Ir a la página de inicio de Escribirte
Portada | Biblioteca | Blogs | Foros | Tienda | Suscripción | Contacto | Especiales | Difusión cultural | Canales RSS RSS
Noticias Efemérides Autores para conocer Recomendados Agenda Concursos Lugares Servicios Ventas Trivia
 Buscar en el sitio   
| Lunes 23 de octubre de 2017
Entrá a Radio La Quebrada
Escribí un comentario Enviá este artículo Votá este artículo
Texto al 100% Aumentar texto
Charles Bukowski, un escritor tan sucio como talentoso

Noticias RSS Noticias

Charles Bukowski, un escritor tan sucio como talentoso

El último escritor maldito del siglo XX compuso toda su obra en torno a marginales, vagabundos, borrachos, mujeres e hipódromos.

Narrador indecente. Poeta descarnado. Mujeriego insaciable. Borracho legendario. Pendenciero inagotable. Burrero compulsivo. Marginal eterno. Hace 14 años fallecía uno de los grandes escritores del siglo XX.

Primo vivire, dopo parlare.

Vivir primero para después contar, premisa ineludible de los buenos periodistas y los buenos escritores.

O vivir para contarla, como simplificaría en el título de su autobiografía Gabriel García Márquez, uno que algo sabe de periodismo y escritura.

Pero si alguien cumplió con esa idea a rajatabla, y hasta en exceso, ese fue un tal Heinrich Karl Bukowski, más conocido como Charles Bukowski.

El último escritor maldito del siglo XX compuso toda su obra en torno a marginales, vagabundos, borrachos, mujeres e hipódromos.

Y, antes de dedicarse a escribir -recién empezó a los 35-, fue todo eso: marginal, vagabundo, borracho, mujeriego y burrero. Antes, y después también.

Bukowski vivió en el lado oscuro del "sueño americano". El de los perdedores, los alcohólicos, las prostitutas baratas, los empleos basura y la gente sin presente ni futuro. "Me gustan los hombres desesperados, hombres con los dientes rotos y los destinos rotos.

También me gustan las mujeres viles, las perras borrachas, con las medias caídas y arrugadas y las caras pringosas de maquillaje barato. Me gustan más los pervertidos que los santos. Me encuentro bien entre marginados porque soy un marginado.

No me gustan las leyes, ni la moral, ni las religiones ni las reglas. No me gusta ser moldeado por la sociedad", dijo en una entrevista.

Desde ese lugar, describió la parte de pesadilla del sueño yanqui con un realismo sucio, cínico y carente de compromiso con el mundo.

El encanto de su prosa y sus versos reside precisamente en que, mientras la mayoría de los escritores y poetas trataban de ser profundos, oscuros y rebuscados, Bukowski contó la realidad así como la veía, sin importar cuán cruda o desagradable pudiera ser, sin esconder nada.

La senda del perdedor

Había nacido en Alemania, en 1920, pero antes de cumplir los 3 su familia emigró a Estados Unidos huyendo de la depresión de la posguerra.

Vivió una infancia difícil, soportando las palizas de su padre y el aislamiento de su entorno escolar.

Al terminar la secundaria hizo un par de años de la carrera de periodismo, pero al cabo se largó a la calle, a vivir quince años de alcoholismo, vagabundeo y empleos inestables.

Fue lavaplatos, conductor de camión, cartero, guardia de seguridad, repositor, dependiente en una tienda de envíos, camillero de la Cruz Roja, matarife, empleado de una estación de servicios, de un estacionamiento, de una fábrica de galletitas y de un almacén.

Las jornadas las terminaba indefectiblemente acodado a una barra, y luego en pocilgas de mala muerte. "No era mi día. Ni mi semana, ni mi mes, ni mi año. Ni mi vida. ¡Maldita sea!", dice uno de sus relatos.

A los 35 caminó por la cornisa de la muerte. Lo internaron con una úlcera sangrante que le había provocado la bebida. "Al dejar el hospital me dijeron que no podía beber un trago más. Fue cuando decidí reducir mi consumo de cerveza a siete litros diarios", se mofaría después.

Fue también cuando comenzó a escribir poesía.

