Home | Blogs | Foros | Registrate | Consultas | Jueves 27 de abril de 2017
Ir a la página de inicioIr a los Foros
Todos los foros   Cine   Cuentos   Educación   Escritores   Literatura   Música   Poesía   Tango
Foro de Cuentos En este foro podrás subir cuentos y narraciones en general.
Menú principal
Foros
Nueva Entrada
Escuchá Radio De Tango
Entradas
HIMNO AL SOL DE AKHENATÓN
LUCHA Y VENCERÁS
LOS CUBOS DE TIAWANACU - por José Alvarez López
FÍSICA Y CREACIONISMO - por José Alvarez López
TOPONIMIAS DE CÓRDOBA- por Orencio Julio Correas
EL ATOLÓN DE ATLÁNTIDA- por José Alvarez López
AKHENATÓN Y SU CIUDAD INDUSTRIAL
EL ACUERDO
DECIRES
DECIRES
DECIRES
ATLÁNTIDA - por José Alvarez López
El bosque de las crisálidas
EL TESORO DE TUTANKHAMON
Monerías
EL SISTEMA SOLAR por José Alvarez López
EL CERO Y LA CONSTANTE DE ESTRUCTURA FINA por J. Alvarez López
CIENCIA CALDEA por José Alvarez López
APOCALIPSIS (Estilo y Poemática) por José Alvarez López
EL HOMBRE-DIOS - por José Alvarez López
JOSÉ ALVAREZ LÓPEZ por Guillermo Borioli
Cuando el Pájaro Dejo de Cantar
Una moneda en el riel…
EL NÚMERO 137 - por José Alvarez López
EL CASO DEL METRO - por José Alvarez López
AKHENATÓN Y EL ATONISMO - por José Alvarez López
VALIENTE MUJER
MORIR DE AMOR
VELOCIDAD DE LA LUZ EN LA GRAN PIRÁMIDE-por Jose Alvarez López
PIRÁMIDES DE ASIA por José Alvarez López
LA RULETA DE LA VIDA
EL PAPA Y EL SHA (by Portecat)
LA MUERTE RITUAL - por José Alvarez López
LA PIRÁMIDE DE PALENKE por José Alvarez López
EL LEGADO ETRUSCO por José Alvarez López
DEUS LUDENS por José Alvarez López
LA ESTANCIA DE JESÚS MARÍA
´LOS PATRIARCAS BÍBLICOS por José Alvarez López
EL GORRION Y LA LECHUZA
LA BIBLIA CUÁNTICA por José Alvarez López
P A U L E T
BIOGRAFÍA DE JOSÉ ALVAREZ LÓPEZ
LAS RUTAS DE LA CÁBALA -- por José Alvarez López
Nueva Iniciativa para Escribir Cuentos y Libros!!!
publicaciones de cuentros
Segunda oportunidad
E-LIBRO DESCRIBE CÓMO es escribir con EL CEREBRO hackeado
Romance de la niña y el duende
Tácito amor en los ciclos de la vida"
CARBONCILLO
ATAQUE FINAL
La novela Fantástica
SIESTA EN EL MONTE
"Furiosa"
¿Que necesita...?
Una Broma
Mi tierra, mi cielo...
Justo
La Directora
NIÑO DIOS
NADIE
ENCICLOPEDIA DE LA DIALÉCTICA SEXUAL
HORAS FINALES
MAUPERTIUS
MAUPERTIUS
UN POCO DE METAFÍSICA
EL NUEVO REY
LA BUENA NUEVA
COHETERÍA ESPACIAL
EN ALGUN LUGAR DEL AYER - Carlos Contesti
El fantasma
LA CRECIENTE
NOSTALGIA
DESPUÉS DEL GRANIZO
sombras nada más
EL TATITA JOSÉ
interno 47
LA VÍSPERA
LA NUEVA AURORA
UNICA SALIDA
PALABRAS DE UN CONDENADO A MUERTE
EL TREN DE LAS CUATRO
AMOR TRAS EL CRISTAL - Carlos Contesti
AMOR TRAS EL CRISTAL - Carlos Contesti
AL ATARDECER, LA CASA
PIQUETERA
"El Fantasma"
"A los ojos de él"
Fue
"El Sueño"
AHORA EXISTO PARA TI - Carlos Contesti
"Otra Oportunidad"
"Cuando la Muerte se enamora"
Madre Natura Enojada.
LA MAESTRA RURAL
Esto es un asalto
UN FANTASMA EN LA MAQUINA - Carlos Contesti
JAQUE MATE
los mirones
Pequeña tierra viva
La maquina del azar
Dos Misterios reales
TEMERDUVIA
Epitafios
¿ POR QUE ?
El Cambio
EL TREN
LA IDEA
NEGRO SIDERAL
UNA NOCHE DE VERANO Y MAR
Arbol amigo
AQUELARRE
Con el Corazón Vacío
Con el Corazón Vacío
Encuentro
sexo frustrado
TIPOLOGÍA DE UN GÉNERO HÍBRIDO CON CONTORNOS DIFUSOS
Tragedia corta
Fotorelato Yo estoy aqui
Experiencia compartida
Misa de cuerpo Presente
Esos eran machos
Una pequeña duda.
Atrapando peces con las manos.
Domingos tristes como tetas caidas
PARANOIA II
PARANOIA I
A TODOS LOS ESCRITORES QUE PUBLICAN EN ESTA PÁGINA
PARIAS
Otro día en el prado.-
Fragmentos II
DRACULA ANONIMO
CIRCULO PERFECTO
LA CHICA DEL CORAN
LIBERACIÓN FINAL
El sonido del desastre
Los del otro lado.
FRAGMENTOS
El Gigantosaurio
EL Camino
Creencia
Sin nombre
Sueño
Navidad en Iraq
El libro
El Crucificado
DOMINGO
Los Ancianos
Sobre Camaleones en la Guerra
Vacio
CONTRAINDICACION: SUEÑO.
Un Abrupto Despertar
El Musical Derrumbe de las Máscaras
EL FRANCOTIRADOR
:.:..:... Yo Soy Dios ...:..:.:
Breve relato sobre una aventura en parque Chas
..:.:.El Arlequín.:.:..
¿Y si las Sombras Pensaran?
la muela
UNA VEZ MAS
HISTORIA COTIDIANA
PAPA NOEL EXISTE
MABEL URQUIJO
A LA LUZ DEL AYER
VIAJE AL CIELO
CADA NOCHE UN MUNDO DISTINTO
Justo...
Lo peor...
A destiempo...
MALDITO HEROE....
Historias imaginarias:
sueño?
25 de Mayo de 2008
EL VIAJE FINAL
PAJAROS EN LA CABEZA
EL FABRICANTE DE ALAS
SOMOS DIFERENTES
Hasta luego... capitán (A Aberto Olmedo)
Cuentos para el alma:
EL FRANCOTIRADOR
TODO POR LOS SUEÑOS...
EL SOL
LA CASA GUARDADA
Escribir
"TIEMPO"
El Hombre que sabía
Tarzàn no murío, esta vivo en el subte linea"D"
Cumpleaños no deseados: JA.JA.JA…
Trampa íntima
Devenir
El Cóndor por Angeles Rosique
Los colores rebeldes
ENSAYO SOBRE TALLERES LITERARIOS EN ARGENTINA
Detención de tiempo
El ritual de las máscaras
La rueda en espiral
Paisajes internos Paisajes internos


