Ir a la página de inicio de Escribirte
Portada | Biblioteca | Blogs | Foros | Tienda | Suscripción | Contacto | Especiales | Difusión cultural | Canales RSS RSS
Autores Obras Textos Entrevistas Informes Audioteca
 Buscar en el sitio   
| Lunes 20 de noviembre de 2017
Entrá a Radio La Quebrada
Escribí un comentario Enviá este artículo Votá este artículo
Texto al 100% Aumentar texto
Informes RSS Informes

Ignacio Xurxo y Humberto Constantini, dos amigos escritores



Por Edgardo Lois


Conocía el nombre de Ignacio Xurxo a través de sus comentarios sobre literatura. Un nombre, una palabra autorizada. El destino me llevó a compartir dos horas con él en su departamento de Belgrano. Xurxo es el autor de la contratapa para un libro de próxima aparición, Contar la vida de Gabriel Montergous, y yo fui a retirar el escrito. Dos días antes del encuentro, me acerqué a la biblioteca y coloqué mi dedo índice sobre uno de los tantos libros que esperan el turno de la lectura, Tahití, una reedición de un libro de cuentos aparecido en el '71. Una oportunidad que no me gusta desaprovechar, obra y autor a la mano. El libro me pareció de un contenido extraordinario, una y otra vez adentro de las historias, una y otra vez disfrutando de una construcción impecable, Había amanecido como por compromiso, oscura, escasamente. La lluvia se demoraba suspendida, flotando indecisa en el aire de Almagro. Era una niebla fina o un rocío denso, pero lo que quiera que fuese, hacía más grises y tristes los muros, las arcadas y los patios en damero del viejo colegio. Dí a Xurxo mi opinión de lector maravillado, y como respuesta obtuve una afirmación que, palabra más o palabra menos, aclaró que él tuvo la suerte de haber tenido buenos amigos que escribían muy bien. Presenté mi queja con respeto, sus cuentos no se escriben sólo con consejos acertados. Desde mi condición de lector desesperado por más, pregunté por otros libros. Xurxo se sonrió, agradeció y por primera vez nombró a Humberto Costantini, uno de esos consejeros donde abrevaba su sincera modestia. Se declaró habitante de Boedo; dijo al respecto que también fue iniciado por otro amigo, el escritor Isidoro Blaisten, quien puntualmente en un escrito consigna su presencia en la famosa librería San Juan y Boedo que el mismo Blaisten tuvo en el barrio. Xurxo sabe mucho de literatura y de la vida, es una de esas personas a la que se la puede escuchar durante horas; es uno de esos autores que escapan a mi catálogo de escritores devenidos en dioses de cinco minutos, o sea poco o nada se permiten escuchar o leer porque no tienen tiempo. Cinco minutos es poca cuerda; Xurxo, el señor escritor Xurxo dispone de horas y respeto, hierbas que escasean sobre la endiosada superficie de esta tierra. Imagino al escritor un tanto molesto ante tanta palabrería para contarlo. Se me ocurre que quizá prefiera que escriba sobre mi última lectura. Cuestiones con la vida de Humberto Costantini, es otro de esos libros que esperaban el turno en la biblioteca; que el libro espere es otra dualidad que atraganta al lector practicante, la felicidad porque los libros nunca se acaban y el horror porque sabemos que ahí está, que espera, que sigue esperando sin que sepamos hasta cuándo. Xurxo habló del pequeño santuario pagano, pleno de objetos troileanos y de recuerdos pincharratas, que Costantini tenía en su exilio mexicano, y yo ingresé, días después, a otro de sus santuarios de la tierra y la escritura, Cuestiones con la vida, un libro que hoy sólo nos puede entregar el destino en alguna librería de viejo. Leer a Costantini es una experiencia que conviene no dejar para mañana; sí podemos dejar para mañana, por ejemplo, la propaganda de un doctor sorprendiéndose de que en este país cada vez haya más niños desnutridos (pero tranquilos, se soluciona con un yogur a 0.50 en un paisaje donde muchos no tienen ni un peso para todo el día), decía entonces que para mañana puede quedar la puteada al inmoral que escribió el guión y al que puso la cara serenísima de esa propaganda; pero no Costantini, su escritura es aire para la buena vida, Has de saber, el tiempo / es un gran resbalón al infinito, / es una vieja silla en el desván, / es un escalofrío, / es una pesadilla de átomos, / es un lío realmente. / Pero además el tiempo, / todo el tiempo, / todo el podrido tiempo / son estas cinco horas, / estos quinientos siglos, / esta piojosa pila de planillas / que falta para verte. Costantini fue un tipo atrapado por la perra, jodida, fugaz, celosa y gastrinflamatoria poesía; también tuvo problemas de Ego y Tango, Como está ampliamente demostrado, / el tango / se inventó para mí. / (...) Que alguna vez, allá a lo lejos, / se amontonaron al tuntún / barcos, negros esclavos, habaneras, / prostíbulos, guitarras, bozaleos / de tanos inmigrantes, / jazmines, bandoneones, / Bardi, Gardel, Pichuco, Orlando Goñi / y vaya a saber qué otros / chistosos disparates, / nada más / para que yo pudiera a veces / decir dolor, o bronca, o lejanía, / o puta madre, o simplemente llanto, / y no tener vergüenza de decirlo, / esa es la cosa. Quizá sea la escritura de Costantini uno de los caminos para nombrar el exilio y sus desesperaciones, leyéndolo la garganta se anuda, las manos transpiran y se puede iniciar un diálogo provechoso con la primera de las lágrimas, Desesperado, paria, desguarnecido, / huérfano, / sin un podrido tango / donde caerme muerto. / (...) Solo, / piojosamente solo, / de una punta a la otra del poema... / Hasta tirarme a descansar aquí, / desmoronado, / junto al último verso.Las vueltas de los días en esta Buenos Aires me llevaron a mi biblioteca y a un libro que no había leído porque en una próxima mañana hablaría con su autor, el escritor Ignacio Xurxo; luego ocurrió que de la mano de Xurxo llegué hasta otro libro que guardaba sin leer en un estante y entonces Costantini se hizo en mi vida para no abandonarme jamás. Nuevamente descubro la felicidad y el horror que contienen las bibliotecas, casi como la vida, ¿no?, y es desde ahí, desde la ausencia de recetas, que tuve ganas de escribir sobre Xurxo y su libro, sobre Costantini y su libro, sobre los dos en la misma hoja porque ninguno admitiría exclusividad. Digo que Costantini hubiese tenido dos horas para charlar; arriesgo este decir, más allá de todas las muertes posibles, porque leí su libro cocido a años y no a minutos, y porque imagino que es imposible ser amigo de Xurxo sin compartir una misma íntima sensibilidad cuando del tiempo de la vida se trata. Como anoté más arriba, tuve ganas de escribir sobre dos escritores, y entonces prometí no dejarlo para mañana.


