Ir a la página de inicio de Escribirte
Portada | Biblioteca | Blogs | Foros | Tienda | Suscripción | Contacto | Especiales | Difusión cultural | Canales RSS RSS
Noticias Efemérides Autores para conocer Recomendados Agenda Concursos Lugares Servicios Ventas Trivia
 Buscar en el sitio   
| Lunes 23 de octubre de 2017
Escribí un comentario Enviá este artículo Votá este artículo
Texto al 100% Aumentar texto
El nacimiento de Cristo según Jean Meyer

Noticias RSS Noticias

El nacimiento de Cristo según Jean Meyer

La noticia de que Dios ha muerto no es ninguna novedad desde que Federico Nietzsche, "el pequeño pastor", nos la dio hace más de un siglo.

Cincuenta años después, Thomas Mann, que no tardaría en recibir el Nobel de Literatura, apuntaba en su diario: "El fenómeno esencial de la época es el lento desapego respecto de las iglesias, que en el fondo están muertas, y la aparición progresiva de una religiosidad libre". Para él, Dios había dejado de morir, pero ratificaba, con anticipación, lo que hoy escriben muchos sociólogos y ensayistas; a saber, que las iglesias, especialmente la católica (y la ortodoxa), son arcaicos fósiles y que el cristianismo institucional se encuentra moribundo. ¿Será?
Nos dicen que el Dios de los cristianos -para el de los demás hay mucha indulgencia, al menos mucha "corrección política"- ha perdido toda competencia, tanto para la naturaleza como para la sociedad, la historia y los individuos. Ellas y nosotros se entienden y se explican por sí mismos, como bien le dijo el científico Laplace a Napoleón: "En mi sistema la hipótesis de Dios se ha hecho superflua". Y nos dicen también, algunos a regañadientes, que la religiosidad, el apetito para la religión, no sólo se mantiene, sino que crece. La aspiración a la fraternidad universal y a la vida eterna sigue siendo fuerte. El problema para esos críticos es que el cristianismo tiene mucho que decir y dar para tal demanda; hasta las críticas que se dirigen al cristianismo, a sus iglesias y sacerdotes invocan sus principios sobre el amor a los demás, sobre la dignidad de la persona, sobre los valores que fundamentan nuestra civilización.
Claudio Magris, el gran escritor italiano, a quien un periodista español hablaba de la lata que nos causan las religiones y Dios, contestó (El País, 30/X/06): "Con los fundamentalismos, el del islam u otros, Dios no tiene nada que ver. El fundamentalismo no es culpa de Dios. El problema no es tanto si la fe en Dios existe o no, sino si la idea de Dios es una idea fuerte, que da sentido o es una idea absurda. Yo siento con fuerza la idea de Dios. Luego, pienso que como no se puede demostrar, uno debe vivir con eso.".
Nietzsche hubiera dicho a Magris (lo escribió) que Dios es una hipótesis excesivamente fuerte, y que si él ataca a la moral cristiana es para superar una debilidad personal, la tendencia a la compasión. Pero apuntó también que el cristianismo fue un intento genial que ofrecía tres ventajas a los "desafortunados": "Un valor absoluto, en contraposición a su pequeñez y casualidad en el torrente del devenir y del perecer", "un sentido" que vuelve soportables al sufrimiento y al mal; impedir que los hombres (y las mujeres) "se despreciaran como hombres, tomando partido contra la vida".
Bueno, me dirán, y ¿qué tiene que ver todo eso con la Navidad, con el Crismas (escrito fonéticamente, no es un error de ortografía), con nuestro Merry Christmas de binacionales? Mucho, todo.
La fiesta navideña dista mucho de explicitar toda la fe de los cristianos; la Semana Santa no es menos importante, pero Navidad ha tenido siempre una gran importancia porque es el principio de la aventura que lleva a la pasión, muerte y resurrección de Jesucristo, al núcleo duro de la fe cristiana. Los estudios históricos y críticos sobre "el verdadero Jesús" han contribuido a purificar el relato de Navidad, pero la necesidad de misterio, maravilla, magia, sigue. Eso explica la permanencia, el arraigo popular de una fiesta religiosa que no se debe sólo a motivaciones comerciales, culturales, familiares. Es también la fiesta de la familia, y un enorme negocio anunciado desde que terminamos de comer, en noviembre, el último pan de muertos: siempre hubo, habrá siempre "mercaderes en el Templo" y es mejor tolerarlos con indulgencia. Esa fiesta, mejor dicho su fecha, hereda de las fiestas paganas del solsticio de invierno, del sol invicto que empezaba a renacer. Sin embargo, no deja de ser, en alguna parte profunda del inconsciente colectivo, la fiesta de la infancia, de la pobreza, del nacimiento misterioso del Niño, en un pesebre o en una gruta, en el frío y la intemperie; la fiesta de la maternidad, del parto de una joven mujer que no encuentra un techo para abrigarse, que da a luz entre los animales que son los primeros en saludar al infante divino.
Nuestra sociedad que desconfía de las iglesias, nuestros intelectuales que denuncian cualquier forma de ostentación religiosa, cuando es cristiana, no pueden satisfacer las necesidades espirituales de la gente. La humanidad de Jesús, manifiesta en ese pobre nacimiento, que celebró con ingenio inventivo el pobre por excelencia, el poverello Francisco de Asís con sus "nacimientos", esa humanidad de un Dios que se encarna para defender a los más débiles y pobres, se ha vuelto más popular en los últimos años, según nos dicen los sociólogos de la religión y los antropólogos. Ya no es tanto el Señor del gran Poder, el Todopoderoso Pantocrator, el Cristo en majestad del Juicio Final, sino el Niño Jesús, el carpintero de Nazaret, el que llora la muerte de su amigo Lázaro.
Que algunas fuerzas políticas hayan recuperado ideológicamente en el pasado, en el presente y logren recuperar en el futuro la figura de Jesucristo es otra historia, eso no disminuye la fascinación que la Navidad ejerce en el mundo entero, más allá del cristianismo. Además, la figura de María es inseparable de la del Niño Jesús y ¿quién puede soñar con figura más humana que la de esa jovencita que engendró a Jesús y cantó la Magnificat?

