Ir a la página de inicio de Escribirte
Portada | Biblioteca | Blogs | Foros | Tienda | Suscripción | Contacto | Especiales | Difusión cultural | Canales RSS RSS
Autores Obras Textos Entrevistas Informes Audioteca
 Buscar en el sitio   
| Miércoles 28 de junio de 2017
Escuchá Radio De Tango
Escribí un comentario Enviá este artículo Votá este artículo
Texto al 100% Aumentar texto
''Otra vuelta de tuerca'' ''Silvia'' como enigma y Gólem de palabras Informes RSS Informes

''Otra vuelta de tuerca'' ''Silvia'' como enigma y Gólem de palabras



Por Lilia Dapaz Strout

En una entrevista, al hablar de su relación con lo lúdico, Cortázar expresa: “...El juego, como lo juegan los niños o como trato de jugarlo yo como escritor, corresponde a un arquetipo, viene desde muy adentro, del inconsciente colectivo, de la memoria de la especie. Yo creo que el juego es la forma desacralizada de todo lo que para la humanidad esencial son ceremonias sagradas.” (1) SILVIA (2) oculta un episodio de la memoria colectiva: el rescate del abismo de la Kore, la doncella prisionera del Hades. Comparte la simbología asociada con el bosque y la fertilidad y el nombre evoca a la mítica virgen vestal (violada por Marte) Rhea Silvia, la Reina Silvia, diosa menor del bosque, madre de Rómulo y Remo, los mellizos amamantados por una loba.

Hombre solo, Fernando, protagonista y narrador, no sabe cómo contar algo de lo que no está seguro de si ocurrió. Algo que “me obliga a escribir lo que escribo con una absurda esperanza de conjuro, de dulce gólem de palabras.” (3) Como a un gólem, Fernando, doble del autor, da vida a Silvia, cuya invisibilidad emerge en un asado entre amigos. El cuento se vincula con el proceso de la elaboración del texto que es creación literaria y testimonio del renacimiento del autor/narrador/personaje, que experimenta, con la tarea de escribir, una iniciación a un estado más alto de conciencia. La confusión de lo que desea transmitir se expresa con palabras como humo, sombra, niebla, absurdo, pesadilla, fantasma, esfumándose y términos de incertidumbre y vaguedad. Empieza con una situación a la vez simbólica y real, una comida entre amigos alrededor de una mesa redonda, una celebración. El ambiente es un patio rodeado de árboles en medio de la noche y de la naturaleza. El nombre de alguien, presente pero invisible, es arrojado al espacio familiar. Silvia se repite en el campo de los niños pero se escamotea su aparición, como si fuera algo disociado y elusivo que desea contacto con el mundo de los mayores. Embrujado y fascinado por esa presencia fragmentada que creyó ver, Fernando, un intelectual destacado, insiste en la caza de esa imagen huidiza. Intrusa inasible y apenas vislumbrada en medio del fuego del asado y la oscuridad, será la obsesión que lo moverá a resolver el enigma de su furtiva aparición. Empieza para él un pasaje que cambiará su modo de ser. Se embarca en un viaje que lo enfrentará con los fantasmas y monstruos en su interior. La iniciación se continuará en un asado en su propia casa, también en el Luberon, zona mágica de la Provenza.

Hay un testimonio del primer asado al que fue invitado el profesor de la Universidad de Poitiers, Alain Sicard, en el cuento Jean Borel, que asistió con su mujer, Liliane y Renaud, su hijo de dos años, del que se ocupaba Silvia, quien cuidaba a los otros niños. Según Sicard, al día siguiente se encontró con Cortázar, quien le entregó unas cuartillas: SILVIA. ( 4 ) Lo que significa que el asado en lo de Fernando, que culmina con la visión de Silvia, dormida en su cuarto, nunca ocurrió y fue sólo imaginado por el confundido narrador aunque un detalle sugiere la casa de Cortázar en Saignon: el cuadro de un amigo en una pared de la sala. El nombre del pintor es clave que señala el éxito de la búsqueda: JULIO SILVA.

Fernando flota entre dos mundos, es soltero, vive solo. Los intelectuales lo admiran y por su reputación, Borel quiso conocerlo - motivo del asado - para invitarlo a su universidad, invitación que no aceptó, según él por culpa de Silvia. En la conversación revela un gran conocimiento de la música, el arte y la literatura del momento y una capacidad de comunicación a nivel intelectual. Sin embargo, dice de sí mismo que es mal educado y por eso no se acercan a él. Esa auto-evaluación sugiere una falla en su capacidad de relacionarse con el “Otro” por el lado de los afectos. Deberá ser iniciado y será “Gracielita, la gacelita, la sabelotodo” (5) la guía para educar e iniciar a este “sonso,” “bobo,” “tonto” “loco” como repetidamente lo llama. Ella siente que necesita explicarle sobre temas de sentido común, como que Renaud se hace caca en sus bombachas porque sólo tiene dos añitos. Ella lo ilustra sobre los secretos de la tribu, esa sociedad paralela creada por los hijos de los amigos. Han establecido su propio campo de juego, se han separado del mundo de los adultos y han retrocedido al tiempo primigenio de los aborígenes primitivos de América, ya en su versión sioux, charrúa o tehuelche, con alguna nota de galorromano. Le informa sobre la situación que se vive en el territorio sioux. Álvaro es Bisonte Invencible y tiene a Lolita, su hermana, prisionera. Lolita es su amiga y ella debe salvarla. Renaud salta de un bando al otro porque es muy chico, sólo tiene dos años, repite. En el juego, ella es “la reina del bosque.” Es un verdadero diablo y funciona a la vez como hermeneuta y psicopompo en la iniciación de Fernando. (6)