Hijo de Satanás

El alcohol fue su combustible. "Creo que nunca escribí un poema estando completamente sobrio", aseguró una vez. En Cómo ser un gran escritor predicó: "Sólo tomá más cerveza / más y más cerveza". Pero también: "Agarrá una buena máquina de escribir / y mientras los pasos van y vienen / más allá de tu ventana / dale duro a esa cosa / dale duro".

Bukowski le dio duro. Le gustaba tanto pegarle a las teclas como destapar latas de cerveza. Entre novelas, relatos, poemas y otras yerbas, dejó más de 50 libros.

Sus primeras obras se empezaron a publicar en los ‘60, en editoriales y periódicos underground. Eran años en los que se ganaba la vida clasificando correspondencia en la oficina de correos de Los Angeles.

En 1967 sumó adeptos con la columna Apuntes de un viejo indecente, que escribía para el periódico independiente Open City, y que en 1969 trasladó a Los Angeles Free Press. 1969 fue además el año en el que publicó el que se considera su mejor poemario.

Los días pasan como caballos salvajes sobre las colinas, y el de su independencia como escritor: después de que John Martin, editor de Black Sparrow Press, le prometió 100 dólares mensuales de por vida, Bukowski dejó de trabajar en la oficina de correos. "Tengo dos opciones, permanecer en la oficina de correos y volverme loco... O quedarme fuera y jugar a ser escritor y morirme de hambre. He decidido morir de hambre", dijo entonces. Tenía 49 años.

Peleando a la contra

Los críticos canónicos lo desahuciaron. "Ese tipo de literatura no es más que un calcetín sucio ante la brillantez de los jóvenes latinoamericanos; está destinada a una minoría, a los consumidores de nuestra sociedad negra, y no pasará", afirmó un tal Simon Simonoff. Se equivocó, de plano. Bukowski pasó, bajó a Latinoamérica, cruzó el océano y se convirtió en el héroe (antihéroe) de miles de jóvenes narradores que empezaron a contar las historias de los perdedores, de los marginados, de la gente "sin futuro" de las ciudades modernas.

Fueron 25 años de escritura sucia, de echarle el aliento fétido en la cara al lector. Dejó títulos como Erecciones, eyaculacioness, exhibiciones e historias generales de locura ordinaria, El amor es un perro infernal, Mujeres, La senda del perdedor, Música de cañerías, La máquina de follar. según él mismo, el 90% de su prosa era autobiográfica.

Hoy se cumplen 14 años desde que se fue. No lo mató el alcohol. Se lo llevó una leucemia, el 9 de marzo de 1994. Tenía 73 años. En su lápida quedó escrito un breve epitafio: "Don’t try". No lo intentes. Suena desesperanzador, pero no lo es tanto si se conoce lo que contestó cuando le preguntaron cuál era su teoría acerca de la vida: "Don’t try. Just type". No lo intentes. Sólo tipea.

Si hasta dan ganas de que él, que no creía en Dios ("Tengo más fe en mi plomero que en el Ser Eterno. Los plomeros hacen un buen trabajo. Dejan que la mierda fluya"), al menos en eso se hubiera equivocado. Y ahora estará allá abajo, tomándole la cerveza al Diablo y dándole duro a la máquina de escribir. Con el allí, el infierno no será un sitio tan desolador.

Mujeres

Me gustan los colores / de sus ropas, / su manera de andar, / la crueldad de algunos rostros / de vez en cuando / la belleza casi pura de una cara / total y encantadoramente femenina. / Están por encima de nosotros / planean mejor y se organizan mejor. / Mientras los hombres ven televisión / toman cervezas y juegan al béisbol, / ellas, las mujeres, / piensan en nosotros, concentrándose, / estudiando, decidiendo, si aceptarnos, / descartarnos, cambiarnos, matarnos o / simplemente abandonarnos. / Al final no importa / ya que hagan lo que hagan / acabamos locos y solos.


Hubo muchas, demasiadas mujeres en la vida de Bukowski -aunque habría que sentarse a discutir si pueden existir "demasiadas"-.

Algunas dejaron un mojón en su vida. La escritora Barbara Frye se convirtió en su esposa en 1957, pero la cosa no duró ni dos años. En 1964 tuvo una hija, Marina Louise, de su relación con Frances Smith.

