Home | Blogs | Foros | Registrate | Consultas | Sábado 16 de diciembre de 2017
Ir a la página de inicioIr a los Foros
Todos los foros   Cine   Cuentos   Educación   Escritores   Literatura   Música   Poesía   Tango
Foro de Cuentos En este foro podrás subir cuentos y narraciones en general.
Menú principal
Foros
Nueva Entrada
Diseño web
Entradas
HIMNO AL SOL DE AKHENATÓN
LUCHA Y VENCERÁS
LOS CUBOS DE TIAWANACU - por José Alvarez López
FÍSICA Y CREACIONISMO - por José Alvarez López
TOPONIMIAS DE CÓRDOBA- por Orencio Julio Correas
EL ATOLÓN DE ATLÁNTIDA- por José Alvarez López
AKHENATÓN Y SU CIUDAD INDUSTRIAL
EL ACUERDO
DECIRES
DECIRES
DECIRES
ATLÁNTIDA - por José Alvarez López
El bosque de las crisálidas
EL TESORO DE TUTANKHAMON
Monerías
EL SISTEMA SOLAR por José Alvarez López
EL CERO Y LA CONSTANTE DE ESTRUCTURA FINA por J. Alvarez López
CIENCIA CALDEA por José Alvarez López
APOCALIPSIS (Estilo y Poemática) por José Alvarez López
EL HOMBRE-DIOS - por José Alvarez López
JOSÉ ALVAREZ LÓPEZ por Guillermo Borioli
Cuando el Pájaro Dejo de Cantar
Una moneda en el riel…
EL NÚMERO 137 - por José Alvarez López
EL CASO DEL METRO - por José Alvarez López
AKHENATÓN Y EL ATONISMO - por José Alvarez López
VALIENTE MUJER
MORIR DE AMOR
VELOCIDAD DE LA LUZ EN LA GRAN PIRÁMIDE-por Jose Alvarez López
PIRÁMIDES DE ASIA por José Alvarez López
LA RULETA DE LA VIDA
EL PAPA Y EL SHA (by Portecat)
LA MUERTE RITUAL - por José Alvarez López
LA PIRÁMIDE DE PALENKE por José Alvarez López
EL LEGADO ETRUSCO por José Alvarez López
DEUS LUDENS por José Alvarez López
LA ESTANCIA DE JESÚS MARÍA
´LOS PATRIARCAS BÍBLICOS por José Alvarez López
EL GORRION Y LA LECHUZA
LA BIBLIA CUÁNTICA por José Alvarez López
P A U L E T
BIOGRAFÍA DE JOSÉ ALVAREZ LÓPEZ
LAS RUTAS DE LA CÁBALA -- por José Alvarez López
Nueva Iniciativa para Escribir Cuentos y Libros!!!
publicaciones de cuentros
Segunda oportunidad
E-LIBRO DESCRIBE CÓMO es escribir con EL CEREBRO hackeado
Romance de la niña y el duende
Tácito amor en los ciclos de la vida"
CARBONCILLO
ATAQUE FINAL
La novela Fantástica
SIESTA EN EL MONTE
"Furiosa"
¿Que necesita...?
Una Broma
Mi tierra, mi cielo...
Justo
La Directora
NIÑO DIOS
NADIE
ENCICLOPEDIA DE LA DIALÉCTICA SEXUAL
HORAS FINALES
MAUPERTIUS
MAUPERTIUS
UN POCO DE METAFÍSICA
EL NUEVO REY
LA BUENA NUEVA
COHETERÍA ESPACIAL
EN ALGUN LUGAR DEL AYER - Carlos Contesti
El fantasma
LA CRECIENTE
NOSTALGIA
DESPUÉS DEL GRANIZO
sombras nada más
EL TATITA JOSÉ
interno 47
LA VÍSPERA
LA NUEVA AURORA
UNICA SALIDA
PALABRAS DE UN CONDENADO A MUERTE
EL TREN DE LAS CUATRO
AMOR TRAS EL CRISTAL - Carlos Contesti
AMOR TRAS EL CRISTAL - Carlos Contesti
AL ATARDECER, LA CASA
PIQUETERA
"El Fantasma"
"A los ojos de él"
Fue
"El Sueño"
AHORA EXISTO PARA TI - Carlos Contesti
"Otra Oportunidad"
"Cuando la Muerte se enamora"
Madre Natura Enojada.
LA MAESTRA RURAL
Esto es un asalto
UN FANTASMA EN LA MAQUINA - Carlos Contesti
JAQUE MATE
los mirones
Pequeña tierra viva
La maquina del azar
Dos Misterios reales
TEMERDUVIA
Epitafios
¿ POR QUE ?
El Cambio
EL TREN
LA IDEA
NEGRO SIDERAL
UNA NOCHE DE VERANO Y MAR
Arbol amigo
AQUELARRE
Con el Corazón Vacío
Con el Corazón Vacío
Encuentro
sexo frustrado
TIPOLOGÍA DE UN GÉNERO HÍBRIDO CON CONTORNOS DIFUSOS
Tragedia corta
Fotorelato Yo estoy aqui
Experiencia compartida
Misa de cuerpo Presente
Esos eran machos
Una pequeña duda.
Atrapando peces con las manos.
Domingos tristes como tetas caidas
PARANOIA II
PARANOIA I
A TODOS LOS ESCRITORES QUE PUBLICAN EN ESTA PÁGINA
PARIAS
Otro día en el prado.-
Fragmentos II
DRACULA ANONIMO
CIRCULO PERFECTO
LA CHICA DEL CORAN
LIBERACIÓN FINAL
El sonido del desastre
Los del otro lado.
FRAGMENTOS
El Gigantosaurio
EL Camino
Creencia
Sin nombre
Sueño
Navidad en Iraq
El libro
El Crucificado
DOMINGO
Los Ancianos
Sobre Camaleones en la Guerra
Vacio
CONTRAINDICACION: SUEÑO.
Un Abrupto Despertar
El Musical Derrumbe de las Máscaras
EL FRANCOTIRADOR
:.:..:... Yo Soy Dios ...:..:.:
Breve relato sobre una aventura en parque Chas
..:.:.El Arlequín.:.:..
¿Y si las Sombras Pensaran?
la muela
UNA VEZ MAS
HISTORIA COTIDIANA
PAPA NOEL EXISTE
MABEL URQUIJO
A LA LUZ DEL AYER
VIAJE AL CIELO
CADA NOCHE UN MUNDO DISTINTO
Justo...
Lo peor...
A destiempo...
MALDITO HEROE....
Historias imaginarias:
sueño?
25 de Mayo de 2008
EL VIAJE FINAL
PAJAROS EN LA CABEZA
EL FABRICANTE DE ALAS
SOMOS DIFERENTES
Hasta luego... capitán (A Aberto Olmedo)
Cuentos para el alma:
EL FRANCOTIRADOR
TODO POR LOS SUEÑOS...
EL SOL
LA CASA GUARDADA
Escribir
"TIEMPO"
El Hombre que sabía
Tarzàn no murío, esta vivo en el subte linea"D"
Cumpleaños no deseados: JA.JA.JA…
Trampa íntima
Devenir
El Cóndor por Angeles Rosique
Los colores rebeldes
ENSAYO SOBRE TALLERES LITERARIOS EN ARGENTINA
Detención de tiempo
El ritual de las máscaras
La rueda en espiral
Guía de Buenos Aires (una ficción) Guía de Buenos Aires (una ficción)