Como en comidas anteriores, se pone en marcha la massa confusa de la batahola de platos y tenedores, el campo de batalla de los indios, los canteros de flores pisoteados y la disminución de la conciencia por el consumo - quizá en exceso - de bebidas alcohólicas. La noche, la oscuridad, las sombras, las caídas de los niños, las heridas, las vendas, el tajo en el pie de Álvaro (la mutilación ritual), la sangre, las bolas de barro, los excrementos del bebé y la necesidad de hacer pis de Gracielita, entre otros detalles no tan simbólicos, todo alude al mundo de abajo, el de la realidad de todos los días, pero apunta a un descenso a la materia, una versión cotidiana del caos primigenio, del Hades, desde donde surge el nombre de Silvia como una aparición, visible sólo para Fernando, el artista visionario que ve lo que otros no ven. Una amiga invisible inventada por los niños, cuya realidad defienden y los adultos aceptan como fantasía y locura que los tiene hartos. Y Fernando, “la víctima nata" cae en la red.

Hechizado e hipnotizado deja “el timón” del segundo asado imaginario en manos de Raúl, para embarcarse en el viaje que tiene mil caras: viaje nocturno por el mar, Jonás en el vientre de la ballena, descenso al Hades o a la inconsciencia, a la parte desconocida de su ser, para sufrir la iniciación del héroe enfrentado con el dragón. Un rito de pasaje que en la psicología profunda de Jung es el proceso de individuación, la unión consciente/inconsciente, luego del descenso a la matriz para renacer. Es también un opus alquímico, un ludus puerorum, juego de niños que culmina con la visión del tesoro difícil de alcanzar en su propio cuarto: la peligrosa virgen de los cabellos de oro.

Fernando, un héroe cultural, no mata al dragón, sugerido en el pelo, “medusa de oro.” Convierte su experiencia en arte: el cuento que leemos. Recolectado en estado de ensoñación, SILVIA describe el instante en que el poeta/artista/alquimista es poseído por la inspiración y la creación, la theia mania, la locura divina, entusiasmo o delirio (del que habla Platón en el FEDRO), a partir de algo que se levanta dentro de sí, fuente de belleza y verdad para el artista. Jung llama “ánima” (7) al arquetipo de la vida, porque anima al hombre a lograr metas a pesar de su tendencia a no hacer nada. Narrado con espíritu lúdico, no transmite angustia ante el enigma de Silvia, la escurridiza, siempre detrás de Renaud, nombre francés que incluye a regis, rey, en Reinaldo y significa zorro. Expuesto a un gran peligro, la locura que le auguran los adultos, el desmembramiento órfico/dionisíaco, se deja llevar por la sabiduría de los niños. Dividido, será a la vez el héroe y el dragón, que debe vencerse a sí mismo para unir los fragmentos y lograr su identidad.

SILVIA revela el estado de ánimo del héroe, el enigma que emana desde su propio ser, como un espíritu que lo atrae como un magneto. No es un cuento de terror, la atmósfera es de incertidumbre y misterio. ¿Perturba? Sí, a Fernando, doble del autor que vuelve a dos de sus obsesiones: una, la pareja hermano/hermana, variante rejuvenecida de la figura materna, y al tema del incesto, el descenso a la matriz para la expansión de la conciencia y renacer. El lector acepta la aparición como natural, no ve en ella a un fantasma, sino la expresión del impredecible deseo que lo atrapa en el juego creado por los niños, para quienes Silvia es real. Hasta los mayores participan, aún con su negación. El lector se siente estimulado con la atmósfera del cuento, que transmite la
perplejidad del héroe ante la aparición numinosa de la joven dormida en su cuarto, un motivo repetido en los cuentos maravillosos, donde la doncella embrujada espera la llegada del príncipe que la despierte de su sueño o pesadilla y la libere del dragón que la posee.

SILVIA combina lo cotidiano y personal con elementos transpersonales del inconsciente colectivo, típico de la literatura visionaria. Para saber cómo es Silvia, de quien no se dice mucho, excepto el color de su pelo dorado y pechos y muslos seductores, debemos mirar a las otras niñas y a los que creen en ella, porque: “Silvia son los cuatro.” Sabemos qué es lo que hace Silvia. Empleada para cuidar a Renaud, es el ángel maternal y tutelar de todos, pero viene cuando quiere, cuando alguien la necesita. Ese alguien incluye a Fernando, que también la ve. Y a partir de entonces para él “es sobre todo Silvia” (8).

