Home | Blogs | Foros | Registrate | Consultas | Jueves 23 de noviembre de 2017
Ir a la página de inicioIr a los Foros
Todos los foros   Cine   Cuentos   Educación   Escritores   Literatura   Música   Poesía   Tango
Foro de Cuentos En este foro podrás subir cuentos y narraciones en general.
Menú principal
Foros
Nueva Entrada
Escuchá Radio De Tango
Entradas
HIMNO AL SOL DE AKHENATÓN
LUCHA Y VENCERÁS
LOS CUBOS DE TIAWANACU - por José Alvarez López
FÍSICA Y CREACIONISMO - por José Alvarez López
TOPONIMIAS DE CÓRDOBA- por Orencio Julio Correas
EL ATOLÓN DE ATLÁNTIDA- por José Alvarez López
AKHENATÓN Y SU CIUDAD INDUSTRIAL
EL ACUERDO
DECIRES
DECIRES
DECIRES
ATLÁNTIDA - por José Alvarez López
El bosque de las crisálidas
EL TESORO DE TUTANKHAMON
Monerías
EL SISTEMA SOLAR por José Alvarez López
EL CERO Y LA CONSTANTE DE ESTRUCTURA FINA por J. Alvarez López
CIENCIA CALDEA por José Alvarez López
APOCALIPSIS (Estilo y Poemática) por José Alvarez López
EL HOMBRE-DIOS - por José Alvarez López
JOSÉ ALVAREZ LÓPEZ por Guillermo Borioli
Cuando el Pájaro Dejo de Cantar
Una moneda en el riel…
EL NÚMERO 137 - por José Alvarez López
EL CASO DEL METRO - por José Alvarez López
AKHENATÓN Y EL ATONISMO - por José Alvarez López
VALIENTE MUJER
MORIR DE AMOR
VELOCIDAD DE LA LUZ EN LA GRAN PIRÁMIDE-por Jose Alvarez López
PIRÁMIDES DE ASIA por José Alvarez López
LA RULETA DE LA VIDA
EL PAPA Y EL SHA (by Portecat)
LA MUERTE RITUAL - por José Alvarez López
LA PIRÁMIDE DE PALENKE por José Alvarez López
EL LEGADO ETRUSCO por José Alvarez López
DEUS LUDENS por José Alvarez López
LA ESTANCIA DE JESÚS MARÍA
´LOS PATRIARCAS BÍBLICOS por José Alvarez López
EL GORRION Y LA LECHUZA
LA BIBLIA CUÁNTICA por José Alvarez López
P A U L E T
BIOGRAFÍA DE JOSÉ ALVAREZ LÓPEZ
LAS RUTAS DE LA CÁBALA -- por José Alvarez López
Nueva Iniciativa para Escribir Cuentos y Libros!!!
publicaciones de cuentros
Segunda oportunidad
E-LIBRO DESCRIBE CÓMO es escribir con EL CEREBRO hackeado
Romance de la niña y el duende
Tácito amor en los ciclos de la vida"
CARBONCILLO
ATAQUE FINAL
La novela Fantástica
SIESTA EN EL MONTE
"Furiosa"
¿Que necesita...?
Una Broma
Mi tierra, mi cielo...
Justo
La Directora
NIÑO DIOS
NADIE
ENCICLOPEDIA DE LA DIALÉCTICA SEXUAL
HORAS FINALES
MAUPERTIUS
MAUPERTIUS
UN POCO DE METAFÍSICA
EL NUEVO REY
LA BUENA NUEVA
COHETERÍA ESPACIAL
EN ALGUN LUGAR DEL AYER - Carlos Contesti
El fantasma
LA CRECIENTE
NOSTALGIA
