Ir a la página de inicio de Escribirte
Portada | Biblioteca | Blogs | Foros | Tienda | Suscripción | Contacto | Especiales | Difusión cultural | Canales RSS RSS
Noticias Efemérides Autores para conocer Recomendados Agenda Concursos Lugares Servicios Ventas Trivia
 Buscar en el sitio   
| Miércoles 19 de septiembre de 2018
Escribí un comentario Enviá este artículo Votá este artículo
Texto al 100% Aumentar texto
Una mancha imperdonable en el día más feliz de los argentinos

Julio Cortázar

Noticias RSS Noticias

Una mancha imperdonable en el día más feliz de los argentinos

El día que Argentina recuperaba la Democracia, un hecho oscureció en el tiempo ese recuerdo histórico. El nuevo gobierno ignoró a Julio Cortazar. Un golpe al corazón.

Ante tantos recuerdos gratos de un día inolvidable, la Democracia, en especial los más cuestionados protagonistas de este cuarto de siglo, la clase política, cometió un error que el tiempo lo transformaría en imperdonable.

El gobierno popular que el 10 de diciembre de 1983 asumió encabezado por el líder radical Raúl Alfonsín, ignoró concientemente la presencia en el país de uno de sus mitos vivientes de la cultura: Julio Cortázar.

El autor de "Rayuela", comprometido con la lucha popular por la recuperación de la Democracia e identificado con el pedido de justicia de las madres de Plaza de Mayo, había llegado al país el 30 de noviembre para vivir de cerca la fiesta del fin de la Dictadura.

No fue un viaje más de Cortázar, más allá del compromiso político, era el retorno a sus calles, sus olores e imágenes más entrañables del escritor que había estado por última vez en 1973.

Era ya un hombre enfermo de leucemia, golpeado en su corazón por la reciente muerte de su esposa, la canadiense Carol Dunlop, con quien escribió a cuatro manos el último libro de su rica carrera literaria: "Los autonautas de la Cosmopista".

El sabía que era su despedida, su último viaje a las entrañas de su propia historia, esa que nunca abandonó, y que supo llevar con tanta magia en sus cuentos y novelas sin ceder ningún espacio de idioma o idiosincrasia.

El escritor argentino más universal paseó su flaca figura por las calles porteñas, se rodeó de la gente que lo reconoció y cumplió con el cometido sentimental de llenar su alma de los afectos perdidos.

Nunca pensó que la Casa Rosada con los nuevos aires de libertad y democracia, estarían vedados para él, quien nunca reclamó ningún homenaje ni mención, pero como muchos merecía vivir la fiesta desde el mismo epicentro.

La Rosada estaba tomada por otros protagonistas, tan merecidamente invitados como el ausente olvidado, producto del manejo de los dirigentes de entonces, quienes en un doble discurso, intentaron alejar al personaje identificado con las luchas revolucionarias en América latina.

Sin embargo, el que vino en esos días al país fue el hombre, el escritor que sentía que recorría el tránsito de una despedida, y que creyó, de justa manera, que no había que anunciar su estado final para cosechar un lugar de reconocimiento y calidez ganado con su arte en tantos años.

A Cortázar le dolió más la actitud sin tapujos de ignorarlo que los hechos. No vino a pedir nada y se llevó el peor de los desprecios.

Una herida más en su alma ya sin fuerzas, un dolor lacerante, más aún que la misma enfermedad que lo consumía.

El querido Julio vivió dos meses más y falleció en París el 12 de febrero de 1984. El golpe de su perdida fue muy grande y comenzaron los reconocimientos y homenajes de sus pares, los lectores que aún lo aman y los oficiales de aquel gobierno que antes le dio la espalda. Era ya, demasiado tarde para lágrimas.

La Democracia tiene deudas pendientes aún en este maravilloso proceso de construcción de República. La gran mayoría por parte de la clase política, algunos, como el de Cortázar ya no se pueden reparar, otros merecen una reacción a tiempo.

Por Roberto Aguirre Blanco

10-12-2008
Fuente: Asteriscos TV

 

Canal RSS Blogs

Fuiste...
Mente voluble
Ella...
ENTREVISTA a Javier Peñoñori y Marìa Clara Millàn
La impersonalidad...
JAVIER PEÑOÑORI y MARIA CLARA MILLÀN en ESPACIO TUCUMAN : 7 SETIEMBRE
Diez años de soledad...
Remembranzas III
Cuando al amigo se le acaba la ciencia...
Última llamada
Entrá a los Blogs
Entrá a los Blogs

Canal RSS Guía de Servicios

Taller de poesía 2017

Canal RSS Foros

Cannto íntimo de amparo
Hilo sangre-luz
Oda al aire
De la lid del corazón
Hacia el mar de cristal
Juramento
Mímesis del vuelo
Ellos
Leyes del alma
Oda cósmica
Entrá a los foros
Entrá a los Foros

RSSCanales RSS
Ahora podés tener a Escribirte
en tu sitio web

Más información

Canal RSS Trivias

Milo es uno de los personajes de una novela de Haroldo Conti, ¿de cuál?
Alrededor de la jaula
Sudeste
Mascaró
A

 Artes visuales

Suscribite

¡Suscribite a nuestro boletín!
Radio La Quebrada Radio de Tango Indexarte Escribirte OccidentesEscuchanos
Noticias | Efemérides | Novedades | Ventas | Biografias | Textos | Audio | Recomendados | Entrevistas | Informes | Agenda | Concursos | Editoriales | Lugares | Actividades | Blogs | Foros | TiendaFundación | Letras de Tango I | Letras de Tango II | Contacto | Boletín
© 2006-2018- www.escribirte.com | Todos los derechos reservados   | Diseño Web | Canales RSSRSS