El contacto con los niños activa esta imagen dormida dentro de sí por represión o carencia. Es una iniciatrix divina, una aparición que le señala lo que hay de único dentro de sí, su lado secreto, el oro, el tesoro escondido en lo más íntimo, en medio de la sombra. Reclama su atención para salir de la oscuridad. Es un heraldo del sí mismo o centro del alma, la piedra en la alquimia. Compara a Silvia con una estatua y existen unos minerales, silvina, silvita y silvinitas llamados así en honor a la Reina Silvia, lo que muestra la intuición del autor en la tarea de nombrar a los personajes. La aparición de la hermana interior, secuestrada, la soror mystica, emerge asociada desde el comienzo con el oro, el árbol y el fuego, como una llama, como un llamado a la aventura para embarcarlo en su liberación, la de él y la de ella. El tema de la hermana secuestrada ocurre en el campo sioux donde Álvaro tiene a la suya, prisionera. Clave entre los cuatro, Álvaro, a quien su madre llama mitómano, tiene un diálogo con Fernando durante el juego del barrilete. Allí aparece Lolita (9). Ha salido de la prisión de Bisonte, doble de Álvaro, un buen augurio, pero todavía éste muestra su machismo al rechazar y criticar la participación de Lolita en el juego, asunto de hombres al parecer. El incidente sirve para hacer una alianza entre él y Fernando, el nuevo Cara Pálida, quien aprovecha para preguntarle por Silvia y sólo conseguir evasivas, porque las respuestas no deben venir de otros, y nadie puede ayudarlo. El juego del barrilete involucra imágenes de elevación con el manejo adecuado de los hilos, un control necesario para evitar el enredo con las ramas de los árboles. El juego posee un efecto mágico para ayudar el ascenso de la Kore desde la materia y alejar los espíritus malignos. Imágenes de elevación aparecieron en las plumas que coronan las frentes de los sioux (10). En francés volantín o barrilete se dice cerf-volant. Cortázar, traductor en varios idiomas, poseía una capacidad de asociación y de juegos de palabras que se producían de manera inconsciente. (11)

¿Quién es el ciervo que se quiere remontar con un buen manejo de los hilos? Al hablar de las niñas, notamos que el texto se construye con la técnica del montaje usado en el cine y la fotografía. El montaje y las interrelaciones y conexiones entre ellas, permite ir de lo conocido para revelar lo desconocido y ayuda a descifrar al personaje invisible, Silvia. Gracielita, la más conspicua, luce una inocencia infantil mezclada con una capacidad secreta de seducción y sabiduría que la hace un personaje mercurial. Es un doble de Silvia en esa trilogía que forma con Lolita. La identificación ocurre cuando dice que ella es “ la reina del bosque,” rango que tiene Silvia por derivarse de Rhea Silvia. Gracielita también lo es, por gacela, considerada “la reina del bosque.” Cuando Fernando juega con las palabras y hace de Gracielita una gacelita, la transformación del nombre propio en común y diminutivo, reduce su tamaño, y sugiere que representa realidades interiores que el ojo no puede ver. Son diminutivos imaginarios e introduce un símbolo muy rico asociado no sólo con la caza: el ciervo famoso por su gracia. (12 ) La gacela o ciervo es mensajero de las hadas en el folklore y en los sueños, del inconsciente. Es el psicopompo para los celtas, el rol de guía de Gracielita/Silvia para Fernando.

La caza de Fernando de Silvia es la inversión de la caza de Silvia del zorro, Renaud el niño divino, otro entre los cuatro fragmentos que forman parte de Silvia. En este juego de dobles, Renaud es el centro del alma de Fernando, el sí mismo, el REY. En medio de la ceremonia del barrilete y al ver la alianza entre Fernando y Álvaro, Gracielita, con la argucia de que necesita hacer pis y simulando que no conoce el camino al baño, pide a Fernando que la lleve, de donde bajará con la ayuda de Silvia. Y allí en una escena mágica, antes de entrar al baño y cerrar la puerta con el pestillo, le señala a Silvia, dormida en su cuarto. El montaje de escenas ofrece una situación a la vez bella y escalofriante, una inmersión peligrosa en el inconsciente colectivo que empieza a cegarlo, a tragarse la poca luz de la conciencia que le quedaba, enfrentado con el peligro de la serpiente/ dragón del cabello de medusa de Silvia que le quita el habla. Y sólo puede musitar “Silvia, Silvia...” Al dragón no hay que molestarlo cuando duerme, sino sobrepasarlo con astucia, (Von Franz, Individuation in Fairytales, p.46). La ayuda viene sincrónicamente. Y es la sabiduría del inconsciente, la voz de Gracielita, que grita: ¡Silvia, Silvia vení a buscarme! Y se rompe el maleficio: el tesoro oculto se aparta del dragón. “Pasó a mi lado sin mirarme” confiesa Fernando. Ha liberado a la prisionera aunque no ha matado al dragón ni la mirada de la medusa lo ha petrificado. Cuando desciende ve a Gracielita que baja y a Liliane que sube al baño con Renaud en los brazos, que ha sufrido “el porrazo de las siete y media.” “Ayudé a consolar y a curar” dice, sin tomar conciencia del cambio y usarán... mercurocromo. Silvia no está, se ha esfumado.

