Home | Blogs | Foros | Registrate | Consultas | Sábado 25 de marzo de 2017
Ir a la página de inicioIr a los Foros
Todos los foros   Cine   Cuentos   Educación   Escritores   Literatura   Música   Poesía   Tango
Foro de Cuentos En este foro podrás subir cuentos y narraciones en general.
Menú principal
Foros
Nueva Entrada
Diseño web
Entradas
HIMNO AL SOL DE AKHENATÓN
LUCHA Y VENCERÁS
LOS CUBOS DE TIAWANACU - por José Alvarez López
FÍSICA Y CREACIONISMO - por José Alvarez López
TOPONIMIAS DE CÓRDOBA- por Orencio Julio Correas
EL ATOLÓN DE ATLÁNTIDA- por José Alvarez López
AKHENATÓN Y SU CIUDAD INDUSTRIAL
EL ACUERDO
DECIRES
DECIRES
DECIRES
ATLÁNTIDA - por José Alvarez López
El bosque de las crisálidas
EL TESORO DE TUTANKHAMON
Monerías
EL SISTEMA SOLAR por José Alvarez López
EL CERO Y LA CONSTANTE DE ESTRUCTURA FINA por J. Alvarez López
CIENCIA CALDEA por José Alvarez López
APOCALIPSIS (Estilo y Poemática) por José Alvarez López
EL HOMBRE-DIOS - por José Alvarez López
JOSÉ ALVAREZ LÓPEZ por Guillermo Borioli
Cuando el Pájaro Dejo de Cantar
Una moneda en el riel…
EL NÚMERO 137 - por José Alvarez López
EL CASO DEL METRO - por José Alvarez López
AKHENATÓN Y EL ATONISMO - por José Alvarez López
VALIENTE MUJER
MORIR DE AMOR
VELOCIDAD DE LA LUZ EN LA GRAN PIRÁMIDE-por Jose Alvarez López
PIRÁMIDES DE ASIA por José Alvarez López
LA RULETA DE LA VIDA
EL PAPA Y EL SHA (by Portecat)
LA MUERTE RITUAL - por José Alvarez López
LA PIRÁMIDE DE PALENKE por José Alvarez López
EL LEGADO ETRUSCO por José Alvarez López
DEUS LUDENS por José Alvarez López
LA ESTANCIA DE JESÚS MARÍA
´LOS PATRIARCAS BÍBLICOS por José Alvarez López
EL GORRION Y LA LECHUZA
LA BIBLIA CUÁNTICA por José Alvarez López
P A U L E T
BIOGRAFÍA DE JOSÉ ALVAREZ LÓPEZ
LAS RUTAS DE LA CÁBALA -- por José Alvarez López
Nueva Iniciativa para Escribir Cuentos y Libros!!!
publicaciones de cuentros
Segunda oportunidad
E-LIBRO DESCRIBE CÓMO es escribir con EL CEREBRO hackeado
Romance de la niña y el duende
Tácito amor en los ciclos de la vida"
CARBONCILLO
ATAQUE FINAL
La novela Fantástica
SIESTA EN EL MONTE
"Furiosa"
¿Que necesita...?
Una Broma
Mi tierra, mi cielo...
Justo
La Directora
NIÑO DIOS
NADIE
ENCICLOPEDIA DE LA DIALÉCTICA SEXUAL
HORAS FINALES
MAUPERTIUS
MAUPERTIUS
UN POCO DE METAFÍSICA
EL NUEVO REY
LA BUENA NUEVA
COHETERÍA ESPACIAL
EN ALGUN LUGAR DEL AYER - Carlos Contesti
El fantasma
LA CRECIENTE
NOSTALGIA
DESPUÉS DEL GRANIZO
