Ir a la página de inicio de Escribirte
Portada | Biblioteca | Blogs | Foros | Tienda | Suscripción | Contacto | Especiales | Difusión cultural | Canales RSS RSS
Autores Obras Textos Entrevistas Informes Audioteca
 Buscar en el sitio   
| Martes 25 de julio de 2017
Escribí un comentario Enviá este artículo Votá este artículo
Texto al 100% Aumentar texto
Informes RSS Informes

¿Por qué necesitamos entrenarnos como lectores eficientes?

"Lee y conducirás, no leas y serás conducido". Santa Teresa de Jesús

Por Aquiles Julián

Por Julián Aquiles

La única ventaja competitiva sostenible, como individuos y como naciones, proviene de nuestra capacidad de aprender y aplicar lo aprendido más rápidamente que otros.

En un mundo estandarizado, donde la racionalización de procesos (reingeniería) y los programas de Calidad Total y Six Sigma han permeado la cultura productiva, ser deficientes en calidad o ineficientes desde el punto de vista del manejo de costos (despilfarradores, descuidados, etc.), simplemente nos saca de competencia. Nos condena a fracasar.

Eso lo saben bien nuestros gestores de empresas y de zonas francas. Tienen que competir en precio para obtener los contratos; competir en calidad para que aprueben los lotes producidos; competir en gestión para que la operación sea rentable. Y tienen que desarrollar en su personal competencias de aprendizaje apropiadas para que operen de la forma más eficiente y efectiva posible.

Al competir en una cultura de clase mundial, en que nuestros competidores no necesariamente son locales, y donde los acuerdos de Libre Comercio abren los mercados y nos evaporan aranceles que protegían nuestra carencia de eficiencia, es fundamental entender que sólo la flexibilidad para aprender-desaprender-reaprender, para el desarrollo de nuevas competencias y talentos, asegura a las personas su empleabilidad, y a las empresas y a los países su capacidad de permanecer competitivos y en crecimiento.

El capital clave de una empresa y el capital de un país no radica en su tecnología, que se hace continuamente más y más obsoleta; ni en sus recursos naturales, cada vez más agotados; ni en la inversión financiera, que es simplemente capital en riesgo: radica en la calidad de los individuos que los integran. Y la calidad de dichas personas está en directa relación no sólo con lo que ya saben, pues el obsolimiento, el conocimiento obsoleto, crece fuertemente, sino más bien en la capacidad que tengan estas personas para renovarse, reentrenarse, reaprender.

 

¿ESTAMOS PREPARADOS PARA LA SOCIEDAD DEL CONOCIMIENTO?

 

Nunca, como ahora, la información ha estado tan disponible. Fluye de forma continua. Vivimos, por primera vez en la historia, en simultaneidad con todo lo que se mueve de interés en el mundo, en cuanto a su acceso. Sólo el idioma se transforma en un obstáculo relativo al contacto con otras realidades y otros datos (obstáculo parcial debido a los softwares de traducción).

Ciertamente, abunda la seudoinformación, los bulos, las mixtificaciones. Navegar en el torrente continuo de datos y seudodatos, de frivolidad e información de valor, de patrañas, opiniones, creencias y evidencias reales demanda de los individuos un ejercicio del criterio, la capacidad de pensar críticamente, someter a evaluación las informaciones, discernir, seleccionar, estructurar mentalmente la información, someter a prueba las hipótesis, comprobar y descartar.

Lamentablemente, damos por sentado que las personas vienen capacitadas para pensar con eficiencia, cuando esta es una destreza que demanda entrenamiento, aprendizaje y metodología adecuada.

El pensamiento natural es espontáneo, empírico, reactivo, emocional e impulsivo. Arriba rápido a conclusiones siguiendo una hermenéutica que puede ser útil en algunos casos, pero que es dañina en otros.

Tenemos que enseñar a las personas a pensar con eficiencia. No es algo que aprendan en nuestras escuelas y universidades.

