Home | Blogs | Foros | Registrate | Consultas | Martes 22 de agosto de 2017
Ir a la página de inicioIr a los Foros
Todos los foros   Cine   Cuentos   Educación   Escritores   Literatura   Música   Poesía   Tango
Foro de Cuentos En este foro podrás subir cuentos y narraciones en general.
Menú principal
Foros
Nueva Entrada
Publique su taller
Entradas
HIMNO AL SOL DE AKHENATÓN
LUCHA Y VENCERÁS
LOS CUBOS DE TIAWANACU - por José Alvarez López
FÍSICA Y CREACIONISMO - por José Alvarez López
TOPONIMIAS DE CÓRDOBA- por Orencio Julio Correas
EL ATOLÓN DE ATLÁNTIDA- por José Alvarez López
AKHENATÓN Y SU CIUDAD INDUSTRIAL
EL ACUERDO
DECIRES
DECIRES
DECIRES
ATLÁNTIDA - por José Alvarez López
El bosque de las crisálidas
EL TESORO DE TUTANKHAMON
Monerías
EL SISTEMA SOLAR por José Alvarez López
EL CERO Y LA CONSTANTE DE ESTRUCTURA FINA por J. Alvarez López
CIENCIA CALDEA por José Alvarez López
APOCALIPSIS (Estilo y Poemática) por José Alvarez López
EL HOMBRE-DIOS - por José Alvarez López
JOSÉ ALVAREZ LÓPEZ por Guillermo Borioli
Cuando el Pájaro Dejo de Cantar
Una moneda en el riel…
EL NÚMERO 137 - por José Alvarez López
EL CASO DEL METRO - por José Alvarez López
AKHENATÓN Y EL ATONISMO - por José Alvarez López
VALIENTE MUJER
MORIR DE AMOR
VELOCIDAD DE LA LUZ EN LA GRAN PIRÁMIDE-por Jose Alvarez López
PIRÁMIDES DE ASIA por José Alvarez López
LA RULETA DE LA VIDA
EL PAPA Y EL SHA (by Portecat)
LA MUERTE RITUAL - por José Alvarez López
LA PIRÁMIDE DE PALENKE por José Alvarez López
EL LEGADO ETRUSCO por José Alvarez López
DEUS LUDENS por José Alvarez López
LA ESTANCIA DE JESÚS MARÍA
´LOS PATRIARCAS BÍBLICOS por José Alvarez López
EL GORRION Y LA LECHUZA
LA BIBLIA CUÁNTICA por José Alvarez López
P A U L E T
BIOGRAFÍA DE JOSÉ ALVAREZ LÓPEZ
LAS RUTAS DE LA CÁBALA -- por José Alvarez López
Nueva Iniciativa para Escribir Cuentos y Libros!!!
publicaciones de cuentros
Segunda oportunidad
E-LIBRO DESCRIBE CÓMO es escribir con EL CEREBRO hackeado
Romance de la niña y el duende
Tácito amor en los ciclos de la vida"
CARBONCILLO
ATAQUE FINAL
La novela Fantástica
SIESTA EN EL MONTE
"Furiosa"
¿Que necesita...?
Una Broma
Mi tierra, mi cielo...
Justo
La Directora
NIÑO DIOS
NADIE
ENCICLOPEDIA DE LA DIALÉCTICA SEXUAL
HORAS FINALES
MAUPERTIUS
MAUPERTIUS
UN POCO DE METAFÍSICA
EL NUEVO REY
LA BUENA NUEVA
COHETERÍA ESPACIAL
EN ALGUN LUGAR DEL AYER - Carlos Contesti
El fantasma
LA CRECIENTE
NOSTALGIA
DESPUÉS DEL GRANIZO
sombras nada más
EL TATITA JOSÉ
interno 47
LA VÍSPERA
LA NUEVA AURORA
UNICA SALIDA
PALABRAS DE UN CONDENADO A MUERTE
EL TREN DE LAS CUATRO
AMOR TRAS EL CRISTAL - Carlos Contesti
AMOR TRAS EL CRISTAL - Carlos Contesti
AL ATARDECER, LA CASA
PIQUETERA
"El Fantasma"
"A los ojos de él"
Fue
"El Sueño"
AHORA EXISTO PARA TI - Carlos Contesti
"Otra Oportunidad"
"Cuando la Muerte se enamora"
Madre Natura Enojada.
LA MAESTRA RURAL
Esto es un asalto
UN FANTASMA EN LA MAQUINA - Carlos Contesti
JAQUE MATE
los mirones
Pequeña tierra viva
La maquina del azar
Dos Misterios reales
TEMERDUVIA
Epitafios
¿ POR QUE ?
El Cambio
EL TREN
LA IDEA
NEGRO SIDERAL
UNA NOCHE DE VERANO Y MAR
Arbol amigo
AQUELARRE
Con el Corazón Vacío
Con el Corazón Vacío
Encuentro
sexo frustrado
TIPOLOGÍA DE UN GÉNERO HÍBRIDO CON CONTORNOS DIFUSOS
Tragedia corta
Fotorelato Yo estoy aqui
Experiencia compartida
Misa de cuerpo Presente
Esos eran machos
Una pequeña duda.
Atrapando peces con las manos.
Domingos tristes como tetas caidas
PARANOIA II
PARANOIA I
A TODOS LOS ESCRITORES QUE PUBLICAN EN ESTA PÁGINA
PARIAS
Otro día en el prado.-
Fragmentos II
DRACULA ANONIMO
CIRCULO PERFECTO
LA CHICA DEL CORAN
LIBERACIÓN FINAL
El sonido del desastre
Los del otro lado.
FRAGMENTOS
El Gigantosaurio
EL Camino
Creencia
Sin nombre
Sueño
Navidad en Iraq
El libro
El Crucificado
DOMINGO
Los Ancianos
Sobre Camaleones en la Guerra
Vacio
CONTRAINDICACION: SUEÑO.
Un Abrupto Despertar
El Musical Derrumbe de las Máscaras
EL FRANCOTIRADOR
:.:..:... Yo Soy Dios ...:..:.:
Breve relato sobre una aventura en parque Chas
..:.:.El Arlequín.:.:..
¿Y si las Sombras Pensaran?
la muela
UNA VEZ MAS
HISTORIA COTIDIANA
PAPA NOEL EXISTE
MABEL URQUIJO
A LA LUZ DEL AYER
VIAJE AL CIELO
CADA NOCHE UN MUNDO DISTINTO
Justo...
Lo peor...
A destiempo...
MALDITO HEROE....
Historias imaginarias:
sueño?
25 de Mayo de 2008
EL VIAJE FINAL
PAJAROS EN LA CABEZA
EL FABRICANTE DE ALAS
SOMOS DIFERENTES
Hasta luego... capitán (A Aberto Olmedo)
Cuentos para el alma:
EL FRANCOTIRADOR
TODO POR LOS SUEÑOS...
EL SOL
LA CASA GUARDADA
Escribir
"TIEMPO"
El Hombre que sabía
Tarzàn no murío, esta vivo en el subte linea"D"
Cumpleaños no deseados: JA.JA.JA…
Trampa íntima
Devenir
El Cóndor por Angeles Rosique
Los colores rebeldes
ENSAYO SOBRE TALLERES LITERARIOS EN ARGENTINA
Detención de tiempo
El ritual de las máscaras
La rueda en espiral
Imágenes de la palabra celeste Imágenes de la palabra celeste


