Ir a la página de inicio de Escribirte
Portada | Biblioteca | Blogs | Foros | Tienda | Suscripción | Contacto | Especiales | Difusión cultural | Canales RSS RSS
Noticias Efemérides Autores para conocer Recomendados Agenda Concursos Lugares Servicios Ventas Trivia
 Buscar en el sitio   
| Jueves 20 de septiembre de 2018
Escribí un comentario Enviá este artículo Votá este artículo
Texto al 100% Aumentar texto
La estética y el crimen

Iván Mihailov

Noticias RSS Noticias

La estética y el crimen

El arte de hablar (como el de escribir, y el mismo arte de pensar) tiene sus reglas exquisitas, sus normas primorosas y hasta sus leyes finas y delicadas.

El escritor macedonio Iván Mihailov -tan desconocido como inteligente, y autor, a semejanza de nuestro Ricardo Molinari, de ediciones lujosas y superfirolíticas de pequeñas tiradas para reducido círculo de estetas, bibliófilos y bibliólatras- incurrió en el antiestético lugar común de cometer un crimen, pero la policía lo dejó en libertad después de las debidas excusas presentadas por Iván Mihailov: Si no lo hubiese hecho, ustedes le estarían preguntando a la víctima por qué me mató.

Esta elegante y fililí manera de explicar el acto de defensa propia empleado por el refinado macedonio demuestra que el arte de hablar (como el de escribir, y el mismo arte de pensar) tiene sus reglas exquisitas, sus normas primorosas y hasta sus leyes finas y delicadas.

La víctima de Iván Mihailov, en un libro del cual era relativamente el autor (lo digo así porque estaba superpoblado de citas) había hecho mofa, como diría la señora condesa de Pardo Bazán, del victimario, y Mihailov, considerando que los principios de la exquisitez prohíben que un espíritu distinguido polemice con otro ordinario y grosero (como si el criado en buenos pañales rey de España polemizara con el zafio o patán, según prefiráis, Hugo Chávez) decidió antes que contestar a su basto e inculto antagonista, del mismo modo que a un caballero no le está permitido medir su florete con el de un palurdo, cualquiera sea la ofensa recibida, fallecerlo, difuntizarlo y necrologizarlo, disparando contra él su revólver de culata de nácar, tambor giratorio de plata y cilindro de oro.

Es evidente que Mihailov había leído el didáctico y persuasivo libro de Thomas de Quincey titulado Del crimen como una de las bellas artes, aunque la misma obra de Mihailov rezume por todas las páginas frases y palabras alardes de buen gusto, finezas y abemolado estilo rococó, por la cual puede deducirse que no necesitaba la nutritiva influencia de Thomas de Quincey para asesinar con modalidad aristocrática a su rústico contradictor.

El comisario sumariante del crimen de Iván Mihailov quedó convencido de su inocencia, pues la estética explicación del esteta homicida era incontestable. Y del mismo modo que hipócrita es aquel que no habla mal de nadie, el superfino prosista macedonio era, hasta el honesto y auténtico momento de cometer el asesinato, un pusilánime a quien se tenía por ciudadano correcto incapaz de la menor infracción humana, de la menor transgresión social. El crimen, aunque malograda su grandeza por haber sido en defensa propia, le devolvió el prestigio que ahora le reconozco en este reivindicatorio Tejido que lo evoca con admiración y lo invoca con respeto.

Es de completar y complementar el recuerdo del distinguido Iván rememorando a otro espíritu afín al suyo: Conrado Nalé Roxlo, poeta de la rama del primer tronco auténtico de la poesía, inmortalizado, además de su teatro, cuentos y pastiches, por los memorables octosílabos de El grillo: "Música porque sí, música vana / como la vana música del grillo; / mi corazón eglógico y sencillo / se ha despertado grillo esta mañana".

El multicolor Nalé Roxlo, cuyo autorretrato descubre en Chamico (uno de sus seudónimos) a un ser tan sutil como pensativo, es también el humorista del ingenio quinta y decimaesenciado. Su humor es el prodigioso juego malabar, pero no a la manera del que dice, verbigracia, "el hombre es como el camello, cuanto más feo más bello", sino el ingenio y el humor que circunvalan la vida y los hechos como el Cano a la Tierra.

La radiografía que de cierta literatura hizo Nalé Roxlo en este ablandador pasaje del Prólogo de su Libro de cabecera es indeleble e inolvidable: "Gutenberg huía de Maguncia perseguido por sus opiniones políticas. Delante de él iba una mula, cargando sus enseres personales, y fue observando las huellas de sus pisadas en el camino húmedo, que se le ocurrió el sistema de los tipos movibles. Si Gutenberg es el padre de la imprenta, aquella mula es la madre. Teniendo en cuenta tales orígenes, fácil es explicarnos algunos engendros de la imprenta: salen a la madre".

Un macedonio y un argentino que tienen todas nuestras reverencias debidas a su talento en ascuas, nuestras zalemas a su insomne inteligencia.

Por Bernardo Ezequiel Koremblit

12-06-2008
Fuente: La Prensa

 

Canal RSS Blogs

Fuiste...
Mente voluble
Ella...
ENTREVISTA a Javier Peñoñori y Marìa Clara Millàn
La impersonalidad...
JAVIER PEÑOÑORI y MARIA CLARA MILLÀN en ESPACIO TUCUMAN : 7 SETIEMBRE
Diez años de soledad...
Remembranzas III
Cuando al amigo se le acaba la ciencia...
Última llamada
Entrá a los Blogs
Entrá a los Blogs

Canal RSS Guía de Servicios

Taller de Escritura Creativa

Canal RSS Foros

Cannto íntimo de amparo
Hilo sangre-luz
Oda al aire
De la lid del corazón
Hacia el mar de cristal
Juramento
Mímesis del vuelo
Ellos
Leyes del alma
Oda cósmica
Entrá a los foros
Entrá a los Foros

RSSCanales RSS
Ahora podés tener a Escribirte
en tu sitio web

Más información

Canal RSS Trivias

¿En qué obra aparece la muerte representada por una bella mujer llamada La Peregrina?
La casa de Bernarda Alba, de Federico García Lorca
Sueño de una noche de verano, de William Shakespeare
La dama del alba, de Alejandro Casona
A

 Artes visuales

Suscribite

¡Suscribite a nuestro boletín!
Radio La Quebrada Radio de Tango Indexarte Escribirte OccidentesEscuchanos
Noticias | Efemérides | Novedades | Ventas | Biografias | Textos | Audio | Recomendados | Entrevistas | Informes | Agenda | Concursos | Editoriales | Lugares | Actividades | Blogs | Foros | TiendaFundación | Letras de Tango I | Letras de Tango II | Contacto | Boletín
© 2006-2018- www.escribirte.com | Todos los derechos reservados   | Diseño Web | Canales RSSRSS