Publicado en el Periódico "Desde Boedo"
Edgardo Lois / octubre 2003


 




Calificación:  Votar Aún no han votado este texto  -  Ingresá tu voto

Comentarios de nuestros lectores -  Escribí tu comentario
Aún no han escrito ningún comentario. Escribí el tuyo



Entrá a Radio La Quebrada

Otros informes de Escribirte.com

"Día gris, hoy te aborrezco"
¿Por qué necesitamos entrenarnos como lectores eficientes? ¿Por qué necesitamos entrenarnos como lectores eficientes?
Palabra de poeta en Buenos Aires Palabra de poeta en Buenos Aires
Los factores no literarios y la literatura de ficción Los factores no literarios y la literatura de ficción
Yourcenar Yourcenar
Umberto Eco opina sobre la supervivencia del libro y el diario impreso Umberto Eco opina sobre la supervivencia del libro y el diario impreso
La vanguardia literaria en América Latina La vanguardia literaria en América Latina
José Saramago, la sociedad a la vista o crónica de una mañana y un intento de mirada por los alrededores José Saramago, la sociedad a la vista o crónica de una mañana y un intento de mirada por los alrededores
Cesare Pavese o la guerra más cruel de todas Cesare Pavese o la guerra más cruel de todas
Andrei Platonov o la tragedia del escritor como ingeniero del alma Andrei Platonov o la tragedia del escritor como ingeniero del alma
Mabel Pedrozo. Cuentos excelentes Mabel Pedrozo. Cuentos excelentes
Clarice Lispector o la búsqueda del deslumbramiento Clarice Lispector o la búsqueda del deslumbramiento
Semblanza de algunos escritores Semblanza de algunos escritores
Mario Benedetti Mario Benedetti
(1914-1998). Octavio Paz, perfección y transparencia (1914-1998). Octavio Paz, perfección y transparencia
Santoro, hoy Santoro, hoy
La sombra fuera de Lovecraft La sombra fuera de Lovecraft
Lovecraft y el evanescente reino de los olores Lovecraft y el evanescente reino de los olores
Un poeta mayor Un poeta mayor
La melancolía y la literatura La melancolía y la literatura
El primo Juan El primo Juan
Cara y cruz Cara y cruz
La de antes La de antes
Ser escritor: un espejo donde mirarse. Ser escritor: un espejo donde mirarse.
La literatura en tiempos de crisis La literatura en tiempos de crisis
Bestiario Bestiario
¿Qué es la literatura indie? ¿Qué es la literatura indie?
El conde Lucanor El conde Lucanor
El destierro de la reina, de Ana Bisignani El destierro de la reina, de Ana Bisignani
Incienso de madrugada triste Incienso de madrugada triste
La palabra mágica La palabra mágica
David Álvarez Morgade, poeta David Álvarez Morgade, poeta
Dos siglos de mujeres en las letras Dos siglos de mujeres en las letras
Promesa de una nieta de inmigrantes Promesa de una nieta de inmigrantes
Manifiesto para una nueva literatura independiente Manifiesto para una nueva literatura independiente
Gracias por el fuego de la poesía y de la vida, Mario Gracias por el fuego de la poesía y de la vida, Mario
''Gracias por todo el fuego'' Maestro Benedetti. ''Gracias por todo el fuego'' Maestro Benedetti.
María del Carmen Suárez: Eva en el espejo. Una novela inolvidable María del Carmen Suárez: Eva en el espejo. Una novela inolvidable
Librero, un oficio en extinción Librero, un oficio en extinción
