Home | Blogs | Foros | Registrate | Consultas | Jueves 27 de abril de 2017
Ir a la página de inicioIr a los Foros
Todos los foros   Cine   Cuentos   Educación   Escritores   Literatura   Música   Poesía   Tango
Foro de Cuentos En este foro podrás subir cuentos y narraciones en general.
Menú principal
Foros
Nueva Entrada
Escuchá Radio De Tango
Entradas
HIMNO AL SOL DE AKHENATÓN
LUCHA Y VENCERÁS
LOS CUBOS DE TIAWANACU - por José Alvarez López
FÍSICA Y CREACIONISMO - por José Alvarez López
TOPONIMIAS DE CÓRDOBA- por Orencio Julio Correas
EL ATOLÓN DE ATLÁNTIDA- por José Alvarez López
AKHENATÓN Y SU CIUDAD INDUSTRIAL
EL ACUERDO
DECIRES
DECIRES
DECIRES
ATLÁNTIDA - por José Alvarez López
El bosque de las crisálidas
EL TESORO DE TUTANKHAMON
Monerías
EL SISTEMA SOLAR por José Alvarez López
EL CERO Y LA CONSTANTE DE ESTRUCTURA FINA por J. Alvarez López
CIENCIA CALDEA por José Alvarez López
APOCALIPSIS (Estilo y Poemática) por José Alvarez López
EL HOMBRE-DIOS - por José Alvarez López
JOSÉ ALVAREZ LÓPEZ por Guillermo Borioli
Cuando el Pájaro Dejo de Cantar
Una moneda en el riel…
EL NÚMERO 137 - por José Alvarez López
EL CASO DEL METRO - por José Alvarez López
AKHENATÓN Y EL ATONISMO - por José Alvarez López
VALIENTE MUJER
MORIR DE AMOR
VELOCIDAD DE LA LUZ EN LA GRAN PIRÁMIDE-por Jose Alvarez López
PIRÁMIDES DE ASIA por José Alvarez López
LA RULETA DE LA VIDA
EL PAPA Y EL SHA (by Portecat)
LA MUERTE RITUAL - por José Alvarez López
LA PIRÁMIDE DE PALENKE por José Alvarez López
EL LEGADO ETRUSCO por José Alvarez López
DEUS LUDENS por José Alvarez López
LA ESTANCIA DE JESÚS MARÍA
´LOS PATRIARCAS BÍBLICOS por José Alvarez López
EL GORRION Y LA LECHUZA
LA BIBLIA CUÁNTICA por José Alvarez López
P A U L E T
BIOGRAFÍA DE JOSÉ ALVAREZ LÓPEZ
LAS RUTAS DE LA CÁBALA -- por José Alvarez López
Nueva Iniciativa para Escribir Cuentos y Libros!!!
publicaciones de cuentros
Segunda oportunidad
E-LIBRO DESCRIBE CÓMO es escribir con EL CEREBRO hackeado
Romance de la niña y el duende
Tácito amor en los ciclos de la vida"
CARBONCILLO
ATAQUE FINAL
La novela Fantástica
SIESTA EN EL MONTE
"Furiosa"
¿Que necesita...?
Una Broma
Mi tierra, mi cielo...
Justo
La Directora
NIÑO DIOS
NADIE
ENCICLOPEDIA DE LA DIALÉCTICA SEXUAL
HORAS FINALES
MAUPERTIUS
MAUPERTIUS
UN POCO DE METAFÍSICA
EL NUEVO REY
LA BUENA NUEVA
COHETERÍA ESPACIAL
EN ALGUN LUGAR DEL AYER - Carlos Contesti
El fantasma
LA CRECIENTE
NOSTALGIA
DESPUÉS DEL GRANIZO
sombras nada más
EL TATITA JOSÉ
interno 47
LA VÍSPERA
LA NUEVA AURORA
UNICA SALIDA
PALABRAS DE UN CONDENADO A MUERTE
EL TREN DE LAS CUATRO
AMOR TRAS EL CRISTAL - Carlos Contesti
AMOR TRAS EL CRISTAL - Carlos Contesti
AL ATARDECER, LA CASA
PIQUETERA
"El Fantasma"
"A los ojos de él"
Fue
"El Sueño"
AHORA EXISTO PARA TI - Carlos Contesti
"Otra Oportunidad"
"Cuando la Muerte se enamora"
Madre Natura Enojada.
LA MAESTRA RURAL
Esto es un asalto
UN FANTASMA EN LA MAQUINA - Carlos Contesti
JAQUE MATE
los mirones
Pequeña tierra viva
La maquina del azar
Dos Misterios reales
TEMERDUVIA
Epitafios
¿ POR QUE ?
El Cambio
EL TREN
LA IDEA
NEGRO SIDERAL
UNA NOCHE DE VERANO Y MAR
Arbol amigo
AQUELARRE
Con el Corazón Vacío
Con el Corazón Vacío
Encuentro
sexo frustrado
TIPOLOGÍA DE UN GÉNERO HÍBRIDO CON CONTORNOS DIFUSOS
Tragedia corta
Fotorelato Yo estoy aqui
Experiencia compartida
Misa de cuerpo Presente
Esos eran machos
Una pequeña duda.
Atrapando peces con las manos.
Domingos tristes como tetas caidas
PARANOIA II
PARANOIA I
A TODOS LOS ESCRITORES QUE PUBLICAN EN ESTA PÁGINA
PARIAS
Otro día en el prado.-
Fragmentos II
DRACULA ANONIMO
CIRCULO PERFECTO
LA CHICA DEL CORAN
LIBERACIÓN FINAL
El sonido del desastre
Los del otro lado.
FRAGMENTOS
El Gigantosaurio
EL Camino
Creencia
Sin nombre
Sueño
Navidad en Iraq
El libro
El Crucificado
DOMINGO
Los Ancianos
Sobre Camaleones en la Guerra
Vacio
CONTRAINDICACION: SUEÑO.
Un Abrupto Despertar
El Musical Derrumbe de las Máscaras
EL FRANCOTIRADOR
:.:..:... Yo Soy Dios ...:..:.:
Breve relato sobre una aventura en parque Chas
..:.:.El Arlequín.:.:..
¿Y si las Sombras Pensaran?
la muela
UNA VEZ MAS
HISTORIA COTIDIANA
PAPA NOEL EXISTE
MABEL URQUIJO
A LA LUZ DEL AYER
VIAJE AL CIELO
CADA NOCHE UN MUNDO DISTINTO
Justo...
Lo peor...
A destiempo...
MALDITO HEROE....
Historias imaginarias:
sueño?
25 de Mayo de 2008
EL VIAJE FINAL
PAJAROS EN LA CABEZA
EL FABRICANTE DE ALAS
SOMOS DIFERENTES
Hasta luego... capitán (A Aberto Olmedo)
Cuentos para el alma:
EL FRANCOTIRADOR
TODO POR LOS SUEÑOS...
EL SOL
LA CASA GUARDADA
Escribir
"TIEMPO"
El Hombre que sabía
Tarzàn no murío, esta vivo en el subte linea"D"
Cumpleaños no deseados: JA.JA.JA…
Trampa íntima
Devenir
El Cóndor por Angeles Rosique
Los colores rebeldes
ENSAYO SOBRE TALLERES LITERARIOS EN ARGENTINA
Detención de tiempo
El ritual de las máscaras
La rueda en espiral
Osadía Literaria Osadía Literaria