Nosotros vemos continuamente los resultados derivados del pensamiento ineficiente. Crímenes, accidentes, errores costosísimos, malentendidos, divorcios, pérdidas... Todos son resultado de haber sacado una conclusión apresurada de forma disparatada. Hay mucho dolor que proviene de la incapacidad de pensar de manera inteligente y productiva.

 

¿PODEMOS MANEJAR UN ALTO VOLUMEN DE INFORMACIÓN?

Además de pensar con eficiencia, también conviene preguntarnos si podemos manejar un alto volumen de información.

El acceso libre a información actual, piénsese en que sólo en estas navidades Amazon anunció que vendió más de 4,000,000 de su lector digital Kindle, que se vendieron millones de iPads y otros artilugios que facilitan la lectura, los websites de libros gratuitos, el flujo continuo de datos, noticias, opiniones, etc., a través de las redes sociales que son un formidable empujón hacia la comunidad global, hace que nuestra limitación de estar al día provenga sólo de nuestra ineficiencia como lectores.

Usted puede ir a una librería y sentarse allí, pasarse el día y leer los libros. Lo mismo puede hacer en una biblioteca. ¿Dónde está el problema?

Primero: en su falta de hábito de lectura.

Segundo: en su carencia de una estrategia eficiente de lectura.

Lo otro ya pertenece al dominio de su voluntad, que quiera o no. Pero las consecuencias que se derivan de irse haciendo, en sus conocimientos y competencias, más y más obsoleto tienen un impacto en ingresos, oportunidades y calidad de vida dramático.

Y el desarrollo de nuevas tecnologías y aplicaciones, que no cesa, puede de un momento a otro convertir su negocio o su profesión es algo superfluo, inútil y obsoleto.

Usted no puede impedir el futuro. Tampoco predecirlo. Pero sí puede prepararse para adaptarse y aprovecharlo.

 

¿POR QUÉ LEEMOS DE MANERA INEFICIENTE?

Muchas personas confunden haber sido alfabetizados con haber aprendido a leer. Son dos cosas distintas.

Es tan distinto como confundir el hecho de hablar en una lengua dada materna, el español en mi caso, y desarrollar la competencia de ser locutor. Lo segundo, cualquiera admitiría, demanda entrenamiento, práctica y cambio de hábitos de pronunciación.

Lo mismo sucede con la competencia de leer de manera eficiente.

¿Por qué leemos de manera ineficiente? Porque entrenarnos a leer de esa forma es eficiente para alfabetizar a un analfabeto.

Pero se transforma en un hándicap como estrategia de lectura para una persona ya alfabetizada.

Para recurrir a un símil, un fármaco que puede ser valiosísimo para la recuperación de la salud de una persona con una enfermedad, puede ser dañino a la salud si lo proporcionamos a una persona sana, por sus posibles efectos colaterales.

La lectura ineficiente, aquella en que nos entrenaron al alfabetizarnos, para muchas personas es el único tipo de estrategia de lectura que conocen.

Ese modelo de lectura produce una serie de consecuencias desagradables que alejan del placer de leer a millones y millones de personas.

Veamos cómo se origina y cuáles son sus características.

 

¿CÓMO SE ORIGINA EL MODELO DE LECTURA INEFICIENTE?

El origen de la lectura ineficiente proviene de una estrategia eficiente para alfabetizarnos. Lo malo es que fue el único modelo que nos enseñaron.

Al entrar a un proceso de alfabetización, la primera tarea del educador es enseñarnos a relacionar un garabato, una grafía, con un sonido.

Para eso recurre a la repetición paciente hasta que vamos, entre cantos, juegos y otros medios puestos en acción para mantener ocupada nuestra voluble atención infantil, reaccionando con el sonido a la presentación del signo gráfico.

Luego nos lo complican. Al unir dos signos gráficos y construir una sílaba (sé que hay sílabas unimembre, esto es simple ejemplo), el sonido se modifica: L y A no se pronuncia eleá, sino la.

