Ir a la página de inicio de Escribirte
Portada | Biblioteca | Blogs | Foros | Tienda | Suscripción | Contacto | Especiales | Difusión cultural | Canales RSS RSS
Autores Obras Textos Entrevistas Informes Audioteca
 Buscar en el sitio   
| Sábado 25 de marzo de 2017
Entrá a Radio La Quebrada
Escribí un comentario Enviá este artículo Votá este artículo
Texto al 100% Aumentar texto
Mario Benedetti Informes RSS Informes

Mario Benedetti

Una historia de amor otoñal

Por Delfina Acosta

Ah..., qué sentimiento complaciente, generoso casi, despierta en el lector la historia de un oficinista, de perfil gris, entregado a la monotonía de un empleo también gris, a punto de jubilarse.

Con la sencillez que a Mario Benedetti le sale tan bien, pues es uno de los mejores escritores de Latinoamérica, el autor va trazando una historia, que es la historia de los días que se suceden sin mayores novedades, con algún que otro disgusto que le producen sus hijos, quienes no son -enteramente - felices.

La novela La tregua fue publicada en el año 1960. Está construida sobre un diario íntimo, que, como no podía ser de otra forma, no solamente registra sus desencuentros con sus hijos, tempranamente huérfanos, sino también su soledad de hombre viudo, sus escasas, casi nulas, perspectivas de una vida mejor.

Su existencia tiene fecha de vencimiento, pues está a punto de cumplir cincuenta años, y se considera un ser humano acorralado por los estropeos físicos y sentimentales de la vejez.

A través de su diario, él trata de conversar consigo mismo.

Es muy grande su soledad en esa casa suya donde sus tres hijos viven su vida por separado, saludándose de oficio, queriéndose a la fuerza de la costumbre.

El protagonista posee ingresos económicos para tener un buen pasar, pero no para darse lujos, ni vestir trajes de fina marca, ni otras complacencias por el estilo. Y se conforma con eso. Su días lisos son la melodía decadente del que ya no aguarda nada.

La vida grisácea, la existencia opaca de seres de la clase media, que ocupan su tiempo en ganarse el pan, es llevada a un plano de singular sencillez y a la vez de encanto, gracias al talento que tiene Mario Benedetti para observar en sus pequeños detalles ese mundo mínimo, el de los seres que se repiten a sí mismos en los días y en las semanas, sin mayores novedades.

Sin embargo, su manera de contar, de describir el "aburrimiento elemental" y las situaciones que transcurren en aquel escenario social humilde del cual él es el único espectador, nos atrapa desde la primera línea.

El protagonista se enamora. Eso sí.

Va cayendo de a poco en la trasparencia, en la ilusión, en una forma vaga de fe, de ilusión. Empieza a creer que puede darse una tregua, y amar, aun acorralado como está por ese ocio que se vacía en mates y en zonceras.

Entrega su corazón a una muchacha, Avellaneda. Ella puede ser su hija. Es más, tiene casi la edad de su hija. Estoy subrayando un amor distinto, tal vez raro, a escondidas, en un piso alquilado por él. Los encuentros son dulces, tibios y a veces tristes. Le advierten algunos amigos que la diferencia de edad es grande. Pero él quiere correr ese riesgo y llevar varias, cientos de páginas de pasión al lado de Avellaneda, quien un día le revela un secreto grande y redondo como el plato solar cuando le dice: "Te quiero".

Martín Santomé, burócrata, hijo de la clase media, siente que ella puede salvarlo de sí mismo, de la comunidad gris a donde van a parar los que llegan a los sesenta años.

Su manera de contar su relación tensa y a veces conflictiva con sus hijos, es una manera más de contar -con la suma de detalles, palabras, circunstancias inesperadas- la historia de nosotros, los mortales.

Esa vida tocada por un recuerdo, el de su mujer, a la que lo unía una fuerza pequeña de amor y mucha compaginación sexual, es el único hilo de su pasado sentimental. Así, al menos, lo escribe en su diario.

La ilusión de la felicidad es la constante en este libro sencillo. Y al decir sencillo, digo que es un gran libro, porque llega a los lectores de habla hispana, con palabras de nuestro uso cotidiano. Con cuánta voluntad de orfebre, Mario Benedetti fue hilvanando La tregua. Cuántos compases de espera y desesperación ocurren, ante la terrible circunstancia de verse desprovisto, de pronto, de lo único que le da un tono de color a sus días: el amor de Avellaneda.