sombras nada más
EL TATITA JOSÉ
interno 47
LA VÍSPERA
LA NUEVA AURORA
UNICA SALIDA
PALABRAS DE UN CONDENADO A MUERTE
EL TREN DE LAS CUATRO
AMOR TRAS EL CRISTAL - Carlos Contesti
AMOR TRAS EL CRISTAL - Carlos Contesti
AL ATARDECER, LA CASA
PIQUETERA
"El Fantasma"
"A los ojos de él"
Fue
"El Sueño"
AHORA EXISTO PARA TI - Carlos Contesti
"Otra Oportunidad"
"Cuando la Muerte se enamora"
Madre Natura Enojada.
LA MAESTRA RURAL
Esto es un asalto
UN FANTASMA EN LA MAQUINA - Carlos Contesti
JAQUE MATE
los mirones
Pequeña tierra viva
La maquina del azar
Dos Misterios reales
TEMERDUVIA
Epitafios
¿ POR QUE ?
El Cambio
EL TREN
LA IDEA
NEGRO SIDERAL
UNA NOCHE DE VERANO Y MAR
Arbol amigo
AQUELARRE
Con el Corazón Vacío
Con el Corazón Vacío
Encuentro
sexo frustrado
TIPOLOGÍA DE UN GÉNERO HÍBRIDO CON CONTORNOS DIFUSOS
Tragedia corta
Fotorelato Yo estoy aqui
Experiencia compartida
Misa de cuerpo Presente
Esos eran machos
Una pequeña duda.
Atrapando peces con las manos.
Domingos tristes como tetas caidas
PARANOIA II
PARANOIA I
A TODOS LOS ESCRITORES QUE PUBLICAN EN ESTA PÁGINA
PARIAS
Otro día en el prado.-
Fragmentos II
DRACULA ANONIMO
CIRCULO PERFECTO
LA CHICA DEL CORAN
LIBERACIÓN FINAL
El sonido del desastre
Los del otro lado.
FRAGMENTOS
El Gigantosaurio
EL Camino
Creencia
Sin nombre
Sueño
Navidad en Iraq
El libro
El Crucificado
DOMINGO
Los Ancianos
Sobre Camaleones en la Guerra
Vacio
CONTRAINDICACION: SUEÑO.
Un Abrupto Despertar
El Musical Derrumbe de las Máscaras
EL FRANCOTIRADOR
:.:..:... Yo Soy Dios ...:..:.:
Breve relato sobre una aventura en parque Chas
..:.:.El Arlequín.:.:..
¿Y si las Sombras Pensaran?
la muela
UNA VEZ MAS
HISTORIA COTIDIANA
PAPA NOEL EXISTE
MABEL URQUIJO
A LA LUZ DEL AYER
VIAJE AL CIELO
CADA NOCHE UN MUNDO DISTINTO
Justo...
Lo peor...
A destiempo...
MALDITO HEROE....
Historias imaginarias:
sueño?
25 de Mayo de 2008
EL VIAJE FINAL
PAJAROS EN LA CABEZA
EL FABRICANTE DE ALAS
SOMOS DIFERENTES
Hasta luego... capitán (A Aberto Olmedo)
Cuentos para el alma:
EL FRANCOTIRADOR
TODO POR LOS SUEÑOS...
EL SOL
LA CASA GUARDADA
Escribir
"TIEMPO"
El Hombre que sabía
Tarzàn no murío, esta vivo en el subte linea"D"
Cumpleaños no deseados: JA.JA.JA…
Trampa íntima
Devenir
El Cóndor por Angeles Rosique
Los colores rebeldes
ENSAYO SOBRE TALLERES LITERARIOS EN ARGENTINA
Detención de tiempo
El ritual de las máscaras
La rueda en espiral
El arte de la literatura El arte de la literatura