Ahora parece sencillo, pero en la mente de un niño es una complicación. Ahora tiene que modificar lo aprendido. Primero nos enseñan a pronunciar de una manera y ahora de otra.

De nuevo, el docente recurre a juegos, actividades, cantos y otros recursos para comprometer nuestra atención y facilitar el aprendizaje.

Cuando alcanzamos la sílaba el 70% del proceso de alfabetización está ya logrado. Ahora unimos sílabas y construimos palabras, 20%. Y luego unimos palabras y construimos frases, oraciones y párrafos, 10%.

¡Y ya está: estamos alfabetizados!

De inmediato nos sumergen en contenidos: Sociales, Naturales, Lenguaje, Aritmética, etc., que nos obligan a ejercitar nuestra recién adquirida habilidad o competencia de leer.

Nuestros padres presumen de la inteligencia de su criatura y nos ponen a leerles a otros por unos días.

Y nos creemos que esa manera de leer es la correcta. Pero ¿cómo aprendimos a leer?

 

LAS CONSECUENCIAS DEL MODELO DE LECTURA INEFICIENTE

Pues, nos entrenaron en un modelo de lectura altamente ineficiente: la lectura silábica.

Leemos por sílaba, como nos entrenaron.

Algunos desarrollan mayor fluidez y leen por palabra con cierta velocidad. Muchos otros siguen tropezando con las sílabas y leen con torpeza.

Usted puede darse perfecta cuenta de ello cuando escucha a alguien leer. Como lee es un reflejo de su manera de procesar información. Si lo hace de manera torpe, ¿cómo usted cree que procesa la información en su cabeza?

Un aspecto importante en el proceso de lectura tiene que ver con la amplitud de foco visual.

Normalmente nos han entrenado para aislar una palabra de su contexto y captarla sola en un golpe de vista. Ese movimiento de los ojos, denominado movimiento sacádico, al ir captando las palabras una por una, nos retrasa innecesariamente y además se convierte en un proceso cansón e ineficiente..

Imaginemos un libro de 200 páginas, en que cada una de ellas posea 35 renglones y cada renglón unas 15 palabras por línea.

Eso significa para la persona detenerse 15 veces por renglón, 525 veces por página y 105,000 en total por las 200 páginas para poder agotar el libro.

Si esa persona lee a un ritmo de 250 palabras por minuto, le tomaría un total de 7 horas leer dicho libro, si acomete esa tarea de manera continua.

Es un desperdicio de energía y tiempo.

Imaginemos simplemente que enseñamos a esa persona a leer por bloque y por eje, dos técnicas de lectura. Ahora, en vez de enfocarse en una palabra se entrena para captar cinco palabras por cada golpe de vista. De entrada ahora logra un 80% de ahorro del trabajo visual y del tiempo de lectura.

Se detiene 3 veces por renglón en vez de 15.

105 veces por página, en vez de 525.

21,000 veces en las 200 páginas y no 105,000 veces,

Y lo que antes le tomó 7 horas ahora se redujo a una hora y media (1:24 en realidad).

Noten esto, no hemos ni siquiera acelerado el ritmo de lectura y ya tuvimos un ahorro de 5.5 horas, simplemente al dominar una estrategia de amplitud de enfoque más eficiente que la aprendida al alfabetizarnos.

Ponga usted que, además, le enseñamos a esa persona a acelerar su velocidad de lectura a unas 1,000 palabras por minuto. Entonces, esa 1:24 minutos se divide entre 4 y le tomaría, leer el mismo libro 21 minutos. Así de simple.

 

LOS TRES PRINCIPALES ERRORES AL LEER

Además, al reducir el número de fijaciones (golpes de vista), se previene el cansancio visual. Y si lo unimos a otros recursos también el aburrimiento, la pérdida de ilación, la distracción y otros males que aquejan al lector que carece de una estrategia de lectura eficiente.

