Ir a la página de inicio de Escribirte
Portada | Biblioteca | Blogs | Foros | Tienda | Suscripción | Contacto | Especiales | Difusión cultural | Canales RSS RSS
Noticias Efemérides Autores para conocer Recomendados Agenda Concursos Lugares Servicios Ventas Trivia
 Buscar en el sitio   
| Miércoles 18 de julio de 2018
Escribí un comentario Enviá este artículo Votá este artículo
Texto al 100% Aumentar texto
Lobo Antunes: de su intimidad y de su literatura

Noticias RSS Noticias

Lobo Antunes: de su intimidad y de su literatura

Un chiste literario cuenta que cuando José Saramago ganó el Premio Nobel en 1998 todo Portugal lo llamó para felicitarlo... después de haber llamado a Antonio Lobo Antunes para decirle que debieron habérselo concedido a él.

En verdad, a pesar de ser 20 años más joven que Saramago, Lobo Antunes competía en buena lid para llevarse aquel inmenso reconocimiento a una obra y, en especial, a la lengua portuguesa. Sin embargo, no hay que tomárselo a pecho. Un gran escritor sólo compite consigo. Por no apelar a la observación que le hiciera a Lobo Antunes uno de sus pacientes psiquiátricos: "¿Sabe usted? El mundo ha comenzado a ser hecho por detrás".

En Conversaciones con Antonio Lobo Antunes, de la conocida crítica española María Luisa Blanco, editado por Siruela, en Madrid, se encuentran las claves íntimas y públicas de una escritura destinada a tratar de poner al mundo en su sitio. Cuando menos, a tratar de advertirnos que toda ley es relativa y toda causa aparente. Es raro el escritor que no engaña ocasionalmente al lector. Más raro es aquel que no se engaña a sí mismo. Lobo Antunes, en este sentido, no se da tregua.

"A los quince años descubres que hay una diferencia entre buena y mala escritura, ahí empieza tu desasosiego, pero entre los veinte y los veinticinco comprendes la diferencia entre la buena literatura y la obra de arte, y ahí la angustia es completa y ya no para nunca. Siempre es lo mismo, nunca estás seguro de tu trabajo, nuca sabes si es bueno o no".

Lobo Antunes nació el 1 de septiembre de 1942, en Lisboa. Obligado por su padre a estudiar Medicina (acabaría especializándose en psiquiatría) fue llamado a servir como médico militar en Angola, durante los años finales del dominio portugués en Africa. En 1976, su primera novela, Memoria de Elefante, para ser preciso, la primera novela que no destruyó, lo arrastró a la fama. A pesar de ser, dicho en sus palabras, "la novela de un desconocido, publicada por una editorial que casi no existía".

"Me fui a la playa con mis hijas, que eran pequeñitas, y cuando regresé era famoso, había vendido 200,000 ejemplares", recuerda. "Fue increíble. Recuerdo que en la feria del Libro una señora cogió el libro y lo soltó diciendo: 'Mierda, no tiene ilustraciones'. Pero la realidad es que el éxito fue enorme".

Le seguiría una avalancha de títulos de amplia acogida internacional como Fado Alejandrino (1983), Tratado de las pasiones del alma (1990), El orden natural de las cosas (1992), Esplendor de Portugal (1997) y Ayer no te vi en Babilonia (2006), entre otros. Candidato habitual al Nobel, ha ganado el Premio de Literatura Europea de Austria (2000), el Premio Jerusalén (2005) y el Premio Camoes (2005), mayor galardón de las letras lusitanas.

El libro está basado en largas conversaciones entre abril del 2000 y febrero del 2001. La labor no debió haber sido fácil para Blanco, considerando la proverbial reticencia de Lobo Antunes a hablar de su intimidad y los procesos de elaboración de su literatura.

"Lobo Antunes nunca da datos concretos", observa Blanco en el prólogo. "Una acaba deduciendo (...) que su soledad está acompañada por una mujer, que sus hijas, cada vez más, tienen un protagonismo en su vida".

Y más adelante: "De todas formas, aunque Lobo Antunes no esté solo, él es, desde luego, un hombre solitario. Es una soledad elegida porque en esa soledad es en donde encuentra la auténtica felicidad".

En una ocasión, Lobo Antunes le comenta a Blanco que, tal como dijo Scott Fitzgerald, no se puede escribir la biografía de un escritor porque es una multitud. Aún así, a través de estas páginas, emerge el rostro indivisible de un hombre que ha sacrificado muchas vidas al ideal goethiano de ser un artista y un intelectual. Un escritor inagotable y sabio que cada mañana se sienta en su escritorio del hospital Miguel Bombarda a dar fe de una cosa de locos: que las palabras engendran a las palabras.

Por Andrés Reynaldo.

26-11-2007
Fuente: El Nuevo Herald

 

Canal RSS Blogs

LA CARTA QUE NO QUIERO ESCRIBIR...
SIN TI...
¿ QUÉ HARÍAS POR MI...?
YO NO QUIERO SER FELIZ...
EL RECTOR DE LA UNIVERSIDAD DE TANDIL, DESCENDIENTE DE SAAVEDRA
https://www.youtube.com/watch?v=OWHVSe556b8&feature=youtu.be
Enrique Coria en Radio del Pueblo A-M 830 .
Enrique Coria Premio a La Excelencia.Arcangel San Gabriel.
Otoño
Reiniciando...
Entrá a los Blogs
Entrá a los Blogs

Canal RSS Guía de Servicios

Puerto de Letras

Canal RSS Foros

Cannto íntimo de amparo
Hilo sangre-luz
Oda al aire
De la lid del corazón
Hacia el mar de cristal
Juramento
Mímesis del vuelo
Ellos
Leyes del alma
Oda cósmica
Entrá a los foros
Entrá a los Foros

RSSCanales RSS
Ahora podés tener a Escribirte
en tu sitio web

Más información

Canal RSS Trivias

Se quitó la vida llenándose los bolsillos de piedras y arrojándose al río en marzo de 1941, ¿a quién nos referimos?
Virginia Woolf
Victoria Ocampo
Juana de Ibarbourou
A

 Artes visuales

Suscribite

¡Suscribite a nuestro boletín!
Radio La Quebrada Radio de Tango Indexarte Escribirte OccidentesEscuchanos
Noticias | Efemérides | Novedades | Ventas | Biografias | Textos | Audio | Recomendados | Entrevistas | Informes | Agenda | Concursos | Editoriales | Lugares | Actividades | Blogs | Foros | TiendaFundación | Letras de Tango I | Letras de Tango II | Contacto | Boletín
© 2006-2018- www.escribirte.com | Todos los derechos reservados   | Diseño Web | Canales RSSRSS