Ir a la página de inicio de Escribirte
Portada | Biblioteca | Blogs | Foros | Tienda | Suscripción | Contacto | Especiales | Difusión cultural | Canales RSS RSS
Autores Obras Textos Entrevistas Informes Audioteca
 Buscar en el sitio   
| Martes 25 de julio de 2017
Entrá a Radio La Quebrada
Escribí un comentario Enviá este artículo Votá este artículo
Texto al 100% Aumentar texto
Informes RSS Informes

La literatura en el margen

la globalización y su maquinaria mercantilista

Por S G

I
junio de 2000

La globalización es un proceso complejo –para el que algunos teóricos y analistas dan como fecha de inicio los coletazos de la revolución industrial con su expansión capitalista y otros la revolución informática y comunicativa de mediados del siglo XX- que abarca consideraciones de índole económica, social, antropológica y cultural. Parece ser que, tal como lo pronosticara McLuhan, la gran aldea se ha instalado. Las fronteras se diluyen, el concepto de nación se licua y el mercado se agiganta.
Si sólo vemos el fenómeno de la globalización desde el punto de vista económico, la desventaja de América Latina es casi una obviedad. Sólo alcanza con pensar en deudas externas como la de Argentina o México que se llevan sólo en intereses más de la mitad del producto bruto interno. Desde otro aspecto –que sin duda involucra también el económico- cuando hablamos de globalización hablamos de diseminación de poder. En la década del setenta era común la frase: “imperialismo yanqui” y el objeto de los odios de gran parte de la población politizada era bien claro. Ahora el rostro del poder que nos domina es tan multiforme que se diluye y desaparece detrás de nombres que poco dicen de la nación a la que pertenecen. Además, la globalización no se trata de un conjunto de oportunidades iguales para toda la población del planeta, sino que abarca pocas naciones con acuerdos específicos como el ALCA, y el Mercado Común Europeo, entre otros.
¿De qué modo afecta al artista de estas latitudes este nuevo orden de cosas? Hablamos de diseminación del poder. Esto también ocurre –recordemos a Foucault- en el campo de la cultura. En ese sentido es bueno preguntarse –en principio- con qué circuitos y mercados de bienes simbólicos debe toparse el artista a la hora crucial de hacer circular su obra. Nos encontramos con el tema, ineludible en el campo de la literatura, de las editoriales: qué temáticas privilegian y de qué modo acceder a ellas.
Si hablamos en particular de nuestro país, nos encontramos con el hecho patético y tajante de que las grandes editoriales pertenecen a enormes monopolios. Sabemos que la lógica que los rige es empresarial y que la ley es la mercancía. Entonces, ¿quiénes publican y cuál es la temática privilegiada? Paradójicamente, la novela histórica recibe los aplausos de la mayoría del mercado y los premios de la mayoría de los concursos. Si bien el género circula algo desvirtuado, podemos pensar en grandes escritores como Andrés Rivera que, ya entrado en años, recibe el aplauso del público con novelas como La revolución es un sueño eterno o El farmer. La calidad de estas obras es más que indudable. Podemos pensar que ese poder diseminado de la globalización necesita de fisuras de descompresión por las que lo nacional, lo propio de la historia y de la identidad de un pueblo, se filtren y constituya un resguardo para el sentimiento de pertenencia y la memoria de nuestro pasado colectivo.
Si entendemos lo cultural dentro de la globalización como un proceso de “multiculturalidades” (como se afirma desde un pretendido “progresismo”), pensaríamos ilusoriamente que las culturas de los países supuestamente integrados planetariamente están en absoluta igualdad de condiciones, que no existen culturas más prestigiosas que otras y más imitadas que otras. Lejanos son los tiempos en que lo local y lo universal estaban claramente delimitados y que dependía de la elección de un escritor el transformar un tema regional o regionalista en una obra de carácter universal en la que el color local persistiera como clara marca de pertenencia.
Pensar que la globalización sólo nos vuelve más próximos deja sin atender el problema de la pretendida homogeneización y –paradójicamente- de la multiplicación de las diferencias y de las desigualdades. ¿Qué queda para los países latinoamericanos? Tal vez solamente exportar melodrama y folklore, como un modo de insertarnos culturalmente en este escenario complejo. Pero si entendemos la cultura –y en su interior, desde ya, la literatura- como un conjunto de procesos a través de los cuales intentamos representar e instituir un sujeto social, no podemos conformarnos con esta pobre inserción. O, al menos, debemos ver claramente que esta pseudo oportunidad nos limita artísticamente y deja fuera del circuito de multiplicidad de expresiones que no encuentran en este mercado cada vez más mercantilizado un espacio de circulación.
La resistencia frente a esta pretendida igualdad que en realidad presenta un solo modelo como legítimo –la ley de la mercancía- parece ser la única alternativa que tenemos los escritores dentro del espacio de la cultura. No significa que lo regional y lo local sean los temas que debemos esgrimir como bandera de identidad. Sino poner a prueba nuestra imaginación y generar alternativas de producción y de circulación que escapen a la concepción de la cultura como un bien de consumo, como una mercancía.