Otras ventajas de entrenarse en lectura eficiente devienen de superar los tres principales errores al leer:

1. Subvocalizar, hablarse mentalmente mientras se lee.

2. Leer palabra por palabra, en vez de leer por bloque y eje.

3. Retroceder: Perder el hilo, distraerse y volver atrás para retomarlo.

La subvocalización es una costumbre que proviene del período de alfabetización, en que se nos enseñó a asociar una palabra con un sonido.

El asunto es que la voz humana apenas puede acelerar hasta una velocidad de unas 400 palabras por minuto y ser inteligible, por lo que leer repitiéndonos internamente lo leído nos lastra y condena a no aprovechar la enorme capacidad de captar y procesar información del cerebro, que algunos llegan a estimar de unas 40,000 palabras o bits de información por minuto.

El contenido de una palabra no está en el sonido, sino en la imagen que evoca.

Entender una palabra es entender qué imagen nos trae a la cabeza, no qué sonido posee. De ahí que aprender un idioma es aprender a relacionar una palabra con un concepto (una imagen o una idea). Podemos escuchar el sonido de la misma, pero si no sabemos a qué concepto o imagen alude, nos quedamos en el aire.

La lectura palabra por palabra es ineficiente, además, porque aproximadamente el 50% de las palabras que utilizamos son vacías (conectores, artículos, preposiciones, etc.) y el otro 50% poseen contenido. Una frase como "La niña de la patineta" posee un 40% de palabras con contenido: Niña, patineta, y un 60% de palabras vacías: La, de la. Si leemos la frase palabra por palabra desperdiciamos el 60% de nuestro esfuerzo.

Y eso nos conduce al tercer problema: la distracción que nos hace perder el hilo y nos lleva luego a retroceder.

El cerebro, que puede procesar información a altísima velocidad, se aburre. Y empieza a divagar. ¿Resultado? Nuestra atención se distrae y, aunque nuestros ojos siguen mecánicamente pegados a la página, nuestra mente anda lejos, lejos de ella.

 

PARA MANTENER NUESTRA COMPETITIVIDAD, HAY QUE SER UN LECTOR EFICIENTE

Es oportuno esclarecer que la lectura nos proporciona información. No conocimiento.

El conocimiento es aquello que adquirimos al aplicar la información y apreciar los resultados que provocamos.

La información es la receta del sancocho pero el conocimiento es lo que adquirimos haciendo sancocho. Y sólo se obtiene mediante un proceso de prueba y error.

Sin embargo, es bien tonto querer derivar conocimiento de la experiencia bruta, sin que medie o aprovechemos la información que es la experiencia acumulada por otros y que nos sirve de punto de partida.

Vivimos un mundo lleno de retos y oportunidades.

Y nuestra cancha es el mundo. Ya no es local, es global.

El conocimiento es dinero. Y para desarrollar conocimiento requerimos información actualizada.

Esa información está disponible como nunca, asequible como nunca. Sin embargo, requerimos desarrollar las destrezas necesarias para apropiarnos de ella.

Conozco muchos que compran libros que nunca van a leer. Y el único lugar donde un libro es un activo y no un pasivo es en la cabeza de uno. Fuera no es más que un coroto más.

En diciembre tuve la oportunidad, luego de estar una semana en Disney, de pasar otra semana en Tampa, donde reside mi hermana.

De los 7 días, cuatro de ellos los pasé desde las 9:00 a.m. a las 8:00 p.m. en una librería. Una por día.

En ese tiempo leí, revisé y me nutrí de decenas de libros, de los temas de mi interés.

Al final, sólo adquirí un solo libro: "Make a Scene" de Jordan E. Rosenfeld, un libro sobre construcción de escenas, tanto para narrativa, como para dramas y guiones.

Pero me traje decenas de libros leídos y aprovechados.

Y una vez más agradecí haberme entrenado en neurolectura o lectura súper rápida.