Mi alma engrandece al Señor
y exulta de júbilo mi espíritu en Dios, mi Salvador,
porque ha mirado la humildad de su sierva
(.) Desplegó el poder de su brazo
y dispersó a los que se engríen con los pensamientos de su corazón.
Derribó a los potentados de sus tronos
y ensalzó a los pequeños.
A los hambrientos los llenó de bienes,
y a los ricos los despidió vacíos .
(San Lucas 1, 46-53)

jean.meyer@cide.edu
Profesor investigador del CIDE

25-12-2006
Fuente: El Universal

Calificación:  Votar Aún no han votado este texto  -  Ingresá tu voto

Comentarios de nuestros lectores -  Escribí tu comentario
Aún no han escrito ningún comentario. Escribí el tuyo



Diseño web

 

Más noticias

Llega el Festival Internacional de Poesía FILBA 2017 23.09   Llega el Festival Internacional de Poesía FILBA 2017
Una invitación a conocer las zonas de Buenos Aires que marcaron a Borges 24.08   Una invitación a conocer las zonas de Buenos Aires que marcaron a Borges
Tango Cruzado, de Max Aguirre y Sebastián Dufour 10.05   Tango Cruzado, de Max Aguirre y Sebastián Dufour
Nicaragua planea montar nuevo museo con obras de Julio Cortázar 11.11   Nicaragua planea montar nuevo museo con obras de Julio Cortázar
El Nobel de Literatura será anunciado el 13 de octubre 04.10   El Nobel de Literatura será anunciado el 13 de octubre
Se viene el VI Festival de Poesía Latinoamericana de Bahía Blanca 04.10   Se viene el VI Festival de Poesía Latinoamericana de Bahía Blanca
La literatura argentina celebra el “Año Saer” 04.10   La literatura argentina celebra el “Año Saer”
La nueva novela de Paul Auster 26.08   La nueva novela de Paul Auster
Suelta de poemas en Buenos Aires para celebrar el Día del Lector 24.08   Suelta de poemas en Buenos Aires para celebrar el Día del Lector
Recordando a un pionero del tango 25.07   Recordando a un pionero del tango
Borges y el tango, entre la devoción y el rechazo 13.06   Borges y el tango, entre la devoción y el rechazo
Escritos inéditos: Borges arma una cartografía de los orígenes del tango 30.05   Escritos inéditos: Borges arma una cartografía de los orígenes del tango
¿Se encontraron los restos de García Lorca? 13.04   ¿Se encontraron los restos de García Lorca?
Alberto Manguel, orador principal en la inauguración de la próxima Feria 16.03   Alberto Manguel, orador principal en la inauguración de la próxima Feria
Las obras de algunos escritores pasan a integrar el dominio público 07.03   Las obras de algunos escritores pasan a integrar el dominio público
Ver más noticias
Diseño web

Canal RSS Blogs

Enrique Coria ..Radio del Pueblo A-M 830 Weñun Mapu Meu-wenumapuradio.
Enrique Coria ..Radio del Pueblo A-M 830 Weñun Mapu Meu-wenumapuradio.
Muriendo la tarde...
Wenumapuradio-weñun Mapu Meu (volver a la tierra) 830 radio del Pueblo
JAVIER PEÑOÑORI en concierto presenta su 10°disco Sábado 14 octubre en La Scala de San Telmo
Entrá a los Blogs
Entrá a los Blogs
En La Otra Puerta

Canal RSS Guía de Servicios

Taller de poesía 2017

Canal RSS Foros

Mímesis del vuelo
Ellos
Leyes del alma
Oda cósmica
Ante la hoja en blanco - Elegía
Entrá a los foros
Entrá a los Foros

RSSCanales RSS
Ahora podés tener a Escribirte
en tu sitio web

Más información

Canal RSS Trivias

¿Con qué poema comienza la obra ''Canto General'', de Pablo Neruda?
Los hombres
Amor América
Guatemala
Libros nuevos y usados en internet
Fotografía y plástica
A

 Artes visuales

Suscribite

¡Suscribite a nuestro boletín!
Radio La Quebrada Radio de Tango Indexarte Escribirte OccidentesEscuchanos
Noticias | Efemérides | Novedades | Ventas | Biografias | Textos | Audio | Recomendados | Entrevistas | Informes | Agenda | Concursos | Editoriales | Lugares | Actividades | Blogs | Foros | TiendaFundación | Letras de Tango I | Letras de Tango II | Contacto | Boletín
© 2006-2017- www.escribirte.com | Todos los derechos reservados   | Diseño Web | Canales RSSRSS