Ir a la página de inicio de Escribirte
Portada | Biblioteca | Blogs | Foros | Tienda | Suscripción | Contacto | Especiales | Difusión cultural | Canales RSS RSS
Noticias Efemérides Autores para conocer Recomendados Agenda Concursos Lugares Servicios Ventas Trivia
 Buscar en el sitio   
| Lunes 20 de mayo de 2019
Escribí un comentario Enviá este artículo Votá este artículo
Texto al 100% Aumentar texto
Los cuentos de la buena pipa

Los padres de Sherezade, de Daniel Guebel.

Noticias RSS Noticias

Los cuentos de la buena pipa

Relegado por años a ocupar los márgenes de la industria editorial –que equivocada o no veía en el formato de la novela un producto más fácilmente comercializable–, el cuento experimenta en la actualidad una suerte de resurrección.

Lo es desde que las antologías temáticas o generacionales demostraron que podían acaparar el interés de los lectores. Así, una tras otra, las editoriales fueron haciendo espacio en sus catálogos a los volúmenes de relatos, ya sean colectivos o individuales. Y así también, a fines del 2008, Eterna Cadencia, uno de los sellos independientes más nuevos e interesantes del mapa editorial, eligió cerrar el año lanzando simultáneamente dos libros de cuentos: la compilación Vagón fumador. Antología de relatos sobre el tabaco, a cargo de Damián Ríos y Mariano Blatt, con textos de Mario Bellatin, Daniel Durand, Alberto Laiseca, Alejandro Zambra y Elvio Gandolfo, y Los padres de Sherezade, el segundo libro de cuentos de Daniel Guebel.
Durante los últimos tres años compartí con Guebel –autor de novelas, obras de teatro y periodista ocasional– el trabajo cotidiano, por lo que me convertí en testigo privilegiado de dos de sus obsesiones literarias más recurrentes: el agobio de ser considerado un autor epigonal de la infinita y mutante obra de César Aira, y la sensación de ocupar en el campo literario argentino un espacio mucho menor al de sus aspiraciones (frustración que, por otra parte, deben compartir tres de cada tres escritores argentinos). Guebel es amigo de buena parte de los nombres más destacados de su generación –Martín Caparrós, Alan Pauls y Sergio Bizzio–, y tuvo la desdicha de ser considerado una joven promesa: un autor sobre el que desde muy temprano pesó la atención de la crítica, que, como suele suceder, pasó rápidamente a ocuparse de otros menesteres, urgida por las últimas modas literarias. En el té que religiosamente bebía luego de cada almuerzo, dejaba caer –de acuerdo al humor del día, con un tono de suficiente ironía o de velada desesperación– sus quejas sobre la miopía generalizada que recubría su producción. La pregunta, que nunca formuló pero que permanecía flotando detrás de sus anécdotas compartidas con Bizzio, Fogwill, Luis Chitarroni, Héctor Libertella o Jorge Di Paola (su familia literaria elegida, cuyo árbol genealógico prefería remontar a Cervantes y a Rabelais), de la narración sardónica de sus desgracias personales, era una sola: ¿cuánto falta para que el periodismo y los lectores se den cuenta de que soy un genio? La indiferencia sobre su obra comenzó a disiparse, aparentemente, cuando en 2007 publicó un libro en el que muchos vieron una novela confesional, y que resultó un módico éxito de ventas, Derrumbe. Allí, Guebel, como antes en Carrera y Fracasi o La vida por Perón, hacía gala de una de sus virtudes más celebradas: el equilibrio entre una prosa elegante, la profusión de historias enmarcadas, y la perífrasis que comienza por ser culta y termina deviniendo escatológica. El mismo tono formal que deparan los cinco relatos de Los padres de Sherezade, en los que se adivina la influencia de uno de sus autores más admirados y detestados: Jorge Luis Borges. Sólo que en el caso de Guebel se trata siempre de un Borges revisitado desde el desenfado y la chabacanería, ese rasgo de estilo que es ideología literaria, y que sus detractores más disfrutan de atacar. Es probable que la hora de la justicia literaria haya sonado para él, finalmente. Mientras tanto, insiste en que algún día terminará una novela monumental que lleva años escribiendo, y despertará a los incrédulos. Habrá que creerle.

Por Maximiliano Tomas

11-01-2009
Fuente: Perfil.com

 

Canal RSS Blogs

NOTRE DAME poema de JAVIER PEÑOÑORI
NOTRE DAME poema de JAVIER PEÑOÑORI
Mar de Bahia
ACV
RABIA
Nacimiento
MATEO Llorar por hambre - Javier Peñoñori
Angeladamente
Formalismos
JAVIER PEÑOÑORI El vuelo de las mariposas- poesìa
Entrá a los Blogs
Entrá a los Blogs

Canal RSS Guía de Servicios

Taller de Grafología

Canal RSS Foros

Del agua y el ama
Pálpiti e pálpiti
Cannto íntimo de amparo
Hilo sangre-luz
Oda al aire
De la lid del corazón
Hacia el mar de cristal
Juramento
Mímesis del vuelo
Ellos
Entrá a los foros
Entrá a los Foros

RSSCanales RSS
Ahora podés tener a Escribirte
en tu sitio web

Más información

Canal RSS Trivias

¿Con qué seudónimo firmó Cortázar su libro de poemas Presencia?
H. Bustos Domecq
Julio Denis
Fernando Clemot
A

 Artes visuales

Suscribite

¡Suscribite a nuestro boletín!
Radio La Quebrada Radio de Tango Indexarte Escribirte OccidentesEscuchanos
Noticias | Efemérides | Novedades | Ventas | Biografias | Textos | Audio | Recomendados | Entrevistas | Informes | Agenda | Concursos | Editoriales | Lugares | Actividades | Blogs | Foros | TiendaFundación | Letras de Tango I | Letras de Tango II | Contacto | Boletín
© 2006-2019- www.escribirte.com | Todos los derechos reservados   | Diseño Web | Canales RSSRSS