DESPUÉS DEL GRANIZO
sombras nada más
EL TATITA JOSÉ
interno 47
LA VÍSPERA
LA NUEVA AURORA
UNICA SALIDA
PALABRAS DE UN CONDENADO A MUERTE
EL TREN DE LAS CUATRO
AMOR TRAS EL CRISTAL - Carlos Contesti
AMOR TRAS EL CRISTAL - Carlos Contesti
AL ATARDECER, LA CASA
PIQUETERA
"El Fantasma"
"A los ojos de él"
Fue
"El Sueño"
AHORA EXISTO PARA TI - Carlos Contesti
"Otra Oportunidad"
"Cuando la Muerte se enamora"
Madre Natura Enojada.
LA MAESTRA RURAL
Esto es un asalto
UN FANTASMA EN LA MAQUINA - Carlos Contesti
JAQUE MATE
los mirones
Pequeña tierra viva
La maquina del azar
Dos Misterios reales
TEMERDUVIA
Epitafios
¿ POR QUE ?
El Cambio
EL TREN
LA IDEA
NEGRO SIDERAL
UNA NOCHE DE VERANO Y MAR
Arbol amigo
AQUELARRE
Con el Corazón Vacío
Con el Corazón Vacío
Encuentro
sexo frustrado
TIPOLOGÍA DE UN GÉNERO HÍBRIDO CON CONTORNOS DIFUSOS
Tragedia corta
Fotorelato Yo estoy aqui
Experiencia compartida
Misa de cuerpo Presente
Esos eran machos
Una pequeña duda.
Atrapando peces con las manos.
Domingos tristes como tetas caidas
PARANOIA II
PARANOIA I
A TODOS LOS ESCRITORES QUE PUBLICAN EN ESTA PÁGINA
PARIAS
Otro día en el prado.-
Fragmentos II
DRACULA ANONIMO
CIRCULO PERFECTO
LA CHICA DEL CORAN
LIBERACIÓN FINAL
El sonido del desastre
Los del otro lado.
FRAGMENTOS
El Gigantosaurio
EL Camino
Creencia
Sin nombre
Sueño
Navidad en Iraq
El libro
El Crucificado
DOMINGO
Los Ancianos
Sobre Camaleones en la Guerra
Vacio
CONTRAINDICACION: SUEÑO.
Un Abrupto Despertar
El Musical Derrumbe de las Máscaras
EL FRANCOTIRADOR
:.:..:... Yo Soy Dios ...:..:.:
Breve relato sobre una aventura en parque Chas
..:.:.El Arlequín.:.:..
¿Y si las Sombras Pensaran?
la muela
UNA VEZ MAS
HISTORIA COTIDIANA
PAPA NOEL EXISTE
MABEL URQUIJO
A LA LUZ DEL AYER
VIAJE AL CIELO
CADA NOCHE UN MUNDO DISTINTO
Justo...
Lo peor...
A destiempo...
MALDITO HEROE....
Historias imaginarias:
sueño?
25 de Mayo de 2008
EL VIAJE FINAL
PAJAROS EN LA CABEZA
EL FABRICANTE DE ALAS
SOMOS DIFERENTES
Hasta luego... capitán (A Aberto Olmedo)
Cuentos para el alma:
EL FRANCOTIRADOR
TODO POR LOS SUEÑOS...
EL SOL
LA CASA GUARDADA
Escribir
"TIEMPO"
El Hombre que sabía
Tarzàn no murío, esta vivo en el subte linea"D"
Cumpleaños no deseados: JA.JA.JA…
Trampa íntima
Devenir
El Cóndor por Angeles Rosique
Los colores rebeldes
ENSAYO SOBRE TALLERES LITERARIOS EN ARGENTINA
Detención de tiempo
El ritual de las máscaras
La rueda en espiral
Los caminos de Juana Los caminos de Juana