Nira Etchenique, pagana y dichosa Nira Etchenique, pagana y dichosa
Franz Kafka, un desconocido escritor Franz Kafka, un desconocido escritor
Rafaela Pinto. Eucaristía feroz Rafaela Pinto. Eucaristía feroz
Sociedad & literatura Sociedad & literatura
Una carpeta entre dos poetas Una carpeta entre dos poetas
Thomas Mann Thomas Mann
Homenaje al poeta Francisco Squeo Acuña Homenaje al poeta Francisco Squeo Acuña
''Otra vuelta de tuerca'' ''Silvia'' como enigma y Gólem de palabras ''Otra vuelta de tuerca'' ''Silvia'' como enigma y Gólem de palabras
El papagayo y el anillo de oro: alquimia y chamanismo en ''La isla'' de Luisa M. Levinson El papagayo y el anillo de oro: alquimia y chamanismo en ''La isla'' de Luisa M. Levinson
Marechal y Bukowsky Marechal y Bukowsky
El fantasma del deseo El fantasma del deseo
A 15 años de ese 3 de noviembre de 1994, en que partió el poeta Armando Tejada Gómez A 15 años de ese 3 de noviembre de 1994, en que partió el poeta Armando Tejada Gómez
Profeta del viento II Profeta del viento II
La obra del poeta Armando Tejada Gómez debe estar en las escuelas La obra del poeta Armando Tejada Gómez debe estar en las escuelas
Que lo parió! entre tanta “mierda”, se nos fue el Negro Fontanarrosa Que lo parió! entre tanta “mierda”, se nos fue el Negro Fontanarrosa
Vida privada de la tradición Vida privada de la tradición
Justicia poética Justicia poética
Armando Tejada Gómez Armando Tejada Gómez
Miguel Ángel Bustos Miguel Ángel Bustos
Charla sobre Alejandra Pizarnik Charla sobre Alejandra Pizarnik
La literatura en el margen La literatura en el margen
Charla sobre Julio Cortázar Charla sobre Julio Cortázar
Alrededor de Santoro Alrededor de Santoro
Pablo de Rokha Pablo de Rokha
Julio Huasi Julio Huasi
Carta cuenta Carta cuenta
Marcas de género y de cuerpo en cuatro poetas argentinas Marcas de género y de cuerpo en cuatro poetas argentinas
Entrá a Radio La Quebrada

Canal RSS Blogs

Weñun Mapu Meu-Enrique Coria Radio del Pueblo-A-M 830-6/10/2017
Hoy 15 horas Weñun Mapu Meu-radiodel pueblo A.M 830
Enrique Coria ..Radio del Pueblo A-M 830 Weñun Mapu Meu-wenumapuradio.
Enrique Coria ..Radio del Pueblo A-M 830 Weñun Mapu Meu-wenumapuradio.
Muriendo la tarde...
Entrá a los Blogs
Entrá a los Blogs
En La Otra Puerta

Canal RSS Guía de Servicios

Taller de Grafología

Canal RSS Foros

Juramento
Mímesis del vuelo
Ellos
Leyes del alma
Oda cósmica
Entrá a los foros
Entrá a los Foros

RSSCanales RSS
Ahora podés tener a Escribirte
en tu sitio web

Más información

Canal RSS Trivias

¿Cuál es el título del primer relato de La guerra gaucha, de Leopoldo Lugones?
El payador
Estreno
Los crepúsculos del jardín
Libros nuevos y usados en internet
Fotografía y plástica
A

 Artes visuales

Suscribite

¡Suscribite a nuestro boletín!
Radio La Quebrada Radio de Tango Indexarte Escribirte OccidentesEscuchanos
Noticias | Efemérides | Novedades | Ventas | Biografias | Textos | Audio | Recomendados | Entrevistas | Informes | Agenda | Concursos | Editoriales | Lugares | Actividades | Blogs | Foros | TiendaFundación | Letras de Tango I | Letras de Tango II | Contacto | Boletín
© 2006-2017- www.escribirte.com | Todos los derechos reservados   | Diseño Web | Canales RSSRSS