A Osadía literaria la integran diversos tipos de cuentos.


En un formato epis... Ampliar

Comprar$ 35.00

Escribí un comentario Escribí tu comentario Enviá este artículo Envialo a un amigo Votá este artículo Votá este texto CompartirCompartir Texto al 100%Aumentar texto
LA NUEVA AURORA | Malo Regular Regular - 2 votos

LA  NUEVA  AURORA

........................................

Omar hizo la primera sonrisa frente a los ojos de su madre y las miradas maternas siguiéronlo, a través de sus primeras palabras y sus primeros pasos. Más tarde aprendió a llamarla con insistencia ante los objetos del mundo que iban despertando su curiosidad. Y era la misma mirada de la madre, que le contestaba, antes de responderle con palabras.

Fátima colocábalo sobre unos almohadones de seda damasquina color escarlata, esparcidos sobre el alfombrado persa. La luz penetraba por el ventanal enrejado y él jugaba con ella, tratando de capturarla. Una tarde llegó tambaleante hasta el cortinado color púrpura y con pasos aún zigzagueantes, entró en la sala contigua. Su madre seguíalo por detrás. Una algarabía de voces masculinas sentadas en rueda sobre cogines, saludó al nuevo integrante de esa familia.
Muzá levantó a su hijo para presentarlo a sus visitantes, como si el niño ya fuese un caballero granadino en estampa viril

Otro día, bajo el sol luminoso de Andalucía, el pequeño transpuso gateando la reja que daba hacia el patio interior, atraído por su claridad. Fátima asustada corrió tras su hijo. La luz que emanaba del patio arrebató las dos figuras ¡y se iluminaron los ojos morunos del pequeñuelo, agitado pero sonriente, recortándose en el marco rosado de las vestiduras translúcidas de su madre! Ella recogió la gasa que la contorneaba y la luz que penetraba por el ventanal en arco, fue dibujando todas las formas de su cuerpo. Juntos entraron en la frondosidad del patio, donde el agua de la fuente describía un mundo de saetas que fundíanse con el aire, como múltiples cristales esparcidos en su derredor. Precipitado sobre ellos en un impulso súbito, Omar vióse de improviso húmedo y frío, profiriendo en lastimero llanto. Un rizo goteábale sobre la frente y su madre comenzó a secarlo, con la gasa transparente de su túnica. El niño se tomaría con fuerza sus largos cabellos ensortijados, mirándola con fijeza.