II
julio del 2004

Poco parece haber cambiado el panorama desde que fueron escritas estas líneas. Después del desastre social, político y económico de diciembre del 2001, parecía que las cosas debían –ineludiblemente- cambiar. Y lo hicieron. Pero no para bien. Los que participamos de las movilizaciones y de las asambleas creímos estar viviendo un sueño. Efectivamente lo era. Pasamos a la bancarización obligatoria, dejamos el famoso “uno a uno” y cambiamos de presidente con más asiduidad que de ropa interior. ¿Cómo impactó esto sobre el mercado literario? Simplemente, acentuando lo antes señalado. Si todas las editoriales pertenecen a monopolios extranjeros, la no paridad entre el peso y el dólar se volvió el principal obstáculo –vaya paradoja- para acceder a los libros. También a las publicaciones.
Ahora parece que ha pasado bastante agua bajo el puente, tenemos un presidente que se manifiesta como progresista y un superávit como pocos en los últimos años. Sin embargo, las esperanzas de que algo de ese dinero no se dirija persistentemente al oprobioso pago de la deuda externa / eterna, según lo planteado por nuestro actual presidente en su campaña, es sólo humo en el viento. No nos limitemos a la cultura. Tanto la salud, como la vivienda, la educación y por ende la cultura, han quedado tan relegadas como siempre. Resulta imposible aislar el aspecto cultural y, dentro del mismo, el literario, de los estragos que día a día sufre la sociedad argentina en general. ¿Cerrar los ojos al desfile cada vez mayor de carros repletos de cartones? ¿cerrar los oídos a quienes insultan a las piqueteros por “violentos” y dejan de lado la violencia cotidiana que padecemos todos, de una u otra forma? Tampoco podemos dejar de ver el show montado en la cultura, quiénes son colocados en espacios de decisión, quiénes son desplazados siempre.
También me parece imposible ignorar el contexto internacional, con el nuevo “guardián” de la democracia y sus estragos en medio oriente, con la siempre excusa del combate contra el terrorismo, acentuada después de su trágico 11 de septiembre. Pero, aún con reconocimiento de lo que significó y significa cualquier atentado terrorista, América Latina tiene su propio 11 de septiembre. Y sabemos bien quiénes son los responsables. Tampoco podemos ser ingenuos y pensar que Bush hijo dejará que Chávez o que Lula gobiernen con la libertad que los comicios democráticamente ganados les confieren.

Para los que creyeron que los esfuerzos terminaban o que iban a dar resultados más prontos y reparadores, malas noticias. Para los que no creímos en ninguna “primavera kirschneriana”, la certeza de que no podemos bajar los brazos y que, si bien es cierto que nuestra principal derrota es la simbólica, la cultural, aislarla del resto de las reivindicaciones sociales sería cometer nuevamente viejos errores. Y ya no podemos darnos semejante lujo.