El dinero, la fama, la gloria son imágenes que da el espejo falso de la hipocresía ... Ampliar

Comprar$ 20.00

Entrá a Radio La Quebrada
Escribí un comentario Escribí tu comentario Enviá este artículo Envialo a un amigo Votá este artículo Votá este texto CompartirCompartir Texto al 100%Aumentar texto
La maquina del azar | Malo Regular Bueno Muy bueno Muy bueno - 4 votos

La verdad es que no entiendo muy bien porque me duele tanto esta vez. Mas allá de todo lo que la amo, de todo lo que la deseo, más allá de todas las veces que la desnudé, acaricié, besé y acompañe hasta que terminamos cerrando los ojos sintiendo lo mismo, no es la primera vez que imagino y siento todo esto por una mujer.

Tampoco es la primera vez que termina como terminó, yo con todo el placer y ella casi sin enterarse. Porque de lo único que se enteran es de que las amo, cuando se los digo luego de haber lanzado miles de indirectas, que para mi dieron en el blanco y fueron correspondidas una por una, aunque más tarde me venga a enterar que no, que ni siquiera se percataron. A veces creo que la vida me tima…

Mi nombre es Octavio Horacio Ocampo, ya lo digo sin cuidado, no queda honor por salvar detrás del nombre y tampoco va a cambiar mucho porque se los diga.  Simplemente es una costumbre, como cuando le decimos a alguien que se siente, y le señalamos una silla. A mi la vida me hace lo mismo, me dice, enamorate y me señala una mina, cuando me voy a sentar me la corre.