A lo largo de su vida errabunda y agitada, de gran aventurero, recordaría siempre aquellos ojos obscuros, sombreados y penetrantes, con los cuales la morisca le fuera mostrando los colores, los perfumes, los ornatos, las alegrías de una vida que habría de extinguirse para él, al entrar en su séptimo cumpleaños.
……………………………

El sol declinó en aquella tarde de Granada, cuya inclemencia de fuego pareciera continuarse con la noche, a pesar del descenso de calor que llegaba suavemente con la brisa nocturna desde la Sierra Nevada. Sobre ese escenario andalusí nutrido por vertientes naturales, que emanan de las rocas donde se levanta la Alhambra, el niño Omar fue transcurriendo sus primeros siete años de vida, bajo los cuidados minuciosos de la mora granadina.

¡Y fue entonces! … cuando de la tutela materna debía pasar a la paterna, que el horizonte de su existir cambiaría totalmente. Pero no iba a ser en sí misma la lejanía de ella, aislada en el harén entre tules y danzas orientales, la razón principal de este cambio. Sino el doloroso devenir mismo que le aguardaba, y que lo arrastraría para siempre del lugar donde había nacido.

Omar había pasado recién su séptimo cumpleaños, cuando su casa se vio arrasada por las tormentas del último combate en la ciudad de Ronda...Y Granada, la capital del reino nazarí, capitulaba en enero de 1492, entregando la Alhambra. …¡GRANADA!

………………………

En los años que siguieron el niño aprendió a errar solo por las calles, con sus vericuetos intrincados y sus largas escaleras en pendientes misteriosas. Recorría una y otra vez ese blanco Albaicín ahora aletargado, entre mezquitas de oro llenas de cruces nuevas y la gran sinagoga granadina erguida en el centro citadino, transformada de repente en catedral cristiana.

Aún oíase hablar el mozárabe entre la puerta de Elvira y la de Vivarrambla. Y el niño recorría ese espacio a pie (donde antaño cabalgaba el rey moro en su blanco rocín adornado de turquesas) pero con un oculto deseo de fuga hacia las costas, donde Simbad lo esperaría para transportarlo hacia los mares, en su nave encantada.
Su educación paterna fue el tumulto de la época, y de la materna comenzó a olvidarse. Mientras que la mirada de Fátima, aquella mora antaño envuelta en gasas que lo cuidara con ternura oriental en sus primeros años, se extinguió en una noche sombría como ella...

¡Roja de hoguera y negra de Inquisición!

Una mano piadosa retiró al niño de aquel lúgubre lugar, donde encapuchados quemaban a su madre, para llevarlo hasta un convento. De allí salió ya muchacho con un nombre distinto : JUAN … Y fue él uno de los tantos "Juanes" que partieron veinte años después de los puertos españoles rumbo a las Indias lejanas y misteriosas, las Indias que prometían olvido...
Olvido… Riquezas... Gloria.

¡Y una Nueva Aurora!

……………………………………

¿Llegó el olvido? ¿Llegó la Nueva Aurora? ¿Llegó en verdad? … Se preguntaría a sí mismo más adelante, Juan el Valiente, Juan el conquistador de Indias cuando a su lado una Virgen del Sol le pidiera como pago por su amor, el precio de una vida : la de su hermano, un noble incaico. Un Orejón. Pero la brillante y filosa espada de Juan no supo escucharla. Y brilló aún más en esa noche del incaísmo, tiñéndose de más guerra y de más sangre...

¡Y sangre corrió por las tierras del Inca!

¡Sangre!... por el río Amazonas o Marañón surcado de orilla a orilla. ¡Sangre!... ¡Sangre cuando cayó la cabeza altiva de Gonzalo Pizarro! Sangre en el Cuzco, en la búsqueda incesante de la Ciudad de los Césares, del País de la Sal, del País de las Amazonas… Sangre de años por las tierras sudamericanas, tierra de los hijos solares, la raza vencida. Mientras los obscuros cabellos de Juan, fueron perdiendo su color, hasta encanecerse. Y empalideciéndose el brillo de sus ojos moros, de tal manera que muy lejanamente podía verse a través de ellos al niño Omar, aquel niño que naciera junto a los arcos de la Alhambra.
…………………….
Era en el atardecer de una vida, cuando en el atardecer de un día, el conquistador de Indias contemplaba a su hijo mestizo, muy altivo y hermoso, montado en su caballo.