... Ampliar

Comprar$ 25.00
Escribí un comentario Escribí tu comentario Enviá este artículo Envialo a un amigo Votá este artículo Votá este texto CompartirCompartir Texto al 100%Aumentar texto
NEGRO SIDERAL | Votar

 No podía creerlo. Después de casi veinte años el broche regresaba a mis manos.

     Qué fue de ella le pregunté. La muchacha sonrió dulcemente y esquivando mis ojos recorría el bar  con su mirada  para luego dejarla descansar  en la pared, sobre la cual reinaba una fotografía. Sólo dijo una frase lacerante y breve. “¿Qué fue de Margot...Señor?, partió ayer de sus cenizas”. Sin decir mas la joven se dirigió hacia la puerta para luego desaparecer en el vertiginoso brillo de oropel de la ciudad.

     Miré el prendedor. Cerré la palma y me la lleve al pecho dándome suaves golpes. Golpes que me hacían recordar aquél acto de contrición que me enseñara el cura Tulio.

     La emoción del regreso me sacudió las fibras para desempolvar mi traqueteada osamenta. Miré el bar con un brillo delator en los ojos, y ante la quietud que danzaba en las mesas, me lo llevé a la boca para besarlo y por unos instantes lo dejé sobre los labios como pidiéndole perdón por tanto olvido.

     Vertiginosamente el pasado regresaba para arañarme las arterias, mientras me desangraba de nostalgia, me besó con su amargura la razón, entonces, comencé a rezar la dulce letanía de su nombre...Margot...Margot... y me pareció escucharla...

               “Oh mar que con las olas juegas

                 sin importarte mi dolor.

                 Oh mar que de mí  reniegas

                 por qué te burlas de mi amor”

 

      Así era Margot, cautivante, misteriosa, elegante, audaz. Una cascada de color glaseé se desbarataba por su espalda, tenía una piel luminosa, y los ojos, esos ojos color del tiempo que hacían flaquear hasta los muros.

     Era demasiada  delicada para ser del bajo, con una dicción casi erudita. Dos años le cuidé la piola, o mejor dicho, le aguante el sueño de ser cantante.

     La última noche  me clavó una hoja acerada en el costado...me parece verla...

   “La bocanada espesa del ambiente de cafetín se abrió para darle paso. El rumor se mudó al silencio y desde las mesas  los corazones se aceleraban entibiando las  pupilas de los parroquianos.

     Fue en  noviembre esa última noche. Una noche afiebrada por el asfalto. Margot avanzaba insinuante  entre las mesas del bar, como  sierpe  sobre  arena  caliente. Se acercó al piano que siempre la aguardaba sonriendo con su perfecta dentadura.

   Cansinamente acarició la espalda del pianista, quien tembló sabiendo, - presumí - que con ella era en vano estremecerse. Luego como una vigía ensoberbiada giró para mirar entre el humo cómplice, los rostros grises perdidos en su propia desolación. Noche de café y canción. Allí se encontraban en una conexión de voluntades, los esclavos de su voz.

     Más de uno en esas noches, mientras cantaba, se le trepaba por los muslos intentado asomarse al escote puntiagudo y desvergonzado, rutinariamente de color negro sideral, luego se le enroscaba bajo el cuello de encajes para  luego desde allí arrojarse suicida a su boca.

     Las pocas mujeres que solían acompañar a los varones, creo que la envidiaban  secretamente.

    Siempre antes de cantar, se quitaba la boina azul,  los guantes como un rito nocturnal. Ese momento era para los oyentes la antesala del embrujo. Para mí, era  el momento donde ella apostaba todo a la revancha en la vida.

     La última y negra noche, entre ruido de sillas cayéndose, mesas derribadas, voces alteradas, apareció él.  El espacio se quebró en un silencio total...“Per favore figlia,  per la amore de Dío ritorna.. tua mama te chiama, piangere molto...ritorna figlia...

     Ante el auditorio Margot era una estatua de sal. Dos robustos jóvenes sacaron casi a rastras al viejo. Así, sin el más mínimo atisbo de perturbación ella empezó a cantar.

                      “ Oh mar que con las olas juegas

                         sin  importarte mi dolor.