"Dentro de mí crecía un pozo. Uno bien grande, profundo y vacío. Mi vida de ... Ampliar

Comprar$ 46.00

Entrá a Radio La Quebrada
Escribí un comentario Escribí tu comentario Enviá este artículo Envialo a un amigo Votá este artículo Votá este texto CompartirCompartir Texto al 100%Aumentar texto
¿ POR QUE ? | Malo Regular Bueno Bueno - 8 votos

En la cama, una semana antes, ella había comenzado a darle la espalda. De todas formas usted le mordía el pelo y la penetraba.

 

Ahora, usted necesita el ¨¨ por que ¨¨, necesita las palabras que sustenten el conjunto de hechos que dieron origen a su aflicción. Sabe que de presumir estaría abriendo una puerta equivocada, que somos incapaces de medir las palabras, pero de todos modos necesita conocer la verdad de quien se decidido a utilizar el cuchillo de cocina.

Usted reclama sin gritar, reclama con los ojos y en frente no tiene más que una silla vacía. Esta sentado en un café, en un barrio elegante, esperando que lo atiendan toma dos aspirinas y lo que le duele no es la cabeza sino el cementerio de imágenes y nombres que pesa en ella. También repican hojas de diario en su oído, un grito que solo usted oye y que no puede encontrar con la mirada, la boca del estomago le molesta, lleva la palma de su mano hasta él y entonces lo despierta la cara en blanco del mozo detenido a su lado.