Una habilidad fundamental en la actitud de éxito, esa mentalidad de crecimiento que definió la psicóloga y autora Carol S. Dweck como distinta a la mentalidad fija de los conformistas o que se resisten al aprendizaje.

Y es que son las decisiones de hoy las que prefiguran los resultados de mañana. Y uno es dueño o dueña de esas decisiones. Nadie más.

 



Calificación:  Votar Aún no han votado este texto  -  Ingresá tu voto

Comentarios de nuestros lectores -  Escribí tu comentario
Aún no han escrito ningún comentario. Escribí el tuyo



Diseño web

Otros informes de Escribirte.com

"Día gris, hoy te aborrezco"
Palabra de poeta en Buenos Aires Palabra de poeta en Buenos Aires
Los factores no literarios y la literatura de ficción Los factores no literarios y la literatura de ficción
Yourcenar Yourcenar
Umberto Eco opina sobre la supervivencia del libro y el diario impreso Umberto Eco opina sobre la supervivencia del libro y el diario impreso
La vanguardia literaria en América Latina La vanguardia literaria en América Latina
José Saramago, la sociedad a la vista o crónica de una mañana y un intento de mirada por los alrededores José Saramago, la sociedad a la vista o crónica de una mañana y un intento de mirada por los alrededores
Cesare Pavese o la guerra más cruel de todas Cesare Pavese o la guerra más cruel de todas
Andrei Platonov o la tragedia del escritor como ingeniero del alma Andrei Platonov o la tragedia del escritor como ingeniero del alma
Mabel Pedrozo. Cuentos excelentes Mabel Pedrozo. Cuentos excelentes
Clarice Lispector o la búsqueda del deslumbramiento Clarice Lispector o la búsqueda del deslumbramiento
Semblanza de algunos escritores Semblanza de algunos escritores
Mario Benedetti Mario Benedetti
(1914-1998). Octavio Paz, perfección y transparencia (1914-1998). Octavio Paz, perfección y transparencia
Santoro, hoy Santoro, hoy
La sombra fuera de Lovecraft La sombra fuera de Lovecraft
Lovecraft y el evanescente reino de los olores Lovecraft y el evanescente reino de los olores
Un poeta mayor Un poeta mayor
La melancolía y la literatura La melancolía y la literatura
El primo Juan El primo Juan
Cara y cruz Cara y cruz
Ignacio Xurxo y Humberto Constantini, dos amigos escritores Ignacio Xurxo y Humberto Constantini, dos amigos escritores
La de antes La de antes
Ser escritor: un espejo donde mirarse. Ser escritor: un espejo donde mirarse.
La literatura en tiempos de crisis La literatura en tiempos de crisis
Bestiario Bestiario
¿Qué es la literatura indie? ¿Qué es la literatura indie?
El conde Lucanor El conde Lucanor
El destierro de la reina, de Ana Bisignani El destierro de la reina, de Ana Bisignani
Incienso de madrugada triste Incienso de madrugada triste
La palabra mágica La palabra mágica
David Álvarez Morgade, poeta David Álvarez Morgade, poeta
Dos siglos de mujeres en las letras Dos siglos de mujeres en las letras
Promesa de una nieta de inmigrantes Promesa de una nieta de inmigrantes
Manifiesto para una nueva literatura independiente Manifiesto para una nueva literatura independiente
Gracias por el fuego de la poesía y de la vida, Mario Gracias por el fuego de la poesía y de la vida, Mario
''Gracias por todo el fuego'' Maestro Benedetti. ''Gracias por todo el fuego'' Maestro Benedetti.
María del Carmen Suárez: Eva en el espejo. Una novela inolvidable María del Carmen Suárez: Eva en el espejo. Una novela inolvidable
Librero, un oficio en extinción Librero, un oficio en extinción
Nira Etchenique, pagana y dichosa Nira Etchenique, pagana y dichosa
Franz Kafka, un desconocido escritor Franz Kafka, un desconocido escritor
Rafaela Pinto. Eucaristía feroz Rafaela Pinto. Eucaristía feroz
Sociedad & literatura Sociedad & literatura
Una carpeta entre dos poetas Una carpeta entre dos poetas
Thomas Mann Thomas Mann
Homenaje al poeta Francisco Squeo Acuña Homenaje al poeta Francisco Squeo Acuña
''Otra vuelta de tuerca'' ''Silvia'' como enigma y Gólem de palabras ''Otra vuelta de tuerca'' ''Silvia'' como enigma y Gólem de palabras
El papagayo y el anillo de oro: alquimia y chamanismo en ''La isla'' de Luisa M. Levinson El papagayo y el anillo de oro: alquimia y chamanismo en ''La isla'' de Luisa M. Levinson
Marechal y Bukowsky Marechal y Bukowsky
El fantasma del deseo El fantasma del deseo
A 15 años de ese 3 de noviembre de 1994, en que partió el poeta Armando Tejada Gómez A 15 años de ese 3 de noviembre de 1994, en que partió el poeta Armando Tejada Gómez
Profeta del viento II Profeta del viento II
La obra del poeta Armando Tejada Gómez debe estar en las escuelas La obra del poeta Armando Tejada Gómez debe estar en las escuelas
Que lo parió! entre tanta “mierda”, se nos fue el Negro Fontanarrosa Que lo parió! entre tanta “mierda”, se nos fue el Negro Fontanarrosa
Vida privada de la tradición Vida privada de la tradición
Justicia poética Justicia poética
Armando Tejada Gómez Armando Tejada Gómez
Miguel Ángel Bustos Miguel Ángel Bustos
Charla sobre Alejandra Pizarnik Charla sobre Alejandra Pizarnik
La literatura en el margen La literatura en el margen
Charla sobre Julio Cortázar Charla sobre Julio Cortázar
Alrededor de Santoro Alrededor de Santoro
Pablo de Rokha Pablo de Rokha
Julio Huasi Julio Huasi
Carta cuenta Carta cuenta
Marcas de género y de cuerpo en cuatro poetas argentinas Marcas de género y de cuerpo en cuatro poetas argentinas
Escuchá Radio De Tango

