Ir a la página de inicio de Escribirte
Portada | Biblioteca | Blogs | Foros | Tienda | Suscripción | Contacto | Especiales | Difusión cultural | Canales RSS RSS
Autores Obras Textos Entrevistas Informes Audioteca
 Buscar en el sitio   
| Sábado 25 de marzo de 2017
Escuchá Radio De Tango
Escribí un comentario Enviá este artículo Votá este artículo
Texto al 100% Aumentar texto
Informes RSS Informes

Sociedad & literatura

El cine, la escultura, la literatura, las artes en general y la gente son fieles reflejos de una sociedad.

Por Delfina Acosta

Hasta ahora se discute sobre la suprema autoridad que ejerció el Dr. José Gaspar Rodríguez de Francia en el Paraguay. En torno a su figura se levantan los cuestionamientos y las aprobaciones. Enconos y plácemes.

“Corrían peligro la autonomía y la soberanía de la patria, pues el país, agobiado por los conflictos territoriales, estaba muy cerca de convertirse en una provincia de la Argentina”, dicen, palabras más, palabras menos, los defensores de la política implacable, del mando radical del Dr. José Gaspar Rodríguez de Francia.

Los límites territoriales no se hallaban bien definidos después de la destitución del gobernador español Velasco. Las sombras conspiradoras no cesaban; antes bien, se agigantaban a partir de aquel 1811. Conformado el Triunvirato se desataban luchas intestinas que derivaban en sangre, persecución y cárcel.

Ningún otro poder que él mismo, que su ojo —siempre— vigilante era suficiente garantía para el supremo dictador del Paraguay.

José Gaspar Rodríguez de Francia ejerció el poder absoluto sobre un pueblo confinado a la ignorancia y al miedo.

Esto, grosso modo, es el ambiente, el reflejo de una sociedad que recupera para las letras el escritor Augusto Roa Bastos en su novela Yo el Supremo.

A través de un lenguaje barroco, denso, calculado frase por frase, el perfil del dictador se asoma en el libro del autor, constituyéndose en el principal referente de la literatura del Paraguay.

Según mi modo de ver las cosas, el destino de las letras paraguayas hubiera sido avasallado por el polvo de la indiferencia sino fuera por la obra maestra de Roa Bastos, quien tan bien delinea, marca y remarca los hábitos, la historia, las vicisitudes, las peculiaridades, los conflictos, las caídas y las resurrecciones de un pueblo.

La pena de los esclavos

En los Estados Unidos, norteños y sureños se enfrentaron en una guerra civil (1861- 1865).

Los norteños eran abolicionistas. Los sureños estaban a favor de la esclavitud.

La esclavitud generaba ganancias cuantiosas; la mano de obra proveída por los negros (se tomaba, a veces, la irracional idea de que los tales eran seres sin alma para justificar su explotación) era gratuita y estaba a la venta.

Religiosos, pastores, hombres públicos respetables, políticos de prestigio, pregoneros del amor, de la caridad y del respeto al prójimo, hipócritas en general, contaban en sus propiedades, en sus plantaciones de algodón, con cientos de hombres de color que trabajaban apremiados por el látigo. Expuestos a sanciones severas si flaqueaban, condenados a trabajar de sol a sol, muchos de ellos perdían su vida miserablemente.

Harriet Beecher Stowe nació en Connecticut (Estados Unidos) en 1811. Su padre era un pastor de almas. La novelista contrajo matrimonio con un religioso. Esta la mínima reseña de una escritora que reflejó valientemente el amargo sabor de la vida asfixiada por la esclavitud.

La ley de 1850 que obligaba a las personas a denunciar a los esclavos prófugos empezó a alentar la rebelión en el espíritu de la novelista.

Harriet Beecher Stowe, abolicionista, mujer de profunda formación cristiana, escribe una novela inspirada en el sufrimiento y en la desdicha de los esclavos.

Concibe la escritura del libro (que va apareciendo por entregas periódicas en el periódico The National Era) como un punto de partida para la reflexión de la sociedad y la reversión de la perversión humana.

Nace así La cabaña del tío Tom; nace una historia, la de la familia Shelby, que posee numerosas plantaciones en Kentucky. Los Shelby, frente a la pérdida de cuantiosas sumas de dinero, se ven en la obligación de vender a una esclava y su niño (ellos escapan sorteando la persecución y encuentran, finalmente, la libertad) y a Tom, el más querido de los esclavos de la familia, quien muere entre penalidades y suplicios.

La obra, que tiene sus excelentes momentos literarios, su sostenido vuelo místico (así como sus informes fieles sobre casos de autoeliminación de negros sometidos a vejámenes) es un llamado ferviente a la piedad y a la conmiseración y es, también, un elemento determinante en el desencadenamiento de la Guerra de Secesión.

