Ir a la página de inicio de Escribirte
Portada | Biblioteca | Blogs | Foros | Tienda | Suscripción | Contacto | Especiales | Difusión cultural | Canales RSS RSS
Noticias Efemérides Autores para conocer Recomendados Agenda Concursos Lugares Servicios Ventas Trivia
 Buscar en el sitio   
| Lunes 10 de diciembre de 2018
Escribí un comentario Enviá este artículo Votá este artículo
Texto al 100% Aumentar texto
Sobre apellidos y adjetivos

Noticias RSS Noticias

Sobre apellidos y adjetivos

Beatriz Sarlo suele recibir a los periodistas en su estudio de la calle Talcahuano. Al entrar, si uno levanta la cabeza, verá en lo alto un cerco de tablones que sostienen la colección de Punto de vista, la publicación que fundó en plena dictadura.

Punto de vista aparece una vez cada cuatro meses, y vende unos 1.600 ejemplares: una tirada reducida pero de influencia inversamente proporcional. Llega al círculo de lectores que se propone, y con eso le alcanza para instalar debates y lecturas sobre literatura y política argentinas desde hace casi treinta años. Ese proyecto, dice ahora la propia Sarlo –pequeña, amable, filosa–, sentada a la mesa de su estudio, se lleva buena parte de sus energías y tiempo. El resto, desde que dejó de estar al frente de la cátedra de Literatura Argentina II en la Universidad de Buenos Aires, lo invierte en sus trabajos periodísticos, que, confiesa, la apasionan: me da mucho placer escribir por encargo, agrega.

Buena parte de ese material está recopilado en su nuevo libro, Escritos sobre literatura argentina. Allí están reunidos los textos con los que pensó la literatura nacional entre 1981 y 2006. Porque, según ella misma explica en el prólogo, "nada de lo publicado antes de 1980 me parece aceptable". Capítulo a capítulo aparecen los desvelos de Sarlo, los autores canónicos y sus fetiches: Borges, Arlt, Cortázar, Puig y, sobre todo, Juan José Saer. Más acá en el tiempo Chejfec, Gusmán, Pauls, Fogwill. Sobre la mesa hay un cenicero, un atado de cigarrillos, una boquilla negra y un solo libro: Opendoor, de Iosi Havilio. Los últimos dos artículos de Escritos sobre... no son precisamente benevolentes con la nueva producción literaria local. Allí destroza la segunda novela de Alejandro López, keres coger?=guan tu fak ("Si Puig era el pop, López es la televisión de estos años: programas donde todos son más estúpidos de lo necesario"), y no es mucho más amable con Washington Cucurto ("La gran invención de Cucurto es la del narrador sumergido, es decir, indistinguible de sus personajes, incluso porque declina el poder de organizar visiblemente la hilación del relato"). Pero Sarlo se muestra entusiasta con la novela de Havilio. ¿Las razones? Sarlo dice que, sobre todo, porque no se lo esperaba: "Esta novela es algo que me sorprendió. No obedece a ningún sistema de lectura, parece salida de la nada".

Su nuevo libro incluye también un artículo de 1984, brevísimo (y aquí la brevedad es una declaración de principios), sobre una novela policial de Guillermo Saccomanno, Prohibido escupir sangre, donde pueden rastrearse los orígenes (¡hace más de veinte años!) del encono mediático que se propugnaron hace algún tiempo en el suplemento Radar de Página/12: "Lo grave de todo esto es que Chandler o Soriano (para dejar afuera a Scott Fitzgerald, nombrado con una inconmovible admiración, que no arroja sin embargo efectos sobre la novela) no pueden ser responsabilizados de la literatura que se escribe en su nombre", escribe Sarlo, con su temida ironía.

Mientras el fotógrafo la retrata, le recuerdo un artículo de 1999, en donde afirma que los apellidos de sólo un puñado de escritores del siglo XX han dado origen a un adjetivo que los identifique: joyceano, proustiano, kafkiano, sartreano, borgeano. "Adjetivos de la originalidad", que los llama Sarlo.

—¿Qué escritor argentino contemporáneo alcanza ese atributo?­ –pregunto.

—No sé –responde. ¿Saeriano, tal vez? ¿Hay algún otro?

—Bueno, se suele hablar de procedimientos aireanos.

Sarlo sonríe apenas, sin énfasis. Hace una pausa, y sólo agrega: "Bueno, no es tan sencillo. Para que un apellido se convierta en adjetivo hay que trabajar. Trabajar mucho".

Por Maximiliano Tomas

05-06-2007
Fuente: Perfil.com

 

Canal RSS Blogs

Esa...
Príncipe y mendigo
Particiones de mí...
La marca de orígen...
Anticiparse...
Yin-Yang...?
JAVIER PEÑOÑORI en concierto. Gira por MÉXICO
Compartiendo desde el alma...
www.indiocoria.org
JAVIER PEÑOÑORI- MARIA CLARA MILLÀN en HASTA TRILCE
Entrá a los Blogs
Entrá a los Blogs

Canal RSS Guía de Servicios

Taller de Grafología

Canal RSS Foros

Pálpiti e pálpiti
Cannto íntimo de amparo
Hilo sangre-luz
Oda al aire
De la lid del corazón
Hacia el mar de cristal
Juramento
Mímesis del vuelo
Ellos
Leyes del alma
Entrá a los foros
Entrá a los Foros

RSSCanales RSS
Ahora podés tener a Escribirte
en tu sitio web

Más información

Canal RSS Trivias

¿Qué premio literario recibió Jorge Luis Borges en 1979?
Premio Nobel
Casa de las Américas
Premio Cervantes
A

 Artes visuales

Suscribite

¡Suscribite a nuestro boletín!
Radio La Quebrada Radio de Tango Indexarte Escribirte OccidentesEscuchanos
Noticias | Efemérides | Novedades | Ventas | Biografias | Textos | Audio | Recomendados | Entrevistas | Informes | Agenda | Concursos | Editoriales | Lugares | Actividades | Blogs | Foros | TiendaFundación | Letras de Tango I | Letras de Tango II | Contacto | Boletín
© 2006-2018- www.escribirte.com | Todos los derechos reservados   | Diseño Web | Canales RSSRSS