Ir a la página de inicio de Escribirte
Portada | Biblioteca | Blogs | Foros | Tienda | Suscripción | Contacto | Especiales | Difusión cultural | Canales RSS RSS
Noticias Efemérides Autores para conocer Recomendados Agenda Concursos Lugares Servicios Ventas Trivia
 Buscar en el sitio   
| Miércoles 19 de septiembre de 2018
Escribí un comentario Enviá este artículo Votá este artículo
Texto al 100% Aumentar texto
Fue Vicente Huidobro un destacado exponente de la literatura chilena

Noticias RSS Noticias

Fue Vicente Huidobro un destacado exponente de la literatura chilena

Huidobro es considerado como uno de los cuatro grandes de la poesía chilena, con Pablo Neruda, Gabriela Mistral, ambos Nobel del Literatura, y Pablo de Rokha

El destacado poeta y escritor chileno Vicente Huidobro, creador y exponente del creacionismo, cuya obra aún deslumbra a la crítica con sus imágenes, vivacidad y autenticidad, así como por su marcada rebeldía a los lineamientos literarios de su época, murió el 2 de enero de 1948.

Huidobro es considerado como uno de los cuatro grandes de la poesía chilena, con Pablo Neruda, Gabriela Mistral, ambos Nobel del Literatura, y Pablo de Rokha.

Es autor de "Altazor o el viaje en paracaídas", obra cumbre del Creacionismo universal, al lado de "Temblor de cielo". Ambas constituyen el mayor legado del vate a la poesía de su tiempo.

Las dos son una fuente que con mayor generosidad habría de surtir a los poetas venideros, que aún a finales del siglo XX, después de que las corrientes estéticas hayan virado por centenares de derrotas diferentes, el valor poético de las citadas obras sigue siendo incalculable.

Vicente García-Huidobro Fernández era su nombre completo, nació en el seno de una famila acomodada con tradición literaria, en Santiago, Chile, el 10 de enero de 1893 y pronto mostró una notable inclinación hacia la creación poética, plasmada en sus las primeras composiciones, a la edad de 12 años.

Este talante creador, estrechamente ligado a su espíritu iconoclasta, le llevó a rechazar, en un manifiesto que hizo público, cuando aún era adolescente, cualquier forma de poesía anterior.

Así, decidido abrirse camino en el mundo de las letras, rechazó también la reducida atmósfera literaria chilena para trasladarse a París en 1916, donde participó en todos los movimientos vanguardistas que por aquellos años florecían, y vertiginosamente se agostaban.

En dicha ciudad, publicó sus primeras colaboraciones en algunas revistas tan significativas como Sic y Nord-Sud, y entablar relaciones con las principales cabezas de la Vanguardia europea, como los surrealistas Guillaume Apollinaire y Pierre Reverdy.

Sin embargo, y a pesar de esta estrecha colaboración en los comienzos de su andadura literaria, Huidobro pronto se distanció voluntariamente de los postulados surrealistas, pues en su concepción de la creación artística no cabía la máxima de que el artista era un mero instrumento revelador de los dictados de su inconsciente.

Rechazó también las propuestas del futurismo, pues tenía el convencimiento de que el fervor manifestado hacia la máquina se apagaría en cuanto el hombre su hubiera acostumbrado a los adelantos del progreso técnico.

Negado a todos los postulados estéticos de la Vanguardia, llevó a Huidobro a crear su propia corriente, bautizada como Creacionismo, (una creencia, inspirada en dogmas religiosos, que dicta que la Tierra y cada ser vivo que existe actualmente provienen de un acto de creación por un ser divino; siendo creados ellos de acuerdo con un propósito divino.

Así, para Huidobro y el resto de los creacionistas que inmediatamente cerraron filas en torno a estas propuestas tan originales como transgresoras, el artista no debía limitarse a reflejar la Naturaleza, sino que debía mantener con ella una especie de competición en la que podía mostrar el vitalismo de su propia obra.

Dichas propuestas y concepción del arte en general muy particular del autor en las letras, la acompañaba una necesidad de crear nuevas imágenes, tan coloristas como animadas y sorprendentes, e incluso, un novedoso lenguaje poético capaz de romper con todos los niveles de la lengua y generar también su propia sintaxis.

