

Vendas, kilómetros de vendas. Podría tapizar los sillones Luis XV, pegarlas en tiras a las paredes para ocultar los manchones de humedad, tapar las goteras del cielorraso, hacer rollos gigantes como fardos de pastura, envolver cuadros, marcar los senderos que rodean los canteros de rosas, utilizarlas para hacer caminos nuevos, señalar curvas o hacer círculos que lleven a un centro, y allí clavar en la tierra el principio de un rollo y estirar hasta encontrar una salida, o empaparlas en la fuente del jardín y girar alrededor de ellas envolviéndose como un paquete. Aunque luego sería difícil despegarlas de las costras. Dolería. Más todavía.

Ya no le quedan sábanas ni manteles ni cortinas, hasta las carpetas del altar de la capilla ha cortado en tiras largas e infinitas para utilizar como vendas. Es su pasatiempo favorito. En las largas tardes de invierno, tijera en mano, corta y corta vendas y apósitos.

Ha perdido la cuenta de los años que lleva viviendo sola en esa gran casa. Recorre los pasillos con los retratos de los antepasados colgados en las paredes, testigos mudos de su destino. Inventa historias diferentes para cada uno de ellos, algunas con finales felices y románticos, otras con finales terribles, brutales y descarnados. Cambia pequeños detalles, los imagina vivos y los sitúa en distintas épocas, pero ese juego también la cansa y lo abandona por períodos largos hasta que lo retoma otra vez y allí de vuelta a imaginar otros detalles nuevos. Luego están las marcas desteñidas que dejaron los espejos, huecos en la memoria de las paredes, vacíos que no se cubren, figuras desnudas esperando ser pintadas con el color de la vida. Ya hace tiempo que destruyó todos los espejos, no soporta verse reflejada.

Cuando era una niña creyó que los niños eran así, como ella, con esa piel purulenta y escamosa, casi como un reptil. Veía a sus padres hermosos, con los rostros suaves y tersos, con el color de los duraznos maduros y esperaba con ansías crecer y ser como ellos. Pero eso nunca ocurrió. Pasaron los años y su cuerpo y su rostro no mudaron de aspecto.

También estaba el sufrimiento físico: sus articulaciones parecían inflamarse y le dolían tanto que creía que iban a estallar, sus miembros se deformaban y las escamas adquirían diversos tonos, picaban y se ulceraban, convirtiéndose en grandes agujeros de carne putrefacta que despedía un hedor difícil de soportar.

Josefina aprendió a convivir con una realidad que espantaba. La fortuna que poseían sus padres no alcanzó para encontrar una cura a su terrible enfermedad.

El único contacto humano fue con sus padres. Tuvo su amor. La rodearon de comodidades pero no dejaron jamás que otras personas la viesen. Al sentirse diferente, ella tampoco quiso nunca ver a nadie.

Aprendió dolorosamente que su mundo era pequeño, limitado a lo doméstico, ni libros ni relatos supieron conformar su sed de aprender. Algunas veces se aventuraba a un rincón del jardín y apoyaba su oído a la muralla de concreto que la separaba del mundo exterior. Quedaba largo rato tratando de escuchar la vida que bullía del otro lado, pero sólo escuchaba trozos fragmentados de conversaciones hechas por transeúntes pasajeros, o ruido de vehículos que no sabía identificar. Entonces se alejaba y buscaba el abrigo de lo conocido. La casa. Su amparo le entibiaba el espíritu y le brindaba la paz que necesitaba.

Aunque las madrugadas la encontraban vagando sin rumbo por los interminables pasillos, con un desasosiego difícil de calmar.

Así fue como Josefina niña se transformó en mujer. Murió su padre, años después su madre. Con el silencio de la soledad a cuestas, agarrado a las hilachas de sus vendas malolientes, siguió en la casona, presa sin ser culpable en una cárcel sin rejas, de puertas abiertas, donde nadie sabía salir ni nadie sabía entrar.

Un solo lazo humano de unas cartas mensuales enviadas por el administrador de su fortuna la mantenían comunicada. Persona que jamás habría de ver, pero que cuidaba que sus necesidades básicas como alimento, ropa y enseres estuvieran cubiertas por medio de envíos mensuales dejados en la puerta de servicio.

En esta tarde tan negra como el infierno mismo, Josefina, encerrada en su prisión, levanta con esfuerzo una pierna, el lío de vendas enredadas forma un montículo a su lado, con los dientes tironea hasta romper el pedazo que cree que desenredará los nudos. Con dedos como garras trata de enrollar una punta, con infinita paciencia hace girar el rollito. Gruñidos de satisfacción surgen de sus agrietados labios. Hace tanto tiempo que no habla que hasta olvidó cómo hacerlo. Tampoco podría, ya que su lengua se ha convertido en una esponja negra tan grande que cuelga de sus labios permitiendo apenas el paso del aire.

Afuera la tormenta ruge endemoniada, tiembla la tierra, cruje la casa y con el silbido siniestro del viento sonando en su cabeza como violines y trompetas, Josefina suelta el rollito de vendas por los aires, desarma torpemente los vendajes de brazos y piernas, suelta las tiras que sostienen su vientre, queda desnuda, vulnerable, su cuerpo de nervios y músculos deformados se contrae. Cae un granizo de escamas purulentas descarnando las llagas que sangran y sangran...

Sus huesos se licuan, víboras de tendones y venas se arrastran por el suelo, se yerguen apoyándose sobre las columnas de la entrada, con dedos contrahechos logra destrabar los cerrojos. Abre la puerta y recibe la lluvia en su rostro como una bendición. Camina tambaleante, mientras el agua purifica sus llagas. Llega a la fuente, los angelitos que escupen chorros cristalinos parecen cobrar vida cerrando filas a su alrededor. La obligan a mirar hacia abajo, se encuentra con el reflejo monstruoso de su cara. Otro espejo para romper. El último. Hunde el desfigurado rostro en el estanque y no lo vuelve a sacar. Un rayo violeta parte el cielo en dos...



Susana María Cavallero



Subido por Susana Cavallero
Comentarios - Escribí tu comentario
Radio La Quebrada Radio de Tango Indexarte Escribirte OccidentesEscuchanos
Noticias | Efemérides | Novedades | Ventas | Biografias | Textos | Audio | Recomendados | Entrevistas | Informes | Agenda | Concursos | Editoriales | Lugares | Actividades | Blogs | Foros | TiendaFundación | Letras de Tango I | Letras de Tango II | Contacto | Boletín
© 2006-2017- www.escribirte.com | Todos los derechos reservados   | Diseño Web | Canales RSSRSS