Canal RSS Blogs

Enrique Coria-Mahatma Krishananda en radio del Pueblo-A-M 830
Mahatma Krishananda-Enrique Coria
PULPERÍAS, BARES Y CONFITERIÁS EN EL TANDIL DE ANTAÑO
WENUMAPURADIO A-M 830 RADIO DEL PUEBLO
Nace una madre - (Mariela)
Entrá a los Blogs
Entrá a los Blogs
En La Otra Puerta

Canal RSS Guía de Servicios

Taller de poesía 2017

Canal RSS Foros

Leyes del alma
Oda cósmica
Ante la hoja en blanco - Elegía
Para Marría Luisa Carmen
Los dos caballos
Entrá a los foros
Entrá a los Foros

RSSCanales RSS
Ahora podés tener a Escribirte
en tu sitio web

Más información

Canal RSS Trivias

¿En cuál de las obras de Florencio Sánchez se desarrolla la historia de Don Olegario y su hijo, Julio?
La gringa
Barranca abajo
M'hijo el dotor
Libros nuevos y usados en internet
Fotografía y plástica
A

 Artes visuales

Suscribite

¡Suscribite a nuestro boletín!
Radio La Quebrada Radio de Tango Indexarte Escribirte OccidentesEscuchanos
Noticias | Efemérides | Novedades | Ventas | Biografias | Textos | Audio | Recomendados | Entrevistas | Informes | Agenda | Concursos | Editoriales | Lugares | Actividades | Blogs | Foros | TiendaFundación | Letras de Tango I | Letras de Tango II | Contacto | Boletín
© 2006-2017- www.escribirte.com | Todos los derechos reservados   | Diseño Web | Canales RSSRSS