Dijo Abraham Lincoln que Harriet Beecher Stowe fue la mujer que ganó la guerra.

El beso de la mujer araña

Existe un libro que ha sido un verdadero “escándalo” en la fecha de su publicación. Me refiero a El beso de la mujer araña, del escritor argentino Manuel Puig.

Cuenta el autor la existencia dura dentro de una celda de un homosexual y un activista político. La obra se ubica en la época del régimen militar argentino de la década de los setenta, ligado a cautiverios, secuestros y desapariciones de personas.

La sociedad porteña se vio interpretada en estos dos protagonistas extremos, si bien esa misma sociedad es la que los suprime con salvajismo.

Cierto es que la venta del libro se prohibió en la época de su aparición (1976). Pero también es cierto que la obra dejó al descubierto el rostro demasiado maquillado de una sociedad que marginaba a quienes se atrevían a tomar rumbos distintos del denominador común.

La novela sobrevivió a todos los confinamientos en el plano literario. Manuel Puig se convirtió en un escritor consagrado.

El beso de la mujer araña es un clásico de la literatura hispanoamericana.

Fue llevada al cine en los Estados Unidos.

Los nidos
(Un poema de Víctor Hugo)

Cuando el soplo de abril abre las flores,
buscan las golondrinas
de la vieja torre las agrestes ruinas;
los pardos ruiseñores
buscando van, bien mío,
el bosque más sombrío,
para esconder a todos su morada
en los frondosos ramos.

Y nosotros también, en el tumulto
de la inmensa ciudad, hogar oculto
anhelantes buscamos,
donde jamás oblicua una mirada
llegue como un insulto;
y preferimos las desiertas calles
donde la turba inquieta
en tropel no se agrupa; y en los valles
las sendas del pastor y del poeta;
y en la selva el rincón desconocido
donde no llegan del mundo los rumores.

Como esconden los pájaros su nido,
vamos allí a ocultar nuestros amores.

Traducción de Salvador Díaz Mirón

Publicado en el peródico ABC Digital por


Calificación:  Votar Aún no han votado este texto  -  Ingresá tu voto

Comentarios de nuestros lectores -  Escribí tu comentario
Aún no han escrito ningún comentario. Escribí el tuyo