El descenso de Gracielita, su compañera en el proceso, que resuelve enigmas y enseña sabiduría, el verdadero basilisco del cuento que con su mirada ha infectado a Fernando para exponerlo a la experiencia interior de Silvia, es muy importante. Ahora ascienden Liliane y Renaud. Asociada la primera por su nombre con el lirio, sugiere: 1) el inicio de la primavera cuyas primeras flores son los lirios del valle; 2) la renovación del iniciado, su rejuvenecimiento y renacimiento; 3) la recuperación de la pureza del alma, por la desaparición de la mancha que la oscurecía, la serpiente/dragón. Renaud, esconde al Rey, es el lapis, la unión de los opuestos, la piedra filosofal, el centro místico del alma. Como si acabara de nacer, lo curarán con mercurocromo que se usaba para sanar el ombligo del recién nacido, hasta que cicatrizara. Es el niño divino de la alquimia. ( 13 )

Fernando convertirá la experiencia en arte: el conjuro que es el cuento. Como un gólem, Silvia, cervus o servus fugitivus, ha respondido a la voz de su creador/a, su amo. La estratagema de Gracielita de la necesidad de orinar e ir al baño demuestra una vez más que al oro/Mercurio que volvía loco a los alquimistas ¡se lo encuentra en la letrina! ( 14 ).

El cuento, un rompecabezas, termina con una adivinanza cuya solución es la luna. Una de sus caras, Artemisa/Diana, la desmembradora, que tiene de acompañante al ciervo, ha recibido la ayuda de la gacelita, para iniciar a Fernando y liberar a su soror mystica, Silvia, de la prisión: su propio cuarto, su alma ( 15 ).

Notas

1) En Saúl Yurkievich, A través de la trama (Barcelona: Muchnik Editores, 1984), p. 117.

2) Julio Cortázar, Último Round (México: Siglo XXI, 1969), pp.81-92.

3) Gólem es una palabra hebrea para el hombre sin forma, la tierra amorfa o hyle de la cual Adán fue hecho antes de que el alma le fuera infundida. No puede hablar porque fue creado por el hombre, no por Dios. No tiene género, ni alma, ni inclinaciones buenas ni malas. Es un sirviente místico mudo, pasivo y protector que sigue las órdenes de su amo a quien sirve. Los que dicen que han creado gólems se consideran los más justos, santos y espirituales y poseedores de una capacidad creadora semejante (no idéntica) a la de Dios. El gólem ha sido interpretado como símbolo del alma. Véase Gershon Sholem, On the Kabbalah and its Symbolism (New York: Schoken Books, 1996), pp.161, 198, 204. El gólem equivale al homúnculo de Paracelso, que como el oro es equivalente al self o sí mismo. Sobre el homunculus hermafrodita, Mercurio, el inconsciente con todas sus apariciones, véase Carl G. Jung, Mysterium Coniunctionis, An Inquiry into the Separation and Synthesis of Psychic Opposites in Alchemy (Princeton UP: Princeton, 1977), p.491 and Carl G. Jung, Aion. Researches into the Phenomenology of the Self (Princeton UP: Princeton, 1979), pp.232, 246.

4) Beatriz Berger, “Cortázar, mago de la palabra en: “Revista de Libros” de EL MERCURIO de Santiago de Chile, 13 de febrero de 2004. En la entrevista con Berger, Sicard cuenta que asistió con sus hijos pequeños al cuidado de una jovencita muy guapa. “Tras la fogata, Cortázar veía pasar su silueta que le parecía probablemente maravillosa pero no sabía quién era.” Cuando se volvieron a ver al día siguiente, ya había escrito el cuento inspirado en esta situación.

5) Gracielita, asociado con Gracia, es el agente de la redención de Silvia, de la que forma parte en ese cuaternio con Lolita, Álvaro y Renaud. La cuaternidad del concepto del alma y el conflicto entre el 3 y el 4 de El Timeo de Platón se halla implícito en el cuento. Aunque Gracielita, Lolita y Silvia parecen entidades separadas, son variantes de un mismo arquetipo: la virgen, la doncella. Es la femme/enfant, la mujer niña de los surrealistas. Gracielita es intercesora entre Silvia y Fernando. Actúa como su ayudante, como un hada madrina. Es el personaje más complejo y activo. Desde que Fernando aparece, lo toma del cuello con sus manos llenas de barro y no lo larga hasta que le señala la presencia de Silvia. Al seguirla, Fernando empieza una nueva fase, se aparta de los intelectuales. Por el gacelita, asociada con el ciervo, se vincula a la luna, en la faz de Artemisa, la desmembradora. La luna se menciona al final como solución de una adivinanza. Como las hadas, maneja hilos y le regala el mantel en punto cruz al final de la empresa a Fernando. La cruz es un símbolo de unión. Antes le había dado un pensamiento, gesto de amistad que combina afectos y el pensar y que sintetiza el resultado del proceso. Fernando está listo para la etapa final al confesar que ha visto a Silvia.

6) Desempeña el rol de psicopompo, “guía del alma” y de hermeneuta porque le explica cosas. Viene de Hermes, el Mercurio, que cuando se escapaba, volvía loco a los alquimistas y había que empezar de nuevo la obra. Gracielita tiene una misión y no puede revelar cómo lo va a hacer. Mercurio es una cuaternidad. Cirlot J. E., Dictionary of Symbols (New York: Philosophical Library, 1962) pp. 256-9. Gracielita coopera con Fernando para restaurar su alma dividida y recuperar los sentimientos. Es la cara externa de Silvia oculta en la sombra. Se describe el proceso de una manera muy agradable. Edward F. Edinger Anatomy of the Psyche. Alchemical Symbolism in Psychotherapy (Illinois: Open Court, 1994), p.48.