Buenos Aires es nao y misterio. Una damisela nacida entre el viento y la garúa. La ciudad ... Ampliar

Comprar$ 90.00

Escribí un comentario Escribí tu comentario Enviá este artículo Envialo a un amigo Votá este artículo Votá este texto CompartirCompartir Texto al 100%Aumentar texto
los mirones | Malo Regular Bueno Bueno - 2 votos

                                                          LOS MIRONES

 

 

Francisco Arrotea mira desde su departamento del 4° piso que da al bajo. Coloca el telescopio en dirección al edificio de enfrente del otro lado de la avenida. Carlos Gurrutia, con sus binoculares mira en dirección al edificio que da al bajo. Luego de escasos minutos la trayectoria de las miradas de ambos mirones convergen. Hipócritamente, los hombres se saludan, disfrazando el resquemor puritano que uno siente por el otro fruto de la cotidianeidad con que se produce este hecho. Ambos abandonan la visión del otro y buscan calmar las ansias en los atributos de alguna mujer desprevenida. Sin embargo, ninguno depone la actitud de espiarse de a ratos.

Por el bulevar del centro de la avenida hace su aparición una mujer morocha de pelo ondulado y largo. Un metro setenta y cinco de altura. Un cuerpo de una voluptuosidad increíble. Zapatos de tacos altos y un vestido rojo fuego, con un imponente tajo y un escote de una generosidad extrema. Carlos Gurrutia, siguiendo su instinto de mirón experimentado dirige sus binoculares en dirección a los bocinazos de los conductores. Entonces se produce la magia: Carlos Gurrutia, focaliza sus binoculares para una mayor nitidez. Es tal la fruición  con la que mira que ésta se vislumbra en su expresión corporal. Sus latidos se escuchan en toda la habitación. Siente un profundo ardor en sus entrañas. A punto de estallar. No percibe que la emoción desmedida con la que observa a través de los binoculares lastima la cuenca de sus ojos. Un leve pero creciente jadeo brota de su boca de dientes sumamente torcidos y podridos.