En 1976 conoció a la que sería la mujer que lo acompañaría hasta el final de sus días: Linda Lee Beighle, con quien se casó en 1985, y que es la "Sara" de las novelas Mujeres y Hollywood.

Pero el amor que nunca olvidó fue el de Jane Cooney Baker, una mujer diez años mayor que conoció en un bar en 1947, y que durante casi una década lo acompañó en sus vagabundeos y borracheras. Jane murió intoxicada, el 22 de enero de 1962.

El escritor le dedicó varios poemas, con melancólicas dedicatorias como "Para Jane, con todo el amor que le tuve, que no fue suficiente". El último, Elogio al infierno de una dama, se cierra así: Jane, te / asesinaron por saber / demasiado. Vaya un trago / por tus huesos / con los que / este viejo perro / sueña / todavía.

Apuntes de un viejo indecente

Le gustaba beber: "El alcohol es probablemente una de las mejores cosas que han llegado a esta tierra, además de mí. Entonces nos llevamos bien. Es destructivo para la mayoría de la gente, pero yo soy un caso aparte. Hago todo mi trabajo creativo cuando estoy intoxicado".

Le gustaba fumar: "El cigarrillo y el alcohol se equilibran. Solía despertarme de una borrachera y había fumado tanto que mis dos manos estaban amarillas, casi marrones, como si tuviera puestos guantes. Y me preguntaba: ¡Mierda! ¿Cómo se verán mis pulmones?".

Le gustaba pelear: "La mejor sensación es cuando golpeás a un tipo que no se supone que puedas golpear. Una vez me metí con un tipo que me estaba insultando. Le dije: Bueno, adelante. No tuve ningún problema, le gané la pelea fácilmente.

Estaba tirado en el piso. Tenía la nariz ensangrentada. Me dijo: Jesús, te movés siempre tan lentamente que pensé que serías fácil. Y cuando empezó la condenada pelea, ya no podía ver tus manos, te volviste tan rápido. ¿Qué pasó? Le dije: No sé, hombre. Así son las cosas. Uno ahorra para cuando tiene que usarlo".

Le gustaba la soledad: "Nunca me sentí solo. He estado en una habitación, me he sentido suicida. Estuve deprimido, me he sentido horrible más allá de lo descriptible, pero nunca pensé que una persona podía entrar a una habitación y curarme. Ni varias personas. En otras palabras, la soledad no es algo que me molesta porque siempre tuve este terrible deseo de estar solo. Viste cómo piensa la gente común: Guau, es viernes a la noche, ¿qué vamos a hacer? ¿Quedarnos acá sentados? Bueno, sí. Porque no hay nada allá afuera. Es estupidez. Gente estúpida mezclándose con gente estúpida. Que se estupidicen entre ellos. Nunca tuve la ansiedad de lanzarme a la noche. Me escondía en bares porque no quería esconderme en fábricas. Eso es todo. Les pido perdón a los millones, pero nunca me sentí solo. Me gusta estar conmigo mismo. Soy la mejor forma de entretenimiento que puedo encontrar".

Le gustaba escribir: "Nunca escribo de día. Es como ir al supermercado desnudo. Todo el mundo te puede ver. De noche es cuando se sacan los trucos de la manga... La magia".

Y, como casi todo escritor que se precie de tal, le gustaban los gatos: "Es bueno tener un montón de gatos alrededor. Si uno se siente mal, mira a los gatos y se siente mejor, porque ellos saben que las cosas son como son. No hay por qué entusiasmarse y ellos lo saben.

Por eso son salvadores. Cuantos más gatos uno tenga, más tiempo vivirá. Si tenés cien gatos, vivirás diez veces más que si tenés diez. Algún día esto será descubierto: la gente tendrá mil gatos y vivirá para siempre. Realmente es ridículo".

Extractos de la entrevista que le realizó el actor Sean Penn en 1987, para la revista Interview.

El actor iba a interpretarlo en Barfly (que aquí se llamó Mariposas de la noche), la película autobiográfica que escribió Bukowski, pero el papel finalmente quedó para Mickey Rourke.