Usted sonríe esperando un ¨¨ buenos días, que se va a servir ¨¨; pero él esta mudo y ese desgano le provee irrefrenables ganas de levantarse e irse.

¡No!, usted esta cansado de irse, así que en cambio lo ignora y exige a otro mozo por que no ha venido a tomar nada, sino a que lo traten como un magnate.  No por nada se ha vestido de traje.

El joven cara de nada discute con el gerente. El cliente siempre tiene la razón. Otro mozo se acerca, sonríe con la mirada baja, le deja la carta y se retira, la atención es perfecta aunque usted no necesita la carta, sabe muy bien el estatus que busca y como pedirlo: un whisky importado, con dos hielos. Pero también sabe la cara amable que pondrá el mozo, la simpatía con la que se lo servirá y la lastima con la que se retirara.

¨¨ Me tendrá lastima este imbecil, ¿lastima a mi? Yo no vine para eso, yo vine para masturbar mi ego y este pobre infeliz ni se da cuenta que en este preciso momento no es mas que mi esclavo.¨¨

Pero mire bien, preste atención, ¿Que hay de esa pareja respingada que bebe exprimido de naranja en la mesa del fondo; y del canoso que ojea el Post con su torta de ricota en el rincón?

Usted sabe que antes de que llegara a mojar sus labios con una mísera gota de Whisky, todos ellos pensaran que es un borracho de porquería, que apenas son las cuatro de la tarde y puede que tengan razón.

 

Entonces llama al mozo, sonríe al verlo llegar y pide un café irlandés sin canela. Ahora si,  todo parece bajo control, el mozo apoya sobre la mesa el café y unos cuadraditos de chocolate con nuez. Usted no agradece; asiente con la cabeza y apenas se retira comienza a reordenar todos lo elementos a su gusto.  Luego toma un sorbo  y el  fuego no llega arderle como quisiera, pero consigue lo que necesita: certificar el respeto y la aceptación.  Ser parte de los ¨¨ Señores ¨¨, eso necesita. 

 

La confitería esta en frente de una plaza muy bien mantenida, los autos importados estacionan alrededor y de ellos salen adultos encorvados vestidos con shorts y remeras deportivas que cuestan el doble que su traje; esa gente sonríe y trotan mientras hablan por celular. Apenas sudan y se detienen con sus botellitas de agua. Usted no entiende como se puede ser tan feliz un lunes por la tarde. Envidia esa burbuja y tal vez existan tantas burbujas como personas en el mundo, tantas personas como razones para que aquel día, ella tomara el cuchillo; para que no le  temblara el pulso, ni la sonrisa.

 

De pronto, a través del vidrio, ve unas cuantas niñas salidas de un colegio religioso, vienen eufóricas agitando sus faldas, son insoportables y acogedoras. Hablan de alcohol y sonríen. Respiran… perturbándolo todo.

Usted inclina su cabeza, la sostiene con su mano izquierda y vuelve a beber, esta vez un trago largo entrecerrando los ojos, expulsando aire por la nariz.

Usted cambio su nombre, cambio su aspecto pero nunca lo suficiente como para cambiar.

¨¨ ¿Tan terrible seré del otro lado de la ventana, tan hijo de puta...? ¨¨

No hay respuesta por que un  ¨¨ Señor ¨¨ no se hace esas preguntas; no lo aflige el recuerdo de un amor si no la baja del dólar. No existirá jamás respuesta de su lado del vidrio; pero lo importante es que por primera vez se sienta junto a la ventana y se permite sentirse tan extraño.

 

¨¨ ¿Como no lo vi venir?¨¨

El traje lo asfixia, el recuerdo también.

No puede dejar de recapacitar en su ceguera, en el error de una verdad que no es la suya. Al parecer siempre existió un error emperrado en torcer la textura, luz y temperatura de las escenas que trascurrían ante sus persianas. Jamás en la vida pensó en su existencia y puede que sea una pequeña grieta imposible de ver desde las rocas en el ir y venir de un mar traicionero. Usted sabe que esa grieta no nació en los errores cometidos si no en el que desconocía; y ese error era su verdad. Entonces saca su billetera, busca una fotografía entre los billetes y para sorpresa en ella están los dos, abrazados y sonrientes como si no importara nada más, como si ella, usted y la verdad  fueran una sola concepción de la vida.