—La he encontrado, padre. Quise encontrarla y conocerla ¡Tengo derechos!— le dijo el joven

—No te niego tus derechos, hijo ¿Quién tiene y quién no tiene derechos?— expresóle el padre

—Tiene derechos el que no tiene culpas— respondióle éste.

—¿Y quién tiene las culpas? …Yo... el conquistador, por cierto.

—Padre... soy tu hijo… No te juzgo, te amo.

— ¡Culpas! ¿Y quién no las tiene? ..Ella... la Virgen del Sol. La virgen sagrada de un pueblo, conquistada y violada.

—Padre... no vengo a juzgarte.

—¿Y quién tampoco tiene culpas?... La mora que se extinguió toda quemada, bajo las miradas de su niño, en una noche de Granada.

—Padre...

— Escúchame ahora, hijo ¿De quién es la culpa de toda esta sangre? De toda la que ha corrido por este imperio y por estas Indias promisorias.

—Padre, yo no juzgo a nadie ¡soy un súbdito del Virreinato del Perú y feliz de pertenecer a él!... Pero quise conocer a mi madre.

—Sangre, sí, sangre... ¿Quiénes la derramaron? Nosotros los conquistadores— continuó el padre

—Padre... yo no te juzgo, pero conocí al fin a mi madre.

—¿Y quiénes somos los conquistadores? ¿Qué somos hoy y qué hacemos aquí? ¿Y qué ha sido del reino de Granada donde yo nací?

—Padre... llevo tu sangre.

—Hijo, escúchame, hasta ahora nunca hemos hablado íntimamente. Mira : tú has nacido en un mundo en construcción. Yo había nacido en un mundo construido.

—Padre... construiremos aquí uno nuevo, lo estamos haciendo día a día y nacerán de él muchas naciones.

—El mío ya estaba construido. Eso creí en mi infancia y cuando hube de salir de ella, cuando debí recibir el mensaje paterno, mi mundo ya no existía.

—Pero ahora existe éste, padre.

—Aquélla, sí era mi patria... Y ya no la tengo más.

—Padre... ahora tienes ésta, con todo su devenir.

— Déjame contarte, es importante para mí. Necesito que me escuches. Nací en el reino nazarita de Granada, era hermoso, lujoso, poético… y ya no te lo puedo describir, quedó demasiado atrás para mí. Luego vi su destrucción, minuciosa, extrema … ¡Como yo después destruí al Inca! Incluso sin darme cuenta de ello, era un simple soldado que buscaba escapar de mi duelo siguiendo a Simbad.

—Olvídalo padre, nada de eso conocí … Pero quería conocer a mi madre.

—Conquisté para un rey que no era el de Granada, para una cruz que no era del Profeta, con un nombre de bautismo que no me lo dio mi madre mora.

—Padre... también yo, el hijo de una Ñusta, una princesa inca, una antigua servidora de Inti, una virgen solar, estoy ahora bautizado.

— Hijo …¿Quién fui ayer? ¿Quién soy hoy? ¿Dónde está el olvido y la nueva aurora?

Un silencio se expandió sobre las últimas hojas del verano. Padre e hijo mirábanse condolidos, pero ambos seguros de sí..

—¡Aquí está!- señaló el hijo de improviso

Y la antigua servidora del Sol, aún altiva, apareció frente a él saliendo de entre los árboles. Eran blancos los cabellos de los dos, blancos como el porqué que los envolvía. Pero eran negros los del hijo mestizo. Y brillantes como la cruz de estrellas que extendíase hacia los caminos del sur, rumbo al Tucumanao, adonde el hijo dirigía ahora su caballo.

¡El, era el Olvido y la Nueva Aurora!

...........................................
Alejandra Correas Vázquez
...........................................



Subido por Alejandra Correas Vázquez
Comentarios - Escribí tu comentario
14/12/09 | 00:56: monica aramendi dice:
Me parece un buen tema para darle otra vuelta. Economizar el lenguaje, quitarle arcaísmos y todo aquello que se cuenta y no hace a lo que realmente se quiere contar por cuanto eso distrae. Por momentos pienso que opdria hcerse un cuento histórico y en otros sacar los datos ciertos y convertir todo en pura ficción. El dialogo es muy extenso. Se puede aprovecha para trabajarlo ya que el tema es bueno.

Radio La Quebrada Radio de Tango Indexarte Escribirte OccidentesEscuchanos
Noticias | Efemérides | Novedades | Ventas | Biografias | Textos | Audio | Recomendados | Entrevistas | Informes | Agenda | Concursos | Editoriales | Lugares | Actividades | Blogs | Foros | TiendaFundación | Letras de Tango I | Letras de Tango II | Contacto | Boletín
© 2006-2017- www.escribirte.com | Todos los derechos reservados   | Diseño Web | Canales RSSRSS