7) El ánima aparece al principio asociada con la imagen de la madre, luego pasa a una mujer desconocida a la vez deseada y temida. Representa los componentes femeninos de la personalidad del varón y la imagen que él tiene de la naturaleza en general. Es decir, el arquetipo de lo femenino, asociado con la fertilidad y la vida. Véase Emma Jung, Animus and Anima (Texas: Spring Publications, 1981) passim. Emma Jung expresa que en la tradición celta el otro mundo, no se presenta como el mundo de los muertos, terrible y asustador, sino con un carácter jovial, sin lágrimas ni sufrimientos expresos (p.71). Silvia es más un pícaro duendecillo que un diablo, no produce miedo, y su intermediaria, Gracielita, es deliciosa. En Cirlot, obra citada, la asociación del ánima con la luna puede traer significados negativos, destructivos y fatales. Véase Cirlot, obra citada, mother, 207-208.

8) Cuando el texto dice al comienzo de la recolección: "es sobre todo Silvia (SILVIA p.81), "todo" describe un momento muy riesgoso, de peligro de extinción de la luz de la conciencia, la posibilidad de ser absorbido por el inconsciente.

9) Lolita (la prisionera de Bisonte Invencible, un monstruo, animal totémico, doble de Álvaro) su nombre viene de Dolores, una de las advocaciones de la Virgen María, la Virgen de los Dolores, que alude a su condición de Dolorosa, expresa el sufrimiento de la doncella cautiva, el alma. El diminutivo también se conecta con un famoso personaje, la pre-adolescente de la novela del mismo nombre, LOLITA de Vladimir Nabokok, publicada en Francia en 1955, que cuenta la historia de un hombre mayor, Humbert, que se enamora locamente de una niña de 12. Para hacer un análisis exhaustivo del texto, debemos considerar los nombres de los personajes, porque la esencia de una persona está en el nombre. El autor les da mucha importancia, porque cada uno cualifica al personaje y sugiere un tema. Los epítetos, los sobrenombres, los juegos de palabras esconden una verdad que contribuye a delinear a cada participante y en especial a Fernando (“seguro y valiente en la paz”) a quien califican, y es el candidato a la iniciación en la que todos participan. Una vez realizada la iniciación, ocurre la separación, el alejamiento de todos, excepto Gracielita, que resume en su totalidad el principio femenino recuperado, con toda su capacidad de creatividad y sentimientos, verdadera hada que hasta sabe manejar los hilos (como Álvaro los del barrilete). Por eso le regala el mantel hecho por sí misma, en punto cruz que, asociada con el 4 es el símbolo de renacimiento y felicidad a los que se agregan todos los significados de la mesa. El proceso que empezó con una comida en una mesa redonda termina con una alusión a la cruz y se insinúa la cuadratura del círculo. Los nombres son importantes porque proveen cualidades implícitas con un sólo golpe de magia. Hay un verdadero zoológico y varios se relacionan con animales: Raúl con el lobo por derivar de Rodolfo, y Renaud con el zorro, ambos animales iniciadores y el primero desmembrador, aunque asociado con la luz. Gracielita, la gacelita, con la gacela y el ciervo. Todos de un poderoso simbolismo. Liliane (que contrató a Silvia como niñera) la madre de Renaud (el rey y zorro) asociada con el lirio, alude a la pureza del alma que se ha librado de la sombra que la oscurecía, por eso actúa al final junto al simbólico Niño, Renaud, subiendo las escaleras rumbo al baño. Hemos usado Gutierre Tibon, Diccionario de nombres propios (México: Uteha, 1956), passim. Queda pendiente el simbolismo de los números y de los colores, en los que no nos podemos detener aquí.

10) Las plumas corresponden al elemento aire y al viento y comparten significados con los pájaros. Se asocian con la altura, la elevación, la ligereza, lo liviano, el vuelo, el espíritu y la inspiración. La pluma de escribir, con la palabra, el Verbo. Relacionadas con el simbolismo lunar y los rituales de ascensión, representan entidades de carácter intuitivo e invisibles, el pensamiento y las fantasías. En algunas tribus sudamericanas "pluma" se agrega para describir algo que no es una realidad física, sino psíquica, que no existe en la realidad externa. Marie Louise von Franz, Interpretation of Fairytales (Texas: Spring, 1978), 48-9. Ha comenzado una nueva etapa del proceso: el ascenso desde la nekya inicial del descenso al mundo de abajo. Las plumas se vinculan con el poder y la corona de los reyes y del Papa. Jean Chevalier y Alain Gheerbrant, Dictionnaire des Simboles Mythes, Reves, Coutumes, Gestes, Formes, Figures, Couleurs, Nombres (Paris: Seghers, 1974), vol. 3, 33.

11) El juego del barrilete, como el de la rayuela, tiene desde antiguo un valor ritual. Elevar barriletes era una ceremonia para ahuyentar los espíritus malignos. Chevalier-Gheerbrant, Ibid. vol. 1, 313. Con este rito se contribuye a la liberación de la Kore de la materia, de la prisión del inconsciente, levantándola hacia la conciencia. Véase James George Frazer, La rama dorada: magia y religión (México, FCE, 1982), 33-74.