¿Pero entonces por que lo hizo? ¿Por qué?

También hay algo que lo inquieta y es que en el reverso de esa fotografía, ella escribió: ¨¨ No busques razones para lo que tenemos; los accidentes no se piensan… ¨¨

 (Sabe que oyó eso antes, que usted mismo se lo dijo; pero esta vez ni siquiera se anima a leerlo en voz alta)

 

A su espalda, un parloteo de viejas sofisticadas lo distrae, son cuatro mujeres de más de cuarenta años que acaban de llegar. Están muy bien vestidas y charlan como si quisieran que todos las escuchen.  Hablan de trompas, de ovarios que perdieron, de Miami, de cesarías, de perfumes, suegras, muertos y cirujanos.

Una cortina de agua se abre camino en las calles, usted sigue dentro del café, se siente triste y a la vez no deja de compartir una repetición malograda de sonrisas con los que lo rodean. Le molestan los ojos de los demás y desearía poder arrancárselos para caminar mas seguido por las calles sin sufrir el rayo ajeno de luz que lo detiene, lo ancla sin poder mover sus labios y que al fin lo deforma en mil cuadrados de colores que no forman un color en si; si no los destellos rotos de una imagen que parece su vida y que no es mas que una película precaria, de origen ilegal y obscena para los que no hacen otra cosa que mirar. Por eso se había ido a vivir con ella, ella era diferente, sus ojos no llegaban a los veinte inviernos, no miraban, si no que dejaban  ver, y eso si que es diferente.

Sin embargo con el tiempo, todos tenemos imperfecciones graves y como quien vive en un túnel oscuro con una lámpara intermitente, las desgracias ocurren cualquier día, todos los días.

No fue casualidad que esa noche ella lo esperara con el mas dulce de los besos; tampoco que hallan cenado su comida preferida. No fue casualidad que lo recibiera desnuda en la cama y que no le hallan sudado las manos.

 Usted se pregunta: ¿En que parte de la cama se esconde un cuchillo?

 

Quiere llorar, pero no pude, no en público, enciende un cigarrillo y con la segunda pitada el mozo se le acerca cordialmente pidiéndole que lo apague, que no esta permitido fumar allí, usted lo aplasta contra la madera de la mesa y se decide por exigirle un Whisky doble. A los dos minutos el mozo se acerca con la botella y el vaso, usted vuelve a llenar de sometimiento su voz  y le ordena a que deje la botella, el mozo se lo queda mirando.

—Si, soy un borracho de mierda pero con guiíta.

El mozo se va, usted toma la botella y llena el vaso hasta el borde, se olvida del hielo y de un solo trago lo bebe por completo, vuelve a llenar de igual forma, luego mete la mano en el bolsillo, saca un papel y a la vista de todos, sobre la mesa el polvo blanco se mezcla con las cenizas del cigarrillo ya apagado. Saca una tarjeta de crédito (sin fondos), forma una  línea grisácea y aspira aguantando la respiración un momento. Sabe que todos lo están mirando, que no tiene con que pagar, que nadie se va atrever a acercársele  y sigue bebiendo aquel Whisky importado como si no existiera un mañana.

El aire acondicionado le retuerce el estomago, suda frió y el traje ya no lo asfixia, el anillo que lleva en su dedo si.   Al parecer no fue un capricho, no lo dejo por otro, no. Ella lo dejo tomándolo hasta el final; y eso duele..., duele y pesa como un sombrero de cemento. Pesa tanto que no sabe más que salir corriendo al baño.

 

 

El tiempo pasa, tal vez mas de una hora.

Esta sentado en el inodoro y mientras no consigue defecar, se decide por entreabrir la puerta hacia dentro. Estira el cuello contra el marco, asoma la cabeza por fuera y lentamente aunque presionando con furia cierra la puerta hasta donde la carne lo deja, hasta que las venas de su garganta a punto están de explotar y la sangre sube o cae repitiendo su nombre cada vez mas liviano: Soledad..., Soledad Inés..., Soledad Inés Santillán.

Nuevamente en la mesa, tiene calor, se quita el saco, se abre dos botones de la camisa, recuerda y sin entender por que, se dedica a rezar en voz baja, las plegarias colman su cabeza, las plegarias ahora están  en el aire siendo escupidas por sus labios y se siente como si le estuvieran soplando el rostro y usted no fuera mas que un pajarito con sus alas mutiladas. Quiere llorar, ya no aguanta más, pero no puede, no en público y vuelve a beber esta vez del pico de la botella a medio terminar.