Textos: Fabricio Dietrich

11-03-2008
Fuente: Diario Hoy

Calificación:  Votar Aún no han votado este texto  -  Ingresá tu voto

Comentarios de nuestros lectores -  Escribí tu comentario
Aún no han escrito ningún comentario. Escribí el tuyo



Diseño web

 

Más noticias

Llega el Festival Internacional de Poesía FILBA 2017 23.09   Llega el Festival Internacional de Poesía FILBA 2017
Una invitación a conocer las zonas de Buenos Aires que marcaron a Borges 24.08   Una invitación a conocer las zonas de Buenos Aires que marcaron a Borges
Tango Cruzado, de Max Aguirre y Sebastián Dufour 10.05   Tango Cruzado, de Max Aguirre y Sebastián Dufour
Nicaragua planea montar nuevo museo con obras de Julio Cortázar 11.11   Nicaragua planea montar nuevo museo con obras de Julio Cortázar
El Nobel de Literatura será anunciado el 13 de octubre 04.10   El Nobel de Literatura será anunciado el 13 de octubre
Se viene el VI Festival de Poesía Latinoamericana de Bahía Blanca 04.10   Se viene el VI Festival de Poesía Latinoamericana de Bahía Blanca
La literatura argentina celebra el “Año Saer” 04.10   La literatura argentina celebra el “Año Saer”
La nueva novela de Paul Auster 26.08   La nueva novela de Paul Auster
Suelta de poemas en Buenos Aires para celebrar el Día del Lector 24.08   Suelta de poemas en Buenos Aires para celebrar el Día del Lector
Recordando a un pionero del tango 25.07   Recordando a un pionero del tango
Borges y el tango, entre la devoción y el rechazo 13.06   Borges y el tango, entre la devoción y el rechazo
Escritos inéditos: Borges arma una cartografía de los orígenes del tango 30.05   Escritos inéditos: Borges arma una cartografía de los orígenes del tango
¿Se encontraron los restos de García Lorca? 13.04   ¿Se encontraron los restos de García Lorca?
Alberto Manguel, orador principal en la inauguración de la próxima Feria 16.03   Alberto Manguel, orador principal en la inauguración de la próxima Feria
Las obras de algunos escritores pasan a integrar el dominio público 07.03   Las obras de algunos escritores pasan a integrar el dominio público
Ver más noticias
Escuchá Radio De Tango

Canal RSS Blogs

Enrique Coria ..Radio del Pueblo A-M 830 Weñun Mapu Meu-wenumapuradio.
Enrique Coria ..Radio del Pueblo A-M 830 Weñun Mapu Meu-wenumapuradio.
Muriendo la tarde...
Wenumapuradio-weñun Mapu Meu (volver a la tierra) 830 radio del Pueblo
JAVIER PEÑOÑORI en concierto presenta su 10°disco Sábado 14 octubre en La Scala de San Telmo
Entrá a los Blogs
Entrá a los Blogs
En La Otra Puerta

Canal RSS Guía de Servicios

Taller de poesía 2017

Canal RSS Foros

Mímesis del vuelo
Ellos
Leyes del alma
Oda cósmica
Ante la hoja en blanco - Elegía
Entrá a los foros
Entrá a los Foros

RSSCanales RSS
Ahora podés tener a Escribirte
en tu sitio web

Más información

Canal RSS Trivias

¿Qué poeta argentino recibió el Premio Nacional de Poesía en 1997?
Oliverio Girondo
Evaristo Carriego
Juan Gelman
Libros nuevos y usados en internet
Fotografía y plástica
A

 Artes visuales

Suscribite

¡Suscribite a nuestro boletín!
Radio La Quebrada Radio de Tango Indexarte Escribirte OccidentesEscuchanos
Noticias | Efemérides | Novedades | Ventas | Biografias | Textos | Audio | Recomendados | Entrevistas | Informes | Agenda | Concursos | Editoriales | Lugares | Actividades | Blogs | Foros | TiendaFundación | Letras de Tango I | Letras de Tango II | Contacto | Boletín
© 2006-2017- www.escribirte.com | Todos los derechos reservados   | Diseño Web | Canales RSSRSS