12) Por el juego de palabras, Gracielita se convierte en gacelita y asume todas las características de este grácil y ágil animal, famoso por su ligereza, asociado con el aire y el viento. Corre mucho y nadie la puede alcanzar. Representa la sensibilidad juvenil y juguetona, la belleza, sobre todo por sus ojos. Se le atribuye una agudeza visual fuera de lo común y algunos la consideran símbolo del alma. Se asocia con el árbol de la vida por el parecido de su cornamenta con las ramas y conoce el secreto de la auto-regeneración. Se la asocia con la sabiduría y el ascetismo. La gacela o ciervo simboliza un factor inconsciente que muestra el camino a un evento crucial ya sea el rejuvenecimiento (cambio de la personalidad) o el viaje hacia el más allá o aún la muerte. Al igual que Mercurio, el ciervo comparte el símbolo de la luz y los del mandala (el círculo y la cruz). Marie Louise von Franz, Interpretation, 87. Su aspecto negativo aflora cuando el consciente tiene una actitud desfavorable hacia él. Artemisa, la famosa cazadora, una de las tres formas de la luna, a menudo se transforma en ciervo, es decir que el cazador y lo cazado, son idénticos. Artemisa destruye al que se le acerca mucho. James Hillman, Re-Visioning Psychology (New York: Harper, 1977), 108. Es una diosa muy negativa con los que no le rinden homenaje o servicio. Con ella se asocia el mito de Acteón despedazado por los perros que la acompañan.

13) En un cuento en el que se regresa al mundo de la infancia para embarcarse en un “juego de niños “ como llamaban los alquimistas a su difícil labor, no sorprende que el centro del alma, el self, esté representado por un niño eterno aunque se diga que tiene dos años. El dos no funciona como número y pasa a significar “lo otro”, la “otredad ” según Von Franz (Individuation in Fairy Tales), p. 26. El niño es el símbolo más poderoso del sí mismo porque es el producto de la unión de lo masculino y lo femenino, la unión de los opuestos, lo consciente y lo inconsciente, la coincidencia de los opuestos. Es la meta del opus. Es símbolo del Rey , y lo oculta, como astuto zorro, en su nombre, Renaud. El niño expresa el ansia de la regeneración de la personalidad (el rejuvenecimiento) y es una prueba de un arquetipo que vive en el fondo del alma humana. Pero al desván onírico, según Bachelard (Poética del espacio, pp. 4-37), “siempre se sube.” Y la pareja de Liliana (lirio, atributo de la dignidad del rey que es el niño) madre y Fernando (el iniciado) rodean al “niño divino“, en la cercanía del baño al que se asciende por las escaleras. Renaud apareció cargando desde el principio sus bombachas sucias. Y allí está la paradoja a la que nos referiremos en la nota 14.

14) C. G. Jung, en Simbología del espíritu ( México: FCE, 1962 ) p.93, expresa que los textos alquímicos recuerdan que Mercurio “ in sterquiliniis invenitur ” y que lo más bajo del Mercurio debe entenderse como símbolo de lo más elevado y lo más elevado como símbolo de lo más bajo. Principio y fin se dan la mano. En Cirlot, bajo “excrementos” ( pp. 94-95 ) leemos que lo más despreciable se asocia con lo más valioso, motivo que aparece en las leyendas y cuentos folklóricos, de ahí la asociación de los excrementos con el oro. En la alquimia se partía de la zona más baja de lo real para llegar a la más alta. La escritura cortazariana quiere incorporar el cuerpo, lo suprimido, lo reprimido por eso alude a lo censurado, a los deshechos del cuerpo para una reconciliación del cuerpo con el alma. Al mudar el escenario al baño coincide con Virgilio, que en uno de sus Epigramas expresa: “Aurum in stercore quaero,” y con Paracelso, que consideraba al excremento como “el hilo de la vida.” SILVIA incluye, como Tomás Moro en Utopia las cuatro necesidades fundamentales del hombre: 1) la comida 2) la atracción sexual 3) la de orinar y 4) la de defecar.

15) El mito de Acteón transformado en ciervo por Diana o Artemisa y destruido por sus propios perros (el aspecto vengador de la diosa como luna nueva) parece haber sido la causa de llamar al lapis filosofal como cervus fugitivus (Jung, Mysterium coniunctionis, p. 159). El ciervo es símbolo de rejuvenecimiento. Hermes/Mercurio es un fuego invisible que obra en secreto. Es evasivo, se le llama también servus (sirviente). Es un contenido inconsciente que aparece cuando el intelecto debe ocuparse de una magnitud desconocida y le falta autocrítica. A esta sustancia se la llama también espíritus y anima. El ánima asociada con Mercurio representa el principio de eros y media entre la sombra y la conciencia. Dios tramposo y juguetón, Mercurio se mueve entre las cuatro partes fragmentadas para producir la luz del nuevo día.

Bibliografía

BACHELARD, Gaston. The poetics of Space. Boston: The Orion Press,196

Psicoanálisis del fuego . Madrid, Alianza, 1966.