No recuerdo haber leído una obra tan hermosa.

Tan sencilla y genial al mismo tiempo.

Tus manos

De las más hondas raíces se me alargan tus manos,
y ascienden por mis venas como cegadas lunas
a desangrar mis sienes hacia el blancor postrero
y tejer en mis ojos su ramazón desnuda.
En mi carne de estío, como en hamaca lenta,
ellas la adolescente de tu placer columpian.
-Tus manos, que no son. Mis años, que ya han sido.
Y un sueño de rodillas tras la palabra muda-.
...Dedos sabios de ritmo, unánimes de gracia.
Cantaban silenciosos la gloria de la curva:
cadera de mujer o contorno de vaso.
Diez espinas de beso que arañan mi garganta,
untadas de agonía las diez pálidas uñas,
yo los llevo en el pecho como ramos de llanto.

1939
Josefina Plá



Calificación:  Votar Aún no han votado este texto  -  Ingresá tu voto

Comentarios de nuestros lectores -  Escribí tu comentario
Aún no han escrito ningún comentario. Escribí el tuyo



Enterate ahora

Otros informes de Escribirte.com

"Día gris, hoy te aborrezco"
¿Por qué necesitamos entrenarnos como lectores eficientes? ¿Por qué necesitamos entrenarnos como lectores eficientes?
Palabra de poeta en Buenos Aires Palabra de poeta en Buenos Aires
Los factores no literarios y la literatura de ficción Los factores no literarios y la literatura de ficción
Yourcenar Yourcenar
Umberto Eco opina sobre la supervivencia del libro y el diario impreso Umberto Eco opina sobre la supervivencia del libro y el diario impreso
La vanguardia literaria en América Latina La vanguardia literaria en América Latina
José Saramago, la sociedad a la vista o crónica de una mañana y un intento de mirada por los alrededores José Saramago, la sociedad a la vista o crónica de una mañana y un intento de mirada por los alrededores
Cesare Pavese o la guerra más cruel de todas Cesare Pavese o la guerra más cruel de todas
Andrei Platonov o la tragedia del escritor como ingeniero del alma Andrei Platonov o la tragedia del escritor como ingeniero del alma
Mabel Pedrozo. Cuentos excelentes Mabel Pedrozo. Cuentos excelentes
Clarice Lispector o la búsqueda del deslumbramiento Clarice Lispector o la búsqueda del deslumbramiento
Semblanza de algunos escritores Semblanza de algunos escritores
(1914-1998). Octavio Paz, perfección y transparencia (1914-1998). Octavio Paz, perfección y transparencia
Santoro, hoy Santoro, hoy
La sombra fuera de Lovecraft La sombra fuera de Lovecraft
Lovecraft y el evanescente reino de los olores Lovecraft y el evanescente reino de los olores
Un poeta mayor Un poeta mayor
La melancolía y la literatura La melancolía y la literatura
El primo Juan El primo Juan
Cara y cruz Cara y cruz
Ignacio Xurxo y Humberto Constantini, dos amigos escritores Ignacio Xurxo y Humberto Constantini, dos amigos escritores
La de antes La de antes
Ser escritor: un espejo donde mirarse. Ser escritor: un espejo donde mirarse.
La literatura en tiempos de crisis La literatura en tiempos de crisis
Bestiario Bestiario
¿Qué es la literatura indie? ¿Qué es la literatura indie?
El conde Lucanor El conde Lucanor
El destierro de la reina, de Ana Bisignani El destierro de la reina, de Ana Bisignani
Incienso de madrugada triste Incienso de madrugada triste
La palabra mágica La palabra mágica
David Álvarez Morgade, poeta David Álvarez Morgade, poeta
Dos siglos de mujeres en las letras Dos siglos de mujeres en las letras
Promesa de una nieta de inmigrantes Promesa de una nieta de inmigrantes
Manifiesto para una nueva literatura independiente Manifiesto para una nueva literatura independiente
Gracias por el fuego de la poesía y de la vida, Mario Gracias por el fuego de la poesía y de la vida, Mario
''Gracias por todo el fuego'' Maestro Benedetti. ''Gracias por todo el fuego'' Maestro Benedetti.
María del Carmen Suárez: Eva en el espejo. Una novela inolvidable María del Carmen Suárez: Eva en el espejo. Una novela inolvidable
Librero, un oficio en extinción Librero, un oficio en extinción
Nira Etchenique, pagana y dichosa Nira Etchenique, pagana y dichosa
Franz Kafka, un desconocido escritor Franz Kafka, un desconocido escritor
Rafaela Pinto. Eucaristía feroz Rafaela Pinto. Eucaristía feroz
Sociedad & literatura Sociedad & literatura
Una carpeta entre dos poetas Una carpeta entre dos poetas
Thomas Mann Thomas Mann
Homenaje al poeta Francisco Squeo Acuña Homenaje al poeta Francisco Squeo Acuña
''Otra vuelta de tuerca'' ''Silvia'' como enigma y Gólem de palabras ''Otra vuelta de tuerca'' ''Silvia'' como enigma y Gólem de palabras
El papagayo y el anillo de oro: alquimia y chamanismo en ''La isla'' de Luisa M. Levinson El papagayo y el anillo de oro: alquimia y chamanismo en ''La isla'' de Luisa M. Levinson
Marechal y Bukowsky Marechal y Bukowsky
El fantasma del deseo El fantasma del deseo
A 15 años de ese 3 de noviembre de 1994, en que partió el poeta Armando Tejada Gómez A 15 años de ese 3 de noviembre de 1994, en que partió el poeta Armando Tejada Gómez
Profeta del viento II Profeta del viento II
La obra del poeta Armando Tejada Gómez debe estar en las escuelas La obra del poeta Armando Tejada Gómez debe estar en las escuelas
Que lo parió! entre tanta “mierda”, se nos fue el Negro Fontanarrosa Que lo parió! entre tanta “mierda”, se nos fue el Negro Fontanarrosa
Vida privada de la tradición Vida privada de la tradición
Justicia poética Justicia poética
Armando Tejada Gómez Armando Tejada Gómez
Miguel Ángel Bustos Miguel Ángel Bustos
Charla sobre Alejandra Pizarnik Charla sobre Alejandra Pizarnik
La literatura en el margen La literatura en el margen
Charla sobre Julio Cortázar Charla sobre Julio Cortázar
Alrededor de Santoro Alrededor de Santoro
Pablo de Rokha Pablo de Rokha
Julio Huasi Julio Huasi
Carta cuenta Carta cuenta
Marcas de género y de cuerpo en cuatro poetas argentinas Marcas de género y de cuerpo en cuatro poetas argentinas
Entrá a Radio La Quebrada