Mientras tanto, Francisco Arrotea mira absorto a la quiosquera de la esquina como de costumbre. En eso, dirige el telescopio hacia el departamento de Gurrutia y lo observa. Lo ve en una pose extraña y con movimientos misteriosos, como si le estuviera haciendo el amor a la pared. Algo común, pero no tanto. Entonces, dirige su telescopio en dirección a lo que está viendo Gurrutia, y la ve. Atónito no comprende, y no logra disfrutar de la fastuosa mujer porque siente una profunda envidia de que Gurrutia lo haya primeriado. Entonces le echa una puteada a la quiosquera. En ese momento, se produce un hecho atípico en sus vidas: la mujer mira hacia ambas ventanas y les hace un gesto a los mirones. Deja un celular en la vereda del bulevar y se va. Ambos mirones presenciaron el acto de la mujer y cada uno se atribuye a sí mismo el guiño femenino. Se miran fijo el uno al otro, se despojan rápidamente de sus objetos y salen a toda velocidad en busca del preciado tesoro. Arrotea en su carrera frenética golpea en el palier a su vecina del tercer piso, ésta le propina un paraguazo y una serie de insultos irreproducibles que desenmascara y a la vez describen perfectamente el aspecto físico y psicológico de Arrotea. Gurrutia, dada su renguera, debe esperar el ascensor. Llega el ascensor y en el mismo viene bajando Dora. Le habla del problema de los caños rotos del baño que Gurrutia debe reparar. Éste en lo único que piensa es en la mujer y en Arrotea.

Una vez fuera de los edificios, los hombres se aprestan a cruzar la avenida. Los fisgones se miran y ninguno se atreve a dar el primer paso. La avenida arroja su esplendoroso río de autos de las 18 hs. Ese cruce peatonal es de los más peligrosos de la ciudad. Los semáforos están programados de manera tal que la gente llegue corriendo a salvo al primer bulevar antes de que los feroces automovilistas los arrollen. Las miradas de los hombres se conectan y se interpretan como el reflejo vivo del pensamiento humano. Cualquier alteración en las miradas predice el hecho futuro de los cuerpos. Ambas miradas se dirigen hacia el celular abandonado.

Arrotea, en un acto sumamente arriesgado, cruza la avenida en rojo y logra llegar a salvo arrojándose y cayendo estrepitosamente hasta el primer bulevar. Agachado y tomándose las rodillas con ambas manos, pesadamente absorbe el oxígeno perdido en tal proeza. Mientras los feroces automovilistas lo adornan de improperios, bocinazos y escupidas. Gurrutia anticipó el hecho de aquel y rogó que los arrollara un auto. Los bocinazos y las frenadas se multiplican. Gurrutia sacando provecho de su discapacidad, cruza con las manos extendidas y también lo logra. No sin antes, causar una gran congestión en el tránsito que podría haber pasado a mayores. “¡Paralítico de mierda!” Grita Arrotea.

Ambos están a un bulevar de distancia del objeto de deseo.

Las miradas vuelven a decirlo todo. Es un reto, y el ser más evolucionado logrará su cometido. En ese momento suena el celular con un poderoso timbre, similar al de un despertador viejo y los dos hombres escuchan el llamado.

Sin ningún tipo de miramientos. Con la ausencia total de una mesura racional y salvadora, Gurrutia y Arrotea se lanzan desesperadamente hacia el objeto. La sordera morbosa del hombre que sólo mira un punto eterno, les impide ver y escuchar nada de nada de su alrededor. A punto de llegar, en el medio de la avenida ambos hombres son arrollados simultáneamente. En ese preciso instante, el celular deja de sonar.

 



Subido por gustavo AN
Comentarios - Escribí tu comentario
07/05/09 | 09:47: amalia rojas araya dice:
bueno...estos dos...mirones...son propios de la ciudad...sacando las palabras demás y algunos...pequeños errores, el tema es muy bueno, para reir con esos pobres desgraciados....la mujer too much...( demasiado..menos es mas...) ADELANTE CON LOS CUENTITOS CORTOS..Y PULIR PULIR PULIR...

Radio La Quebrada Radio de Tango Indexarte Escribirte OccidentesEscuchanos
Noticias | Efemérides | Novedades | Ventas | Biografias | Textos | Audio | Recomendados | Entrevistas | Informes | Agenda | Concursos | Editoriales | Lugares | Actividades | Blogs | Foros | TiendaFundación | Letras de Tango I | Letras de Tango II | Contacto | Boletín
© 2006-2017- www.escribirte.com | Todos los derechos reservados   | Diseño Web | Canales RSSRSS