De ahí que la yuxtaposición (de oraciones, vocablos o sonidos extrañamente puestos en contacto) se convirtiera en una de las características más acusadas del Creacionismo, al tiempo que las largas secuencias y enumeraciones de palabras y sintagmas contribuyeran decisivamente a dar al poema esa apariencia de objeto aleatorio, mera creación de un dios absorto en las posibilidades estéticas del material con que moldea su obra.

En 1918 Huidobro fundó en Madrid un destacado grupo de poetas creacionistas consagrados a la elaboración de textos que seguían fielmente los postulados del poeta.

Por aquel entonces ya era un poeta fecundo, que arrastraba tras sí una interesante producción literaria: como "Ecos del alma", "La gruta del silencio", "Canciones en la noche", "Pasando y pasando", "Las pagodas ocultas", "Adán", "El espejo de agua" y "Horizon Carré" las imprentas y editoriales competían entre sí por sus últimas creaciones.

A lo anterior, el autor respondió en forma de cuatro nuevos poemarios "Poemas árticos", "Ecuatorial", "Tour Eiffel" y "Hallali". De retorno a París, el poeta continuó su febril proceso de creación poética, ahora enriquecida con una curiosa aproximación al género narrativo-cinematográfico, la novela-guión Cagliostro, de 1921.

En pleno apogeo de la fama que le dio su novela fílmica "Mío Cid Campeador" (1929), en la que el propio poeta, que alardeaba de ser descendiente de Rodrigo Díaz de Vivar, identificaba su relación amorosa con Ximena Amunátegui (por quien abandonó a su espesa luego de 15 años de matrimonio) como una reencarnación moderna de la pareja formada por El Cid y Doña Jimena.

Fueron aquellos unos años de plenitud amorosa y creativa para el poeta, quien, después del mencionado éxito decidió retomar un largo y ambicioso proyecto en el que había empezado a trabajar diez años antes.

Se trata de "Altazor o el viaje en paracaídas", la obra cumbre del Creacionismo universal, que junto con "Temblor de cielo", constituye el mayor legado de Huidobro a la poesía de su tiempo y, sin lugar a dudas, una de las fuentes que con mayor generosidad habría de surtir a los poetas venideros.

Por otra parte, la mayoría de los estudiosos del fenómeno poético aún se deslumbra con las imágenes, la vivacidad, la invención y la heterodoxia inconformista y novedosa de este gran rebelde de las letras hispanas, quien supo mantener su vigor creacionista hasta en el epitafio que dejó escrito para su lápida: "Abrid esta tumba: al fondo se ve el mar".

Vicente Huidobro murió frente al mar, en Cartagena, Chile, el 2 de enero de 1948 y sus restos reposan en el camposanto de la bella localidad chilena.

02-01-2008
Fuente: Mundo Hispano

 

Canal RSS Blogs

Fuiste...
Mente voluble
Ella...
ENTREVISTA a Javier Peñoñori y Marìa Clara Millàn
La impersonalidad...
JAVIER PEÑOÑORI y MARIA CLARA MILLÀN en ESPACIO TUCUMAN : 7 SETIEMBRE
Diez años de soledad...
Remembranzas III
Cuando al amigo se le acaba la ciencia...
Última llamada
Entrá a los Blogs
Entrá a los Blogs

Canal RSS Guía de Servicios

Taller de Escritura Creativa

Canal RSS Foros

Cannto íntimo de amparo
Hilo sangre-luz
Oda al aire
De la lid del corazón
Hacia el mar de cristal
Juramento
Mímesis del vuelo
Ellos
Leyes del alma
Oda cósmica
Entrá a los foros
Entrá a los Foros

RSSCanales RSS
Ahora podés tener a Escribirte
en tu sitio web

Más información

Canal RSS Trivias

¿Cuál es el título de la novela de Juan José Saer que se ambienta en la reunión de una familia para festejar fin de año y cenar un cordero asado?
Cicatrices
El limonero real
El entenado
A

 Artes visuales

Suscribite

¡Suscribite a nuestro boletín!
Radio La Quebrada Radio de Tango Indexarte Escribirte OccidentesEscuchanos
Noticias | Efemérides | Novedades | Ventas | Biografias | Textos | Audio | Recomendados | Entrevistas | Informes | Agenda | Concursos | Editoriales | Lugares | Actividades | Blogs | Foros | TiendaFundación | Letras de Tango I | Letras de Tango II | Contacto | Boletín
© 2006-2018- www.escribirte.com | Todos los derechos reservados   | Diseño Web | Canales RSSRSS