*Las narradoras *Letristas de tango *Pintura y Literatura en el ''Cuento Mágico'' *Abordaj... Ampliar

Comprar$ 30.00

Escribí un comentario Escribí tu comentario Enviá este artículo Envialo a un amigo Votá este artículo Votá este texto CompartirCompartir Texto al 100%Aumentar texto
UNA NOCHE DE VERANO Y MAR | Malo Regular Bueno Bueno - 8 votos

                                      UNA NOCHE DE VERANO Y MAR

 

El sangriento atardecer teñía el agua del horizonte de rojo bermellón. Un leve viento arrastraba bocanadas de espuma hacía la playa, bañando gran extensión de arena, para luego retirarse silenciosa dejando un rastro de pequeños caracolitos y conchillas rotas.  El hombre, moreno de sol y cuerpo musculosos estiró sus brazos tomándose la nuca con los dedos cruzados, hizo una flexión de torso hacía un costado, luego hacía el otro, escanció la mirada gris en el círculo perfectamente rojo que iba desapareciendo en la infinitud del mar y se recostó en la reposera de cara al agua.

Estaba en un estado de complacencia en la cual la mente y el cuerpo alcanzan un bienestar parejo que se logra sólo cuando hay una armonía interna, relajados todos los músculos sentía que la piel dorada se suavizaba, el torrente sanguíneo corría en perfecto estado y la mente descansaba y vagaba por praderas suaves y placenteras.  Los ojos entrecerrados, ocultaban el acero de la mirada, la boca emitía una respiración pausada, todo su ser iba adentrándose en las nieblas del sueño.

Del torrente de espuma blanca que arrojó el mar en una nueva embestida, surgió una figura vestida en traje de neopreno negro que se adhería brillante de agua al cuerpo fabulosos de la mujer, con un elegante movimiento sacó la gorra que aprisionaba su cabeza dejando que una cascada de ondulado cabello rojo se desparramara cómo rubíes sobre los hombros.

El hombre, de pronto abrió los ojos para admirar a la mujer.  Una luz violeta con hilachas rojas iluminaba a esa diosa cual Afrodita que surgió del mar.  Ella, con movimientos ondulantes comenzó a sacarse el traje, quedando completamente desnuda con el cálido atardecer.

El estado de nirvana que poseía al hombre lo abandonó sin previo aviso, y una turbulencia sin precedentes bulló en su interior.  El rubor intenso se adueñó de su rostro, las aletas de la nariz se agrandaron debido a su respiración agitada, todo su cuerpo se evidenció en estado de alerta máxima y un deseo incontenible de poseer a esa mujer lo sorprendió por la urgencia que sentía.

La mujer, esplendorosa en su pelirroja belleza, también recorrió la esbeltez masculina con los ojos ardientes, invadió con esa mirada todos los atributos del hombre, a tal punto que él sintió que su sexo clamaba alivio.  Ella se acercó, levantando pequeñas lluvias de arena con los pies y sin decir palabra apoyó sus pechos abundantes sobre el pecho del hombre y dejó que su pelvis recibiera el contacto que su sexo reclamaba en gritos silenciosos.

Solo la arena, el cielo y el mar fueron testigos del desenfreno sexual de la pareja, del deseo irracional que los poseyó, prisioneros del ardor que los dominaba y envilecía.  Ella una y otra vez rogaba que la poseyera, infinitamente deseable, lo alejaba y caprichosa lo atraía hacía su pecho obligando al hombre a que colme de caricias y besos húmedos en sitios secretos, para luego, malhumorada, levantarse y correr entre las olitas que lamían la arena, esperando que él la siguiera, dejando que la alcanzara para luego volver a alejarlo, en un juego perverso que llegó a enloquecer al hombre, transportándolo en una vorágine de deseo insatisfecho que no lograba calmar.

La noche más apasionante y la más torturante fue la que vivió el hombre junto a esa diosa moderna de la lujuria, una Afrodita surgida de la espuma, a la que no lograba contentar.  Así lo vio la madrugada, exhausto y con la mente confusa, los labios inflamados de besos y succiones, seco de todos sus jugos, agotada la simiente que derramó una y otra vez en el interior de la bella e insaciable mujer.  La luz difusa del amanecer lo encontró tirado en la playa, desnudo. De la mujer no había rastros.

Un viejo pescador y su perro caminaban chapoteando en los charcos que dejaba la marea.

Un sueño, había sido un sueño.  Buscó su pantalón de baño y no lo encontró.  El sol del amanecer irrumpía provocando una ligera tibieza sobre sus hombros.  El hombre sacudió la cabeza para aclarar las ideas. ¡Que sueño! Parecía muy real.