                         Oh mar que de mí reniegas

                         por qué te burlas de mi amor”

 Yo que la conocía  profundamente,  sentí que ya no sería la misma, porque en su mirada había un nombre  que se le desbocaba en llanto. En ese instante un presagio me cerró la garganta.   Aquella noche,  Margot, mi Margot, dejó en todos los presentes, una impronta que nadie  podría alterarla,  ni mucho menos borrarla.  

     Al día siguiente encontré sobre el piano una caja   forrada en felpilla roja, dentro de ella la boina azul el  cuello de encajes, los guantes y una pequeña esquela  en que rezaba  “siempre estarás conmigo”.

     Casi enloquecí.- Maldije al viejo por arruinarme, le cargué a su cuenta las horas de protección y la pieza que le di sin cobrarle un mango, y más, le hice el aguante con la locura de ser artista.

      Bueno, mía  era la culpa, no había podido negarme ante esos ojos. Todo ese día me rompí la cabeza pensando dónde podría estar la infeliz, si se las había tomado sin cobrar, seguro que no tenía un mango.

     Pero faltaba el broche. Me lo va a hacer guíta,  me lo va a hacer guíta -. La piedra es auténtica, si mi vieja se entera que una desconocida le usa el broche...Que la retiró, tano desgraciado, me arruinó el negocio repetí  hasta el cansancio. ”.

     Como no sabía que hacer con sus pertenencias y para alimentar el recuerdo en su ausencia, coloqué en el bar una vitrina para que perversamente la añoraran.

     En las noches siguientes, cuando el frío  arropaba mi costado, me pregunte muchas veces si la causa de su abandono no habría sido  porque nunca le dije que la amaba.”

     Y hoy,  después de casi veinte años, el prendedor regresaba  a mis manos.

     Me mire las manos largamente. ¡Mis manos!  La muchacha,  la joven tiene en una de sus manos una mancha como la que tengo yo en mi mano... y su edad... Su edad, son tantos como  los años en que Margot se fue.

     Salí a la calle corriendo intentando alcanzarla, pero por segunda vez  la vida me hacía trampa.    

  Ya nadie canta en el bar, las caras van cambiando rápidamente, todos están de paso, siempre apresurados, sólo yo  me he quedado.

     De vez en cuando miro su rostro en el cuadro y sonrío dolorosamente.  Desde aquél día en que vi. a la joven,  siempre sonrío amargamente. Hay  momentos  en que le digo, -no te voy a perdonar jamás Margot-, hurtaste  parte de mí  y te la llevaste oculta en las entrañas.

     Tengo ganas de vender el bar pero siempre desisto. Siempre termino quedándome.

     Quiero estar cuando la joven regrese, porque sé que volverá, a ella también le robo Margot parte de su historia. Sólo hay una cosa que me consuela mientras aguardo, cantar.

 Canto...

                   “Oh vida  que con mis  sueños juegas,

                   sin  importarte  mi dolor.

                    Oh vida   que de mí reniegas,

                    por  qué te burlas de mi amor.

                    Dime Margot, cómo podré 

                    después de  verte en  ella,

                    volver  a  unir el corazón.”

 

             Centaura                                        

 

 

 



Subido por Beatriz Teresa Bustos
Comentarios - Escribí tu comentario
09/06/09 | 14:17: Alibel Lambert dice:
Buen cuento, bella y triste historia.

Radio La Quebrada Radio de Tango Indexarte Escribirte OccidentesEscuchanos
Noticias | Efemérides | Novedades | Ventas | Biografias | Textos | Audio | Recomendados | Entrevistas | Informes | Agenda | Concursos | Editoriales | Lugares | Actividades | Blogs | Foros | TiendaFundación | Letras de Tango I | Letras de Tango II | Contacto | Boletín
© 2006-2017- www.escribirte.com | Todos los derechos reservados   | Diseño Web | Canales RSSRSS