A esta la conocí en la facultad y el cuentito se fue dando cada vez más lindo.

Llegue tarde a la primera clase de Biología y me senté en la ultima fila, ocupando el antepenúltimo asiento que quedaba. Como a los cinco minutos (calculen quince de comenzada la clase porque yo había llegado tarde) siento que alguien me toca el hombro y me pregunta _  ¿Esto es la clase de Biología? _ Sí, Le contesto, la cátedra de Dalmasso _ Ah, gracias, me siento acá, ¿está ocupado? _ No!, sentate, yo también llegue tarde, dije con un guiño en la sonrisa.

Cuando termino la clase me preguntó el nombre, yo hice lo mismo, y nos fuimos cada uno por su lado, yo, para el lado que iba ella y ella, ella yo pensaba que venia conmigo.

 

La cosa se fue dando tan de golpe que casi no mi di cuenta de nada. A la tercera clase ya me había convertido en su confidente, discutía con el novio porque mi teléfono estaba en su agenda, muy a pesar de las reiteradas ocasiones en que el muchachito se lo había borrado, dejaba de lado a las amigas por verme y estudiar conmigo y podíamos pasar horas en el bar de enfrente a la sede, entre mitocondrias y proteínas, entre fantasías subidas de tono que terminaban en confesiones sibilinas.

Hasta el cronograma parecía corresponderse con nuestra historia, empezamos por algo tan frío como una célula y terminamos con la meiosis y la reproducción sexual, promocionando los dos.

Un día, luego de la cursada, me llamó para decirme que quería verme. Se había peleado con el novio y necesitaba hablar conmigo. En ese momento me sentí en una popular, viendo como un centro pasado sobra al arquero, va a caer a la otra punta del área chica y aparece una cabeza que nadie esperaba, frena la pelota, la vuelve a empujar pero con más fuerza y apuntándonos a nosotros y dos manos nos empujan desde la espalda, despegamos un pié de la tribuna, abrimos la boca y hacemos lo mismo con el de adelante. Ahí se paró la escena cuando cortamos y me fui a cambiar, para estar en punto en una esquina de Buenos Aires, esperando que llegue un ratito más tarde como acostumbraba hacer.

 

Empezó contándome todo lo que el novio no hacía, siguió con todo lo que ella le daba y termino con lo que a ella le gustaría que le dieran. Yo empuje con todo y abrí grande la boca, salí corriendo escalones abajo y resultó que no, que “no era para mi palo ese gallinero”. Me dijo muy triste que me quería mucho como amigo y que le gustaría seguir de esa manera. Yo le dije, está bien, me pareció feo insultarla después de decirle que la amaba y nunca más la vi ni la llamé.

Nunca más hablé de ella con mis amigos y me desentendí de sus consejos acerca de insistir para ganar su amor. Simplemente, no creo que se pueda ganar o conquistar el amor de alguien por el ejercicio de la insistencia. Ya había hecho meritos suficientes para enamorarla, sino estaba en mis brazos, era porque nunca se iba a enamorar de mí.

Yo fui más sincero que el resto, y más noble conmigo mismo, decidí no mendigar amor.

Pero con el tiempo, su ausencia se hacia cada vez más presente, jamás la volvería a ver ese era mi destino y sentí la necesidad de escapar. Estaba dispuesto a aceptar que no me amaba, no me quedaba otra, pero no me iba a resignar a perderla, no podía tolerar un segundo más sin verla.

Me sobraba tiempo, puesto que me lo había reservado para estar a su lado, teóricamente  hoy tendría que estar comiendo en su casa, así que lo use para mi propósito, algo que imaginé de chico y que ese día llamé “La maquina del azar”.

Mi cabeza era un insoportable juicio a mi infortunio. Todas mis neuronas se ponían de acuerdo para recordarme que nunca la tendría. Lo cotidiano era insoportable e inútil. Insoportable, porque pasar los segundos no tendría el consuelo de verla al final del día, ni a la mitad, ni nunca. Inútil, porque ningún logro me serviría para disfrutarla.

Pasar cada segundo duele mucho cuando no se es todo lo que yo no soy. Atravesar cada segundo nos cuesta a todos porque siempre viene otro y otro y luego de terminar con nosotros siguen viviendo, pasan y nos llevan con ellos.