Entrá a Radio La Quebrada

Otros informes de Escribirte.com

"Día gris, hoy te aborrezco"
¿Por qué necesitamos entrenarnos como lectores eficientes? ¿Por qué necesitamos entrenarnos como lectores eficientes?
Palabra de poeta en Buenos Aires Palabra de poeta en Buenos Aires
Los factores no literarios y la literatura de ficción Los factores no literarios y la literatura de ficción
Yourcenar Yourcenar
Umberto Eco opina sobre la supervivencia del libro y el diario impreso Umberto Eco opina sobre la supervivencia del libro y el diario impreso
La vanguardia literaria en América Latina La vanguardia literaria en América Latina
José Saramago, la sociedad a la vista o crónica de una mañana y un intento de mirada por los alrededores José Saramago, la sociedad a la vista o crónica de una mañana y un intento de mirada por los alrededores
Cesare Pavese o la guerra más cruel de todas Cesare Pavese o la guerra más cruel de todas
Andrei Platonov o la tragedia del escritor como ingeniero del alma Andrei Platonov o la tragedia del escritor como ingeniero del alma
Mabel Pedrozo. Cuentos excelentes Mabel Pedrozo. Cuentos excelentes
Clarice Lispector o la búsqueda del deslumbramiento Clarice Lispector o la búsqueda del deslumbramiento
Semblanza de algunos escritores Semblanza de algunos escritores
Mario Benedetti Mario Benedetti
(1914-1998). Octavio Paz, perfección y transparencia (1914-1998). Octavio Paz, perfección y transparencia
Santoro, hoy Santoro, hoy
La sombra fuera de Lovecraft La sombra fuera de Lovecraft
Lovecraft y el evanescente reino de los olores Lovecraft y el evanescente reino de los olores
Un poeta mayor Un poeta mayor
La melancolía y la literatura La melancolía y la literatura
El primo Juan El primo Juan
Cara y cruz Cara y cruz
Ignacio Xurxo y Humberto Constantini, dos amigos escritores Ignacio Xurxo y Humberto Constantini, dos amigos escritores
La de antes La de antes
Ser escritor: un espejo donde mirarse. Ser escritor: un espejo donde mirarse.
La literatura en tiempos de crisis La literatura en tiempos de crisis
Bestiario Bestiario
¿Qué es la literatura indie? ¿Qué es la literatura indie?
El conde Lucanor El conde Lucanor
El destierro de la reina, de Ana Bisignani El destierro de la reina, de Ana Bisignani
Incienso de madrugada triste Incienso de madrugada triste
La palabra mágica La palabra mágica
David Álvarez Morgade, poeta David Álvarez Morgade, poeta
Dos siglos de mujeres en las letras Dos siglos de mujeres en las letras
Promesa de una nieta de inmigrantes Promesa de una nieta de inmigrantes
Manifiesto para una nueva literatura independiente Manifiesto para una nueva literatura independiente
Gracias por el fuego de la poesía y de la vida, Mario Gracias por el fuego de la poesía y de la vida, Mario
''Gracias por todo el fuego'' Maestro Benedetti. ''Gracias por todo el fuego'' Maestro Benedetti.
María del Carmen Suárez: Eva en el espejo. Una novela inolvidable María del Carmen Suárez: Eva en el espejo. Una novela inolvidable
Librero, un oficio en extinción Librero, un oficio en extinción
Nira Etchenique, pagana y dichosa Nira Etchenique, pagana y dichosa
Franz Kafka, un desconocido escritor Franz Kafka, un desconocido escritor
Rafaela Pinto. Eucaristía feroz Rafaela Pinto. Eucaristía feroz
Una carpeta entre dos poetas Una carpeta entre dos poetas
Thomas Mann Thomas Mann
Homenaje al poeta Francisco Squeo Acuña Homenaje al poeta Francisco Squeo Acuña
''Otra vuelta de tuerca'' ''Silvia'' como enigma y Gólem de palabras ''Otra vuelta de tuerca'' ''Silvia'' como enigma y Gólem de palabras
El papagayo y el anillo de oro: alquimia y chamanismo en ''La isla'' de Luisa M. Levinson El papagayo y el anillo de oro: alquimia y chamanismo en ''La isla'' de Luisa M. Levinson
Marechal y Bukowsky Marechal y Bukowsky
El fantasma del deseo El fantasma del deseo
A 15 años de ese 3 de noviembre de 1994, en que partió el poeta Armando Tejada Gómez A 15 años de ese 3 de noviembre de 1994, en que partió el poeta Armando Tejada Gómez
Profeta del viento II Profeta del viento II
La obra del poeta Armando Tejada Gómez debe estar en las escuelas La obra del poeta Armando Tejada Gómez debe estar en las escuelas
Que lo parió! entre tanta “mierda”, se nos fue el Negro Fontanarrosa Que lo parió! entre tanta “mierda”, se nos fue el Negro Fontanarrosa
Vida privada de la tradición Vida privada de la tradición
Justicia poética Justicia poética
Armando Tejada Gómez Armando Tejada Gómez
Miguel Ángel Bustos Miguel Ángel Bustos
Charla sobre Alejandra Pizarnik Charla sobre Alejandra Pizarnik
La literatura en el margen La literatura en el margen
Charla sobre Julio Cortázar Charla sobre Julio Cortázar
Alrededor de Santoro Alrededor de Santoro
Pablo de Rokha Pablo de Rokha
Julio Huasi Julio Huasi
Carta cuenta Carta cuenta
Marcas de género y de cuerpo en cuatro poetas argentinas Marcas de género y de cuerpo en cuatro poetas argentinas
Publique su taller

Canal RSS Blogs

NACIONES PREEXISTENTES -ACTUALIDAD
Pachamama Triste
Mis cuentos, tu mundo, mi gozo
UNA NOCHE MÁS…. (Mariela)
NO SIEMPRE ES ASÍ (Mariela)
Entrá a los Blogs
Entrá a los Blogs
En La Otra Puerta

Canal RSS Guía de Servicios

Taller de Grafología

Canal RSS Foros

Para Marría Luisa Carmen
Los dos caballos
Cuando de repente un verso
La herida
Diálogos divinos
Entrá a los foros
Entrá a los Foros

RSSCanales RSS
Ahora podés tener a Escribirte
en tu sitio web

Más información

Canal RSS Trivias

¿De qué novela es protagonista Augusto Pérez?
Niebla, de Miguel de Unamuno
Gringo Viejo, de Carlos Fuentes
Bomarzo, de Manuel Mujica Láinez
Libros nuevos y usados en internet
Fotografía y plástica
A

 Artes visuales

Suscribite

¡Suscribite a nuestro boletín!
Radio La Quebrada Radio de Tango Indexarte Escribirte OccidentesEscuchanos
Noticias | Efemérides | Novedades | Ventas | Biografias | Textos | Audio | Recomendados | Entrevistas | Informes | Agenda | Concursos | Editoriales | Lugares | Actividades | Blogs | Foros | TiendaFundación | Letras de Tango I | Letras de Tango II | Contacto | Boletín
© 2006-2017- www.escribirte.com | Todos los derechos reservados   | Diseño Web | Canales RSSRSS