Calificación:  Votar Aún no han votado este texto  -  Ingresá tu voto

Comentarios de nuestros lectores -  Escribí tu comentario
Aún no han escrito ningún comentario. Escribí el tuyo



Enterate ahora

Otros informes de Escribirte.com

"Día gris, hoy te aborrezco"
¿Por qué necesitamos entrenarnos como lectores eficientes? ¿Por qué necesitamos entrenarnos como lectores eficientes?
Palabra de poeta en Buenos Aires Palabra de poeta en Buenos Aires
Los factores no literarios y la literatura de ficción Los factores no literarios y la literatura de ficción
Yourcenar Yourcenar
Umberto Eco opina sobre la supervivencia del libro y el diario impreso Umberto Eco opina sobre la supervivencia del libro y el diario impreso
La vanguardia literaria en América Latina La vanguardia literaria en América Latina
José Saramago, la sociedad a la vista o crónica de una mañana y un intento de mirada por los alrededores José Saramago, la sociedad a la vista o crónica de una mañana y un intento de mirada por los alrededores
Cesare Pavese o la guerra más cruel de todas Cesare Pavese o la guerra más cruel de todas
Andrei Platonov o la tragedia del escritor como ingeniero del alma Andrei Platonov o la tragedia del escritor como ingeniero del alma
Mabel Pedrozo. Cuentos excelentes Mabel Pedrozo. Cuentos excelentes
Clarice Lispector o la búsqueda del deslumbramiento Clarice Lispector o la búsqueda del deslumbramiento
Semblanza de algunos escritores Semblanza de algunos escritores
Mario Benedetti Mario Benedetti
(1914-1998). Octavio Paz, perfección y transparencia (1914-1998). Octavio Paz, perfección y transparencia
Santoro, hoy Santoro, hoy
La sombra fuera de Lovecraft La sombra fuera de Lovecraft
Lovecraft y el evanescente reino de los olores Lovecraft y el evanescente reino de los olores
Un poeta mayor Un poeta mayor
La melancolía y la literatura La melancolía y la literatura
El primo Juan El primo Juan
Cara y cruz Cara y cruz
Ignacio Xurxo y Humberto Constantini, dos amigos escritores Ignacio Xurxo y Humberto Constantini, dos amigos escritores
La de antes La de antes
Ser escritor: un espejo donde mirarse. Ser escritor: un espejo donde mirarse.
La literatura en tiempos de crisis La literatura en tiempos de crisis
Bestiario Bestiario
¿Qué es la literatura indie? ¿Qué es la literatura indie?
El conde Lucanor El conde Lucanor
El destierro de la reina, de Ana Bisignani El destierro de la reina, de Ana Bisignani
Incienso de madrugada triste Incienso de madrugada triste
La palabra mágica La palabra mágica
David Álvarez Morgade, poeta David Álvarez Morgade, poeta
Dos siglos de mujeres en las letras Dos siglos de mujeres en las letras
Promesa de una nieta de inmigrantes Promesa de una nieta de inmigrantes
Manifiesto para una nueva literatura independiente Manifiesto para una nueva literatura independiente
Gracias por el fuego de la poesía y de la vida, Mario Gracias por el fuego de la poesía y de la vida, Mario
''Gracias por todo el fuego'' Maestro Benedetti. ''Gracias por todo el fuego'' Maestro Benedetti.
María del Carmen Suárez: Eva en el espejo. Una novela inolvidable María del Carmen Suárez: Eva en el espejo. Una novela inolvidable
Librero, un oficio en extinción Librero, un oficio en extinción
Nira Etchenique, pagana y dichosa Nira Etchenique, pagana y dichosa
Franz Kafka, un desconocido escritor Franz Kafka, un desconocido escritor
Rafaela Pinto. Eucaristía feroz Rafaela Pinto. Eucaristía feroz
Sociedad & literatura Sociedad & literatura
Una carpeta entre dos poetas Una carpeta entre dos poetas
Thomas Mann Thomas Mann
Homenaje al poeta Francisco Squeo Acuña Homenaje al poeta Francisco Squeo Acuña
''Otra vuelta de tuerca'' ''Silvia'' como enigma y Gólem de palabras ''Otra vuelta de tuerca'' ''Silvia'' como enigma y Gólem de palabras
El papagayo y el anillo de oro: alquimia y chamanismo en ''La isla'' de Luisa M. Levinson El papagayo y el anillo de oro: alquimia y chamanismo en ''La isla'' de Luisa M. Levinson
Marechal y Bukowsky Marechal y Bukowsky
El fantasma del deseo El fantasma del deseo
A 15 años de ese 3 de noviembre de 1994, en que partió el poeta Armando Tejada Gómez A 15 años de ese 3 de noviembre de 1994, en que partió el poeta Armando Tejada Gómez
Profeta del viento II Profeta del viento II
La obra del poeta Armando Tejada Gómez debe estar en las escuelas La obra del poeta Armando Tejada Gómez debe estar en las escuelas
Que lo parió! entre tanta “mierda”, se nos fue el Negro Fontanarrosa Que lo parió! entre tanta “mierda”, se nos fue el Negro Fontanarrosa
Vida privada de la tradición Vida privada de la tradición
Justicia poética Justicia poética
Armando Tejada Gómez Armando Tejada Gómez
Miguel Ángel Bustos Miguel Ángel Bustos
Charla sobre Alejandra Pizarnik Charla sobre Alejandra Pizarnik
Charla sobre Julio Cortázar Charla sobre Julio Cortázar
Alrededor de Santoro Alrededor de Santoro
Pablo de Rokha Pablo de Rokha
Julio Huasi Julio Huasi
Carta cuenta Carta cuenta
Marcas de género y de cuerpo en cuatro poetas argentinas Marcas de género y de cuerpo en cuatro poetas argentinas
Entrá a Radio La Quebrada

