Ir a la página de inicio de Escribirte
Portada | Biblioteca | Blogs | Foros | Tienda | Suscripción | Contacto | Especiales | Difusión cultural | Canales RSS RSS
Noticias Efemérides Autores para conocer Recomendados Agenda Concursos Lugares Servicios Ventas Trivia
 Buscar en el sitio   
| Sábado 22 de septiembre de 2018
Escribí un comentario Enviá este artículo Votá este artículo
Texto al 100% Aumentar texto
Cartas de Perlongher, desde el encierro de la dictadura

Noticias RSS Noticias

Cartas de Perlongher, desde el encierro de la dictadura

En su estilo barroco, el poeta narraba la vida diaria y describía así el clima opresivo.

No deja de ser toda una aventura escuchar, en una tarde calurosa de Palermo, a Osvaldo Baigorria contando cómo mató a un oso devorador de gallinas en los bosques de Vancouver. Pero no puede ser otro el escenario si de evocar a Néstor Perlongher se trata. Al poeta y la amistad que lo unió a Osvaldo Baigorria y que hizo posible una serie de cartas, ahora convertidas en el libro Un barroco de trinchera, que publicó editorial Mansalva.
Eran los años de la dictadura. Baigorria vivía en una comunidad en Canadá. En sus cartas "perdidas en algún departamento paulista" y, por lo tanto, ausentes en este libro, hablaba de coníferas y gallinas. Néstor Perlongher, que había decidido quedarse en Buenos Aires, relataba en su barroco enmarañado —que servía de despiste ante una posible vigilancia— el clima represivo desde la descripción de la vida cotidiana.

—¿Qué veía del país y de su amigo a partir de estas cartas?
—Yo sabía lo que ocurría en la Argentina y tenía miedo por Néstor. Veía a mi amigo encerrado en los muros de la dictadura, como si estuviera preso. Cuando me contó que se había ido a Brasil me sentí tranquilo. Creo que sostuve esa experiencia en el campo por la dictadura. Prefería matar a un oso antes que estar en Buenos Aires.

Perlongher era ese hombre que perturbó a la militancia de izquierda por su condición de homosexual y que no temía señalar en la militancia gay su discriminación a "los maricas de voz aflautada que olían a pachuli". Que jugó a unir los territorios de la sexualidad, la política y el deseo en una obra literaria "barrosa" y en una práctica de la investigación social en la que se implicó al extremo. En las cartas, Perlongher pasa de la parodia del discurso militar y los datos sobre la realidad económica a la crítica ácida de la democracia alfonsinista y al disfrute de las nuevas libertades, sin dejar de declarar, casi como una queja: "En lo sexual no hay destape."

"Es interesante ver aquí al poeta que todavía ignora qué va a pasar con su obra", dice Francisco Garamona, editor del libro: "Cuando el libro termina comienza la etapa de mayor reconocimiento de Perlongher."

—Asombra la similitud de estilo entre las cartas y su obra.
—Si se seleccionan fragmentos de las cartas y se los corrige un poco, tenés unos poemas excelentes —opina Garamona.

—Perlongher —dice Baigorria— escribía contra el realismo, que pretende documentar la realidad, y contra el romanticismo, que hace una literatura de la confesión. Hablaba de una "literatura de la confusión". Buscaba eliminar el yo en la poesía. Que el poema no tuviera un referente externo, que se sostuviera por sí mismo.

Esa aventura se observa también en su trabajo como antropólogo: "Una vez, cuando Néstor hacía encuestas —cuenta Baigorria— fue a una zona del conurbano. Llamaba muchísimo la atención porque Néstor era una loca. Un hombre se le acercó y le dijo que necesitaba de alguien que le planchara las camisas, que entrara a su casa. Para eso, Perlongher tenía que atravesar un pasillo muy oscuro, tuvo miedo y se fue. Después incorporó esta escena en el poema "El cadáver", sobre el entierro de Eva Perón. El decía que el peronismo era un pasillo largo y oscuro donde podía acontecer la tragedia.

Por: Alejandra Varela

19-01-2007
Fuente: Clarin.com

 

Canal RSS Blogs

Fuiste...
Mente voluble
Ella...
ENTREVISTA a Javier Peñoñori y Marìa Clara Millàn
La impersonalidad...
JAVIER PEÑOÑORI y MARIA CLARA MILLÀN en ESPACIO TUCUMAN : 7 SETIEMBRE
Diez años de soledad...
Remembranzas III
Cuando al amigo se le acaba la ciencia...
Última llamada
Entrá a los Blogs
Entrá a los Blogs

Canal RSS Guía de Servicios

Taller de Escritura Creativa

Canal RSS Foros

Cannto íntimo de amparo
Hilo sangre-luz
Oda al aire
De la lid del corazón
Hacia el mar de cristal
Juramento
Mímesis del vuelo
Ellos
Leyes del alma
Oda cósmica
Entrá a los foros
Entrá a los Foros

RSSCanales RSS
Ahora podés tener a Escribirte
en tu sitio web

Más información

Canal RSS Trivias

¿Cuál es el título y a qué autor pertenece el cuento que comienza: Mañana sería Navidad, y aun mientras viajaban los tres hacia el campo de cohetes, el padre y la madre estaban preocupados.
La culpa suprema, de Leopoldo Lugones
El cuento de Miseria, de Ricardo Güiraldes
El regalo, de Ray Bradbury
A

 Artes visuales

Suscribite

¡Suscribite a nuestro boletín!
Radio La Quebrada Radio de Tango Indexarte Escribirte OccidentesEscuchanos
Noticias | Efemérides | Novedades | Ventas | Biografias | Textos | Audio | Recomendados | Entrevistas | Informes | Agenda | Concursos | Editoriales | Lugares | Actividades | Blogs | Foros | TiendaFundación | Letras de Tango I | Letras de Tango II | Contacto | Boletín
© 2006-2018- www.escribirte.com | Todos los derechos reservados   | Diseño Web | Canales RSSRSS