Mi cabeza estaba llena de pendientes interminables, de frustraciones interrumpidas por fracasos, de las llamas de la pasión que terminaron por consumirse sin nada que quemar. Pero sabía que también en ella, aun perduraban pedazos de la ilusión que sentí aquel día, papel picado de las fantasías que habíamos echo coincidir aunque nunca se cruzaran. Mudas de la piel que iba dejando cada vez que ante ella me desnudaba. Y decidí sacudirla bien fuerte, como a una esfera de nieve, enérgicamente. De esta manera flotarían por mi cerebro las pendientes interminables, que ahora serían interrumpidas por la ilusión del primer día. Las llamas de la pasión, quemarían el papel picado de las fantasías. Todo esto que era tan real no lo sería. Mis innumerables pieles envolverían mis fracasos, ya no se interpondrían entre nosotros.

Y así, dispuesto a esto y a nada del resto, eche mano a ilegibles garabatos que dieron como fruto lo que a continuación estaré presentando.

Mi maquina del azar, donde todo puede ser cierto, donde el tiempo es un capricho de nuestros idas y vueltas psíquicos.

Partiremos de un prisma de base rectangular. Si quieren exactitud y medidas, les sugiero de base 200cm, de ancho 100cm y de altura, otros 100cm, quedando determinada la estructura de la siguiente manera: como techo y piso, las bases de 200cm cuadrados, como paredes laterales ambos paralelogramos de 200cm cuadrados y para cerrar la figura, cara anterior y posterior, los paralelogramos de 100cm cuadrados.

La comodidad abruma en el lugar. Suele resultar empalagosa la idea de sentirse a gusto. Quizás, al inventarla pensé en darle al viajero la seguridad que todo turista reclama. De luz, una sola, que ilumine tibiamente y que se vaya esfumando de a poco, que se pierda junto con nosotros. De esta manera, cuando nos miramos, nos hace la idea de que nos vemos pero no por mucho más tiempo, que el día sigue pero hasta ese horizonte oscuro nada más, casi palpable con la punta de los dedos. La oscuridad nos acorrala pero la luz nos protege. La luz nos protege pero no por mucho más tiempo.

Casi no podemos ver lo que nos rodea, ese manojo de nostalgias y de recuerdos que nos imponen la vida que llevamos como si fueran dos rieles.

Debemos escoger uno de los paralelogramos de 100cm cuadrados para determinar cual es el anterior y cual es el posterior, cual es el sentido y la dirección. No se bien porque, pero la elección de uno de ellos como anterior, deja excluido para siempre al otro de ese privilegio. Colocaremos en la cara anterior, algunos elementos, claves para el viaje e indispensables, a saber: un reloj y un amuleto de buena suerte.

El reloj, sirve para certificar una de las cosas que este artefacto pretende lograr, viajar por el tiempo sin la necesidad de atravesar cada segundo. El amuleto no se, que Dios los ayude con ese dilema.

Sobre el piso, pegado a la cara anterior, colocaremos el motor, la vida y el corazón de esta maquina, que quedará representado a simple vista por un escalón.

Ingresamos por las caras laterales, encendemos la luz, y colocamos sobre el escalón, que oficia de motor, la cara de ella, su ultima sonrisa, aquellas miradas disparadas para lastimarnos pero que las recibimos tan gustosos e ingenuamente. Recordamos sus gestos, el calor de sus manos que nos siguen quemando aunque ya estén lejos. La luz que es siempre la misma ya comienza a cansarse. La oscuridad, que recién se despierta de una larga siesta, la trae con ella y me la pone frente a frente, el motor, hace saltar sus inquietos resortes, suben y bajan, se alternan en el tiempo, el papel picado vuela y cae, haciendo chisporrotear las llamas de la pasión, el motor se estremece y ronronea furioso, los resortes ya locos se agitan incesantemente, una fantasía la caza al voleo y la acuesta a mi lado, se está haciendo tarde y la extraño demasiado, que tengan buenas noches.   



Subido por Javier Frigoni Banchero
Comentarios - Escribí tu comentario
Radio La Quebrada Radio de Tango Indexarte Escribirte OccidentesEscuchanos
Noticias | Efemérides | Novedades | Ventas | Biografias | Textos | Audio | Recomendados | Entrevistas | Informes | Agenda | Concursos | Editoriales | Lugares | Actividades | Blogs | Foros | TiendaFundación | Letras de Tango I | Letras de Tango II | Contacto | Boletín
© 2006-2017- www.escribirte.com | Todos los derechos reservados   | Diseño Web | Canales RSSRSS