 

Cuando vuelve la mirada, ya toda la confitería es una imagen detenida, una foto de la vida, un recuerdo, algo perdido y vuelve a encontrarse con ella. Luce tan virgen y malcriada como siempre, tan profunda  la faz de sus ojos que le produce un mareo lejano, similar  al de quien saca la cabeza por el hueco de una escalera en el piso más alto de un edificio. Así son sus ojos: el hueco de una escalera por el cual usted se cayó.

Todo ese vació negro es suyo ahora, no puede salir de el, no puede dejar de vivir el brillo en el aire de ese cuchillo de cocina sujetado con sus manos por encima de su cabeza, con sus grandes manos y sus uñas amarillas. No puede dejar de respirar la velocidad para lograr la contundencia, de sostener las lagrimas derramadas para encontrar la furia suficiente; no puede detener aquel impacto que devoro todo el brillo en su estomago desnudo.  

—Yo te am.... —SSSShhh..., yo también Profe—  dijo ella.

Y otra vez movió su cadera permitiendo que su pene la penetrara en lo profundo y otra vez repitió el movimiento, sacando el filo iluminado de su cuchillo junto con la sangre de su estomago. Si, usted tenía aquel acero metido hasta las tripas y recostado allí en la cama, mucho antes de percibir el pánico, la vio inclinar sus senos sin desarrollar y su diminuta cabeza hacia usted, la sintió caer encima suyo, desplomarse, como si ella hubiera recibido la cuchillada.

 

Ella sobre usted, las dos armas sostenidas en lo profundo, las dos bocas abiertas respirando una de otra el mismo grito sin voz, la misma despedida.

 

Entonces lo que usted hizo no tiene importancia, por que no fue suficiente. Ella se fue, se fue hace mucho tiempo, los catorce puntos de sutura han cicatrizado, la verdad es un imposible sin sentido e inevitablemente usted seguirá enredado en la culpa.

 

Por ultimo, en medio del café y con la policía aguardándolo en la  puerta; exige  aire, se quita la camisa, intenta ponerse de pie, pero el dolor en sus ojos, la humedad en su entrepierna, sumado al  lujo que envuelve todo el lugar, lo desequilibra y cae.

Pero la gente no se acerca, no lo ayuda a levantarse, no lo ayuda a que se marche más rápido,  ni siquiera a que se lo lleven preso.  El piso, es una pileta de invierno cubierta por una lona; el ahogo es incompleto, su cicatriz quedo a la vista de todos y es encantadora, la más suave, lisa, morada y doliente marca que hubiese podido imaginar. Es amor puro y compartido que desde el piso, no puede dejar de sentir, acariciándola con la yema de sus dedos, sonriendo en silencio con la mirada perdida en el cielo raso.  



Subido por martin
Comentarios - Escribí tu comentario
11/04/09 | 10:23: martin dice:
gracias por sus opiniones. Estoy muy de acuerdo con que el final es confuso y es algo para modificar. de todas formas,, no se echa a perder, se continua corrigiendo. Por eso agradesco sus opinioness.

11/04/09 | 05:12: amalia rojas araya dice:
MUY BUENAS..LAS FRASES..SIN EMBARGO, DEMASIADO REGOCIJO PARA EL ESCRITOR Y MUCHA CONFUSIÓN PARA EL QUE LEE....LA ESCRITURA DABA PARA DOS CUENTOS..MÍNIMO....PERO BUENO..ECHANDO A PERDER SE APRENDE...FELICITACIONES DE TODAS MANERAS..FRASES Y LENGUAJE..FINAL MUY CONFUSO..ERAN 2 CUENTOS..EN REALIDAD...

07/04/09 | 13:28: rodrigo dice:
intriga bastante... me atrapo.. quizas el final esta un poco confuso pero me encanto la comparacion del hueco de la escalera y los ojos de la chica saludos

Radio La Quebrada Radio de Tango Indexarte Escribirte OccidentesEscuchanos
Noticias | Efemérides | Novedades | Ventas | Biografias | Textos | Audio | Recomendados | Entrevistas | Informes | Agenda | Concursos | Editoriales | Lugares | Actividades | Blogs | Foros | TiendaFundación | Letras de Tango I | Letras de Tango II | Contacto | Boletín
© 2006-2017- www.escribirte.com | Todos los derechos reservados   | Diseño Web | Canales RSSRSS