BERGER, Beatriz. “Cortázar, mago de la palabra” en Revista de Libros de El Mercurio de Santiago de Chile, 13 de febrero 2004.

BIERDERMANN, H. Diccionario De Símbolos. Barcelona: Paidós, 1993.

CALLAN, Richard. “Cortázar’s story ‘Silvia’: The hero and the golden hoard” en Chasqui Revista de Literatura Latinoamericana. Vol. XX, número 2, noviembre 1991, pp.45-53.

CAMPBELL, Joseph. El héroe de las mil caras. Psicoanálisis del mito. México: Fondo de Cultura Económica, 1972.

CIRLOT, Eduardo. Dictionary of Symbols. New York: Philosophical Library, 1962.

CORTÁZAR, Julio. Último Round. México: Siglo XXI, 1969, pp. 81-92.

CHEVALIER-GHEERBRANDT. Diccionario de símbolos. Barcelona: Herder, 1991.

ELIADE, Mircea. Rites and Symbols of Initiation. The Mysteries of Birth and Rebirth. New York: Harper Torchbooks, 1958.

EDINGER, Edward F. Anatomy of the Psyche. Alchemical Symbolism in Psychotherapy. Illinois: Open Court, 1994.

FRAZER, Sir James G. The Golden Bough: A Study in Magic and Religion. New York: Macmillan Co., 1963.

GERSHON, Sholem. On the Kabbalah and its Symbolism. New York: Schokem Books, 1996.

JUNG, Emma. Animus and Anima. Texas: Spring Publications, 1981.

JUNG, C.G. Aion: Researches into the Phenomenology of the Self. Princeton: Princeton UP, 1959.

C. Kerényi. Essays on a Science of Mythology. The Myth of the Divine Child and the Mysteries of Eleusis. Princeton, UP, 1973

The Archetypes and the Collective Unconscious. Princeton: Princeton UP, 1969.

Mysterium Coniunctionis: An Inquiry into the Separation and Synthesis of Psychic Opposites in Alchemy. Princeton: Princeton UP, 1970.

Psychology and Alchemy. Princeton: Princeton UP, 1968.

Simbología del espíritu. México: Fondo de Cultura
Económica, 1962.

PIEPER, Joseph. Entusiasmo y delirio divino. Sobre el diálogo platónico “Fedro.” Madrid: Rialp, 1965.

VON FRANZ, Marie Louise. Individuation in Fairy Tales. New York: Spring Publications, 1977.

Interpretation of Fairytales. An Introduction to the Psychology of Fairy Tales. Texas: Spring Publications, 1978

Shadow and Evil in Fairytales. Zurich, Spring Publications, 1974.

YURKIEVICH, Saúl. A través de la trama. Barcelona: Muchnik Editores 1984.

Universidad de Puerto Rico
Mayagüez



Calificación:  Votar Aún no han votado este texto  -  Ingresá tu voto

Comentarios de nuestros lectores -  Escribí tu comentario
Aún no han escrito ningún comentario. Escribí el tuyo