Canal RSS Blogs

Enrique Coria-Mahatma Krishananda en radio del Pueblo-A-M 830
Mahatma Krishananda-Enrique Coria
PULPERÍAS, BARES Y CONFITERIÁS EN EL TANDIL DE ANTAÑO
WENUMAPURADIO A-M 830 RADIO DEL PUEBLO
Nace una madre - (Mariela)
Entrá a los Blogs
Entrá a los Blogs
En La Otra Puerta

Canal RSS Guía de Servicios

Taller de Escritura Creativa

Canal RSS Foros

Leyes del alma
Oda cósmica
Ante la hoja en blanco - Elegía
Para Marría Luisa Carmen
Los dos caballos
Entrá a los foros
Entrá a los Foros

RSSCanales RSS
Ahora podés tener a Escribirte
en tu sitio web

Más información

Canal RSS Trivias

¿Cuál es el título de la novela de Osvaldo Soriano en la que uno de sus personajes es el detective Marlowe?
Cuarteles de invierno
Triste, solitario y final
No habrá más penas ni olvido
Libros nuevos y usados en internet
Fotografía y plástica
A

 Artes visuales

Suscribite

¡Suscribite a nuestro boletín!
Radio La Quebrada Radio de Tango Indexarte Escribirte OccidentesEscuchanos
Noticias | Efemérides | Novedades | Ventas | Biografias | Textos | Audio | Recomendados | Entrevistas | Informes | Agenda | Concursos | Editoriales | Lugares | Actividades | Blogs | Foros | TiendaFundación | Letras de Tango I | Letras de Tango II | Contacto | Boletín
© 2006-2017- www.escribirte.com | Todos los derechos reservados   | Diseño Web | Canales RSSRSS