Canal RSS Blogs

NACIONES PREEXISTENTES -ACTUALIDAD
Pachamama Triste
Mis cuentos, tu mundo, mi gozo
UNA NOCHE MÁS…. (Mariela)
NO SIEMPRE ES ASÍ (Mariela)
Entrá a los Blogs
Entrá a los Blogs
En La Otra Puerta

Canal RSS Guía de Servicios

Taller de Escritura Creativa

Canal RSS Foros

Para Marría Luisa Carmen
Los dos caballos
Cuando de repente un verso
La herida
Diálogos divinos
Entrá a los foros
Entrá a los Foros

RSSCanales RSS
Ahora podés tener a Escribirte
en tu sitio web

Más información

Canal RSS Trivias

¿Qué cuento de Cortázar comienza con la siguiente frase: ''Me ocurría a veces que todo se dejaba andar, se ablandaba y cedía terreno, aceptando sin resistencia que se pudiera ir así de una cosa a otra.''
La noche boca arriba
Circe
El otro cielo
Libros nuevos y usados en internet
Fotografía y plástica
A

 Artes visuales

Suscribite

¡Suscribite a nuestro boletín!
Radio La Quebrada Radio de Tango Indexarte Escribirte OccidentesEscuchanos
Noticias | Efemérides | Novedades | Ventas | Biografias | Textos | Audio | Recomendados | Entrevistas | Informes | Agenda | Concursos | Editoriales | Lugares | Actividades | Blogs | Foros | TiendaFundación | Letras de Tango I | Letras de Tango II | Contacto | Boletín
© 2006-2017- www.escribirte.com | Todos los derechos reservados   | Diseño Web | Canales RSSRSS