Diseño web

Otros informes de Escribirte.com

"Día gris, hoy te aborrezco"
¿Por qué necesitamos entrenarnos como lectores eficientes? ¿Por qué necesitamos entrenarnos como lectores eficientes?
Palabra de poeta en Buenos Aires Palabra de poeta en Buenos Aires
Los factores no literarios y la literatura de ficción Los factores no literarios y la literatura de ficción
Yourcenar Yourcenar
Umberto Eco opina sobre la supervivencia del libro y el diario impreso Umberto Eco opina sobre la supervivencia del libro y el diario impreso
La vanguardia literaria en América Latina La vanguardia literaria en América Latina
José Saramago, la sociedad a la vista o crónica de una mañana y un intento de mirada por los alrededores José Saramago, la sociedad a la vista o crónica de una mañana y un intento de mirada por los alrededores
Cesare Pavese o la guerra más cruel de todas Cesare Pavese o la guerra más cruel de todas
Andrei Platonov o la tragedia del escritor como ingeniero del alma Andrei Platonov o la tragedia del escritor como ingeniero del alma
Mabel Pedrozo. Cuentos excelentes Mabel Pedrozo. Cuentos excelentes
Clarice Lispector o la búsqueda del deslumbramiento Clarice Lispector o la búsqueda del deslumbramiento
Semblanza de algunos escritores Semblanza de algunos escritores
Mario Benedetti Mario Benedetti
(1914-1998). Octavio Paz, perfección y transparencia (1914-1998). Octavio Paz, perfección y transparencia
Santoro, hoy Santoro, hoy
La sombra fuera de Lovecraft La sombra fuera de Lovecraft
Lovecraft y el evanescente reino de los olores Lovecraft y el evanescente reino de los olores
Un poeta mayor Un poeta mayor
La melancolía y la literatura La melancolía y la literatura
El primo Juan El primo Juan
Cara y cruz Cara y cruz
Ignacio Xurxo y Humberto Constantini, dos amigos escritores Ignacio Xurxo y Humberto Constantini, dos amigos escritores
La de antes La de antes
Ser escritor: un espejo donde mirarse. Ser escritor: un espejo donde mirarse.
La literatura en tiempos de crisis La literatura en tiempos de crisis
Bestiario Bestiario
¿Qué es la literatura indie? ¿Qué es la literatura indie?
El conde Lucanor El conde Lucanor
El destierro de la reina, de Ana Bisignani El destierro de la reina, de Ana Bisignani
Incienso de madrugada triste Incienso de madrugada triste
La palabra mágica La palabra mágica
David Álvarez Morgade, poeta David Álvarez Morgade, poeta
Dos siglos de mujeres en las letras Dos siglos de mujeres en las letras
Promesa de una nieta de inmigrantes Promesa de una nieta de inmigrantes
Manifiesto para una nueva literatura independiente Manifiesto para una nueva literatura independiente
Gracias por el fuego de la poesía y de la vida, Mario Gracias por el fuego de la poesía y de la vida, Mario
''Gracias por todo el fuego'' Maestro Benedetti. ''Gracias por todo el fuego'' Maestro Benedetti.
María del Carmen Suárez: Eva en el espejo. Una novela inolvidable María del Carmen Suárez: Eva en el espejo. Una novela inolvidable
Librero, un oficio en extinción Librero, un oficio en extinción
Nira Etchenique, pagana y dichosa Nira Etchenique, pagana y dichosa
Franz Kafka, un desconocido escritor Franz Kafka, un desconocido escritor
Rafaela Pinto. Eucaristía feroz Rafaela Pinto. Eucaristía feroz
Sociedad & literatura Sociedad & literatura
Una carpeta entre dos poetas Una carpeta entre dos poetas
Thomas Mann Thomas Mann
Homenaje al poeta Francisco Squeo Acuña Homenaje al poeta Francisco Squeo Acuña
El papagayo y el anillo de oro: alquimia y chamanismo en ''La isla'' de Luisa M. Levinson El papagayo y el anillo de oro: alquimia y chamanismo en ''La isla'' de Luisa M. Levinson
Marechal y Bukowsky Marechal y Bukowsky
El fantasma del deseo El fantasma del deseo
A 15 años de ese 3 de noviembre de 1994, en que partió el poeta Armando Tejada Gómez A 15 años de ese 3 de noviembre de 1994, en que partió el poeta Armando Tejada Gómez
Profeta del viento II Profeta del viento II
La obra del poeta Armando Tejada Gómez debe estar en las escuelas La obra del poeta Armando Tejada Gómez debe estar en las escuelas
Que lo parió! entre tanta “mierda”, se nos fue el Negro Fontanarrosa Que lo parió! entre tanta “mierda”, se nos fue el Negro Fontanarrosa
Vida privada de la tradición Vida privada de la tradición
Justicia poética Justicia poética
Armando Tejada Gómez Armando Tejada Gómez
Miguel Ángel Bustos Miguel Ángel Bustos
Charla sobre Alejandra Pizarnik Charla sobre Alejandra Pizarnik
La literatura en el margen La literatura en el margen
Charla sobre Julio Cortázar Charla sobre Julio Cortázar
Alrededor de Santoro Alrededor de Santoro
Pablo de Rokha Pablo de Rokha
Julio Huasi Julio Huasi
Carta cuenta Carta cuenta
Marcas de género y de cuerpo en cuatro poetas argentinas Marcas de género y de cuerpo en cuatro poetas argentinas
Diseño web

Canal RSS Blogs

PULPERÍAS, BARES Y CONFITERIÁS EN EL TANDIL DE ANTAÑO
WENUMAPURADIO A-M 830 RADIO DEL PUEBLO
Nace una madre - (Mariela)
2° Encuentro del "Cabildo Argentino de Dialogo Interreligioso"Buenos Aires
MIEMBRO DEL EQUIPO DE PROFESIONALES DE LA PRIMERA ESCUELA DE EXORSISMO Y LIBERACION DE LA REPUBLICA ARGENTINA EVARISTO PONTICO-
Entrá a los Blogs
Entrá a los Blogs
En La Otra Puerta

Canal RSS Guía de Servicios

Taller de Grafología

Canal RSS Foros

Oda cósmica
Ante la hoja en blanco - Elegía
Para Marría Luisa Carmen
Los dos caballos
Cuando de repente un verso
Entrá a los foros
Entrá a los Foros

RSSCanales RSS
Ahora podés tener a Escribirte
en tu sitio web

Más información

Canal RSS Trivias

¿Qué cuento de Cortázar comienza con la siguiente frase: ''Me ocurría a veces que todo se dejaba andar, se ablandaba y cedía terreno, aceptando sin resistencia que se pudiera ir así de una cosa a otra.''
La noche boca arriba
Circe
El otro cielo
Libros nuevos y usados en internet
Fotografía y plástica
A

 Artes visuales

Suscribite

¡Suscribite a nuestro boletín!
Radio La Quebrada Radio de Tango Indexarte Escribirte OccidentesEscuchanos
Noticias | Efemérides | Novedades | Ventas | Biografias | Textos | Audio | Recomendados | Entrevistas | Informes | Agenda | Concursos | Editoriales | Lugares | Actividades | Blogs | Foros | TiendaFundación | Letras de Tango I | Letras de Tango II | Contacto | Boletín
© 2006-2017- www.escribirte.com | Todos los derechos reservados   | Diseño Web | Canales RSSRSS