Observó su cuerpo desnudo y unos finos arañazos que le surcaban el abdomen, seguramente se raspó con la arena y las conchillas, pensó que pronto  la playa se llenaría de gente y no tenía nada con que cubrirse. Caminó por el borde del agua y no encontró ni la reposera ni su traje de baño, caminó hacía el otro extremo de la playa, y entre unas dunas de arena divisó algo negro que asomaba entre unas matas de pasto.  Un traje de neopreno, y más allá una familia feliz iniciaba un picnic.  Dos niñas gritaban a la madre para que las llevara a jugar con las olas.  El padre clavaba la sombrilla multicolor en la arena.

El hombre quedó pensativo mirando la imagen familiar, cuando de pronto la mujer volteó su rostro, se sacó el sombrero de paja y una llameante cabellera rojiza se derramó al viento.

Los ojos verdes cautivantes hablaron su mudo lenguaje erótico.  Una lengua rosada y sensual asomó de su boca y lasciva recorrió los labios lamiéndolos en una clara invitación hacía el hombre azorado que la miraba entre las dunas…

  

 

                                                       CAVALLERO Susana



Subido por Susana Cavallero
Comentarios - Escribí tu comentario
10/04/09 | 11:32: martin dice:
haaaaaa,,, ahora veo susanita que no te llevas bien con nadie

10/04/09 | 11:24: rodrigo dice:
la gente rara es la que escribe y sube a foros para que nadie pueda opinar sobre su texto. O la que en todo momento critica y niega las opiniones de los demas. Y no tenes idea de lo que es agredir....... los textos son para destripar.. Nadie escribio nunca un libro. Solo se escriben borradores. Un gran escritor es el que escribe el borrador mas hermoso. (A Castillo)

07/04/09 | 18:41: Susana Cavallero dice:
!Pero será posible!!!Tanta agresión. que te pasa, tenés un problema o qué??? La verdad, que te tengo que contestar. Hay gente rara, no leas y listo. si nadie te pide opinión. Saluditos...

07/04/09 | 13:25: rodrigo dice:
SEGUN TU PENSAR ENTONCES SI YO QUIERO ESCRIBIR REVUNDANCIA EN VEZ DE REDUNDANCIA.. TAMBIEN ESTA BIEN. O SI QUIERO ESCRIBIR: SANFRIENTO? PERO NO ME EQUIVOQUE. ADEMAS QUE TENGA UN PRINCIPIO UN DESARROLLO Y UN FINAL NO QUIERE DECIR NADA , ACASO UNA POESIA NO LO TIENE, O UNA NOVELA O UN ENSAYO O UNA MIERDA ?

05/04/09 | 15:15: Susana Cavallero dice:
Rodrigo: Te puede gustar o no, pero es un cuento, y si yo quiero contar que el sanfriento atardecer teñía el agua, no sé cual es el impedimento. tiene un principio, un desarrollo y un fin. !AHHH!! y revundancia NO, redundancia habrás querido escribir...

05/04/09 | 10:00: rodrigo dice:
sensaciones relatadas, no es un relato o un cuento... Los mejores cuentos son esas historias que te cuentan valga la revundancia un abuelo o un amigo en un bar o una puta en una esquina y ninguno empieza diciendo ¨¨ el sangriento atardecer teñia el agua... ¨¨ Me entendes, eso es poesia. De todas formas es una opinion. saludos

04/04/09 | 13:05: Susana Cavallero dice:
No es poetico. Es narrativa y de pomposo nada. son sensaciones relatadas de un estado de calentura. nada más.

04/04/09 | 11:00: rodrigo dice:
Como descripcion poetica, no esta mal. Pero como relato resulta pomposo, sin dinamica en la estructura argumental y previsible.

Radio La Quebrada Radio de Tango Indexarte Escribirte OccidentesEscuchanos
Noticias | Efemérides | Novedades | Ventas | Biografias | Textos | Audio | Recomendados | Entrevistas | Informes | Agenda | Concursos | Editoriales | Lugares | Actividades | Blogs | Foros | TiendaFundación | Letras de Tango I | Letras de Tango II | Contacto | Boletín
© 2006-2017- www.escribirte.com | Todos los derechos reservados   | Diseño Web | Canales RSSRSS